Nación Mapu­che. Otra for­ma de ser plu­ral: Hacia una demo­cra­cia plurinacional

Eli­sa Lon­con Anti­leo /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de agos­to de 2021

«Es la apues­ta en la que cabal­ga­mos los pue­blos indí­ge­nas para el siglo XXI, ges­tar una socie­dad demo­crá­ti­ca des­de los terri­to­rios y comu­ni­da­des, arti­cu­lan­do auto­no­mías con socie­da­des plu­ri­na­cio­na­les, reha­cien­do los lazos del poder, des­con­cen­tran­do el domi­nio de la pala­bra y las deci­sio­nes, para que sur­jan des­de allí las voces his­tó­ri­ca­men­te marginadas».

Son momen­tos his­tó­ri­cos, qué duda cabe. Hace algu­nas sema­nas me tocó asu­mir una de las res­pon­sa­bi­li­da­des más gran­des de mi vida, la pre­si­den­cia de la Con­ven­ción Cons­ti­tu­cio­nal de Chi­le. Reco­noz­co el peso de múl­ti­ples tiem­pos que tene­mos sobre nues­tros hom­bros, se sien­ten esos pasa­dos en cada paso que damos.

Los pue­blos de Chi­le jamás ‑has­ta aho­ra- hemos teni­do la posi­bi­li­dad de redac­tar nues­tra Car­ta Mag­na baja una ins­tan­cia demo­crá­ti­ca y plu­ral, todas han sido auto­ri­ta­rias y mono­cul­tu­ra­les. Así, que esta iné­di­ta coyun­tu­ra sea ade­más pre­si­di­da por una mujer mapu­che es de una pro­fun­di­dad his­tó­ri­ca insos­pe­cha­da; lo ten­go cla­ro, asu­mo ese peso colectivo.

Esta es una tarea de todos los pue­blos de Chi­le y de Wall­ma­pu, ya que inevi­ta­ble­men­te esta­mos ata­dos los diver­sos pue­blos que habi­ta­mos el país a una his­to­ria com­par­ti­da, aun­que es fun­da­men­tal decir­lo, esta his­to­ria tie­ne reco­ve­cos cla­ros­cu­ros, memo­rias que cir­cu­lan a con­tra­pe­lo de los rela­tos ofi­cia­les. De esta for­ma, cual­quier posi­bi­li­dad de encuen­tro debe par­tir de esta ver­dad hon­da y ancha, no hay otra for­ma, no hay cami­nos bre­ves, los ata­jos en este caso serían tram­pas. Chi­le no ha sido un Jar­dín del Edén, hay dolo­res, cica­tri­ces que no sanan; obser­var y con­ver­sar sobre esas lla­gas es la úni­ca for­ma de sanar. En defi­ni­ti­va, es impo­si­ble cons­truir el futu­ro Chi­le sin dar cuen­ta de todas estas lla­gas que se hicie­ron tan paten­tes des­de el 18 de octu­bre de 2019.

Y par­to con este tris­te impul­so, por­que no hay otro modo de par­tir la tarea mag­ná­ni­ma que tene­mos por delan­te. Por mucho tiem­po las fuer­zas del olvi­do qui­sie­ron rei­nar, y habi­ta­mos por déca­das una ilu­sión, un oasis: un país de pujan­te y uni­fi­ca­do andar. Un buen día ese espe­jis­mo aca­bó esta­llan­do, y por todos los terri­to­rios se comen­zó a escu­char ¡Chi­le Des­per­tó! Ese des­per­tar nos tie­ne acá, ima­gi­nan­do los con­tor­nos del nue­vo país que vamos ges­tan­do. Por ello habla­mos de refun­da­ción, esta­mos cons­ti­tu­yen­do las nue­vas rela­cio­nes socia­les, polí­ti­cas y cul­tu­ra­les del país, todo esto lue­go de la pul­sión des­ti­tu­yen­te. Un país que ha sido pro­yec­ta­do por tan­to siglos solo por hom­bres blan­cos per­te­ne­cien­tes a las eli­tes hoy pue­de ima­gi­nar­se des­de los terri­to­rios pro­fun­dos, des­de las len­guas ensom­bre­ci­das, des­de los cuer­pos magu­lla­dos. Es por ello que como muje­res mapu­che ten­dre­mos un rol cla­ve en estas tareas refundadoras.

Las muje­res indí­ge­nas hemos sido por siglos infe­rio­ri­za­das, tan­to por los sis­te­mas ins­ti­tu­cio­na­les del poder como tam­bién por nues­tras pro­pias ins­tan­cias orga­ni­za­ti­vas. No han sido fáci­les los cami­nos has­ta acá, el “nin­gu­neo” y la mira­da des­pec­ti­va no han esta­do ausen­tes, pero con por­fía y tra­ba­jo colec­ti­vo es posi­ble ir car­co­mien­do los ejes de la cul­tu­ra colo­nial y patriar­cal. Y lo ten­go cla­ro, con mi pre­si­den­cia no borra­re­mos siglos de dolo­res, tam­po­co maña­na será todo mejor por este sim­ple hecho, pero no res­to tam­po­co rele­van­cia his­tó­ri­ca al momen­to que habi­ta­mos. Aho­ra bien, es tarea de todes dar­le via­bi­li­dad polí­ti­ca a la pro­fun­di­dad del sím­bo­lo y seguir ahon­dan­do este cam­bio cul­tu­ral para las futu­ras generaciones.

Pre­ci­sa­men­te, sue­ño con que las niñas y los niños pue­dan habi­tar este mun­do bajo una plu­ra­li­dad de mira­das y en cone­xión reci­pro­ca con la natu­ra­le­za. Es la apues­ta en la que cabal­ga­mos los pue­blos indí­ge­nas para el siglo XXI, ges­tar una socie­dad demo­crá­ti­ca des­de los terri­to­rios y comu­ni­da­des, arti­cu­lan­do auto­no­mías con socie­da­des plu­ri­na­cio­na­les, reha­cien­do los lazos del poder, des­con­cen­tran­do el domi­nio de la pala­bra y las deci­sio­nes, para que sur­jan des­de allí las voces his­tó­ri­ca­men­te mar­gi­na­das, las muje­res, las disidencias.

* Tex­to com­ple­to en la edi­ción impre­sa del mes de agos­to 2021. En ven­ta en quios­cos y en ver­sión digital.

FUENTE: Le Mon­de Diplo­ma­ti­que*

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *