Perú. Con­gre­so Mun­dial de la Natu­ra­le­za exhor­ta a Perú dete­ner pro­yec­to de Hidro­vía Amazónica

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de sep­tiem­bre de 2021

Más de mil líde­res indí­ge­nas, repre­sen­tan­tes de Esta­do y orga­ni­za­cio­nes civi­les acor­da­ron pedir al Gobierno de Perú dete­ner la con­ti­nui­dad del Pro­yec­to Hidro­vía Ama­zó­ni­ca que cava­rá los ríos Ama­zo­nas, Hua­lla­ga, Uca­ya­li y Mara­ñón para crear un canal de nave­ga­ción que trans­por­te mer­can­cía de gran tama­ño. Este mega­pro­yec­to afec­ta­ría a 424 comu­ni­da­des indí­ge­nas en situa­ción vul­ne­ra­ble y no cuen­ta con estu­dios cla­ros de impac­to ambiental.

Esta obra está a car­go del con­sor­cio Cohi­dro, for­ma­do por la empre­sa perua­na Casa Con­tra­tis­tas (CASA) y la com­pa­ñía chi­na Sinohy­dro y com­pren­de una cons­truc­ción de 2 mil 687 kiló­me­tros. La obra impli­ca el dra­ga­do para la remo­ción de rocas y otros mate­ria­les a fin de que los ríos ten­gan sufi­cien­te pro­fun­di­dad para per­mi­tir el pase de navíos de gran tama­ño. Estas exca­va­cio­nes removerían.

La pla­ta­for­ma Dere­chos Colec­ti­vos Vul­ne­ra­dos de las orga­ni­za­cio­nes Rights and Resour­ces Initia­ti­ve & Ama­zon Con­ser­va­tion Team, aler­tó que estas exca­va­cio­nes remo­ve­rían níquel y arsé­ni­co y pasi­vos de petró­leo que afec­ta­rán la flo­ra y fau­na de cien­tos de comu­ni­da­des indí­ge­nas, así como de las per­so­nas que inte­gran estas comunidades.

La peti­ción fue hecha en el Con­gre­so Mun­dial de la Natu­ra­le­za que se reali­zó del 3 al 11 de sep­tiem­bre en Mar­se­lla, Fran­cia. Con la moción para la ‘Pro­tec­ción de los ríos de la Ama­zo­nía Andi­na del Perú fren­te a los gran­des pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra vial y ener­gé­ti­ca’, el Con­gre­so acor­dó remi­tir una car­ta al pre­si­den­te Pedro Cas­ti­llo soli­ci­tan­do la reeva­lua­ción de la Hidro­vía de la lis­ta de pro­yec­tos del Plan Nacio­nal de Infra­es­truc­tu­ra para el Plan de competitividad.

Ade­más, soli­ci­ta­rán al Esta­do peruano a “prio­ri­zar alter­na­ti­vas sos­te­ni­bles para un trans­por­te flu­vial ama­zó­ni­co segu­ro y mejo­ra­do sin dra­ga­do, y crear un espa­cio téc­ni­co y mul­ti­cul­tu­ral con par­ti­ci­pa­ción de los pue­blos indí­ge­nas y comu­ni­da­des loca­les”. Así como, cum­plir con el dere­cho a la con­sul­ta pre­via de las comu­ni­da­des que se verían direc­ta­men­te afec­ta­das por la Hidro­vía Ama­zó­ni­ca y futu­ros pro­yec­tos que pue­dan tener impac­to en sus territorios. 

Orga­ni­za­cio­nes denun­cia­ron al Estado

En enero de este año, la Fede­ra­ción de Comu­ni­da­des Nati­vas de Uca­ya­li y Afluen­tes (FECONAU), la Orga­ni­za­ción Regio­nal Aide­sep Uca­ya­li (ORAU), la Fede­ra­ción de Comu­ni­da­des Nati­vas del Dis­tri­to de Padre Már­quez (FEDCIPAM) y la Fede­ra­ción de Comu­ni­da­des Nati­vas del bajo Uca­ya­li (FECONBU) con el apo­yo del Ins­ti­tu­to de Defen­sa Legal (IDL) pre­sen­ta­ron una deman­da judi­cial con­tra el Esta­do para dete­ner la cons­truc­ción de la Hidrovía.

Para Miguel Gui­ma­raes Vás­quez, pre­si­den­te de la FECONAU, este pro­yec­to no está pen­sa­do en mejo­rar la cali­dad de vida de las comu­ni­da­des indí­ge­nas, sino que “está pro­yec­ta­do para las gran­des empre­sas que tie­nen nego­cios gran­des”. Por su par­te, el abo­ga­do de IDL, Juan Car­los Ruiz Molle­da, advir­tió que el pro­yec­to debe­ría can­ce­lar­se pues no exis­te cer­te­za cien­tí­fi­ca sobre los impac­tos que una obra pue­de causar.

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *