Argen­ti­na. Los que se fugan no son los votos, es la realidad

Por Juan Guahán, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de sep­tiem­bre de 2021.

Toda la “pren­sa seria” mani­fies­ta su preo­cu­pa­ción por la “fuga de votos” de las fuer­zas mayo­ri­ta­rias. Las acu­sa­cio­nes cir­cu­lan de unos con­tra otros. Los impu­tados son tan­tos y varia­dos que dan qué pen­sar. La mayo­ría habla y acu­sa a la anti polí­ti­ca. Cabe acla­rar una cosa: No hay tal anti polí­ti­ca: Lo que hay es ¡Otra polí­ti­ca! El demo­cra­tis­mo neo­li­be­ral, tan­to en su ver­sión con­ser­va­do­ra, como en la pro­gre­sis­ta, fue­ron limi­tan­do la par­ti­ci­pa­ción popu­lar y de tan­to limi­tar­la la deja­ron vacía.

Abrie­ron “grie­tas”, fal­sas dis­yun­ti­vas, hicie­ron de todo menos dis­cu­tir sobre el futu­ro, sobre el país nece­sa­rio. El resul­ta­do es obvio. El vigor del pue­blo fue toman­do otros cami­nos. Esta es la polí­ti­ca de reem­pla­zar la nece­si­dad de la sobe­ra­nía popu­lar por lo que ellos nos ven­den en las pan­ta­llas tele­vi­si­vas. Esa meto­do­lo­gía deja en manos de los medios más pode­ro­sos y de los gran­des pode­res eco­nó­mi­cos la posi­bi­li­dad de deci­dir por noso­tros, sin noso­tros y más cla­ra­men­te: con­tra nosotros.

Por todo ello las mayo­res ganan­cias y poder eco­nó­mi­co están en manos de quie­nes mane­jan los sis­te­ma comu­ni­ca­cio­na­les, tan­to aque­llos que pro­vie­nen des­de un cen­tro defi­ni­do como los millo­nes y millo­nes de víncu­los de nues­tros sis­te­mas de redes socia­les que ali­men­tan sus pla­nes de ven­ta de pro­duc­tos y de opcio­nes polí­ti­cas. Esta ten­den­cia se con­so­li­dó has­ta nive­les insos­pe­cha­dos en medio de esta pandemia.

Por eso el sis­te­ma comu­ni­ca­cio­nal usa y abu­sa de los temas más mor­bo­sos y abe­rran­tes. Ésta es la liber­tad que pro­cla­man y para la cual for­man a los ciudadanos.

Por eso se pue­de afir­mar sin temor a los erro­res, que no hay una “fuga” de votos, lo que está en fuga es la reali­dad, a la que el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal vigen­te deja sin res­pues­ta, ni contención.

“Afue­ra”, en los igno­ra­dos, los des­pla­za­dos, está la reali­dad. Al modo de los anti­guos “bár­ba­ros” que aso­la­ban a las defen­sas de Roma, éstos están en las peri­fe­rias y segu­ra­men­te en algún momen­to –posi­ble­men­te más tem­prano que tar­de- vuel­van a la esce­na como lo sue­len hacer en dis­tin­tos momen­tos de la his­to­ria de nues­tros pueblos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *