Esta­dos Uni­dos. Otra vil mentira

Por Ángel Gue­rra, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de junio de 2021.

Es cono­ci­da la afi­ción de los gober­nan­tes de Esta­dos Uni­dos (EE.UU.) por el uso de la men­ti­ra para jus­ti­fi­car sus accio­nes en el mun­do, cons­ti­tu­ti­vas, como regla gene­ral, de fla­gran­tes vio­la­cio­nes del dere­cho inter­na­cio­nal y de los prin­ci­pios huma­nis­tas elementales.

Pero pocas veces la hipo­cre­sía y el cinis­mo del impe­rio del nor­te han lle­ga­do tan lejos como cuan­do sus voce­ros pro­fie­ren que las inde­bi­da­men­te lla­ma­das “san­cio­nes” eco­nó­mi­cas a paí­ses como Cuba, Vene­zue­la, Siria, Irán y Corea del Nor­te bus­can cas­ti­gar a sus líde­res y no a sus poblaciones.

Así lo corro­bo­ro al leer el muy docu­men­ta­do y por­me­no­ri­za­do infor­me anual del Gobierno cubano a la ONU sobre el daño oca­sio­na­do a su pue­blo por el blo­queo. Por cier­to, es hora de recor­dar que Washing­ton lla­ma eufe­mís­ti­ca­men­te embar­go o san­cio­nes a esta medi­da puni­ti­va de fuer­za, arro­gán­do­se el dere­cho, que nadie le ha con­fe­ri­do, de deci­dir quié­nes son los bue­nos y los malos en el mundo.

No me voy a dete­ner a expli­car aho­ra por qué se tra­ta de blo­queo y no de embar­go. Sería como expli­car por qué se le dice pan al pan. Pero el tér­mino san­cio­nes envuel­ve la arro­gan­cia, la alta­ne­ría y esa obse­si­va incli­na­ción de Washing­ton por la men­ti­ra, cuan­do inten­ta encu­brir bajo ese voca­blo gra­ves vio­la­cio­nes al dere­cho inter­na­cio­nal y a los dere­chos huma­nos, que no tie­nen otro nom­bre que medi­das coer­ci­ti­vas unilaterales.

Son coer­ci­ti­vas por apli­car­se median­te la fuer­za y son uni­la­te­ra­les por hacer­lo en con­tra de la Car­ta de la ONU y de otros ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les, en des­co­no­ci­mien­to de los orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les ‑como el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU‑, úni­cos facul­ta­dos para adop­tar san­cio­nes con­tra ter­ce­ros paí­ses de acuer­do con la nor­ma­ti­va internacional.

Pero vol­va­mos a lo que cons­ti­tu­ye el meo­llo de este ale­ga­to: la men­ti­ra esta­dou­ni­den­se de que las san­cio­nes van diri­gi­das con­tra los gober­nan­tes y no con­tra los pue­blos. En el perío­do ana­li­za­do por el alu­di­do infor­me del Gobierno cubano, entre mar­zo de 2019 y abril de 2020, se cons­ta­ta que por pri­me­ra vez des­de que este repor­te se deba­te en la ONU (1993), la afec­ta­ción oca­sio­na­da por el blo­queo a la eco­no­mía cuba­na sobre­pa­sa los 5 mil millo­nes de dóla­res, para situar­se en el orden de los 5 mil 570.3 millo­nes, un incre­men­to de alre­de­dor de mil 226 millo­nes de dóla­res con res­pec­to al perío­do ante­rior, cifra muy alta para una eco­no­mía pequeña.

Este aumen­to refle­ja la hos­ti­li­dad y el odio sin lími­tes des­ple­ga­dos con­tra Cuba por el Gobierno de Trump, pero evi­den­cia, por su extra­or­di­na­ria mag­ni­tud, el obje­ti­vo deli­be­ra­do de oca­sio­nar el mayor males­tar posi­ble no a los diri­gen­tes, sino al pue­blo cubano. El orden de mag­ni­tud de esta cifra y el cua­dro de des­ca­ra­das ame­na­zas y cas­ti­gos a todo aquel que en el mun­do osa­ra rea­li­zar un nego­cio con Cuba u otor­gar­le un cré­di­to reve­la la per­ver­sa inten­ción de la medi­da: oca­sio­nar ham­bre, esca­sez gene­ra­li­za­da ‑inclu­so de medi­ca­men­tos esenciales‑, lar­gas filas para com­prar lo más ele­men­tal, con el pro­pó­si­to de pro­vo­car un esta­lli­do social del pue­blo cubano y el anhe­la­do cam­bio de régimen.

Esto segui­do, por supues­to, de pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res, inclu­yen­do el inten­to de gol­pe blan­do, como se ha vis­to en los últi­mos meses. En eso lle­van más de seis déca­das, si con­ta­mos a par­tir de que adop­ta­ron las pri­me­ras medi­das con­tra la eco­no­mía insu­lar, aun­que toda­vía for­mal­men­te no se hubie­se decre­ta­do el bloqueo.

La cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na­cio­nal y su nota­ble agra­va­mien­to por la pan­de­mia han hecho daño a Cuba, como al mun­do ente­ro, pero es asom­bro­so el gra­do al que el blo­queo pue­de hacer más dolo­ro­sa esta situa­ción, sobre todo debi­do al ensa­ña­mien­to que le ha impreg­na­do EE.UU. en tiem­pos de pandemia.

Tome­mos un ejem­plo. El Ins­ti­tu­to Fin­lay de Vacu­nas tuvo que acu­dir a pro­vee­do­res de ter­ce­ros paí­ses para rea­li­zar com­pras de pro­duc­tos de fabri­ca­ción esta­dou­ni­den­se. Para ello empleó 894 mil 693 dóla­res, de los cua­les podría haber aho­rra­do 178 mil 938 de haber­los adqui­ri­do en EE.UU..

Es solo un caso, pues los esfuer­zos de Cuba por com­ba­tir la pan­de­mia se han vis­to sen­si­ble­men­te limi­ta­dos debi­do a las dis­po­si­cio­nes del blo­queo, espe­cial­men­te las extra­te­rri­to­ria­les, que han per­mi­ti­do a Washing­ton pri­var a Cuba deli­be­ra­da­men­te de ven­ti­la­do­res mecá­ni­cos, mas­ca­ri­llas, kits de diag­nós­ti­co, gafas, tra­jes, guan­tes, reac­ti­vos y otros insu­mos nece­sa­rios para enfren­tar la Covid-19.

En esas adver­sas con­di­cio­nes, Cuba no solo tie­ne el índi­ce de mor­ta­li­dad por Covid-19 más bajo de la región sino que apli­ca masi­va­men­te a su pobla­ción vacu­nas crea­das por sus cien­tí­fi­cos. Ade­más del apo­yo de sus médi­cos a más de 50 nacio­nes para com­ba­tir la enfermedad.

En unos días, Esta­dos Uni­dos reci­bi­rá de nue­vo en la ONU el recha­zo del mun­do a esta polí­ti­ca, que cali­fi­ca como geno­ci­da con arre­glo a la Con­ven­ción de Gine­bra de 1948, y como cri­men de lesa huma­ni­dad, por el Esta­tu­to de Roma de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal. Sí señor Biden.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *