Gran­des for­tu­nas, poder y corrup­ción: el lega­do eco­nó­mi­co de la Espa­ña franquista

El ori­gen de varias de las dinas­tías más pode­ro­sas de Espa­ña hay que bus­car­lo duran­te los años de la dic­ta­du­ra de Fran­cis­co Fran­co. Con la lle­ga­da de la demo­cra­cia, muchos de los altos car­gos del régi­men fran­quis­ta siguie­ron liga­dos al mun­do de la polí­ti­ca, la jus­ti­cia o las finan­zas, en un pro­ce­so de tran­si­ción que muchos til­da­ron de “modé­li­co”, inclu­yen­do ellos mis­mos. A día de hoy, la mayo­ría poseen gran­des impe­rios que han ido aumen­tan­do en rique­za y poder con el paso de los años y que sue­len estar ges­tio­na­dos por sus descendientes.

Nues­tra Cru­za­da es la úni­ca lucha en la que los ricos que fue­ron a la gue­rra salie­ron más ricos

Fran­cis­co Franco

Ya lo decía el pro­pio dic­ta­dor allá por el mes de agos­to de 1942. Y no le fal­ta­ba razón, por­que aque­llas fami­lias que duran­te la épo­ca fran­quis­ta for­ma­ron par­te de la dic­ta­du­ra, tras la muer­te de Fran­co, vie­ron como gran­des empre­sas del pano­ra­ma nacio­nal les daban cobi­jo. Duran­te la demo­cra­cia muchos de los últi­mos minis­tros fran­quis­tas pasa­ron a ocu­par pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad en com­pa­ñías como Ende­sa, La Cai­xa, Tele­fó­ni­ca o Iber­dro­la, y muchos otros siguie­ron for­man­do par­te del ámbi­to polí­ti­co o de la jus­ti­cia. Las puer­tas gira­to­rias no son nada nue­vo en el esta­do español. 

A día de hoy, los here­de­ros de estas fami­lias poseen muchas de las gran­des for­tu­nas del país, pero con unos orí­ge­nes que hay que bus­car­los en la épo­ca en la que la socie­dad espa­ño­la vivía bajo los man­dos de una dic­ta­du­ra. Son caras nue­vas con ape­lli­dos vie­jos, todos ellos rela­cio­na­dos con las polí­ti­cas falan­gis­tas y que apro­ve­cha­ron la post­gue­rra y sobre todo los ini­cios de la demo­cra­cia, para for­jar sus impe­rios y a día de hoy han con­se­gui­do con­ti­nuar mane­jan­do los hilos de la eco­no­mía espa­ño­la.

Ape­lli­dos como Banús, March, Koplo­witz, Fie­rro, Feno­sa, Coca, Melià… son muy cono­ci­dos por­que en la actua­li­dad son algu­nas de las fami­lias más ricas e influ­yen­tes de la geo­gra­fía espa­ño­la. Rodol­fo Mar­tín Villa, José Vila­ra­sau Salat, Anto­nio Barre­ra de Iri­mo o Deme­trio Car­ce­ller nom­bres todos ellos rela­cio­na­dos con la ban­ca o el mun­do de las empre­sas, que ama­sa­ron su for­tu­na al lado de Fran­co y que apro­ve­cha­ron la demo­cra­cia para pre­ser­var sus intere­ses has­ta el día de hoy.

El perio­dis­ta Lluc Sale­llas ha lle­va­do a cabo una intere­san­te inves­ti­ga­ción sobre estas gran­des for­tu­nas y bajo el títu­lo El fran­quis­mo que no mar­cha ha publi­ca­do un gran tra­ba­jo en el que mues­tra nume­ro­sos casos de empre­sa­rios y minis­tros fran­quis­tas que for­ja­ron sus impe­rios bajo el ampa­ro del régimen.

Inves­ti­gué las vidas de los últi­mos 50 minis­tros de Fran­co y encon­tré que nin­guno fue degra­da­do por la demo­cra­cia. Al revés, la mitad fue­ron a parar a los con­se­jos de admi­nis­tra­ción de las gran­des empre­sas, la otra mitad a la política

Lluc Sale­llas

El lega­do de la fami­lia Fran­co en España

Francisco Franco y sus nietos en el Azor. Autor: Paco Marí, 1963. Fuente: Kutxa Fototeca (CC BY-SA 4.0)
Fran­cis­co Fran­co y sus nie­tos en el Azor. Autor: Paco Marí, 1963. Fuen­te: Kutxa Foto­te­ca (CC BY-SA 4.0)

Pero para enten­der cómo los des­cen­dien­tes del fran­quis­mo con­si­guie­ron man­te­ner, inclu­so, en muchos casos, aumen­tar sus for­tu­nas con la lle­ga­da de la demo­cra­cia, pri­me­ro es nece­sa­rio cen­trar­se en el modo en el que Fran­co ope­ró para ama­sar su riqueza.

Fran­co se con­si­de­ra­ba el Esta­do, Espa­ña. Nece­si­ta­ba dine­ro y se apro­pió de él

Ángel Viñas

Así cuen­ta el his­to­ria­dor Ángel Viñas en su libro La otra cara del cau­di­llo cómo, duran­te su man­da­to omni­po­ten­te, el man­da­ta­rio estu­vo fil­tran­do dona­cio­nes para lo que él deno­mi­na­ba “la cau­sa nacio­nal” y que bási­ca­men­te eran des­ti­na­das para su inte­rés pro­pio. Tam­bién habla del caso de las 600 tone­la­das de café que le donó Bra­sil y que el cau­di­llo revendió.

Esto evi­den­cia cómo la rique­za del mili­tar, que en el año 1940 supe­ra­ba los 34 millo­nes de pese­tas, se sos­te­nía a base de algo más que su suel­do públi­co que ron­da­ba las 2.500 pese­tas men­sua­les, más las 50.000 como Jefe de Esta­do (según los datos de 1935). En su obra, Viñas tam­bién ase­gu­ra que duran­te la dic­ta­du­ra Fran­co reci­bió “divi­den­dos” de cier­tas empre­sas como for­ma de agra­de­ci­mien­to por “auto­ri­za­cio­nes concedidas”.

Poco más se sabe del enri­que­ci­mien­to ilí­ci­to del dic­ta­dor, por­que entre otras cosas, hay muy pocos datos con­ser­va­dos en los archi­vos, pero lo poco que se cono­ce evi­den­cia que la corrup­ción tam­bién estu­vo pre­sen­te en la épo­ca franquista.

Los empre­sa­rios al ser­vi­cio del régimen

Esta­tua de José Banús en Marbella

Otra de las fra­ses que deja Viñas en su obra es que “la corrup­ción esta­ba en el ADN de la dic­ta­du­ra, algo que se pue­de com­pro­bar con el gran núme­ro de nom­bres de empre­sa­rios que están rela­cio­na­dos con casos inde­bi­dos o poco lega­les den­tro del mun­do empre­sa­rial de los ini­cios del franquismo.

Un ejem­plo es el del ban­que­ro Juan March, que apo­yó finan­cie­ra­men­te el gol­pe de Esta­do de julio de 1936 y, a cam­bio, Fran­co le con­ce­dió el mono­po­lio ban­ca­rio y finan­cie­ro del país, algo que hizo que su for­tu­na cre­cie­ra de mane­ra nota­ble duran­te el franquismo.

El his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Arthur Dixon, en su libro Señor mono­po­lio. La asom­bro­sa vida de Juan March, tam­bién atri­bu­ye al empre­sa­rio mallor­quín “el mayor acto de pira­te­ría finan­cie­ra del mun­do”, ase­gu­ran­do que había ate­so­ra­do una inmen­sa for­tu­na a tra­vés del con­tra­ban­do de taba­co. En la actua­li­dad, el ape­lli­do March sigue estan­do pre­sen­te en gran­des con­se­jos de admi­nis­tra­ción como los de las empre­sas ACS, Ace­ri­nox o Pro­se­gur.

El ape­lli­do Banústam­bién hay que rela­cio­nar­lo con la épo­ca fran­quis­ta y con casos de corrup­ción para bene­fi­cio pro­pio. Juan y José Banús, los due­ño de la inmo­bi­lia­ria más pode­ro­sa del fran­quis­mo, cons­tru­ye­ron gran­des edi­fi­ca­cio­nes duran­te la dic­ta­du­ra, entre ellas el Valle de los Caí­dos.

Los perio­dis­tas Rafael Torres y Fer­nan­do Olme­da han docu­men­ta­do que las empre­sas que par­ti­ci­pa­ron en la cons­truc­ción del tem­plo, entre las que se encon­tra­ba la cons­truc­to­ra de los her­ma­nos Banús, uti­li­za­ron a los pre­sos repu­bli­ca­nos, a los que paga­ban mucho menos que a un tra­ba­ja­dor nor­mal y esa dife­ren­cia de dine­ro se la que­da­ban para ellos.

El lega­do millo­na­rio de la pro­mo­to­ra tras la muer­te de los her­ma­nos, que­dó en manos de los hijos de Juan y, casual­men­te, uno de ellos, Anto­nio Banús, se vio envuel­to en el año 2014 en elCaso Empe­ra­dor, una de las mayo­res tra­mas de con­tra­ban­do y blan­queo de dine­ro que se han des­ta­pa­do en Espa­ña en los últi­mos años.

Figu­ras pode­ro­sas con un pasa­do franquista

Algu­nas de esas empre­sas que en su día sir­vie­ron al régi­men fran­quis­ta y obtu­vie­ron gran­des bene­fi­cios por ello ya han pasa­do a la his­to­ria, aun­que sus for­tu­nas millo­na­rias siguen estan­do en manos de sus here­de­ros. Otras dinas­tías como la de los Car­ce­ller, que en la actua­li­dad mane­ja un impe­rio tan pode­ro­so como el de Estre­lla Damm entre otros muchos, han ido for­jan­do su lega­do gene­ra­ción tras gene­ra­ción has­ta con­ver­tir­se en gran­des for­tu­nas nacio­na­les, sin olvi­dar que tie­nen su raí­ces en la dictadura.

Pero no solo los empre­sa­rios con heren­cia fran­quis­ta han con­se­gui­do hacer­se un hue­co entre los más pode­ro­sos de este país. Tras la muer­te de Fran­co, 10 de los 16 jue­ces del Tri­bu­nal de Orden Públi­co pasa­ron a ocu­par un car­go en el Tri­bu­nal Supre­mo o en la Audien­cia Nacio­nal, y muchos de los minis­tros de aque­lla épo­ca con­ti­nua­ron tam­bién vin­cu­la­dos al mun­do de la polí­ti­ca o las finan­zas inclu­so has­ta el día de hoy.

Es el caso de José Vila­ra­sau Salat, que duran­te el régi­men fue ase­sor eco­nó­mi­co de Fran­co y des­pués ocu­pó altos car­gos den­tro del Minis­te­rio de Hacien­da. Duran­te la demo­cra­cia encon­tró un lugar en el mun­do de la ban­ca y actual­men­te se le con­si­de­ra como una de las per­so­nas más influ­yen­tes de la socie­dad cata­la­na y espa­ño­la de las últi­mas déca­das des­de que empe­zó a pre­si­dir La Cai­xa a media­dos de los años 70.

En el año 2014, falle­ció Anto­nio Barre­ra de Iri­mo, Minis­tro de Hacien­da y vice­pre­si­den­te segun­do del Gobierno con Fran­co. Una figu­ra muy impor­tan­te duran­te la dic­ta­du­ra y que des­pués pasó a ser pre­si­den­te de Telefónica.

Este per­so­na­je ha pasa­do a la his­to­ria por ser uno de los repre­sen­tan­tes de Espa­ña en el comien­zo de las con­ver­sa­cio­nes para la entra­da en la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca Euro­pea y por haber popu­la­ri­za­do las accio­nes de Tele­fó­ni­ca, tam­bién cono­ci­das como “las matil­des”, pero no por haber sido uno de los minis­tros fran­quis­tas que fir­mó la pena de muer­te de Sal­va­dor Puig Antich, el últi­mo hom­bre ase­si­na­do por garro­te vil en Espa­ña.

Nom­bres pode­ro­sos en el banquillo

Antonio González Pacheco, alias "Billy, el Niño" España. Autor: elDiario.es, 2020. Fuente: elDiario.es (CC BY-NC 4.0)
Anto­nio Gon­zá­lez Pache­co, alias “Billy, el Niño”. Autor: elDia​rio​.es, 2020. Fuen­te: elDia​rio​.es (CC BY-NC 4.0)

Pero no todos los nom­bres que des­cien­den del gobierno de Fran­co han cose­cha­do éxi­tos, for­tu­nas millo­na­rias y gran­des influen­cias. Hay otros nom­bres pode­ro­sos que han teni­do que ren­dir cuen­tas por su oscu­ro lega­do franquista.

Es el caso de Rodol­fo Mar­tín Villa, que fue un alto man­do del gobierno del dic­ta­dor y con­se­je­ro de gran­des com­pa­ñías duran­te la demo­cra­cia, inclu­so el año pasa­do fue con­de­co­ra­do por Feli­pe VI en el Con­gre­so de los Dipu­tados por el 40º ani­ver­sa­rio de las pri­me­ras elec­cio­nes demo­crá­ti­cas tras la dic­ta­du­ra, pero que ten­drá que decla­rar por algu­nos crí­me­nes que se come­tie­ron duran­te el fran­quis­mo. En con­cre­to el exmi­nis­tro es inves­ti­ga­do por los cono­ci­dos como “Suce­sos deVi­to­ria” en mar­zo de 1976, en los que murie­ron 5 per­so­nas cuan­do él era minis­tro de Rela­cio­nes Sindicales.

Pero tal vez el caso más cono­ci­do y mediá­ti­co sea el de Anto­nio Gon­zá­lez Pache­co, cono­ci­do como“Billy el Niño”, que fue miem­bro de la poli­cía en la épo­ca de Fran­co y que es uno de los sím­bo­los de la tor­tu­ra duran­te la dic­ta­du­ra. El ins­pec­tor era cono­ci­do por dete­ner y tor­tu­rar a sus víc­ti­mas y se le rela­cio­nó con el ase­si­na­to de un estu­dian­te, inclu­so lle­gó a cobrar pre­mios espe­cia­les remu­ne­ra­dos por sus actua­cio­nes y reci­bió varias medallas.

En 1974, un juez le con­de­nó a un día sin empleo y suel­do por “malos tra­tos” al perio­dis­ta Paco Loba­tón y la jus­ti­cia argen­ti­na dic­tó una orden de cap­tu­ra inter­na­cio­nal por los crí­me­nes come­ti­dos de “lesa huma­ni­dad”. A pesar de todo, la Audien­cia Nacio­nal recha­zó su extra­di­ción en 2014 ale­gan­do que el deli­to de tor­tu­ras había prescrito.

Los más crí­ti­cos con el sis­te­ma lo llaman“capitalismo de ami­gue­tes” y hablan de las puer­tas gira­to­rias de la dic­ta­du­ra, que hicie­ron que muchos de los que apo­ya­ban a Fran­co siguie­ran en pues­tos simi­la­res e inclu­so en otros supe­rio­res que les per­mi­tie­ron mejo­rar su situación.

Los his­to­ria­do­res más con­ser­va­do­res defien­den que todos esos “des­cen­dien­tes del fran­quis­mo” solo apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad que les brin­dó la épo­ca de la tran­si­ción para posi­cio­nar sus empre­sas estra­té­gi­ca­men­te o bus­car otras sali­das pro­fe­sio­na­les den­tro de su ámbi­to de actuación.

Pero lo que no se pue­de negar es que el ori­gen de muchas de las fami­lias más ricas y pode­ro­sas del pano­ra­ma espa­ñol actual, hay que bus­car­lo en el régi­men fran­quis­ta. Ade­más de que es evi­den­te que duran­te muchos años lo públi­co y lo pri­va­do han esta­do cobi­ja­dos bajo el mis­mo techo de poder que les ha ayu­da­do a esas fami­lias a for­jar gran­des for­tu­nas y con­ver­tir­se tam­bién en las dinas­tías más pode­ro­sas del país.

Empre­sa­rios de for­tu­na, falan­gis­tas de cla­se media, fun­cio­na­rios opor­tu­nis­tas, lati­fun­dis­tas de gati­llo fácil, altos car­gos a la bús­que­da de mul­ti­na­cio­na­les… uni­dos a la caza del dine­ro y entre­na­dos en la autar­quía de la pos­gue­rra para enri­que­cer­se con el desa­rro­llis­mo a par­tir de 1959

Mariano Sán­chez Soler, Ricos por la gue­rra de España

Artícu­lo de Vane­sa Ramos para Eulixe

La entra­da Gran­des for­tu­nas, poder y corrup­ción: el lega­do eco­nó­mi­co de la Espa­ña fran­quis­ta se publi­có pri­me­ro en La otra Anda­lu­cía.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *