Argen­ti­na. Impac­to devas­ta­dor en agri­cul­tu­ra y tec­no­lo­gía digi­tal al ser­vi­cio de las corporaciones

Por Igna­cio Mar­chi­ni, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de junio de 2021. 

Ya está dis­po­ni­ble para des­car­gar el infor­me “AgTech en Argen­ti­na. Nue­vas tec­no­lo­gías, vie­jas pro­me­sas”, el segun­do de la serie “Ame­na­zas a la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria en Argen­ti­na”. Escri­to por Fer­nan­do Frank para Acción por la Bio­di­ver­si­dad, el tra­ba­jo ana­li­za en pro­fun­di­dad los impac­tos devas­ta­do­res en nues­tras comu­ni­da­des y eco­sis­te­mas del uso de tec­no­lo­gías digi­ta­les orien­ta­das a la agri­cul­tu­ra, quié­nes las pro­mue­ven y sus lazos con las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y privadas. 


El empre­sa­ria­do vin­cu­la­do a los agro­ne­go­cios, ampa­ra­do por fun­da­cio­nes, aca­dé­micxs e, inclu­so, fun­cio­na­rixs guber­na­men­ta­les, vie­ne pre­sio­nan­do des­de hace unos años por la imple­men­ta­ción ple­na de las AgTech, un paque­te de tec­no­lo­gías “de pun­ta” que, según ellxs, resol­ve­rían los pro­ble­mas rela­cio­na­dos a la agri­cul­tu­ra y la ali­men­ta­ción. La digi­ta­li­za­ción del cam­po y el uso de herra­mien­tas de la infor­ma­ción pare­ce­rían, a sim­ple vis­ta, un paso más en el pro­ce­so de auto­ma­ti­za­ción de la agro­in­dus­tria y una mejo­ra en las capa­ci­da­des de pro­duc­ción y ren­di­mien­to. El pro­ble­ma se vis­lum­bra cuan­do se inda­ga en quie­nes pro­mue­ven estas inno­va­cio­nes, para qué y qué impac­tos producen.

La tec­no­lo­gía digi­tal vin­cu­la­da al cam­po abar­ca des­de trac­to­res sin con­duc­tor y chips inser­tos en ani­ma­les has­ta pro­ce­sa­do­res de datos capa­ces de alma­ce­nar una secuen­cia com­ple­ta de ADN en un archi­vo para des­car­gar. La inver­sión en las AgTech de gigan­tes de la infor­ma­ción como Hua­wei, Micro­soft y Ama­zon, entre otros, es una mues­tra del lugar cada vez más impor­tan­te que esta rama de la indus­tria ocu­pa en la con­si­de­ra­ción de los due­ños de las empre­sas de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes. Según expli­ca el infor­me, el inte­rés de inter­ve­nir en la agro­in­dus­tria por par­te de estas com­pa­ñías es doble: por una lado, “avan­zar en el con­trol efec­ti­vo de qué y cómo se pro­du­ce y se con­su­me y dejar afue­ra a empre­sas de menor cali­bre” y, ade­más, “la ven­ta de las tec­no­lo­gías, tan­to de hard­wa­re y de soft­wa­re como de las Fin­tech (tec­no­lo­gías finan­cie­ras digitales)”.

Uno de los pun­tos cla­ves de la inves­ti­ga­ción ver­sa sobre quié­nes ope­ran polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te para el des­em­bar­co defi­ni­ti­vo de las AgTech a nues­tro país; para poder desa­rro­llar una crí­ti­ca cer­te­ra a estas ini­cia­ti­vas es nece­sa­rio com­pren­der quié­nes las impul­san. Qui­zás lo más preo­cu­pan­te ten­ga que ver con el apo­yo de polí­ti­cos de alto ran­go que vie­nen cose­chan­do des­de hace varios años.

En noviem­bre de 2018, en un semi­na­rio titu­la­do “Sili­con Valley Forum Argen­ti­na”, uno de los expo­si­to­res fue Gus­ta­vo Béliz, actual Secre­ta­rio de Asun­tos Estra­té­gi­cos de la Pre­si­den­cia de la Nación. El hom­bre que fue­ra Minis­tro de Jus­ti­cia de Nés­tor Kirch­ner ocu­pó des­de 2005, y duran­te 14 años con­se­cu­ti­vos, dis­tin­tos pues­tos para el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID). El últi­mo fue como direc­tor del Ins­ti­tu­to para la Inte­gra­ción de Amé­ri­ca Lati­na y El Cari­be (INTAL), orga­nis­mo depen­dien­te del BID.

Ese car­go ocu­pa­ba cuan­do, en el semi­na­rio de 2018, el fun­cio­na­rio pidió “aggior­nar la eco­no­mía y la polí­ti­ca de Amé­ri­ca Lati­na a las nue­vas ten­den­cias” y se ilu­sio­nó con las posi­bi­li­da­des de la inte­li­gen­cia arti­fi­cial para lograr “una inte­gra­ción pre­dic­ti­va e inclu­si­va en Amé­ri­ca Lati­na”. Como bien res­ca­ta el infor­me, poco tuvo para decir en rela­ción a una de las prin­ci­pa­les crí­ti­cas que se le hacen a los pro­ce­sos de robo­ti­za­ción: la des­apa­ri­ción de varios pues­tos de tra­ba­jo. Escu­dán­do­se en “pro­ce­sos inevi­ta­bles”, el actual fun­cio­na­rio solo ati­nó a hacer una vaga men­ción de una serie de “polí­ti­cas públi­cas para redu­cir los ries­gos y las des­igual­da­des”, aun­que nun­ca dijo a cuá­les se refería.

Otro de los expo­si­to­res de alto per­fil que se cita es Gabriel Del­ga­do, ex Secre­ta­rio de Agri­cul­tu­ra, Gana­de­ría y Pes­ca de la Nación duran­te los últi­mos dos años del segun­do man­da­to de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. Qui­zás lo más intere­san­te de su pre­sen­ta­ción ten­ga que ver con la men­ción a la ciu­dad de Rosa­rio como “un polo fun­da­men­tal del cam­bio tec­no­ló­gi­co”. Para jus­ti­fi­car lo que decía, tomó como un ejem­plo posi­ti­vo la posi­bi­li­dad de uti­li­zar el tri­go trans­gé­ni­co HB4 de Bio­ce­res, apro­ba­do para su uso en octu­bre del año pasa­do, aun des­pués del amplio recha­zo que cose­chó tan­to de ambien­ta­lis­tas y defen­sorxs de la agro­eco­lo­gía como de empre­sas agro­pe­cua­rias. Un aná­li­sis exhaus­ti­vo sobre este tema fue rea­li­za­do por el mis­mo Frank en el infor­me ante­rior de Acción por la Bio­di­ver­si­dad, “El pan en mano de las cor­po­ra­cio­nes. Tri­go trans­gé­ni­co HB4 en Argentina”.

Esta es solo una peque­ña par­te de todo el entra­ma­do de polí­ti­cos, empre­sa­rios y lob­bis­tas que el infor­me se encar­ga de expo­ner. Al apo­yo explí­ci­to de fun­cio­na­rios públi­cos es nece­sa­rio sumar los exten­sos tra­ba­jos pre­sen­ta­dos por obser­va­to­rios e inves­ti­ga­dorxs afi­nes a los intere­ses del mer­ca­do agro­ex­por­ta­dor que se des­ha­cen en ala­ban­zas a las nue­vas tec­no­lo­gías y omi­ten los efec­tos pro­fun­da­men­te nega­ti­vos y las limi­ta­cio­nes estruc­tu­ra­les del mode­lo extrac­ti­vis­ta de pro­duc­ción; o la par­ti­ci­pa­ción de gigan­tes empre­sa­ria­les como Micro­soft, a tra­vés de la Fun­da­ción Bill y Melin­da Gates, que bus­ca “ampliar sus mer­ca­dos en el Cono Sur, con la Argen­ti­na como puer­ta de entra­da”, según desa­rro­lla el informe.

Las con­clu­sio­nes del tra­ba­jo de Acción por la Bio­di­ver­si­dad echan luz sobre muchos de los rin­co­nes oscu­ros de la agro­in­dus­tria. Median­te el empleo de datos y fuen­tes, des­mon­ta los mitos del agro­ne­go­cio como “gene­ra­dor de tra­ba­jo” y mues­tra los pro­ce­sos de pre­ca­ri­za­ción y des­pla­za­mien­to de las pobla­cio­nes rura­les que pro­du­cen este tipo de empren­di­mien­tos empre­sa­ria­les. Tam­bién des­cu­bre el ros­tro mons­truo­so de la “eco­no­mía 4.0” o “de datos”: el uso de pro­ce­sa­do­res de alto nivel tec­no­ló­gi­co que ana­li­zan la Big Data gene­ra­da a par­tir de los apor­tes invo­lun­ta­rios de infor­ma­ción pri­va­da de agri­cul­to­res y agricultoras.

El uso de estas tec­no­lo­gías no solo impli­ca una vio­la­ción a la pri­va­ci­dad de las per­so­nas, sino un gas­to des­co­mu­nal de ener­gía, que inclu­so ha moti­va­do pro­yec­tos para empla­zar en la Pata­go­nia argen­ti­na par­ques eóli­cos o repre­sas hidro­eléc­tri­cas que pue­dan pro­por­cio­nar el sumi­nis­tro eléc­tri­co nece­sa­rio para ali­men­tar estos ser­vi­do­res de datos extra­or­di­na­ria­men­te grandes.

Por últi­mo, es nece­sa­rio des­ta­car una de las crí­ti­cas más impor­tan­tes del infor­me: el rol de las ins­ti­tu­cio­nes y lxs aca­dé­micxs al ser­vi­cio de los agro­ne­go­cios. Como bien expli­ca Gui­ller­mo Fol­gue­ra, bió­lo­go e inves­ti­ga­dor del CONICET, “des­de hace algu­nas déca­das, las cien­cias, jun­to con las tec­no­lo­gías, han sido adop­ta­das y modi­fi­ca­das des­de el poder ins­ti­tu­cio­nal para inci­dir de una mane­ra buro­crá­ti­ca y publi­ci­ta­ria, cen­tra­da en la inno­va­ción y en la inten­si­fi­ca­ción del con­trol social, bajo la lógi­ca domi­nan­te de la efi­cien­cia”. El uso de un len­gua­je publi­ci­ta­rio y con­tra­fác­ti­co, que tuer­ce los hechos para jus­ti­fi­car el uso de mono­cul­ti­vos trans­gé­ni­cos que tie­nen efec­tos devas­ta­do­res en el medio ambien­te, la salud y la eco­no­mía, se ha vuel­to mone­da corrien­te en el ámbi­to de las cien­cias y la investigación.

Las crí­ti­cas a la fal­ta de regu­la­cio­nes y el otor­ga­mien­to de sub­si­dios enor­mes a las empre­sas del agro­ne­go­cio com­ple­tan el pano­ra­ma exhaus­ti­vo y crí­ti­co que brin­da este infor­me. Ante un mode­lo extrac­ti­vis­ta de pro­duc­ción que bus­ca aumen­tar la tasa de ganan­cia, a cos­ta de des­truir nues­tros sue­los, nues­tros eco­sis­te­mas y has­ta nues­tras vidas, Fer­nan­do Frank seña­la hacia dón­de es nece­sa­rio tor­cer el rum­bo: “Esta­re­mos en el buen camino si en vez de dro­nes y pan­ta­llas escu­cha­mos cada vez más hablar de sue­los vivos, semi­llas loca­les y orga­ni­za­cio­nes comu­ni­ta­rias, popu­la­res, inte­gra­les, ági­les y sensibles”.

Des­car­ga el infor­me completo

Fuen­te: ANRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *