Argen­ti­na. San­tia­go, el anarquista

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de agos­to de 2021

Poco o nada se dice de la elec­ción vital de San­tia­go Mal­do­na­do: El des­po­jar­se, el ser soli­da­rio, el poner el cuer­po a dis­po­si­ción de su idea y de una esté­ti­ca liber­ta­ria. Esa fue la opción del joven que fue a morir jun­to a los más des­po­seí­dos. ¿Qué es ser anar­quis­ta hoy?

El nom­bre del dra­ma­tur­go y escri­tor anar­quis­ta Rodol­fo Gon­zá­lez Pache­co fue la con­tra­se­ña que abrió la puer­ta a una char­la con los últi­mos com­pa­ñe­ros de vivien­da de San­tia­go Maldonado.

Has­ta la men­ción del autor de los ácra­tas “Car­te­les” ‑que mar­ca­ron el cli­ma del idea­rio y las luchas liber­ta­rias de prin­ci­pios del siglo XIX‑, todo era recha­zo a hablar con los “medios bur­gue­ses”. Los anar­quis­tas de la casi­ta ubi­ca­da atrás de la Biblio­te­ca del Río, en el barrio Usi­na de El Bol­són, sólo fran­quea­ron la entra­da cuan­do se sin­tie­ron segu­ros por la com­pli­ci­dad que se des­pren­día del cono­ci­mien­to de aquel nombre.

– San­tia­go vivió acá. No en la biblio­te­ca, acá ‑dice, uno de ellos, y gri­ta al res­to que sal­gan con el mate.

Impro­vi­sa una silla en el patio de pas­tos cre­ci­dos, y repa­sa aspec­tos del nue­vo anar­quis­mo, sus for­mas, sus actua­les luchas, y habla, poco, de Santiago.

– San­tia­go era anar­quis­ta, concluye.

– En estos días: ¿Más allá de su for­ma­ción?, digo, ¿lo era por su esti­lo de vida o por sus lecturas?.

– Las dos cosas. Acá esta­ba leyen­do a (Mijaíl) Baku­nin, a (Erri­co) Malatesta.

Oku­pas, hoy, en Barcelona

Dos o tres datos más de la vida de San­tia­go en El Bol­són, sus char­las, su elec­ción vital, y más de una hora y media de conversación/​monólogo sobre el movi­mien­to oku­pa en Euro­pa, los anar­co­punk, lo que que­dó de la FORA (Fede­ra­ción Obre­ra Regio­nal Argen­ti­na), y la nece­si­dad del movi­mien­to liber­ta­rio actual de “dejar los vie­jos mol­des” y tomar dis­tan­cia de los “maes­tros”.

A los anar­quis­tas les gus­ta hablar.

***

“San­tia­go era anar­quis­ta”, dicen en la casa de El Bol­són, y, según el liber­ta­rio ita­liano Mala­tes­ta, “el anar­quis­ta encuen­tra su mayor satis­fac­ción en la lucha por el bien de todos, por el logro de una socie­dad en la que pue­da ser un her­mano entre her­ma­nos, entre gen­te sana, inte­li­gen­te, edu­ca­da y alegre”.

San­tia­go se com­pro­me­tió en cau­sas por el bien de todos, se sen­tía her­ma­na­do con la huma­ni­dad, era vegano, con varias y pro­fun­das lec­tu­ras en su haber, y son­reía, siem­pre ‑o casi siem­pre- son­reía. San­tia­go, según la defi­ni­ción de Mala­tes­ta, era anar­quis­ta. Y así lo decía.

¿Y enton­ces por qué la reti­cen­cia de los medios, algu­nos ami­gos, tal vez par­te de la fami­lia, a decir con todas las letras que San­tia­go Mal­do­na­do, el Lechu, Vikin­go, Ardi­lla, El Bru­jo, era anarquista?

En tiem­pos de espas­mos comu­ni­ca­ti­vos en las redes socia­les y comu­ni­ca­ción con­cen­tra­da, no es fácil lograr el espa­cio y ámbi­to para el deba­te. Y expli­car qué es ser anar­quis­ta requie­re tiem­po y espacio.

***

Nota men­tal de una para­do­ja: San­tia­go, un des­te­rra­do por opción; murió pelean­do para que otros pue­dan vol­ver a su tierra.

***

Cuan­do lle­ga­ba la noche, en la fría vivien­da de El Bol­són, San­tia­go ano­ta­ba algu­nas ideas en una libre­ta. Influen­cia­do por el libro «1984», escri­bió: “Hola que­ri­da pobla­ción somos el gobierno, somos tu gobierno, los que nos apo­de­ra­mos de tu vida cada segun­do cada minu­to, cada hora, cada día, cada ins­tan­te que pasa por tu reloj y por tu cabe­za y te deci­mos cómo tenés que vivir. Somos los que pre­mia­mos a los repre­so­res, tor­tu­ra­do­res explo­ta­do­res y cas­ti­ga­mos a los que no son como que­re­mos que sean”.

Casi como un anti­ci­po de lo que le suce­de­ría y quié­nes fue­ron sus ver­du­gos, ano­tó: “Y como si fue­ra poco, apar­te de que exis­te la cár­cel, la tor­tu­ra, la repre­sión y la explo­ta­ción en la vida coti­dia­na per­pe­tua­da por las auto­ri­da­des, ejér­ci­tos, jue­ces, poli­cías, fis­ca­les, polí­ti­cos y demás meque­tre­fes, cóm­pli­ces como empre­sa­rios y mer­ce­na­rios sus­ten­tan esta mise­ria y escla­vi­tud ins­ta­lán­do­las en todas las rela­cio­nes de nues­tra vida”.

Tal vez camino a la feria de El Bol­són don­de ofre­cía sus tatua­jes, San­tia­go se que­jó de “un mun­do arti­fi­cial don­de el valor de inter­cam­bio mate­rial es el dine­ro gene­ra des­igual­da­des, por­que hay dis­tin­tos tipos de cla­ses socia­les y cos­tum­bres por las cua­les comien­zan a apa­re­cer sometidos/​as y sometedores/​as, por lo que vie­ne al caso el poder y el dine­ro. Corrom­pen a las per­so­nas por­que el dine­ro gene­ra poder y el poder es res­pal­da­do por el ver­da­de­ro dine­ro y vice­ver­sa, dejan­do atrás todo tipo de bue­nos valo­res, rela­cio­nes huma­nas, sen­ti­mien­tos y honestidad”.

San­tia­go vivía como escribía.

***

Bruno Nápo­li es escri­tor y ensa­yis­ta, de espí­ri­tu liber­ta­rio. Expli­ca que “ser anar­quis­ta hoy supo­ne múl­ti­ples for­mas de actuar, tan libres como lo per­mi­ta el cuer­po, y no el sis­te­ma polí­ti­co o eco­nó­mi­co que impe­ra. Es un inten­to inter­mi­na­ble por des­po­jar­se de las jerar­quías que mol­dea­ron el deseo, des­de la edu­ca­ción ins­ti­tu­cio­na­li­za­da has­ta los par­ti­dos polí­ti­cos lle­nos de doc­tri­nas y mandatos”.

Y acla­ra, para des­pre­ve­ni­dos o malin­ten­cio­na­dos que ser anar­quis­ta hoy “no es una acción indi­vi­dua­lis­ta como sos­tie­ne la izquier­da, ni una sali­da vio­len­ta como voci­fe­ra la dere­cha, ni una opción des­de la ‘anti­po­lí­ti­ca’ como dice la social­de­mo­cra­cia. En abso­lu­to. Ser anar­quis­ta es un inten­to por la auto­no­mía de apren­der, por la auto­ges­tión del saber. Impli­ca no leer lo que pasa a nues­tro alre­de­dor des­de el con­su­mis­mo mate­rial o mediá­ti­co, no; inten­ta saber des­de la expe­rien­cia en el cuerpo”.

Se apa­sio­na Bruno Nápo­li, ante la pre­gun­ta, ¿dón­de debe estar hoy un liber­ta­rio?. Refle­xio­na en torno a “una lec­tu­ra de lo vital para com­pren­der dón­de debe estar el cuer­po y su deseo en las situa­cio­nes más polí­ti­cas que se le pre­sen­tan a un ser humano: ¿qué hacer cuan­do las cosas no están bien? Cuan­do los que sufren pelean y los que defien­den el sta­tu quo tam­bién pelean. Allí, un ser que quie­ra ser anar­quis­ta deci­de, se colo­ca con su cuer­po en el lugar don­de tal vez no se lo espe­ra, don­de tal vez es diso­nan­te, pues es tal la jerar­qui­za­ción polí­ti­ca clá­si­ca, que don­de pelean los mapu­ches, deben ser todos mapu­ches, cuan­do recla­man los estu­dian­tes, deben ser todos estu­dian­tes, don­de el des­ocu­pa­do ocu­pa un lugar, no hay lugar para otros estra­tos eco­nó­mi­cos… por eso reso­nó como cas­ti­go post­mor­ten la pre­gun­ta en muchas pro­pa­la­do­ras mediá­ti­cas ‘¿qué hacía San­tia­go allí, con los mapu­ches?’ … una habi­tual patra­ña nega­cio­nis­ta de los crí­me­nes de Esta­do. El anar­quis­ta acom­pa­ña con su cuer­po apren­dien­do en esas con­tien­das, deba­te para sí esas situa­cio­nes y acom­pa­ña, par­ti­ci­pa por lo que supo­ne jus­to. Y jus­to es nun­ca del lado del poder jerár­qui­co, nun­ca del lado de la jerar­quía que defien­de privilegios”.

¿Y San­tia­go?, “San­tia­go ‑expli­ca Nápoli‑, San­tia­go reco­rría la tie­rra, cer­ca de la natu­ra­le­za y su belle­za, dor­mía nada menos que en una biblioteca…y suma­ba su cuer­po a las accio­nes de los que creía, debían ser acom­pa­ña­dos en una pelea jus­ta. Cusha­men, tie­rra roba­da a sus his­tó­ri­cos habi­tan­tes, pri­me­ro en 1880 y lue­go (lo que que­da­ba por robar, las peque­ñas par­ce­las fami­lia­res) en 1935, por terra­te­nien­tes de la zona, es un lugar de injus­ti­cias. Y con­vo­ca la soli­da­ri­dad de los que supo­nen que se pue­de pen­sar libre­men­te y acom­pa­ñar, des­de el cuer­po y sin man­da­tos exter­nos, el deseo de un lugar más justo”.

***

“El res­pon­sa­ble es el Esta­do”, repi­te una y otra vez el her­mano Ser­gio. Y el her­mano Ger­mán, el más anar­co de la fami­lia, acu­sa: “A todos uste­des, zán­ga­nos del Esta­do, pará­si­tos del pro­le­ta­ria­do, (les acla­ro) que pri­me­ro y prin­ci­pal, la fami­lia Mal­do­na­do no mili­ta en nin­gún par­ti­do polí­ti­co y segun­do que el tema es polí­ti­co des­de su ini­cio, des­de el momen­to que Gen­dar­me­ría se lle­va a mi her­mano, ya que esa ins­ti­tu­ción está supe­di­ta­da al gobierno, a uste­des que son los polí­ti­cos de turno y prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de la des­apa­ri­ción de mi her­mano. Esa es la ver­da­de­ra politización”.

Ger­mán lo dijo cuan­do San­tia­go era, toda­vía, un des­apa­re­ci­do, duran­te esos inhu­ma­nos 78 días que la fami­lia atra­ve­só debien­do sopor­tar las más abyec­tas ope­ra­cio­nes de pren­sa y el Gobierno que, pri­me­ro, nega­ron que el joven estu­vie­se en Cusha­men, lo ubi­ca­ron des­pués en Chi­le, Entre Ríos, Ushuaia, y lo die­ron por muer­to en un enfren­ta­mien­to con un pues­te­ro, sema­nas antes de su desaparición.

Ger­mán Maldonado

Her­mano anar­quis­ta Ger­mán, lo dijo así: “Esta­mos has­ta la coro­ni­lla con ese tipo de noti­cias total­men­te irres­pe­tuo­sas hacia San­tia­go, su fami­lia, sus ami­gos y a todas las per­so­nas invo­lu­cra­das con el recla­mo genuino. Seño­res perio­dis­tas y comu­ni­ca­do­res socia­les: sean un poco más pro­fe­sio­na­les, inves­ti­guen, inda­guen a las fuen­tes feha­cien­tes. No se ima­gi­nan el daño que cau­san en crear noti­cias inve­ro­sí­mi­les para que lue­go per­so­nas que con­su­men sus perió­di­cos, dia­rios, noti­cie­ros, radios y sitios de inter­net repi­tan como loros todas esas barra­ba­sa­das que tie­nen como úni­co fin crear dis­cu­sio­nes, con­tro­ver­sias y ani­mo­si­dad entre la pobla­ción, las cua­les vemos refle­ja­das todos los días en reunio­nes fami­lia­res, en ámbi­tos labo­ra­les e ins­ti­tu­cio­na­les. Ten­gan un poco de amor pro­pio por la pro­fe­sión y por uste­des mis­mos, no se dejen usar como mario­ne­tas por un par de bille­tes, pedi­mos que ten­gan un poco más de golle­te, res­pe­to y pro­fe­sio­na­lis­mo periodístico”.

A los anar­quis­tas les gus­ta hablar.

Her­mano Ser­gio, lo resu­mió: “Pasen música”.

***

“25 de facho”, como lla­ma­ba San­tia­go a 25 de Mayo, su ciu­dad natal, nun­ca lo pudo o supo con­te­ner. El nota­ble per­fil que del joven artis­ta tra­zó la perio­dis­ta María Flo­ren­cia Alca­raz en su nota “Lechu­ga not dead” (Revis­ta Anfi­bia), lo deja en claro.

Las ideas y esté­ti­ca de esas ideas, las plas­mó San­tia­go en sus tatua­jes. Tenía lími­tes: no tatua­ba imá­ge­nes de fuer­zas de segu­ri­dad, ni cua­dros de clu­bes de fútbol.

En un pare­dón de 25 de Mayo dejó en cla­ro por­qué era un “hom­bre peli­gro­so” para un Esta­do que reac­cio­na segre­gan­do, estig­ma­ti­zan­do y repri­mien­do lo diver­so, lo que reclama.

En el mural plas­mó una fra­se del anar­quis­ta ita­liano radi­ca­do en la Argen­ti­na, Seve­rino Di Gio­va­ni: “Arras­trar una masa iner­te de car­ne y hue­sos no es vivir, es sola­men­te vegetar”.

El tex­to com­ple­to de Di Gio­va­ni con­ti­nua­ba: “Enfren­té a la socie­dad con sus mis­mas armas, sin incli­nar la cabe­za, por eso me con­si­de­ran, y soy, un hom­bre peligroso”.

Di Gio­va­ni murió fusi­la­do en 1931, tras un jui­cio suma­rí­si­mo y frau­du­len­to, duran­te la dic­ta­du­ra de Uriburu.

San­tia­go Mal­do­na­do murió duran­te un ope­ra­ti­vo ile­gal y repre­si­vo de Gen­dar­me­ría, en 2017, bajo la demo­cra­cia de Mau­ri­cio Macri.

Ser anar­quis­ta hoy es pre­gun­tar­se: ¿Cuán dis­tin­to es el tiem­po que les tocó vivir a cada uno de ellos?.

FUENTE: En estos días

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *