Afga­nis­tán. El fan­tas­ma de Sai­gón reco­rre Kabul

Por Rubén Darío Guz­zet­ti, Resu­men de Medio Orien­te, 14 de agos­to de 2021.

Esta­mos en pre­sen­cia de otra derro­ta polí­ti­ca y mili­tar de EE UU y la Otan en Afga­nis­tán, segui­da de una bochor­no­sa reti­ra­da. Últi­mo acto de una sal­va­je inva­sión que ha deja­do como sal­do cien­tos de miles de muer­tos y varios millo­nes de desplazados.

Fun­cio­na­rios de la emba­ja­da de EE UU en Kabul temen un final simi­lar al de Sai­gón en 1975, cuan­do a las 3 de la madru­ga­da del 30 de abril el emba­ja­dor Graham Mar­tin esca­pó en heli­cóp­te­ro para sal­var su vida.

Pero más allá de la his­to­ria pre­via de Afga­nis­tán, nos intere­sa dete­ner­nos en los moti­vos de la lle­ga­da de EE UU y el sal­do geo­po­lí­ti­co des­pués de 20 años de inter­ven­ción unilateral.

Fina­li­za­da la gue­rra fría, EE UU que­dó due­ño del mun­do. En sus pla­nes esta­ba des­em­bar­car en Asia cen­tral, por su impor­tan­cia geo­po­lí­ti­ca, y encon­tró en el terro­ris­mo la excu­sa per­fec­ta. Terro­ris­mo que EE UU siem­pre esti­mu­ló y asis­tió para recu­rrir a sus ser­vi­cios en dis­tin­tos paí­ses. Así, el supues­to com­ba­te lo auto­ri­za a inter­ve­nir en cual­quier terri­to­rio, como en Medio Orien­te y nor­te de Áfri­ca con la cola­bo­ra­ción del finan­cia­mien­to de las monar­quías petroleras.

¿Qué bus­ca­ba EE UU en la región?

1) Apli­car la teo­ría de la gue­rra sin fin o caos per­ma­nen­te de Donald Rums­feld, exse­cre­ta­rio de Esta­do, y el almi­ran­te Arthur Cebrows­ki, que con­lle­va­ba la des­truc­ción y ato­mi­za­ción de los Esta­dos nacio­na­les. Lo con­si­guie­ron, sobre todo, en Afga­nis­tán, Irak y Libia.

2) Ele­var la pro­duc­ción de opio y heroí­na; con­tro­lar su flu­jo a EE UU, Euro­pa y Rusia; mul­ti­pli­car la ganan­cia de los ban­cos lava­do­res de dine­ro del nar­co­trá­fi­co ins­ta­la­dos en Wall Street y Lon­dres; finan­ciar movi­mien­tos terro­ris­tas como lo habían hecho con los con­tras nica­ra­güen­ses entre 197989. 3) Entre los gana­do­res no podían fal­tar las gran­des empre­sas pro­vee­do­ras de armas Lockheed Mar­tin, Boeing y Raython, entre otras.

4) Bene­fi­ciar a las empre­sas esta­dou­ni­den­ses vin­cu­la­das al gas y el petró­leo que explo­tan esos com­bus­ti­bles del Mar Cas­pio y lo tras­la­dan a Euro­pa por el corre­dor afgano.

5) Ame­na­zar a una Rusia poco con­fia­ble, que a par­tir del nue­vo siglo se con­vir­tió nue­va­men­te en enemigo.

6) Des­de esa posi­ción, con­tro­lar a Irán, pre­sio­nar a las exre­pú­bli­cas sovié­ti­cas y entre­nar terro­ris­tas para intro­du­cir­los en la pro­vin­cia Chi­na de Xin­jiang, don­de cuen­ta con pobla­ción musul­ma­na de la etnia uigur.

7) Difi­cul­tar todas las ini­cia­ti­vas de desa­rro­llo e inte­gra­ción de Chi­na como la Nue­va Ruta de la seda.

Esa con­duc­ta pre­po­ten­te duró poco. En 2015 el pue­blo sirio, su gobierno y la fuer­za aérea rusa le pusie­ron una bisa­gra a la his­to­ria. Las fuer­zas regu­la­res y mer­ce­na­rias de la Otan y EE UU se empan­ta­na­ron en la región. Los tali­ba­nes, a los que nun­ca pudie­ron con­tro­lar del todo, comen­za­ron a cobrar más fuer­za y a tomar el con­trol de ciu­da­des lue­go de que Biden anun­cia­ra la reti­ra­da en abril de este año.

En los últi­mos días y como fuer­te sín­to­ma del cam­bio de épo­ca, una dele­ga­ción tali­bán fue reci­bi­da en Chi­na por el can­ci­ller Wang Yi. Tras­cen­dió cier­to acuer­do en base al com­pro­mi­so tali­bán de evi­tar pro­vo­ca­cio­nes en la fron­te­ra con Chi­na y el gigan­te asiá­ti­co a su vez par­ti­ci­pa­ría en los pla­nes de recons­truc­ción y en el reem­pla­zo de pro­duc­ción de opio por ali­men­tos. La reu­nión se desa­rro­lló en el mis­mo salón en el que dos días antes el can­ci­ller había reci­bi­do a la segun­da del Depar­ta­men­to de Esta­do Wendy Sherman.

Chi­na se con­vier­te en el media­dor en la situa­ción y es pro­ba­ble que le evi­te otro Sai­gón (actual Ho Chi Minh) a EE UU. Pero ten­drá algún precio.

La reali­dad sugie­re que las aven­tu­ras mili­ta­res del “deep sta­te” o Esta­do pro­fun­do van lle­gan­do a su fin y que casi sin dar­nos cuen­ta comen­za­mos a tran­si­tar una nue­va era, la de un mun­do mul­ti­po­lar y multilateral.

fuen­te: Tiem­po Argentino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *