Perú. El deli­to de terro­ris­mo, la cons­ti­tu­ción y el poder mediático

Jor­ge Ren­dón Vás­quez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de sep­tiem­bre de 2021

La pren­sa y la TV del poder mediá­ti­co y sus auxi­lia­res, pre­ten­di­da­men­te inde­pen­dien­tes, siguen pren­di­dos de cier­tos minis­tros, con­gre­sis­tas y algu­nas otras per­so­nas a las que acu­san de haber sido terro­ris­tas. Es una cam­pa­ña per­sis­ten­te y obse­si­va en la línea de la gue­rra de agre­sión con­tra Pedro Cas­ti­llo, el par­ti­do Perú Libre y el secre­ta­rio gene­ral de este, evi­den­te­men­te por su sig­ni­fi­ca­ción his­tó­ri­ca y, sobre todo, por su ofre­ci­mien­to de cam­biar las situa­cio­nes de nues­tro país que hacen más pobres a los pobres y más ricos a los ricos.

Quie­ren que nada cam­bie, que el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca haga lo que habría hecho la can­di­da­ta de la dinas­tía de la corrup­ción si hubie­se gana­do en la segun­da vuel­ta, y que nom­bre a los minis­tros que ella habría nom­bra­do. Y, mien­tras el pre­si­den­te no se doble­gue, segui­rán ata­cán­do­lo y ata­can­do a sus minis­tros y a otros fun­cio­na­rios que él nombre.

Mi opi­nión es que se debe pre­ci­sar si esa cam­pa­ña y esas acu­sa­cio­nes son com­pa­ti­bles con el orde­na­mien­to jurídico.

La Cons­ti­tu­ción de 1993 está pla­ga­da de artícu­los que hacen de nues­tro país lo que es jurí­di­ca­men­te, inclu­so con sus inequi­da­des, arbi­tra­rie­da­des y dis­cri­mi­na­ción en diver­sos aspec­tos. Pero es la Cons­ti­tu­ción a la que nues­tra socie­dad y nues­tro Esta­do deben suje­tar­se mien­tras se halle en vigencia.

En su gue­rra de agre­sión, los enemi­gos del pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y del Par­ti­do Perú Libre pres­cin­den de ajus­tar­se a cier­tos artícu­los de la Cons­ti­tu­ción a la que, con­tra­dic­to­ria­men­te, se afe­rran con deses­pe­ra­ción para que no cambie.

Es el caso de su acu­sa­ción de terro­ris­tas con­tra cier­tos minis­tros y congresistas.

El deli­to de terro­ris­mo fue tipi­fi­ca­do por el Decre­to Legis­la­ti­vo 046, del 10 de mar­zo de 1981, el que fue sus­ti­tui­do por el Decre­to Ley 25475 del 5 de mayo de 1992. Como por la Cons­ti­tu­ción de 1993, “nin­gu­na ley tie­ne fuer­za ni efec­to retro­ac­ti­vo” (art. 103º), este deli­to no exis­tía ante­rior­men­te. Más aún, la Cons­ti­tu­ción dis­po­ne que “Nadie será pro­ce­sa­do ni con­de­na­do por acto u omi­sión que al tiem­po de come­ter­se no esté pre­via­men­te cali­fi­ca­do en la ley, de mane­ra expre­sa e ine­quí­vo­ca, como infrac­ción puni­ble, ni san­cio­na­do con pena no pre­vis­ta en la ley.” (art. 2º.24. d). Ambas nor­mas cons­ti­tu­cio­na­les son de apli­ca­ción absoluta.

Por lo tan­to, acu­sar de terro­ris­ta o infor­mar que una per­so­na come­tió hechos no tipi­fi­ca­dos como terro­ris­mo antes de la fecha de vigen­cia del Decre­to Legis­la­ti­vo 046 es incu­rrir en una impu­tación fal­sa que ingre­sa en la tipi­fi­ca­ción de los deli­tos de calum­nia, inju­ria y difa­ma­ción. Algo simi­lar suce­de si se acu­sa a una per­so­na de apo­lo­gía del terro­ris­mo por haber alu­di­do a algún per­so­na­je que antes de ese Decre­to Ley fue actor de cier­tos hechos que obvia­men­te no pue­den ser cali­fi­ca­dos como terro­ris­mo, pues­to que en ese tiem­po este no exis­tía legal­men­te como deli­to. La apo­lo­gía es aho­ra gené­ri­ca y con­sis­te en exal­tar, jus­ti­fi­car o enal­te­cer “un deli­to o de la per­so­na que hubie­ra sido con­de­na­da como autor o cóm­pli­ce” (El Decre­to Leg. 046 se refe­ría a la apo­lo­gía del terro­ris­mo. No figu­ra en el Decre­to Ley 25475 que sus­ti­tu­yó a aquel. La Ley 30610 del 18 de julio de 2017 inclu­yó el deli­to de apo­lo­gía gene­ral del deli­to en el Códi­go Penal).

Hay inju­ria cuan­do se “ofen­de o ultra­ja a una per­so­na con pala­bras” (Códi­go Penal, art. 130º); hay calum­nia si “se atri­bu­ye fal­sa­men­te a otro un deli­to” (Códi­go Penal, art. 131º); y hay difa­ma­ción cuan­do “ante varias per­so­nas, reu­ni­das o sepa­ra­das, pero de mane­ra que pue­da difun­dir­se la noti­cia, (se) atri­bu­ye a una per­so­na, un hecho, una cua­li­dad o una con­duc­ta que pue­da per­ju­di­car su honor o repu­tación”; este deli­to se agra­va si se le “come­te por medio del libro, la pren­sa u otro medio de comu­ni­ca­ción social” (Códi­go Penal, art. 132º). 

En los ata­ques e impu­tacio­nes de terro­ris­mo a per­so­na­jes del gobierno y a par­la­men­ta­rios exis­te, sin nin­gu­na duda, la inten­sión de des­acre­di­tar­los ante la opi­nión públi­ca y hacer­les daño (ani­mus inju­rian­di y ani­mus difa­man­di), y con mayor razón si, según la Cons­ti­tu­ción, esos fun­cio­na­rios solo res­pon­den por sus actos como tales (art. 128º y 93º).

Se sigue que la pren­sa, sus perio­dis­tas y otros no tie­nen el dere­cho de alu­dir a la vida pri­va­da o los hechos de las per­so­nas no cali­fi­ca­dos por el Poder Judi­cial como deli­tos. “Nadie debe ser víc­ti­ma de vio­len­cia moral” (Cons­ti­tu­ción, art. 2º.24.h). Toda per­so­na tie­ne dere­cho “a la paz, a la tran­qui­li­dad” (Cons­ti­tu­ción, art. 2º22.)

Ade­más, por la pre­sun­ción de ino­cen­cia: “Toda per­so­na es con­si­de­ra­da ino­cen­te mien­tras no se haya decla­ra­do judi­cial­men­te su res­pon­sa­bi­li­dad.” (Cons­ti­tu­ción, art. 2º,24. e). Esta pre­sun­ción es rela­ti­va cuan­do exis­ten indi­cios pro­ba­to­rios de la comi­sión de un deli­to que la fis­ca­lía inves­ti­ga, y es abso­lu­ta si la per­so­na nun­ca fue acu­sa­da y, más aún, si no fue con­de­na­da por algún deli­to. La pre­sun­ción de ino­cen­cia no deja de exis­tir si el con­de­na­do por un deli­to sigue dis­cu­tién­do­lo pro­ce­sal­men­te. De mane­ra que impu­tar­le a algu­na per­so­na un deli­to no san­cio­na­do en defi­ni­ti­va ins­tan­cia vio­la este dere­cho e ingre­sa en la tipi­fi­ca­ción de la calumnia.

Pero hay algo más en este tema. Es la situa­ción de las per­so­nas que fue­ron con­de­na­das por algún deli­to y cum­plie­ron las penas que el Poder Judi­cial les impu­so. Rein­te­gra­das a la vida social gene­ral, tie­nen los mis­mos dere­chos y obli­ga­cio­nes de todos y no pue­den ser dis­cri­mi­na­das. Se les apli­ca, como a todos, la nor­ma que dice: “Toda per­so­na tie­ne dere­cho: A la igual­dad ante la ley. Nadie debe ser dis­cri­mi­na­do por moti­vo de ori­gen, raza, sexo, idio­ma, reli­gión, opi­nión, con­di­ción eco­nó­mi­ca o de cual­quie­ra otra índo­le.” (Cons­ti­tu­ción, art. 2º.2). Y esto quie­re decir que pue­den acce­der a los ser­vi­cios y bie­nes a los que todos tie­nen dere­cho, a los empleos pri­va­dos y públi­cos y a inte­grar los órga­nos de deci­sión del Esta­do, situa­ción que con­cuer­da con la razón de ser del régi­men peni­ten­cia­rio: la “reedu­ca­ción, reha­bi­li­ta­ción y rein­cor­po­ra­ción del pena­do a la socie­dad” (Cons­ti­tu­ción, art. 139º.22). Por lo tan­to, quien ya cum­plió su con­de­na pue­de rein­cor­po­rar­se a la socie­dad con la ple­ni­tud de dere­chos y obli­ga­cio­nes de todos; y no hay nin­gu­na nor­ma cons­ti­tu­cio­nal que los exclu­ya y dis­cri­mi­ne, y la ley no podría con­tra­riar estos principios.

Uno de mis lec­to­res me repro­chó hace algún tiem­po que en mis comen­ta­rios cita­ra a veces con pro­fu­sión las leyes apli­ca­bles a cada caso tra­ta­do. Le res­pon­dí que tenía que hacer­lo por mi ani­mus doc­tum et dicen­di (espí­ri­tu de ense­ñar y expo­ner), y por­que la demo­cra­cia y el Esta­do de Dere­cho se basan en el aca­ta­mien­to de las leyes, pues­to que, de lo con­tra­rio, se cae­ría en la arbi­tra­rie­dad, el deli­to y el caos. 

Es curio­so cons­ta­tar, en cam­bio, que los auto­res y cóm­pli­ces de cier­tos deli­tos, y en par­ti­cu­lar los de corrup­ción, estu­dian a fon­do las leyes que van a infrin­gir, bus­cán­do­les fisu­ras, vacíos o anfi­bo­lo­gías por los que sus abo­ga­dos pue­dan irrum­pir lue­go, como si fue­ran anchas carre­te­ras, a enfren­tar­se con los fis­ca­les y jue­ces si estos no for­man par­te de sus círcu­los. El poder mediá­ti­co pare­ce dis­po­ner para ellos de un códi­go dis­tin­to del que tie­ne para los polí­ti­cos andi­nos que han lle­ga­do al poder. Me vie­ne a la men­te el dicho anglo­sa­jón Honour among thie­ves (Honor entre ladro­nes) que es tam­bién el títu­lo de una nove­la de Jef­frey Archer.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *