Hai­tí. El muro y la espe­ran­za que aún vive

Por Lilliam Ovie­do, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de agos­to de 2021.

La decla­ra­ción del emba­ja­dor de Hai­tí en San­to Domin­go, Smith Agus­tín, apo­yan­do la cons­truc­ción del muro en la fron­te­ra, evi­den­cia que el redi­se­ño de los méto­dos de vigi­lan­cia y con­trol de la lega­li­dad cons­ti­tu­ye un pro­yec­to común de los sec­to­res domi­nan­tes en ambos países.

La tute­la impe­ria­lis­ta se alcan­za a ver. El pre­si­den­te domi­ni­cano, Luis Abi­na­der, no levan­ta­ría el muro des­obe­de­cien­do las órde­nes del poder esta­dou­ni­den­se y los gru­pos gober­nan­tes de ambos paí­ses no hubie­sen lle­ga­do a ese acuer­do sin el apa­dri­na­mien­to de los estra­te­gas de las gran­des potencias.

El can­ci­ller domi­ni­cano, Rober­to Álva­rez, infor­mó al ini­cio de este año que la empre­sa israe­lí Advan­ced Defen­ce Sys­tems tra­ba­ja en el dise­ño del muro, que se advier­te como ins­ta­la­ción para el espio­na­je, las labo­res mili­ta­res y el queha­cer de inteligencia.

Son elo­cuen­tes las infor­ma­cio­nes sobre una inver­sión de más de 100 millo­nes de dóla­res y deta­lles secre­tos que admi­nis­tra y mane­ja el Minis­te­rio de Defen­sa, dota­do por Abi­na­der median­te decre­to de auto­ri­za­ción para hacer com­pras sin some­ter­las a con­si­de­ra­ción en otros organismos.

No se ha infor­ma­do acer­ca de la par­ti­ci­pa­ción de orga­nis­mos de inte­li­gen­cia de fac­tu­ra yan­qui, israe­lí, fran­ce­sa o cana­dien­se. A espal­das del pue­blo se hace todo esto.

Top secret o secret abso­lu, como el que Hipó­li­to Mejía (sien­do pre­si­den­te) pro­me­tió guar­dar en el año 2003, cuan­do dijo que había lle­ga­do a impor­tan­tes acuer­dos con Esta­dos Uni­dos acer­ca de la fron­te­ra, secre­tos no reve­la­dos por quien le suce­dió (Leo­nel Fer­nán­dez) ni por Dani­lo Medi­na. ¿De ante­ce­den­tes habla­mos? Habrá que espe­rar la des­cla­si­fi­ca­ción de cier­tos docu­men­tos o una espec­ta­cu­lar infil­tra­ción para saberlo.

HAITÍ Y LA REALIDAD

No cabe en muro alguno la enu­me­ra­ción de los más de 2,200 hai­tia­nos muer­tos a con­se­cuen­cia del terre­mo­to del pasa­do 14 de agos­to. Y el des­tino de los más de 15 mil heri­dos no podrá escri­bir­se por­que para ela­bo­rar la cró­ni­ca hay que dar segui­mien­to a una reali­dad con muchas aris­tas. Pero el nom­bre de Hai­tí ocu­pa los espa­cios prin­ci­pa­les de noti­cia­rios y de sitios de Inter­net cuan­do un desas­tre lla­ma la aten­ción del mun­do o cuan­do se ele­va la cifra de muer­tos por una catástrofe.

Se pre­sen­ta en cifras que ape­nas mere­cen comen­ta­rio la reali­dad de que más del 60 por cien­to de la pobla­ción vive con ingre­sos infe­rio­res a los 2 dóla­res por día, más de las dos ter­ce­ras par­tes de la fuer­za labo­ral está des­ocu­pa­da y la tasa de mor­ta­li­dad infan­til en el año 2019 (cifra del Ban­co Mun­dial) superó los 62 por cada mil naci­dos vivos.

Cuan­do una catás­tro­fe cap­ta las mira­das que se des­vían ante la des­igual­dad, la injus­ti­cia y el saqueo, los ana­lis­tas de dere­cha en Espa­ña, en Fran­cia, en Sura­mé­ri­ca y en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na aña­den al nom­bre de Hai­tí tér­mi­nos como ‘país invia­ble’, y dicen que nada hay en Hai­tí que pue­da inte­re­sar a las gran­des potencias.

Tie­nen el com­pro­mi­so de no reco­no­cer como invia­ble el ‘orden’ mun­dial vigen­te, que lega­li­za la domi­na­ción impe­rial, el saqueo, el abu­so, la explo­ta­ción y la sobreexplotación.

Con­sor­cios mine­ros con intere­ses en ambos Esta­dos de la isla mue­ven sus influen­cias para modi­fi­car las for­mas de con­trol de la ‘lega­li­dad’.

¿No está, aca­so, sufi­cien­te­men­te docu­men­ta­da la rique­za que guar­da en sus entra­ñas el terri­to­rio haitiano?

¿No han sido tes­ti­gos la pre­sen­te y la ante­rior gene­ra­ción de la con­fluen­cia en Hai­tí de las gran­des poten­cias impe­ria­lis­tas? La ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca y la debi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal se con­ju­gan para el ejer­ci­cio des­ca­ra­do y abier­to de la injerencia.

Con tro­pas extran­je­ras, con fuer­zas de ocu­pa­ción ves­ti­das de civil y con el arbi­tra­je de las gran­des poten­cias, el cri­men orga­ni­za­do ha teni­do influen­cia deci­si­va en Hai­tí, ocu­pan­do los prin­ci­pa­les des­pa­chos y con­tro­lan­do gran­des capi­ta­les. Eso no es secreto.

Des­de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, los poli­ti­que­ros millo­na­rios y los gru­pos que con­tro­lan los capi­ta­les de más cues­tio­na­ble pro­ce­den­cia extien­den hacia Hai­tí su nada lim­pio queha­cer para pre­sen­tar­se lue­go como entes solidarios.

A Luis Abi­na­der le corres­pon­dió ser pre­si­den­te en el momen­to en que se deci­dió levan­tar el muro fron­te­ri­zo que los gru­pos recal­ci­tran­tes de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na soli­ci­ta­ban des­de hace tiem­po. Y ha asu­mi­do la pre­sen­ta­ción como idea suya y de sus colaboradores.

Es sucio el tra­ba­jo de laca­yo, y se tor­na difí­cil ocul­tar esa condición.

La reali­dad polí­ti­ca de Hai­tí es la con­ti­nui­dad de la que exis­tía antes del terre­mo­to y antes de la eje­cu­ción del pre­si­den­te Jove­nel Moï­se. Y están lla­ma­dos a admi­nis­trar la readap­ta­da lega­li­dad los poli­ti­que­ros (esta­dis­tas ni en cari­ca­tu­ra) entre­guis­tas de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y de Haití.

El muro, sin embar­go, está lla­ma­do a con­ver­tir­se en sím­bo­lo de unión de quie­nes en ambos lados de la isla han lle­va­do duran­te déca­das el sello de ile­ga­les. El alcan­ce, la fuer­za y el nivel de cohe­sión de las futu­ras movi­li­za­cio­nes no es predecible.

El ‘final feliz’ con elec­cio­nes y otras zaran­da­jas de la fal­sa lega­li­dad que dibu­jan los estra­te­gas impe­ria­lis­tas des­pués de la eje­cu­ción de Moï­se es el com­po­nen­te bus­ca­do de la con­ti­nui­dad en mate­ria polí­ti­ca, pero hay que citar tam­bién las movi­li­za­cio­nes en las calles de Puer­to Prín­ci­pe antes de la eje­cu­ción de Moï­se. La con­ti­nui­dad de las luchas es, para los agen­tes de divi­sión, el com­po­nen­te no deseado.

Estra­te­gas y poli­ti­que­ros pre­fie­ren olvi­dar que hay tra­di­ción de lucha en ambos lados de la isla.

En esa tra­di­ción resi­de la espe­ran­za… La lega­li­dad readap­ta­da hará más visi­ble la ile­gi­ti­mi­dad del ejer­ci­cio polí­ti­co de los sus­ten­ta­do­res del sis­te­ma. Serán ellos quie­nes no encon­tra­rán refu­gio cuan­do la fuer­za de los pue­blos los expul­se de una isla que más tem­prano que tar­de se enca­mi­na­rá hacia la equi­dad y la justicia.

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *