Cuba. El momen­to actual y las gran­des verdades

Por: Rolan­do Pérez Betan­court, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de julio de 2021

Iba a citar de memo­ria unas decla­ra­cio­nes de Gabriel Gar­cía Már­quez que a cada rato me sal­tan como el cone­jo den­tro el som­bre­ro del mago, pero un tecla­zo las puso ante mí: «Yo no ten­go ni voca­ción ni for­ma­ción polí­ti­ca –dijo el Gabo – . Soy de los que qui­sie­ran que ya la revo­lu­ción hubie­ra triun­fa­do en todo el mun­do, para sola­men­te tener que pen­sar en la lite­ra­tu­ra, el arte y esas güe­va­das. Pero mien­tras viva­mos en el mun­do en que vivi­mos es un cri­men no tener una par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca activa».

El escri­tor colom­biano reto­ma­ba el vie­jo dile­ma de exis­tir solo para el arte y la lite­ra­tu­ra (la dicho­sa torre de mar­fil), o ser tam­bién un actuan­te de «ese mun­do en que vivi­mos», lo que con­lle­va res­pon­sa­bi­li­da­des de infor­ma­ción y aná­li­sis, ade­más de las deci­si­vas cuo­tas de sen­si­bi­li­dad con que la natu­ra­le­za pre­mia a los crea­do­res y artistas.

Ya Julien Ben­da (1867- 1956) filó­so­fo, escri­tor y defen­sor del inte­lec­to com­pro­me­ti­do y del racio­na­lis­mo, pole­mis­ta res­pe­ta­do en la Fran­cia de los gran­des deba­tes exis­ten­cia­lis­tas, había dicho, no sin cier­ta sor­na, que su sue­ño de siem­pre había sido lle­var una vida espi­ri­tual­men­te ascé­ti­ca en un medio con­for­ta­ble: «Leer la Imi­ta­ción de Cris­to en un buen cuar­to del Ritz», recal­có (posi­ble­men­te des­ple­gan­do una cáus­ti­ca son­ri­sa) para que no hubie­ra duda de los com­pro­mi­sos irre­nun­cia­bles a la hora de diri­mir entre la obra artís­ti­ca que atrae y some­te, y las incum­ben­cias éti­cas, socia­les y polí­ti­cas por las que debe velar un creador.

De José Mar­tí, renun­cian­do a una monu­men­tal obra inte­lec­tual para diri­gir una Revo­lu­ción, mon­tar­se en un caba­llo y morir bajo el fue­go enemi­go, no pue­de refe­rir­se uno sin con­mo­ver­se (y de paso pen­sar en algu­nos «ana­lis­tas de salón», que nun­ca fal­tan, que espe­cu­la­ron acer­ca de unsu­pues­to sui­ci­dio del Após­tol en Dos Ríos).

Entre los nume­ro­sos artis­tas e inte­lec­tua­les de diver­sas par­tes del mun­do que sus­cri­bie­ron la recien­te car­ta envia­da al pre­si­den­te Biden pidién­do­le que deja­ra vivir a Cuba, no sé cuán­tos apo­yan el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio des­de la A has­ta Z y cuán­tos tie­nen tam­bién crí­ti­cas y seña­la­mien­tos que hacer­le. Más impor­tan­te que eso es lo cla­ra que tuvie­ron las esen­cias polí­ti­cas del con­flic­to, ¡lo que deci­de!, a la hora de empi­nar­se, alzar la voz y cla­mar a coro por unas «manos fue­ra de Cuba».

En esa «par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca acti­va» por la que cla­ma­ba Gar­cía Már­quez en rela­ción con los inte­lec­tua­les y artis­tas, lo que debe pri­mar son las gran­des ver­da­des que hoy divi­den al mun­do, y esas hay que apren­der a bus­car­las y ana­li­zar­las con res­pon­sa­bi­li­dad para des­pués expo­ner cuan­to se quie­ra, sin nece­si­dad de recu­rrir a poses huma­nis­tas, o sen­si­bi­li­da­des extremas.

Toma­do de Granma

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *