“Para man­te­ner tro­pas en Siria, los líde­res esta­dou­ni­den­ses mien­ten como en Afganistán”

“Para mantener tropas en Siria, los líderes estadounidenses mienten como en Afganistán”

Mien­tras afir­ma opo­ner­se a los “des­plie­gues mili­ta­res inter­mi­na­bles” en el extran­je­ro, la admi­nis­tra­ción Biden man­tie­ne a cien­tos de tro­pas esta­dou­ni­den­ses en Siria y enga­ña al públi­co como sus pre­de­ce­so­res en Afganistán.

Un día des­pués de que las últi­mas fuer­zas esta­dou­ni­den­ses aban­do­na­ran el aero­puer­to de Kabul, el pre­si­den­te Joe Biden decla­ró que está “ponien­do fin a una era de impor­tan­tes ope­ra­cio­nes mili­ta­res para reha­cer otros países”.

Pero mien­tras se opo­ne al esta­ble­ci­mien­to de la polí­ti­ca exte­rior del Pen­tá­gono y DC al reti­rar­se de Afga­nis­tán, la admi­nis­tra­ción Biden ha con­fir­ma­do que man­tie­ne cien­tos de tro­pas en Siria para ocu­par el nores­te rico en petró­leo, apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio del país. Y al igual que los pre­de­ce­so­res que enga­ña­ron al públi­co sobre el pro­gre­so de Esta­dos Uni­dos en Afga­nis­tán, Biden está super­vi­san­do un enga­ño simi­lar que ocul­ta tan­to la reali­dad de las ope­ra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses en terri­to­rio sirio como los moti­vos reales para man­te­ner tro­pas allí indefinidamente.

La pro­me­sa for­mal de la admi­nis­tra­ción de con­ti­nuar ocu­pan­do Siria se reve­ló dis­cre­ta­men­te duran­te los últi­mos días de la cam­pa­ña mili­tar esta­dou­ni­den­se de 20 años en Afga­nis­tán. “La admi­nis­tra­ción Biden está com­pro­me­ti­da a rete­ner la pre­sen­cia mili­tar esta­dou­ni­den­se en el nores­te de Siria”, dijo Dana Stroul, el prin­ci­pal fun­cio­na­rio de polí­ti­cas del Pen­tá­gono para el Medio Orien­te, al Comi­té de Rela­cio­nes Exte­rio­res del Sena­do el 10 de agosto.

Hacien­do eco del razo­na­mien­to ofi­cial, Stroul afir­mó que Esta­dos Uni­dos per­ma­ne­ce en Siria “por­que ISIS no está derro­ta­do”, y las Fuer­zas Demo­crá­ti­cas Sirias (SDF) lide­ra­das por los kur­dos no pue­den luchar con­tra el gru­po terro­ris­ta “sin nues­tro apo­yo, entre­na­mien­to y consejo”.

La afir­ma­ción del gobierno de EE. UU. De estar ocu­pan­do Siria para luchar con­tra ISIS se ve soca­va­da por una serie de admi­sio­nes de bajo per­fil ocul­tas a una amplia audien­cia. En decla­ra­cio­nes y sesio­nes infor­ma­ti­vas pasa­das por alto, los fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses han reve­la­do que las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses ape­nas están luchan­do con­tra ISIS en Siria, y por una bue­na razón: como tam­bién se reco­no­ce dis­cre­ta­men­te, luchar con­tra ISIS no es la razón real por la que están allí.

En reali­dad, des­pués de una gue­rra sucia de la CIA de varios miles de millo­nes de dóla­res que duró una déca­da y que no logró derro­car al gobierno del pre­si­den­te sirio Bashar al-Assad, Esta­dos Uni­dos está uti­li­zan­do a sus sol­da­dos, jun­to con san­cio­nes para­li­zan­tes, para man­te­ner a Siria divi­di­da. empo­bre­ci­do e inca­paz de reconstruir.

En su últi­ma eva­lua­ción tri­mes­tral de la misión esta­dou­ni­den­se con­tra ISIS en Siria, el Ins­pec­tor Gene­ral Prin­ci­pal del Pen­tá­gono (IG prin­ci­pal) des­cri­be un cam­po de bata­lla en el que EE. UU. Está efec­ti­va­men­te inac­ti­vo. En la prác­ti­ca, es el gobierno sirio y sus alia­dos los que están lle­van­do a cabo la gran mayo­ría de las ope­ra­cio­nes anti-ISIS y son los más afec­ta­dos por la vio­len­cia del gru­po mili­tan­te. El infor­me de IG tam­bién des­cri­be a ISIS como con­te­ni­do en gran par­te, con pocas pers­pec­ti­vas de expan­dir­se más allá de sus escon­di­tes ais­la­dos en el desierto.

Los ata­ques de ISIS con­tra las fuer­zas kur­das esta­dou­ni­den­ses y alia­das en Siria, dice el IG prin­ci­pal, han sido “infre­cuen­tes y gene­ral­men­te inefi­ca­ces”, por lo que han teni­do un “impac­to míni­mo” en la misión lide­ra­da por Esta­dos Uni­dos. ISIS “no ha lle­va­do a cabo nin­gún ata­que deli­be­ra­do, exi­to­so o no, con­tra las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses o de la Coa­li­ción en Siria des­de enero de 2019”, hace casi tres años.

Mien­tras que ISIS “pro­ba­ble­men­te ha redu­ci­do la prio­ri­dad de ata­car a Esta­dos Uni­dos u otras fuer­zas de la Coa­li­ción”, afir­ma el infor­me de Lead IG, el gru­po está “prin­ci­pal­men­te cen­tra­do en las fuer­zas del régi­men [del gobierno sirio] y sus alia­dos”, a saber, Rusia e Irán. Para ISIS, las “fuer­zas del régi­men sirio y sus patro­ci­na­do­res” son “obje­ti­vos más acce­si­bles”, como era de espe­rar, dado que estos “obje­ti­vos” no esta­dou­ni­den­ses en reali­dad están luchan­do con­tra el ISIS.

A medi­da que ISIS evi­ta los ata­ques a las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses, Esta­dos Uni­dos pare­ce estar corres­pon­dien­do. Según el infor­me de IG, el ejér­ci­to de EE. UU. Lle­vó a cabo solo 12 ata­ques aéreos con­tra ISIS en Siria entre enero y junio. Por el con­tra­rio, el ejér­ci­to ruso por sí solo “ha rea­li­za­do cien­tos de ata­ques aéreos en apo­yo de las ope­ra­cio­nes del régi­men sirio en el desier­to sirio” con­tra ISIS duran­te ese mis­mo perío­do. “Rusia lle­vó a cabo estas ope­ra­cio­nes en res­pues­ta a los repe­ti­dos ata­ques de ISIS con­tra pues­tos de avan­za­da del régi­men y de las mili­cias, con­vo­yes petro­le­ros y per­so­nal mili­tar en trán­si­to”, afir­ma el informe.

Mien­tras que los avio­nes de gue­rra esta­dou­ni­den­ses ape­nas aban­do­nan el sue­lo para bom­bar­dear obje­ti­vos de ISIS, las fuer­zas terres­tres esta­dou­ni­den­ses están com­ple­ta­men­te inac­ti­vas. La flo­ta esta­dou­ni­den­se de vehícu­los de com­ba­te Brad­ley en áreas con­tro­la­das por los kur­dos “no par­ti­ci­pó en nin­gún enfren­ta­mien­to con otras fuer­zas duran­te el tri­mes­tre”, seña­la el informe.

Esto se corres­pon­de con lo que los fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses han reco­no­ci­do dis­cre­ta­men­te a los perio­dis­tas. “En reali­dad”, infor­ma Poli­ti­co, citan­do una fuen­te del Pen­tá­gono, “nin­gún ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se ha acom­pa­ña­do a las fuer­zas loca­les en patru­llas de com­ba­te duran­te más de un año, ni en Irak ni en Siria”.

A pesar de la fal­ta de com­ba­te acti­vo con­tra ISIS hoy, los fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses tam­bién han afir­ma­do que las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses están en Siria para evi­tar un futu­ro resur­gi­mien­to de ISIS. “Toda­vía hay com­ba­tien­tes del ISIS en la región y, a menos que se man­ten­ga la pre­sión … enton­ces exis­te una posi­bi­li­dad muy real de que se esta­blez­can las con­di­cio­nes para un resur­gi­mien­to del ISIS”, advir­tió el gene­ral Mark Milley, pre­si­den­te del Esta­do Mayor Con­jun­to, en fina­les de 2019.

Pero el infor­me de IG mini­mi­za esta pers­pec­ti­va. El Coman­do Cen­tral de Esta­dos Uni­dos, dice el infor­me, ha “iden­ti­fi­ca­do varias for­mas en las que el entorno desér­ti­co limi­ta la capa­ci­dad de ISIS para cre­cer o for­ta­le­cer su insur­gen­cia allí”, inclui­da la dis­mi­nu­ción de la capa­ci­dad para recau­dar ingre­sos y el terri­to­rio con­fi­na­do prin­ci­pal­men­te a “cue­vas y estruc­tu­ras aban­do­na­das”. En últi­ma ins­tan­cia, “ISIS sigue sien­do inca­paz de capi­ta­li­zar sus acti­vi­da­des des­es­ta­bi­li­za­do­ras” en el área desér­ti­ca y no podrá “man­te­ner un rit­mo ope­ra­ti­vo alto o expan­dir el alcan­ce, la com­ple­ji­dad o la leta­li­dad de sus operaciones”.

El enfo­que medio­cre del gobierno de Esta­dos Uni­dos hacia ISIS no es nue­vo. Duran­te años, el gobierno sirio y sus alia­dos rusos, ira­níes y liba­ne­ses de Hez­bo­lá han apo­ya­do la lucha con­tra ISIS en Siria, mien­tras los líde­res esta­dou­ni­den­ses se atri­bu­yen el cré­di­to públi­co por las pér­di­das del gru­po. Un estu­dio de 2017 rea­li­za­do por el influ­yen­te Cen­tro de Terro­ris­mo e Insur­gen­cia de IHS Jane encon­tró que el “ISIS luchó con­tra las fuer­zas del gobierno sirio más que cual­quier otro opo­nen­te” duran­te un perío­do de un año. “Es una reali­dad incó­mo­da”, obser­vó un ana­lis­ta senior de Medio Orien­te en IHS Mar­kit, “que cual­quier acción de Esta­dos Uni­dos para debi­li­tar al gobierno sirio bene­fi­cia­rá inad­ver­ti­da­men­te al ISIS y otros gru­pos terroristas”.

Si bien Esta­dos Uni­dos ha ayu­da­do a derro­tar a ISIS en Siria, sobre todo en Koba­ne y Raq­qa, tam­bién ha apo­ya­do táci­ta­men­te el avan­ce del gru­po. Hablan­do en pri­va­do con los acti­vis­tas de la opo­si­ción siria en 2016, el enton­ces secre­ta­rio de Esta­do John Kerry admi­tió que Esta­dos Uni­dos inten­tó apro­ve­char la toma de pose­sión del terri­to­rio sirio por par­te de ISIS para impo­ner un cam­bio de régi­men al pre­si­den­te sirio Bashar al-Assad. “Daesh esta­ba ame­na­zan­do la posi­bi­li­dad de ir a Damas­co y demás”, expli­có Kerry. “Y sabe­mos que esto esta­ba cre­cien­do. Está­ba­mos obser­van­do. Vimos que Daesh esta­ba cre­cien­do en fuer­za, y pen­sa­mos que Assad esta­ba ame­na­za­do. Pen­sa­mos, sin embar­go, que pro­ba­ble­men­te podría­mos arre­glár­nos­las, que Assad nego­cia­ría” su sali­da del poder .

La ame­na­za de una toma de poder de ISIS, agre­gó Kerry, es “la razón por la que Rusia entró” a Siria en 2015, “por­que no que­rían un gobierno de Daesh”. Este apa­ren­te obje­ti­vo ruso con­tras­ta con Esta­dos Uni­dos, que, si hay que creer­le a Kerry, pre­su­mi­ble­men­te esta­ba feliz de “ges­tio­nar” el ries­go de “un gobierno de Daesh” si eso sig­ni­fi­ca­ba abrir una opor­tu­ni­dad para derro­car al gobierno lide­ra­do por Assad.

Aun­que las tro­pas esta­dou­ni­den­ses ape­nas están luchan­do con­tra ISIS aho­ra, eso no sig­ni­fi­ca que estén fue­ra de peli­gro. De hecho, las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses en Siria han sido ata­ca­das como resul­ta­do direc­to de los ata­ques mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses con­tra las mili­cias ira­níes e ira­quíes allí. Cuan­do Biden “orde­nó ata­ques aéreos con­tra gru­pos de mili­cias aquí a fines de junio”, seña­ló recien­te­men­te el Washing­ton Post, eso ter­mi­nó “pro­vo­can­do un nue­vo ciclo de vio­len­cia recí­pro­ca, con mili­cia­nos dis­pa­ran­do con­tra una ins­ta­la­ción que alber­ga­ba tro­pas esta­dou­ni­den­ses y fuer­zas esta­dou­ni­den­ses res­pon­dien­do con fue­go de artillería”.

La ocu­pa­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se tam­bién ha sido obje­to de pro­tes­tas por par­te de la pobla­ción local some­ti­da a su domi­nio. En la pro­vin­cia orien­tal de Deir Ezzor, los resi­den­tes pro­tes­ta­ron el mes pasa­do des­pués de que, según infor­mes, el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se arres­ta­ra a com­ba­tien­tes tri­ba­les que han com­ba­ti­do enér­gi­ca­men­te al ISIS. Ence­rrar a los vete­ra­nos expe­ri­men­ta­dos de la lucha con­tra ISIS es otra ope­ra­ción extra­ña en el cam­po de bata­lla para una ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se que supues­ta­men­te está allí por la mis­ma causa.

En 2019, un alto fun­cio­na­rio de Biden admi­tió la ver­da­de­ra razón de la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se de Siria: “apa­lan­ca­mien­to”
Si bien EE. UU. Ape­nas se enfren­ta a ISIS en Siria, los altos fun­cio­na­rios de todo el espec­tro tam­bién han con­ce­di­do una expli­ca­ción obvia de por qué es así: EE. UU. No está allí para luchar con­tra ISIS.

La admi­sión más cru­da pro­vino del pre­si­den­te Donald Trump en enero de 2020. Des­pués de ceder ante los fun­cio­na­rios del Pen­tá­gono y del Depar­ta­men­to de Esta­do que se opu­sie­ron a sus pedi­dos de reti­ra­da de Siria, Trump se jac­tó ante Fox News de que orde­nó a las tro­pas esta­dou­ni­den­ses que se que­da­ran en Siria “para tomar el petró­leo”. . Tomé el petró­leo. Las úni­cas tro­pas que ten­go están toman­do el petró­leo. Están pro­te­gien­do el petró­leo. Me hice car­go del petróleo “.

Aun­que los comen­ta­rios de Trump pusie­ron ner­vio­sos a la éli­te de la polí­ti­ca exte­rior de DC, de hecho esta­ba expre­san­do una posi­ción bipar­ti­dis­ta. La razón fun­da­men­tal de la orden de Trump de “tomar el petró­leo” en Siria fue expli­ca­da mejor meses antes por Dana Stroul, el alto fun­cio­na­rio antes men­cio­na­do que aho­ra diri­ge la polí­ti­ca de Biden en Orien­te Medio en el Pentágono.

Como reve­ló Ben Nor­ton de The Gray­zo­ne, Stroul decla­ró que la ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se de Siria, jun­to con el poder mun­dial de las san­cio­nes esta­dou­ni­den­ses, le dio “influen­cia” para con­ti­nuar su gue­rra sucia de una déca­da con­tra el esta­do sirio. Al pri­var a Siria del acce­so a su pro­pio petró­leo y tri­go, y al mis­mo tiem­po evi­tar la recons­truc­ción en el res­to del país bajo con­trol guber­na­men­tal, Esta­dos Uni­dos podría seguir pre­sio­nan­do a la pobla­ción siria y pre­sio­nan­do al gobierno sirio para que se someta.

Hablan­do en el Cen­tro de Estu­dios Estra­té­gi­cos e Inter­na­cio­na­les (CSIS) en octu­bre de 2019, Stroul, que enton­ces se desem­pe­ña­ba como copre­si­den­te del Gru­po de Estu­dio de Siria, fun­da­do por el Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos, expli­có que “un ter­cio del terri­to­rio sirio” aho­ra es “pro­pie­dad” por el ejér­ci­to de los Esta­dos Uni­dos. Pres­cin­dien­do de la jus­ti­fi­ca­ción ofi­cial, Stoul reco­no­ció que la actual ocu­pa­ción esta­dou­ni­den­se “no se tra­ta sólo de com­ple­tar la lucha anti-ISIS”.

En cam­bio, expli­có Stroul, ocu­par la región “rica en recur­sos” y “poten­cia eco­nó­mi­ca” en el nores­te de Siria, que con­tie­ne los “hidro­car­bu­ros” del país y tam­bién es su “poten­cia agrí­co­la”, le da al gobierno de Esta­dos Uni­dos “una mayor influen­cia” para influir en “un resul­ta­do polí­ti­co en Siria” de acuer­do con los dic­ta­dos de Esta­dos Unidos.

En el rela­to de Stroul, mien­tras que la ocu­pa­ción mili­tar sig­ni­fi­ca que Esta­dos Uni­dos pue­de “poseer” un ter­cio del terri­to­rio de Siria, su domi­nio finan­cie­ro pue­de dejar al res­to del país des­trui­do. Las áreas con­tro­la­das por el gobierno don­de vive la mayo­ría de los sirios “son escom­bros”, expli­có. Y a tra­vés del con­trol esta­dou­ni­den­se de “las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les y nues­tra coope­ra­ción con los euro­peos”, es decir, san­cio­nes y coer­ción, Esta­dos Uni­dos pue­de “man­te­ner una línea para evi­tar que la ayu­da para la recons­truc­ción y la expe­rien­cia téc­ni­ca regre­sen a Siria”.

El resul­ta­do de la estra­te­gia bipar­ti­dis­ta Trump-Biden en Siria es el empo­bre­ci­mien­to de una nación devas­ta­da por la guerra.

Inca­paz de acce­der libre­men­te a su pro­pio com­bus­ti­ble y tri­go mien­tras el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se ate­so­ra la “poten­cia” agrí­co­la y eco­nó­mi­ca de Siria, Siria se enfren­ta a lo que Nacio­nes Uni­das lla­ma “nive­les asom­bro­sos de empo­bre­ci­mien­to”. La ONU esti­ma que 13,4 millo­nes de per­so­nas den­tro de Siria nece­si­tan asis­ten­cia, jun­to con 5,5 millo­nes de refu­gia­dos sirios en los esta­dos veci­nos. El Pro­gra­ma Mun­dial de Ali­men­tos infor­mó a prin­ci­pios de este año que un récord de 12,4 millo­nes de sirios, o cer­ca del 60 por cien­to de la pobla­ción, pade­cen inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. La cri­sis en Siria lle­vó al Atlan­tic Coun­cil, un gru­po de exper­tos pro-OTAN, a reco­no­cer recien­te­men­te que “las con­di­cio­nes de vida en Siria se han dete­rio­ra­do has­ta el pun­to de casi la hambruna”.

Mien­tras tan­to, las san­cio­nes de Esta­dos Uni­dos impues­tas en vir­tud de la Ley César bipar­ti­dis­ta no solo han impe­di­do deli­be­ra­da­men­te la recons­truc­ción de Siria, sino que tam­bién, en pala­bras sin remor­di­mien­tos del ex envia­do de Trump, James Jef­frey, “aplas­ta­ron la eco­no­mía del país”. Igual­men­te imper­tur­ba­ble por impo­ner una nue­va mise­ria a una pobla­ción que sufre, si no com­ple­ta­men­te orgu­llo­sa, otro ex alto fun­cio­na­rio de Trump para la polí­ti­ca de Siria, Andrew Tabler, seña­la en la mis­ma revis­ta de éli­te que las san­cio­nes de Esta­dos Uni­dos a Siria “han exa­cer­ba­do la esca­sez de com­bus­ti­ble y ali­men­tos para los sirios comunes”.

Dupli­can­do una inter­mi­na­ble gue­rra sucia
Al afir­mar su com­pro­mi­so de ocu­par Siria inde­fi­ni­da­men­te, la admi­nis­tra­ción Biden mar­cha al mis­mo paso que los buró­cra­tas esta­ta­les de segu­ri­dad nacio­nal que han pasa­do la últi­ma déca­da apun­tan­do al país con una de las gue­rras sucias más caras y catas­tró­fi­cas de la his­to­ria moderna.

Apro­ve­chan­do las pro­tes­tas de la Pri­ma­ve­ra Ára­be que esta­lla­ron en 2011, Esta­dos Uni­dos y sus socios en Ara­bia Sau­di­ta, Qatar, Tur­quía, Rei­no Uni­do, Fran­cia y el régi­men sio­nis­ta gas­ta­ron dece­nas de miles de millo­nes en armas y com­ba­tien­tes en una cam­pa­ña para­mi­li­tar falli­da para derro­car al pre­si­den­te Bashar al-Assad y desan­gra a sus alia­dos de Hez­bo­llah e Irán.

La ope­ra­ción de la CIA que armó mili­cias en Siria, con nom­bre en códi­go Tim­ber Syca­mo­re, resul­tó ser “uno de los pro­gra­mas de acción encu­bier­ta más cos­to­sos en la his­to­ria de la C.I.A” (New York Times); con “un pre­su­pues­to cer­cano a los mil millo­nes de dóla­res al año”, lo que repre­sen­ta “apro­xi­ma­da­men­te 1 dólar de cada 15 dóla­res del pre­su­pues­to gene­ral de la CIA”. Los fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses esti­man que la CIA armó y entre­nó a casi 10,000 insur­gen­tes, gas­tan­do “apro­xi­ma­da­men­te $ 100,000 por año por cada rebel­de anti-Assad que haya pasa­do por el pro­gra­ma”. (El Correo de Washing­ton). Uno de los pri­me­ros arqui­tec­tos de la gue­rra encu­bier­ta fue el gene­ral del ejér­ci­to y enton­ces direc­tor de la CIA, David Petraeus, que había pre­si­di­do el desas­tro­so “aumen­to” de Esta­dos Uni­dos en Afganistán.

Al igual que en Afga­nis­tán, el enor­me cos­to del esfuer­zo de la gue­rra sucia en Siria se ocul­tó en gran medi­da a los con­tri­bu­yen­tes esta­dou­ni­den­ses que paga­ban la fac­tu­ra. Tam­bién se ocul­tó el prin­ci­pal bene­fi­cia­rio de la gene­ro­si­dad esta­dou­ni­den­se: los escua­dro­nes de la muer­te sala­fis­tas terro­ris­tas que domi­na­ban la insur­gen­cia anti­gu­ber­na­men­tal. Como dijo sin rodeos Jake Sulli­van, ase­sor de segu­ri­dad nacio­nal de Biden, en un correo elec­tró­ni­co de 2012 a Hillary Clin­ton: “AQ [Al Qae­da] está de nues­tro lado en Siria”.

Para Al Qae­da, luchar en el “lado” de Esta­dos Uni­dos pagó divi­den­dos. Des­de 2016, Al Qae­da ha ocu­pa­do la pro­vin­cia nor­te­ña de Idlib des­pués de cap­tu­rar­la “gra­cias en gran par­te a los terro­ris­tas sui­ci­das y los misi­les anti­tan­que TOW esta­dou­ni­den­ses”, infor­mó Foreign Policy (ale­gre­men­te) en ese momen­to. La con­quis­ta de Idlib fue des­cri­ta más tar­de por el New York Times como uno de los “perío­dos de éxi­to” de la CIA, que cier­ta­men­te es el caso de sus nue­vos gober­nan­tes terro­ris­tas. Como obser­vó otro alto fun­cio­na­rio de Biden, Brett McGurk, en 2017, Idlib se ha con­ver­ti­do en “el refu­gio segu­ro más gran­de de Al-Qae­da des­de el 11 de septiembre”.

Aun­que Siria y sus alia­dos han derro­ta­do en gran medi­da a los insur­gen­tes sec­ta­rios res­pal­da­dos por extran­je­ros en el res­to del país, la con­ti­nua ocu­pa­ción mili­tar esta­dou­ni­den­se y las san­cio­nes extien­den la gue­rra sucia por otros medios. Si Esta­dos Uni­dos no pue­de derro­car a Assad, aún pue­de usar su “palan­ca” mili­tar y finan­cie­ra para ase­gu­rar­se de que el país siga sien­do dema­sia­do pobre y frag­men­ta­do para reconstruir.

Jun­to con los buró­cra­tas esta­ta­les de segu­ri­dad nacio­nal en Washing­ton, la inter­mi­na­ble gue­rra sucia en Siria tie­ne un pode­ro­so alia­do en Tel Aviv. Ape­nas unos días antes de que Esta­dos Uni­dos com­ple­ta­ra su reti­ra­da de Afga­nis­tán, el pri­mer minis­tro israe­lí, Naf­ta­li Ben­nett, ins­tó per­so­nal­men­te a Biden a man­te­ner las tro­pas esta­dou­ni­den­ses en Siria e Irak. Com­pa­ran­do el gobierno de Irán con los últi­mos días de la Unión Sovié­ti­ca, Ben­nett supues­ta­men­te abo­gó por una estra­te­gia de “muer­te por mil recor­tes” que man­tie­ne a Irán atas­ca­do y “de vuel­ta en la caja”. Según Axios, la dele­ga­ción israe­lí salió de la reu­nión de la Ofi­ci­na Oval sin­tién­do­se “opti­mis­ta” sobre “la acti­tud de Biden en ese frente”.

Para desem­pe­ñar su papel, el régi­men de ocu­pa­ción israe­lí ha lle­va­do a cabo cien­tos de ata­ques aéreos con­tra Siria, con el pleno res­pal­do del gobierno de Esta­dos Uni­dos y la ayu­da silen­cio­sa de los medios de comu­ni­ca­ción esta­dou­ni­den­ses, que casi nun­ca lo infor­man. Los ata­ques israe­líes ayu­dan a hacer cum­plir el embar­go de fac­to del gobierno de Esta­dos Uni­dos. Des­de 2019, Israel ha bom­bar­dea­do al menos una doce­na de bar­cos ira­níes con des­tino a Siria que trans­por­ta­ban com­bus­ti­ble que se nece­si­ta­ba deses­pe­ra­da­men­te, desa­fian­do las san­cio­nes de Esta­dos Unidos.

El hecho de que Biden esté eli­gien­do, has­ta aho­ra, con­ti­nuar con el mis­mo sadis­mo deli­be­ra­do con­tra el pue­blo sirio está en des­acuer­do con su recha­zo públi­co de los “des­plie­gues mili­ta­res inter­mi­na­bles” y “dupli­car una gue­rra civil en un país extran­je­ro”. Y al ocul­tar sus reali­da­des al públi­co esta­dou­ni­den­se, Biden está seña­lan­do que, a pesar de reti­rar­se de Afga­nis­tán, está volun­ta­ria­men­te pro­lon­gan­do otro enga­ño cos­to­so y catas­tró­fi­co en Siria.

Fuen­te: Mate

La entra­da “Para man­te­ner tro­pas en Siria, los líde­res esta­dou­ni­den­ses mien­ten como en Afga­nis­tán” se publi­có pri­me­ro en La otra Anda­lu­cía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *