Cri­sis en Afga­nis­tán: Resul­ta­do de las «polí­ti­cas” cíni­cas y mise­ra­bles del Imperio

Por Rober­to Cham­bi Calle

“Mien­tras el pue­blo afgano no cons­tru­ya una iden­ti­dad y una ideo­lo­gía pro­pia que pue­da supe­rar el terro­ris­mo y la inje­ren­cia inter­na­cio­nal, no será libre”

Tras 20 años de la inva­sión Esta­dou­ni­den­se y sus alia­dos euro­peos (OTAN) en nom­bre de la “paz” y la “segu­ri­dad”, hoy Afga­nis­tán sufre una de las peo­res cri­sis huma­ni­ta­rias, no solo afec­ta­da por la inva­sión como tal, sino por las secue­las de la polí­ti­ca impues­ta por par­te de EEUU; así como tam­bién hoy es pre­sa de los “Tali­ba­nes”, quie­nes des­pués de que las tro­pas inva­so­ras han ido dejan­do el país asiá­ti­co, han reto­ma­do sus bas­tio­nes, sien­do que has­ta el pre­sen­te han toma­do 18 de los 34 dis­tri­tos, inclui­das las dos ciu­da­des más gran­des, Herat y Kan­dahar des­pués de Kabul (capi­tal), asfi­xian­do aún más al gobierno y a los ciu­da­da­nos, quie­nes van esca­pan­do por el temor a las prác­ti­cas y leyes duras del Tali­bán, pues si éste toma el con­trol del país esta­ble­ce­rá el Emi­ra­to Islá­mi­co en don­de ‑según su inter­pre­ta­ción- apli­ca­rá tex­tual y taxa­ti­va­men­te la sha­ría islámica.

El cinis­mo de la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se ha sido tal, que en las últi­mas dos déca­das su pre­sen­cia ha sido esté­ril, a tal gra­do que para lavar su cara y no salir de la mane­ra más humi­llan­te del terri­to­rio afgano, no tuvo más reme­dio que pac­tar un acuer­do de paz con los tali­ba­nes, el mis­mo que des­pués de varias pos­ter­ga­cio­nes se ini­ció el 12 de sep­tiem­bre de 2020, fue tal la hipo­cre­sía que mien­tras se sen­ta­ba como media­dor, los tali­ba­nes seguían masa­cran­do a los afga­nos. Estas nego­cia­cio­nes en Doha, en la prác­ti­ca son can­tos de sire­na; pues en los hechos la cri­sis es pal­pa­ble: miles de muer­tos, más de medio millón de des­pla­za­dos, la libe­ra­ción de casi 6.000 tali­ba­nes, así como una esta­bi­li­dad polí­ti­ca frá­gil, ya que de nada ha ser­vi­do la ase­so­ría y el entre­na­mien­to polí­ti­co mili­tar de cual tan­to se jac­tó Washing­ton, cuan­do las fuer­zas arma­das bajo el man­do del pre­si­den­te Ash­raf Gha­ni deser­tan, se rin­den o huyen fren­te a los rebel­des, quie­nes has­ta la fecha ya anun­cia­ron que tie­nen el con­trol total del terri­to­rio afgano.

Los tali­ba­nes (estu­dian­tes) en len­gua pas­tún prac­ti­can una línea dog­má­ti­ca dura de inter­pre­ta­ción tex­tual de las escri­tu­ras corá­ni­cas, los mis­mos que son apo­ya­das por las monar­quías y esta­dos que prac­ti­can el waha­bis­mo (Corrien­te polí­ti­ca reli­gio­sa crea­da por Muham­mad ibn Abd-al-Wahhab de cuyo nom­bre deri­va el waha­bis­mo, siglo XVIII, sos­te­ni­do y apo­ya­do por la Casa de Saúd, las cua­les fue­ron el cal­do de cul­ti­vo para la emer­gen­cia del Daesh, Boko Haram o Al Sha­bab), quie­nes los apo­yan en el sos­te­ni­mien­to de los semi­na­rios reli­gio­sos en cuyos cen­tros se for­man los “estu­dian­tes” , prue­ba con­tun­den­te de ello es que cuan­do toma­ron el poder en Afga­nis­tán los pri­me­ros en reco­no­cer­los como “Esta­do y gobierno” fue­ron Ara­bia Sau­di­ta (Monar­quía abso­lu­ta), Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (Fede­ra­ción de 7 emi­ra­tos) y Pakistán…

El 7 de octu­bre 2001 las tro­pas esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cas inva­die­ron Afga­nis­tán con el fin de erra­di­car “el terro­ris­mo” y esta­ble­cer la paz; sin embar­go, esta “aven­tu­ra” ha cobra­do la vida de miles de civi­les, des­pla­za­dos y refu­gia­dos, sepul­tan­do aún más la fra­gi­li­dad del pue­blo afgano. Iró­ni­ca­men­te hoy, EEUU se sien­ta como media­dor en la mesa de las nego­cia­cio­nes para solu­cio­nar la catás­tro­fe que ellos empezaron.

Esta­mos fir­me­men­te con­ven­ci­dos que la solu­ción de la cri­sis afga­na, se podía haber solu­cio­na­do median­te los bue­nos ofi­cios y la diplo­ma­cia, así como para­dó­ji­ca­men­te se la vie­ne hacien­do en la actua­li­dad, el pro­ble­ma es que la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se solo actúa por sus intere­ses de poder, como con­tro­lar la zona, así tam­bién como la explo­ta­ción de sus recur­sos. Si Washing­ton y sus alia­dos que­rían dar esta­bi­li­dad a la nación afga­na, podían haber ini­cia­do los diá­lo­gos uti­li­zan­do los meca­nis­mos jurí­di­cos que tie­ne el sis­te­ma de Nacio­nes Unidas.

Des­de que se ini­ció el con­flic­to en el país asiá­ti­co, no se ha vis­to nin­gu­na reso­lu­ción del Con­se­jo de Segu­ri­dad para alla­nar la esta­bi­li­dad, siguien­do esa línea, y si había la posi­bi­li­dad de hacer uso de la fuer­za con fines pre­ven­ti­vos, el Con­se­jo de Segu­ri­dad podía haber orde­na­do median­te una reso­lu­ción vin­cu­lan­te que las fuer­zas de Paz de Nacio­nes Uni­das, pue­dan ser el garan­te para que las fac­cio­nes en dispu­ta pue­dan deli­be­rar y resol­ver sus con­flic­tos inter­nos con­de­nan­do cual­quier ata­que inter­ven­cio­nis­ta extran­je­ro; pero no tuvie­ron la inten­ción, ni la volun­tad de hacerlo…

Hoy la comu­ni­dad inter­na­cio­nal ve con anti­pa­tía, las muer­tes, los refu­gia­dos y los des­pla­za­dos por esta cri­sis huma­ni­ta­ria, pero ellos poco o nada hacen, de nada sir­ven los sis­te­mas jurí­di­cos que tene­mos en el plano inter­na­cio­nal, pues no se usan o no quie­ren usar­se sus meca­nis­mos, todo lo con­tra­rio se aprue­ban inva­sio­nes “pre­ven­ti­vas” como las de Pana­má, Libia o Irak; ya que Esta­dos Uni­dos y sus “socios euro­peos” (OTAN) solo han lle­va­do des­truc­ción, cri­sis e ines­ta­bi­li­dad polí­ti­ca, la cual es un ras­go natu­ral de sus polí­ti­cas mise­ra­bles y nauseabundas.

A tal fin, mien­tras el pue­blo afgano no cons­tru­ya una iden­ti­dad y una ideo­lo­gía pro­pia que pue­da supe­rar el terro­ris­mo y la inje­ren­cia inter­na­cio­nal no será libre, segui­rá vivien­do inva­di­da y subor­di­na­da a sus “amos”, ello tam­bién depen­de­rá del apo­yo sin­ce­ro que le den los más de 192 esta­dos que con­for­man Nacio­nes Uni­das; pero no con decla­ra­cio­nes o bue­nas inten­cio­nes sino con reso­lu­cio­nes coer­ci­ti­vas y de carác­ter vin­cu­lan­te que se cris­ta­li­cen en meca­nis­mos reales para con­so­li­dar la paz Afga­na, una paz que tam­bién le debe­ría inte­re­sar a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, pues no se debe olvi­dar que Osa­ma Bin Laden y Al Qae­da, cre­ció, se repro­du­jo e inter­na­cio­na­li­zó bajo la capa de los talibanes.

[1] Juris­ta y ana­lis­ta en Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les, Uni­ver­si­dad “Al Mus­ta­fa”, Irán.

Cari­ca­tu­ra: Paso de la Batu­ta del artis­ta fili­pino Zach 

Últi­mas entra­das de Simón Cano (ver todo)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *