Eco­lo­gía social. Los cam­pos de exter­mi­nio a cie­lo abierto

Por Alfre­do Gran­de, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de sep­tiem­bre de 2021. 

En tiem­pos no muy leja­nos, al menos para mí que pude tran­si­tar­los, se decla­ra­ba el amor y se decla­ra­ba la gue­rra. La gen­te con­ver­sa­ba. La polí­ti­ca se orga­ni­za­ba en par­ti­dos. Al enemi­go se lo com­ba­tía de fren­te y nun­ca se le daba la espal­da a un trai­dor. La mili­tan­cia no era un man­da­to. Era un deseo indomable.

Muchos de los que vinie­ron a “hacer­se la Amé­ri­ca”, fue­ron des­he­chos por la maqui­na­ria de explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Antes el fun­dan­te de todo com­ba­te era la lucha de cla­ses. Aho­ra el fun­dan­te es la lucha de grie­tas. Leía­mos Las Venas Abier­tas de Amé­ri­ca Lati­na y los libros de Marx, Trotsky, Mao… Algu­nos segui­mos la con­vic­ción revo­lu­cio­na­ria de Mimí Lan­ger y no renun­cia­mos ni al mar­xis­mo ni al psi­co­aná­li­sis. Así nos fue. A mi enten­der, muy bien.

Sola­men­te en la lucha con­tra todas las for­mas de la cul­tu­ra repre­so­ra encon­tra­mos la ale­gría y una cier­ta for­ma de la sabi­du­ría. “Solo saben los que luchan”. Saber que se sabe poco, habi­li­ta para que este­mos cer­ca de los que saben mucho más. Y el saber tam­bién es saber qué se hace con ese saber. No es dar infor­ma­ción, sino fomen­tar la indig­na­ción, la bron­ca, la rebel­día, el odio con­tra el enemi­go de cla­se. Y muy espe­cial­men­te no anes­te­siar con la digi­ta­li­za­ción de la vida cotidiana.

Abra­mos las fábri­cas de pen­sa­mien­to crí­ti­co y las fábri­cas de accio­nes revo­lu­cio­na­rias. Cuan­do las dere­chas nos expro­pian de las tie­rras y de las ideas, de las aguas y de los con­cep­tos, enton­ces segui­re­mos resis­tien­do al repre­sor y nun­ca más resis­tir al deseo. Como no creo que me dé para escri­bir mi auto­bio­gra­fía, enton­ces me per­mi­to ser ape­nas auto­rre­fe­ren­cial. Cuan­do leo los tex­tos de Clau­dia Rafael, Sil­va­na Melo, Car­los del Fra­de, me doy cuen­ta de que estoy en una fábri­ca de pen­sa­mien­tos, de accio­nes con­cre­tas, de impli­ca­cio­nes permanentes.

Algu­na vez escri­bí que era nece­sa­rio modi­fi­car el can­to de la tri­bu­na: “¡es un pen­sa­mien­to no pue­do parar!” Cuan­do leí el tra­ba­jo de Sil­va­na sobre la infan­cia rehén, mi pen­sa­mien­to no pudo parar. Recor­dé el doble pen­sar que des­cri­be Geor­ge Orwell en “1984”. Este párra­fo da cuen­ta de lo que deno­mino el alu­ci­na­to­rio polí­ti­co social. “En el mis­mo esce­na­rio, un acuer­do con Bio­ce­res, las puer­tas abier­tas al tri­go trans­gé­ni­co en la ciu­dad y una jor­na­da de “Apli­ca­cio­nes Segu­ras” en la Escue­la Agra­ria. Don­de se exhi­be ante los niños la capa­ci­dad de enve­ne­nar con el eufe­mis­mo de las Bue­nas Prác­ti­cas Agrí­co­las (BPA).

Es posi­ble que la sigla se impon­ga, como tan­tas otras, encu­brien­do a lo que real­men­te se refie­re. Tri­ple A encu­brien­do una alian­za anti­co­mu­nis­ta. BPA impli­ca un doble encu­bri­mien­to: el de la auto­de­no­mi­na­da bue­nas prác­ti­cas y el encu­bri­mien­to que esas bue­nas prác­ti­cas son en reali­dad polí­ti­cas de exter­mi­nio. La pla­ni­fi­ca­ción de los exter­mi­nios ya no es en cam­pos de con­cen­tra­ción. Aho­ra son cam­pos de dis­per­sión, don­de se enve­ne­na e into­xi­ca a cie­lo abierto.

El Esta­do de Israel sigue reci­bien­do las indem­ni­za­cio­nes por el holo­caus­to. Lamen­ta­ble­men­te, gran par­te de esos fon­dos finan­cian otros holo­caus­tos actua­les. ¿Y a noso­tros cuan­do nos indem­ni­zan? Entre el saqueo pla­ni­fi­ca­do, y el enve­ne­na­mien­to sis­te­má­ti­co, no hay for­ma de dife­ren­ciar entre la gue­rra y la paz. Qui­zá nun­ca la hubo y lo que lla­ma­mos paz ape­nas es una tregua.

La abso­lu­ta hipo­cre­sía de la cul­tu­ra repre­so­ra omi­te dar un Pre­mio Nobel de la Gue­rra. Enton­ces le dan el Pre­mio Nobel de la Paz a los diri­gen­tes y pre­si­den­tes que orga­ni­zan gue­rras pre­ven­ti­vas, inte­rro­ga­to­rios fuer­tes, cár­ce­les ambu­la­to­rias. Es cier­to que escri­bir sobre el dolor, due­le. Pero es un dolor que se con­vier­te en el arma vital de una lucha tras gene­ra­cio­nal que algu­na vez empe­zó y aho­ra es un pen­sa­mien­to y nun­ca más podrá parar.

Fuen­te: Pelo­ta de Trapo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *