Poli­cía colom­bia­na aplas­ta a mani­fes­tan­tes con arma­men­to israelí

Desde hace más de un mes, una huel­ga nacio­nal ha para­li­za­do Colom­bia y ha sido res­pon­di­da con una repre­sión mor­tal por el gobierno reac­cio­na­rio de Iván Duque. Mien­tras los sin­di­ca­tos han cerra­do las prin­ci­pa­les ciu­da­des, inte­rrum­pien­do el trans­por­te públi­co y blo­quean­do la eco­no­mía del país, las fuer­zas guber­na­men­ta­les han res­pon­di­do con vio­len­cia. Según las cifras del gobierno, al menos 44 per­so­nas murie­ron en las pro­tes­tas que comen­za­ron el 28 de abril. Ade­más, se infor­mó de la des­apa­ri­ción de 500 per­so­nas, más de 100 fue­ron alcan­za­das por la muni­ción real y al menos 28 resul­ta­ron heri­das en el ojo por la poli­cía, los cono­ci­dos anti­dis­tur­bios del ESMAD o las orga­ni­za­cio­nes para­mi­li­ta­res vin­cu­la­das al Estado.

La repre­sión de la disi­den­cia está fomen­ta­da por el gobierno israe­lí, que se enfren­ta a una revuel­ta eco­nó­mi­ca, mili­tar y social gene­ra­li­za­da por par­te de su pobla­ción pales­ti­na cau­ti­va. Apar­te de Esta­dos Uni­dos, Israel es el prin­ci­pal pro­vee­dor de armas del ejér­ci­to y los para­mi­li­ta­res colom­bia­nos, y la poli­cía y el ejér­ci­to colom­bia­nos han uti­li­za­do su entre­na­mien­to y armas israe­líes con­tra su pro­pia revuel­ta inter­na.

El Esta­do ha decla­ra­do esen­cial­men­te la gue­rra a los ciu­da­da­nos, con­vir­tien­do las calles y los barrios en cam­pos de bata­lla en un inten­to de hacer apro­bar las muy con­tro­ver­ti­das polí­ti­cas neo­li­be­ra­les del pre­si­den­te Duque, que eli­mi­na­rían la sani­dad públi­ca, pri­va­ti­za­rían las pen­sio­nes, redu­ci­rían el sala­rio míni­mo e impon­drían un impues­to del 19 por cien­to a los ali­men­tos bási­cos, medi­das que los crí­ti­cos con­si­de­ran un ata­que en toda regla a la mayo­ría de la cla­se tra­ba­ja­do­ra colom­bia­na. El pre­si­den­te no da seña­les de retro­ce­der, aun­que su índi­ce de popu­la­ri­dad ha caí­do al 18 por cien­to, un míni­mo his­tó­ri­co para los jefes de Esta­do colombianos.

Las fotos que cir­cu­lan por las redes socia­les mues­tran a las fuer­zas del gobierno uti­li­zan­do armas israe­líes con­tra los mani­fes­tan­tes, mien­tras que los vehícu­los blin­da­dos Sand Cat de fabri­ca­ción israe­lí reco­rren las calles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Colom­bia. Los fusi­les están­dar de todas las ramas del ejér­ci­to y de la poli­cía son israe­líes; el ejér­ci­to uti­li­za el IMI Galil, las fuer­zas espe­cia­les usan el IWI Tavor, mien­tras que la fuer­za aérea, la mari­na y la poli­cía pre­fie­ren el IWI Ace.

Duque ha envia­do al ejér­ci­to a varias de las mayo­res ciu­da­des de Colom­bia para hacer fren­te a la huel­ga gene­ral, una medi­da con­de­na­da por los gru­pos de dere­chos huma­nos. Estas fuer­zas han sido entre­na­das en “téc­ni­cas de lucha con­tra el terro­ris­mo y de com­ba­te” por los agre­ga­dos de las FDI [ejér­ci­to israe­lí] para com­par­tir su expe­rien­cia en aplas­tar la resis­ten­cia inter­na. Así que cual­quier pales­tino que visi­te Colom­bia en estos momen­tos pue­de sen­tir una extra­ña sen­sa­ción de fami­lia­ri­dad con lo que está sucediendo.

“Los con­tra­tis­tas mili­ta­res pri­va­dos israe­líes están muy invo­lu­cra­dos con el ejér­ci­to colom­biano en tér­mi­nos de entre­na­mien­to mili­tar, la rea­li­za­ción de ope­ra­cio­nes de con­tra­in­sur­gen­cia, la reco­pi­la­ción de infor­ma­ción, los ase­si­na­tos selec­ti­vos, las inter­ven­cio­nes mili­ta­res trans­fron­te­ri­zas en esta­dos como Vene­zue­la, jun­to con la gue­rra híbri­da en gene­ral, y más. Como el segun­do socio mili­tar más impor­tan­te des­pués de Esta­dos Uni­dos, Israel pue­de ser vis­to como un apo­yo cla­ve del terro­ris­mo de esta­do de Colom­bia”, dijo Oli­ver Dodd des­de Bogo­tá. Dodd es un inves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Not­tingham que cubre la gue­rra civil colombiana.

En sep­tiem­bre de 2020, cuan­do los para­mi­li­ta­res reac­cio­na­rios esta­ban lle­van­do a cabo nume­ro­sas masa­cres en Colom­bia, el ejér­ci­to israe­lí dio varios días de entre­na­mien­to a las fuer­zas espe­cia­les del ejér­ci­to colom­biano. Inclu­so hicie­ron feos par­ches para con­me­mo­rar su alianza.

Tam­bién se han vis­to dro­nes israe­líes en los cie­los colom­bia­nos, que el gobierno uti­li­za para la vigi­lan­cia y la inte­li­gen­cia mili­tar. AMnet­pro SAS, empre­sa fun­da­da por dos empre­sa­rios israe­líes, tam­bién sumi­nis­tra a las fuer­zas colom­bia­nas sis­te­mas de reco­no­ci­mien­to facial y otras tec­no­lo­gías de seguridad.

Israel tam­bién entre­na a los para­mi­li­ta­res colombianos

Lo más preo­cu­pan­te es que Israel tam­bién ha entre­na­do direc­ta­men­te a gru­pos para­mi­li­ta­res reac­cio­na­rios res­pon­sa­bles de muchos de los peo­res actos de terror en el país duran­te los últi­mos 50 años. Car­los Cas­ta­ño, coman­dan­te de las AUC, qui­zás el más noto­rio y des­pia­da­do de todos ellos, via­jó a Israel para estu­diar y ser entre­na­do por el infa­me mer­ce­na­rio israe­lí y ex tenien­te coro­nel de las FDI Yair Klein, quien afir­ma haber sido invi­ta­do a Colom­bia para entre­nar a la poli­cía nacio­nal. Dodd expli­có el inte­rés del gobierno colom­biano en uti­li­zar los cono­ci­mien­tos téc­ni­cos israelíes:

“Los vete­ra­nos de las FDI tam­bién están muy invo­lu­cra­dos en el con­flic­to colom­biano. El Esta­do colom­biano depen­de en gran medi­da de estos mer­ce­na­rios israe­líes ‑lla­ma­dos ‘con­tra­tis­tas mili­ta­res pri­va­dos’ por sus apo­lo­gis­tas- en el sen­ti­do de que son reclu­ta­dos para impor­tar su amplia expe­rien­cia en con­tra­in­sur­gen­cia desa­rro­lla­da en la lucha con­tra los pales­ti­nos. El hecho de que estos mer­ce­na­rios no sean téc­ni­ca­men­te miem­bros de las fuer­zas arma­das colom­bia­nas y no lle­ven uni­for­mes ofi­cia­les del ejér­ci­to, les per­mi­te pro­por­cio­nar al Esta­do una nega­ción plau­si­ble de los crí­me­nes de agre­sión con­tra el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio y otras fuer­zas progresistas”.

Los mer­ce­na­rios israe­líes se han nor­ma­li­za­do tan­to en la socie­dad colom­bia­na que cuan­do el pre­si­den­te Juan Manuel San­tos apa­re­ció en un anun­cio de la empre­sa de mer­ce­na­rios israe­lí Glo­bal CST, dijo: “Son per­so­nas con mucha expe­rien­cia. Nos han ayu­da­do a tra­ba­jar mejor”, dijo.

Pales­ti­na tam­bién tie­ne lazos con Amé­ri­ca Lati­na, y la comu­ni­dad pales­ti­na allí está bien. En los últi­mos tiem­pos, varios pales­ti­nos han lle­ga­do a altos car­gos en la región, como Car­los Rober­to Flo­res, pre­si­den­te de Hon­du­ras de 1998 a 2002, Anto­nio Saca, pre­si­den­te de El Sal­va­dor de 2004 a 2009, y Yehu­de Simon, pri­mer minis­tro de Perú de 2008 a 2009.

A medi­da que el con­ti­nen­te se des­pla­zó hacia la izquier­da en la déca­da de 2000, casi toda la región comen­zó a reco­no­cer a Pales­ti­na como un Esta­do inde­pen­dien­te. Duran­te años, Colom­bia fue el úni­co país sud­ame­ri­cano que resis­tió, y no lo hizo has­ta 2018.

Al mis­mo tiem­po, el pre­si­den­te Duque deja­ba cla­ra su posi­ción. El año pasa­do, habló ante el AIPAC, el gru­po de pre­sión pro-Israel más pode­ro­so de Esta­dos Uni­dos, don­de anun­ció que Colom­bia abri­ría una “ofi­ci­na de inno­va­ción” en la Jeru­sa­lén ocu­pa­da, a un paso de desa­fiar el dere­cho inter­na­cio­nal tras­la­dan­do allí la emba­ja­da colom­bia­na. Tam­bién denun­ció una supues­ta pre­sen­cia de Hez­bo­lá en la veci­na Vene­zue­la, desig­nan­do al gru­po liba­nés y enemi­go mili­tar de Israel como orga­ni­za­ción terro­ris­ta, una medi­da que pro­ba­ble­men­te ten­ga más que ver con hacer ami­gos que con cual­quier preo­cu­pa­ción real de seguridad.

A lo lar­go de estos últi­mos bom­bar­deos en Gaza, que han deja­do un sal­do esti­ma­do de 250 muer­tos, casi 2.000 heri­dos y dece­nas de miles de des­pla­za­dos, el gobierno colom­biano se ha man­te­ni­do al lado de su alia­do, con­de­nan­do el lan­za­mien­to de cohe­tes con­tra Israel. “Colom­bia expre­sa su pro­fun­da preo­cu­pa­ción por los actos y aten­ta­dos terro­ris­tas con­tra Israel y mani­fies­ta su soli­da­ri­dad con las víc­ti­mas de estas accio­nes”, escri­bió. No hubo nin­gún repro­che a los misi­les israe­líes, mucho más mor­tí­fe­ros, que gol­pean Gaza.

Un ciclo de dependencia

La inci­pien­te alian­za polí­ti­ca ha pro­pi­cia­do la pro­fun­di­za­ción de los lazos eco­nó­mi­cos. En 2013 las dos nacio­nes fir­ma­ron un acuer­do de libre comer­cio. “Este es un momen­to his­tó­ri­co en la rela­ción entre el Esta­do de Israel y la Repú­bli­ca de Colom­bia”, anun­ció el Pri­mer Minis­tro israe­lí, Ben­ya­min Netan­yahu. “Estas deci­sio­nes crean una pla­ta­for­ma de coope­ra­ción entre noso­tros que lle­va­rá nues­tra aso­cia­ción, nues­tra amis­tad, nues­tra her­man­dad… a nue­vos nive­les polí­ti­cos y económicos”.

En su mayor par­te, el comer­cio entre los dos Esta­dos con­sis­te en el envío de armas y cono­ci­mien­tos téc­ni­cos israe­líes a Colom­bia a cam­bio de reser­vas mine­ra­les de la nación sud­ame­ri­ca­na. En 2011, las armas de uso mili­tar repre­sen­ta­ron el 49,6 por cien­to de todas las expor­ta­cio­nes israe­líes a Colom­bia. El car­bón repre­sen­ta alre­de­dor del 89 por cien­to de lo que vuel­ve por el otro lado. El res­to son prin­ci­pal­men­te pro­duc­tos agrí­co­las (café, fru­ta, azú­car, etc.).

La rique­za mine­ral de Colom­bia sólo es explo­ta­ble des­pués de déca­das de pre­sión por par­te de los mili­ta­res y para­mi­li­ta­res aso­cia­dos para expul­sar a los negros y a los indí­ge­nas de sus pre­cia­das tie­rras para per­mi­tir la ins­ta­la­ción de empre­sas trans­na­cio­na­les de la agro­in­dus­tria y la ener­gía. El arma­men­to y el ase­so­ra­mien­to téc­ni­co israe­líes han sido cru­cia­les en este sen­ti­do. Como resul­ta­do, Israel pue­de cose­char algu­nos de los bene­fi­cios, man­te­nien­do las luces en casa con car­bón colom­biano bara­to, en un acuer­do que bene­fi­cia a los israe­líes y a las gran­des empre­sas, pero que per­ju­di­ca a la gen­te y con­tri­bu­ye a la lim­pie­za étni­ca en ambos lados del mundo.

‘Pues­tos cla­ve del poder estadounidense’

Colom­bia e Israel son los alia­dos más favo­re­ci­dos de Esta­dos Uni­dos en sus res­pec­ti­vas regio­nes. Israel reci­be miles de millo­nes de dóla­res en ayu­da mili­tar cada año, armas que a menu­do prue­ba en civi­les pales­ti­nos y que lue­go pue­de ven­der en ferias de armas de todo el mun­do como “pro­ba­das en combate”.

Del mis­mo modo, Colom­bia reci­be enor­mes can­ti­da­des de armas esta­dou­ni­den­ses de for­ma gra­tui­ta (por valor de más de 461 millo­nes de dóla­res en 2021), en su mayo­ría bajo el pre­tex­to de la des­acre­di­ta­da gue­rra con­tra las dro­gas. El Plan Colom­bia ‑la mili­ta­ri­za­ción de la gue­rra con­tra las dro­gas en Amé­ri­ca Lati­na- se aso­cia prin­ci­pal­men­te con la admi­nis­tra­ción Bush. Sin embar­go, el cere­bro de la ope­ra­ción fue en reali­dad Joe Biden. “Soy el que puso en mar­cha el Plan Colom­bia… ende­re­zan­do este gobierno duran­te mucho tiem­po”, se jac­tó el año pasa­do. Duran­te su man­da­to, Joe Biden tie­ne pre­vis­to ampliar su polí­ti­ca sobre Colom­bia a Amé­ri­ca Central.

Ni la últi­ma ofen­si­va de Israel ni la de Colom­bia han pro­vo­ca­do la cen­su­ra de la admi­nis­tra­ción Biden, ya que el pre­si­den­te anun­ció inme­dia­ta­men­te que “Israel tie­ne dere­cho a defen­der­se” mien­tras bom­bar­dea­ba obje­ti­vos civi­les en Gaza. Asi­mis­mo, no hubo nin­gu­na pala­bra ofi­cial de Washing­ton sobre la mor­tal repre­sión del gobierno colom­biano con­tra los mani­fes­tan­tes. De hecho, el Secre­ta­rio de Defen­sa, Lloyd Aus­tin, se reu­nió con su homó­lo­go colom­biano, Die­go Molano, a prin­ci­pios de esta sema­na, don­de “expre­só su com­pro­mi­so de for­ta­le­cer nues­tra rela­ción de defen­sa”, según sus palabras.

“Israel y Colom­bia son pues­tos cla­ve del impe­rio esta­dou­ni­den­se y, como tales, se les per­mi­te ate­rro­ri­zar a la pobla­ción civil en nom­bre de la lucha con­tra el terro­ris­mo”, dijo Belén Fer­nán­dez, perio­dis­ta que cubre de cer­ca las rela­cio­nes entre Orien­te Medio y Amé­ri­ca Lati­na. “Ambos esta­dos están fir­me­men­te vin­cu­la­dos a Esta­dos Uni­dos y entre sí en lo que equi­va­le a un ‘ména­ge à trois’ mili­tar-eco­nó­mi­co basa­do en la per­pe­tua­ción de la inse­gu­ri­dad, el des­pla­za­mien­to for­za­do y la tira­nía de la dere­cha”, añadió.

Manuel Rozen­tal, médi­co y acti­vis­ta de lar­ga data, vive en el Cau­ca, don­de la repre­sión recien­te ha sido más extre­ma. Rozen­tal vio una serie de para­le­lis­mos entre Israel y Colom­bia: “Aho­ra mis­mo hay un levan­ta­mien­to en Colom­bia de gen­te que está har­ta de un régi­men que sólo explo­ta y uti­li­za la vio­len­cia y la fuer­za. Lo mis­mo está ocu­rrien­do en Gaza”, dijo.

“En ambos casos, Esta­dos Uni­dos no dice nada o pre­sen­ta a ambas par­tes como par­te de un pro­ce­so de pola­ri­za­ción para ocul­tar el hecho de que hay un régi­men ile­gí­ti­mo que está repri­mien­do y opri­mien­do a la gen­te. Nada de esta vio­len­cia en Colom­bia ocu­rri­ría sin el apo­yo de Esta­dos Uni­dos y sus intere­ses comer­cia­les. Y este es tam­bién el caso de Israel”.

El papel de Colom­bia en el sis­te­ma es cla­ra­men­te simi­lar al de Israel: es el prin­ci­pal lugar­te­nien­te de Esta­dos Uni­dos en la región, ata­can­do a Vene­zue­la, Boli­via o cual­quie­ra de sus otros veci­nos pro­gre­sis­tas. Tam­bién es la prin­ci­pal ubi­ca­ción de las bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en la región. Para Rozen­tal, los para­le­lis­mos entre Colom­bia y la situa­ción israe­lo-pales­ti­na son evidentes:

“Israel es la pun­ta de lan­za de los intere­ses de Esta­dos Uni­dos en Orien­te Medio a cam­bio de una finan­cia­ción masi­va del gobierno para apo­yar un régi­men cada vez más fas­cis­ta bajo el con­trol de Ben­ya­min Netan­yahu como hom­bre fuer­te, como el [ex] pre­si­den­te Uri­be en Colom­bia. Este mode­lo gene­ra enor­mes sumas de dine­ro para la indus­tria mili­tar esta­dou­ni­den­se y ha con­ver­ti­do a Israel en una super­po­ten­cia mili­tar y en un pro­duc­tor y expor­ta­dor de segu­ri­dad béli­ca en todo Orien­te Medio y el mundo.“

Los mani­fes­tan­tes de ambos paí­ses reci­ben gases lacri­mó­ge­nos pro­ce­den­tes del mis­mo fabri­can­te de armas con sede en Pen­sil­va­nia que sumi­nis­tra a ambos regí­me­nes. Ambas nacio­nes tam­bién están dis­pues­tas a hacer el tra­ba­jo sucio que Esta­dos Uni­dos pre­fe­ri­ría no ser sor­pren­di­do hacien­do. Israel, por ejem­plo, se con­vir­tió en el prin­ci­pal pro­vee­dor de armas de la dic­ta­du­ra fas­cis­ta chi­le­na del gene­ral Pino­chet des­pués de que la pre­sión públi­ca obli­ga­ra al gobierno esta­dou­ni­den­se a sus­pen­der su ayu­da mili­tar. Tam­bién sumi­nis­tró cer­ca del 95 por cien­to de las armas a la jun­ta mili­tar argen­ti­na proes­ta­dou­ni­den­se cuan­do esta­ba en el poder (1976−1983).

Mien­tras tan­to, el aumen­to del escru­ti­nio sobre el entre­na­mien­to esta­dou­ni­den­se de dece­nas de miles de poli­cías y mili­ta­res lati­no­ame­ri­ca­nos en tác­ti­cas repre­si­vas ha hecho que Esta­dos Uni­dos esté menos dis­pues­to a con­ti­nuar con esta prác­ti­ca, espe­cial­men­te des­de que muchos gra­dua­dos de la tris­te­men­te céle­bre Escue­la de las Amé­ri­cas en Fort Ben­ning, Geor­gia, han sido con­de­na­dos por geno­ci­dio, crí­me­nes de gue­rra y crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad. Evan King, Direc­tor del Pro­gra­ma de Colom­bia del Colec­ti­vo de Soli­da­ri­dad Tes­ti­gos por la Paz en Bogo­tá, dijo:

“Colom­bia es el Israel de Suda­mé­ri­ca por­que ha empe­za­do a expor­tar estas tác­ti­cas a toda la región. A Esta­dos Uni­dos le encan­ta esto, el tras­la­do del adoc­tri­na­mien­to mili­tar al extran­je­ro. No tie­nen que hacer­lo por­que los colom­bia­nos lo están hacien­do aho­ra. Así que se ven fuer­zas colom­bia­nas entre­nan­do a la poli­cía hon­du­re­ña o sal­va­do­re­ña o mexi­ca­na. Más recien­te­men­te, se ha vis­to a las fuer­zas espe­cia­les colom­bia­nas ir a Hai­tí para entre­nar a las fuer­zas de segu­ri­dad hai­tia­nas, que aho­ra tam­bién están dis­pa­ran­do a los mani­fes­tan­tes en las calles.

Esta­dos colonizadores

La fra­se “el Israel de Amé­ri­ca Lati­na” fue ori­gi­nal­men­te un epí­te­to con­tra la Colom­bia del ex pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez, des­ta­can­do cómo Colom­bia es una herra­mien­ta del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se. Sin embar­go, el ex pre­si­den­te colom­biano San­tos se apro­pió de la fra­se como un cum­pli­do, decla­ran­do a su pue­blo israe­li­ta hono­ra­rio y seña­lan­do sus similitudes.

En efec­to, los dos esta­dos son mucho más pare­ci­dos de lo que muchos creen. Ambos son gobier­nos alta­men­te mili­ta­ri­za­dos que libran gue­rras apa­ren­te­men­te inter­mi­na­bles con­tra sus pobla­cio­nes indí­ge­nas, mien­tras uti­li­zan la retó­ri­ca de per­se­guir un “pro­ce­so de paz” que nun­ca pare­ce traer la paz.

Del mis­mo modo, ambos gobier­nos cali­fi­can a sus opo­nen­tes de “terro­ris­tas”. En Colom­bia, son los sin­di­ca­tos, los gru­pos gue­rri­lle­ros de izquier­da y los líde­res indí­ge­nas y socia­les; en Israel, son los médi­cos, los perio­dis­tas y la pobla­ción pales­ti­na en gene­ral. Así, cual­quie­ra que se inter­pon­ga en su camino pue­de ser desig­na­do como terro­ris­ta y, por tan­to, se con­vier­te en un obje­ti­vo legítimo.

“El tipo de paz que le gus­ta­ría al gobierno israe­lí es una paz en la que pue­dan hacer lo que quie­ran con la tie­rra y no devol­ver­la nun­ca. Y hay un enfo­que simi­lar en el con­flic­to que está ocu­rrien­do aquí [en Colom­bia]. El gobierno apo­ya el pro­ce­so de paz, pero prin­ci­pal­men­te como una herra­mien­ta para abrir el país a la inver­sión extran­je­ra”, dijo King, y aña­dió: “Ahí es don­de creo que Colom­bia y la Unión Euro­pea tie­nen un papel que desempeñar“:

“Aquí es don­de creo que Colom­bia e Israel se pare­cen mucho; la con­tra­in­sur­gen­cia ya no es una tác­ti­ca o una estra­te­gia para hacer fren­te a una ame­na­za, sino que es una for­ma de gober­nar y una razón de ser del Esta­do. El Esta­do ya no está para pres­tar ser­vi­cios socia­les o garan­ti­zar los dere­chos de las per­so­nas, sino para pro­te­ger­se de un enemi­go interno en todo momen­to y a toda costa.

El gobierno colom­biano, bajo el men­tor de Duque, Álva­ro Uri­be, ha super­vi­sa­do una lar­ga serie de eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les y masa­cres que han deja­do has­ta 10.000 muer­tos. Bau­ti­za­do como el “escán­da­lo de los fal­sos posi­ti­vos”, las fuer­zas guber­na­men­ta­les ase­si­na­ron a quien qui­sie­ron y lue­go afir­ma­ron que sus víc­ti­mas eran miem­bros de orga­ni­za­cio­nes nar­co­te­rro­ris­tas. Esto per­mi­tió al gobierno eli­mi­nar cual­quier opo­si­ción a él e inti­mi­dar a otros posi­bles opo­si­to­res para que guar­da­ran silen­cio. Por eso fue espe­cial­men­te lla­ma­ti­vo que el año pasa­do el Pri­mer Minis­tro Netan­yahu aplau­die­ra a Duque dicien­do: “Iván, tu lide­raz­go en la lucha con­tra el terro­ris­mo es un ejem­plo para el res­to de Amé­ri­ca Lati­na. Una sema­na des­pués del ini­cio de las actua­les pro­tes­tas, el minis­tro de Defen­sa colom­biano, Die­go Molano, dijo que el país “enfren­ta la ame­na­za terro­ris­ta de las orga­ni­za­cio­nes criminales”.

Ambos gobier­nos tam­bién están lle­van­do a cabo lo que equi­va­le a pro­yec­tos de colo­ni­za­ción. En Colom­bia, es una éli­te deci­di­da­men­te blan­ca la que tra­ta de librar la tie­rra de los agri­cul­to­res indí­ge­nas y afro­co­lom­bia­nos para dar paso a las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les, mien­tras que en Israel, es la cons­truc­ción de un esta­do supre­ma­cis­ta judío sobre un esta­do pales­tino ya exis­ten­te. La mag­ni­tud de la vio­len­cia en Colom­bia es casi des­co­no­ci­da en Occi­den­te; la ONU cal­cu­la que actual­men­te hay 7,4 millo­nes de colom­bia­nos des­pla­za­dos, una cifra supe­rior a las esti­ma­cio­nes más altas sobre los refu­gia­dos palestinos.

“El gobierno cen­tral tra­ta a los indí­ge­nas y a los afro­co­lom­bia­nos como ciu­da­da­nos de segun­da cla­se. Real­men­te no les dan dere­chos. No es algo for­mal, pero si se va a ciu­da­des con mayo­ría de negros, como la ciu­dad por­tua­ria de Bue­na­ven­tu­ra, la dife­ren­cia es muy mar­ca­da”, dijo King. “La for­ma en que la gen­te vive allí es, supon­go, más pare­ci­da a las con­di­cio­nes de Gaza que del res­to de Colom­bia. No exis­te un régi­men for­mal de apartheid, pero está cla­ro que se tra­ta de que aban­do­nen el terri­to­rio tras unas difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas y huma­ni­ta­rias tan extre­mas que aca­ben por des­po­blar el terri­to­rio ellos mis­mos, sin nece­si­dad de uti­li­zar la fuerza”.

Israel en Amé­ri­ca Latina

En toda Amé­ri­ca Lati­na, Israel es una cues­tión par­ti­dis­ta. Mien­tras que los movi­mien­tos de izquier­da del con­ti­nen­te han ofre­ci­do su apo­yo a los pales­ti­nos, vien­do su lucha con­tra el impe­ria­lis­mo como ínti­ma­men­te liga­da a la suya, la dere­cha ha hecho de Israel su causa.

En 2010, el pre­si­den­te Chá­vez ofre­ció su pleno apo­yo a la inde­pen­den­cia de Pales­ti­na. “Des­de el fon­do de mi alma, ¡mal­di­to seas, Esta­do de Israel! ¡Terro­ris­tas y ase­si­nos! Viva el pue­blo pales­tino”, decla­ró. Cua­tro años des­pués, tras otro ata­que israe­lí a Gaza, el pre­si­den­te boli­viano Evo Mora­les decla­ró ofi­cial­men­te a Israel como “Esta­do terrorista”.

Casi inme­dia­ta­men­te des­pués de que Mora­les fue­ra derro­ca­do por un gol­pe de Esta­do res­pal­da­do por Esta­dos Uni­dos en 2019, el nue­vo gobierno de extre­ma dere­cha res­ta­ble­ció los lazos con el Esta­do de Orien­te Medio e inme­dia­ta­men­te invi­tó a ofi­cia­les de las FDI al país para ayu­dar a ges­tio­nar las pro­tes­tas a nivel nacio­nal con­tra el gol­pe. “Les invi­ta­mos a ayu­dar­nos. Están acos­tum­bra­dos a tra­tar con terro­ris­tas. Saben cómo mane­jar­los”, dijo el nue­vo minis­tro del Inte­rior, Artu­ro Muri­llo, sobre sus invi­ta­dos. El minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res, Israel Katz, expre­só su satis­fac­ción por el hecho de que un nue­vo “gobierno ami­go” haya toma­do las rien­das de Boli­via. En Vene­zue­la, una de las pri­me­ras cosas que hizo Juan Guai­dó tras anun­ciar­se como pre­si­den­te del país fue reve­lar que esta­ba tra­ba­jan­do para renor­ma­li­zar las rela­cio­nes con Israel.

En Bra­sil, el pre­si­den­te de extre­ma dere­cha Jair Bol­so­na­ro pare­ce casi obse­sio­na­do con Israel, has­ta el pun­to de que rara vez se le ve en un mitin sin múl­ti­ples ban­de­ras israe­líes cer­ca. El ex ofi­cial del ejér­ci­to, de 66 años, tam­bién ha abier­to una ofi­ci­na comer­cial en Jeru­sa­lén y ha insi­nua­do que la emba­ja­da no tar­da­rá en lle­gar. Otros Esta­dos de dere­cha, como Hon­du­ras, han pro­me­ti­do hacer lo mis­mo. Los hijos de Bol­so­na­ro tam­bién se deja­ron foto­gra­fiar con cami­se­tas de las FDI y del Mos­sad. Netan­yahu expre­só su gra­ti­tud, dicien­do que su gobierno no tenía “mejo­res ami­gos que el pue­blo y el gobierno de Brasil”.

La razón de la preo­cu­pa­ción por Israel en gran par­te de la región pro­vie­ne del aumen­to de la igle­sia evan­gé­li­ca con­ser­va­do­ra. Como expli­có el perio­dis­ta y minis­tro orde­na­do Chris Hed­ges a Mint­Press la sema­na pasa­da, muchas pro­fe­cías cris­tia­nas de dere­cha sobre el fin de los tiem­pos pre­di­cen el regre­so de los judíos a Tie­rra San­ta y la des­truc­ción de la mez­qui­ta de Al-Aqsa en Jeru­sa­lén. Sólo enton­ces los jus­tos ascen­de­rán al cie­lo y los con­de­na­dos (inclui­dos los judíos y otros no cre­yen­tes) serán arro­ja­dos al infierno. Bol­so­na­ro y otros líde­res de la nue­va dere­cha sacan su apo­yo más fiel de estos grupos.

Israel tam­bién está ayu­dan­do a apun­ta­lar al pre­si­den­te chi­leno Sebas­tián Piñe­ra, que se encuen­tra en medio de pro­tes­tas nacio­na­les y de un des­pre­cio gene­ra­li­za­do, como hizo con Pino­chet hace 40 años. Como seña­ló Fer­nán­dez, Israel ha ven­di­do armas y mate­rial anti­dis­tur­bios a Chi­le, y ha entre­na­do a su ejér­ci­to y a su poli­cía, expe­rien­cia que podría haber sido útil para hacer fren­te a una revuel­ta nacional.

¿Un futu­ro mejor?

Aun­que la vio­len­cia en Colom­bia y Pales­ti­na ha ocu­pa­do los titu­la­res, hay algo de espe­ran­za en el hori­zon­te para los que sufren en ambos paí­ses. Las encues­tas mues­tran que el gobierno de Duque pare­ce debi­li­ta­do como fuer­za polí­ti­ca y que el ex gue­rri­lle­ro de izquier­da Gus­ta­vo Petro está muy por delan­te de sus com­pe­ti­do­res en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del pró­xi­mo año.

Petro per­dió en 2018 en medio de ame­na­zas con­tra su vida, com­pra de votos y ama­ños gene­ra­li­za­dos, y una ame­na­za gene­ra­li­za­da de para­mi­li­ta­res reac­cio­na­rios que pro­me­ten matar a cual­quie­ra que se atre­va a votar por él. Sin embar­go, la desas­tro­sa ges­tión de Duque de la pan­de­mia y su impul­so a la tera­pia de cho­que eco­nó­mi­ca han alie­na­do a gran par­te de su base. Si Petro con­si­gue man­te­ner­se con vida has­ta el año que vie­ne ‑tarea nada fácil para los polí­ti­cos pro­gre­sis­tas colom­bia­nos- la vic­to­ria podría ser suya.

Tam­bién en Pales­ti­na pare­ce que los áni­mos están cam­bian­do. Don­de antes el apo­yo incon­di­cio­nal a Israel era la nor­ma, polí­ti­cos de alto nivel, pre­sen­ta­do­res de tele­vi­sión por cable y colum­nis­tas han denun­cia­do ine­quí­vo­ca­men­te la agre­sión israe­lí, y muchos se han hecho eco de las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos al cali­fi­car al Esta­do de apartheid. El movi­mien­to Black Lives Mat­ter ha ofre­ci­do su apo­yo a Pales­ti­na, y muchos fun­cio­na­rios elec­tos vin­cu­lan abier­ta­men­te la vio­len­cia con­tra los pales­ti­nos con la vio­len­cia con­tra la gen­te de color en Esta­dos Unidos.

“Hoy me soli­da­ri­zo con el pue­blo pales­tino”, comen­zó el dis­cur­so de la dipu­tada Cori Bush (demó­cra­ta) ante el Con­gre­so a prin­ci­pios de este mes, una decla­ra­ción impen­sa­ble hace tan sólo unos años. “El equi­po que uti­li­za­ron para bru­ta­li­zar­nos [en Fer­gu­son] es el mis­mo que envia­mos al ejér­ci­to y a la poli­cía israe­líes para ate­rro­ri­zar a los pales­ti­nos”, aña­dió. “La lim­pie­za étni­ca está en mar­cha aho­ra”, dijo la con­gre­sis­ta de Michi­gan Rashi­da Tlaib en una pro­tes­ta fren­te al Depar­ta­men­to de Esta­do. “Lo que están hacien­do al pue­blo pales­tino es lo que siguen hacien­do a nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas negros aquí… Todo está inter­co­nec­ta­do”. Con sus innu­me­ra­bles cone­xio­nes, tam­bién debe­mos con­si­de­rar que la vio­len­cia con­tra los colom­bia­nos y los pales­ti­nos está inter­co­nec­ta­da. Qui­zás su libe­ra­ción tam­bién lo sea.

Alan Macleod https://​www​.mint​press​news​.com/​b​i​r​d​s​-​f​a​s​c​i​s​t​-​f​e​a​t​h​e​r​-​w​h​y​-​i​s​r​a​e​l​-​a​i​d​i​n​g​-​c​o​l​o​m​b​i​a​-​c​r​a​c​k​d​o​w​n​-​p​r​o​t​e​s​t​e​r​s​/​2​7​7​4​06/

Últi­mas entra­das de Otros medios (ver todo)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *