Afga­nis­tán. Ata­que con dro­nes de EE.UU ase­si­nó a civiles

Resu­men Medio Orien­te, 11 de sep­tiem­bre de 2021-.

El hom­bre que per­dió la vida en un ata­que con dro­nes per­pe­tra­do por EE.UU. en Kabul el pasa­do 29 de agos­to era en reali­dad un ciu­da­dano afgano pací­fi­co que tra­ba­ja­ba para una ONG esta­dou­ni­den­se, y no el con­duc­tor de un coche bom­ba como ase­gu­ra­ba Washing­ton. La acción pro­vo­có tam­bién la muer­te de nue­ve miem­bros de la fami­lia de la víc­ti­ma, sie­te de ellos niños, según una inves­ti­ga­ción del perió­di­co The New York Times publi­ca­da este viernes.

De acuer­do con la ver­sión del Pen­tá­gono, su «jus­to» ata­que «eli­mi­nó una ame­na­za inmi­nen­te» al aca­bar con la vida de «al menos una» per­so­na que era una «faci­li­ta­do­ra» del Esta­do Islá­mi­co del Gran Jora­sán, cono­ci­do tam­bién como ISIS‑K, orga­ni­za­ción que se atri­bu­yó los aten­ta­dos que el 26 de agos­to mata­ron a más de 170 per­so­nas, inclui­dos 13 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses, cer­ca del aero­puer­to de Kabul. 

No obs­tan­te, The New York Times «plan­tea dudas sobre esta ver­sión de los hechos» tras inves­ti­gar videos de cáma­ras de segu­ri­dad y entre­vis­tar a más de una doce­na de com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo y fami­lia­res del tra­ba­ja­dor huma­ni­ta­rio asesinado. 

Los ofi­cia­les del Pen­tá­gono seña­la­ron que en el momen­to del ata­que no cono­cían la iden­ti­dad del con­duc­tor del coche, pero lo con­si­de­ra­ron sos­pe­cho­so por la for­ma en que inter­pre­ta­ron sus acti­vi­da­des ese día, sugi­rien­do que visi­tó una casa segu­ra del Esta­do Islá­mi­co y que en cier­to momen­to car­gó en el vehícu­lo lo que podrían ser explosivos.

The New York Times, por su par­te, iden­ti­fi­có al con­duc­tor como Zema­ri Ahma­di, un inge­nie­ro eléc­tri­co de 43 años que des­de 2006 tra­ba­ja­ba en la ONG esta­dou­ni­den­se Nutri­tion and Edu­ca­tion Inter­na­tio­nal (NEI), dedi­ca­da a luchar con­tra la malnu­tri­ción en Afga­nis­tán. Ahma­di había soli­ci­ta­do el reasen­ta­mien­to a EE.UU.

Otro de los des­cu­bri­mien­tos del perió­di­co fue que los via­jes de Ahma­di el día del ata­que en reali­dad tenían como obje­ti­vo trans­por­tar a cole­gas hacia y des­de el tra­ba­jo, mien­tras que un aná­li­sis de videos de cáma­ras de segu­ri­dad mos­tró que lo que car­gó en el vehícu­lo eran reci­pien­tes de agua y no explosivos. 

Por otra par­te, el medio inves­ti­gó las decla­ra­cio­nes de los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses sobre las «explo­sio­nes secun­da­rias» ocu­rri­das des­pués de su ata­que con dro­nes, las cua­les, según ellos, eran una prue­ba de que el vehícu­lo con­te­nía explo­si­vos. Varios exper­tos que exa­mi­na­ron la esce­na del ata­que no encon­tra­ron evi­den­cia de una segun­da explo­sión y con­clu­ye­ron que el daño fue con­sis­ten­te con un solo ata­que de dron.

Por su par­te, el por­ta­voz del Pen­tá­gono, John Kirby, decla­ró a los repor­te­ros que el Coman­do Cen­tral de EE.UU. (Cent­com) «con­ti­núa eva­luan­do» el ata­que. Agre­gó que «la ope­ra­ción se basó en bue­na inte­li­gen­cia, y toda­vía cree­mos que evi­tó una ame­na­za inmi­nen­te para el aero­puer­to y para nues­tros hom­bres y muje­res que toda­vía esta­ban sir­vien­do en el aeropuerto».

Fuen­te.: Al Mayadeen

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *