Esta­dos Uni­dos. El ejér­ci­to está pre­ña­do de racis­mo y discriminación

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de mayo de 2021.

Entre­vis­tas recien­tes rea­li­za­das por AP a varios miem­bros acti­vos y ex miem­bros de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses reve­la­ron las que­jas de la mayo­ría de las mino­rías que sir­ven en las fuer­zas, inclu­yen­do negros, his­pa­nos, asiá­ti­cos y nati­vos ame­ri­ca­nos, de haber expe­ri­men­ta­do la dis­cri­mi­na­ción y la «cul­tu­ra de racis­mo pro­fun­da­men­te arrai­ga­da» en el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, infor­ma­ron los medios de comu­ni­ca­ción el viernes.

Un nue­vo infor­me ha reve­la­do que el «racis­mo y la dis­cri­mi­na­ción pro­fun­da­men­te arrai­ga­dos» impreg­nan todos los rin­co­nes de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses y que el Depar­ta­men­to de Defen­sa (DoD) fra­ca­sa en sus inten­tos de eli­mi­nar el peli­gro cla­ro y pre­sen­te que supo­nen los extremistas.

Entre­vis­tas recien­tes rea­li­za­das por AP a varios miem­bros acti­vos y ex miem­bros de las fuer­zas arma­das esta­dou­ni­den­ses reve­la­ron las que­jas de la mayo­ría de las mino­rías que sir­ven en las fuer­zas, inclu­yen­do negros, his­pa­nos, asiá­ti­cos y nati­vos ame­ri­ca­nos, de haber expe­ri­men­ta­do la dis­cri­mi­na­ción y la «cul­tu­ra de racis­mo pro­fun­da­men­te arrai­ga­da» en el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, infor­ma­ron los medios de comu­ni­ca­ción el viernes.

En las entre­vis­tas cita­das por la AP, alis­ta­dos y ex alis­ta­dos y ofi­cia­les de casi todas las ramas de las fuer­zas arma­das des­cri­bie­ron la arrai­ga­da cul­tu­ra del racis­mo y de la dis­cri­mi­na­ción que azo­ta al ejér­ci­to estadounidense.

«Las bro­mas racis­tas, sexua­les e into­le­ran­tes son algo coti­diano en mi ‘lugar de tra­ba­jo”», se cita a un mari­ne en el infor­me de AP. «Real­men­te se ha hecho muy poco para evi­tar­lo»

Otro mari­ne dijo que los insul­tos eran habi­tua­les entre los ofi­cia­les y los com­pa­ñe­ros alis­ta­dos sin que hubie­ra repercusiones.

El infor­me de AP seña­la­ba que el sis­te­ma judi­cial mili­tar esta­dou­ni­den­se care­cía de una cate­go­ría explí­ci­ta para abor­dar la cues­tión de los deli­tos de odio. Aña­día que el Depar­ta­men­to de Defen­sa no dis­po­nía de medios para loca­li­zar e iden­ti­fi­car a los mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses con opi­nio­nes extremistas.

Esto se pro­du­ce a pesar de las repe­ti­das decla­ra­cio­nes del Pen­tá­gono pro­me­tien­do erra­di­car a los miem­bros extre­mis­tas de las fuer­zas arma­das des­pués del mor­tal ata­que del 6 de enero en el Capi­to­lio de EE.UU. por par­te de los par­ti­da­rios del ex pre­si­den­te Donald Trump, muchos de ellos vin­cu­la­dos a las fuer­zas arma­das estadounidenses.

En febre­ro, el secre­ta­rio del Depar­ta­men­to de Defen­sa, Lloyd J. Aus­tin III, el pri­mer hom­bre negro que ocu­pa el car­go, orde­nó una «sus­pen­sión» ope­ra­ti­va para que los coman­dan­tes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses revi­sa­ran la cues­tión del extre­mis­mo en las filas con sus miem­bros del servicio.

Aus­tin se com­pro­me­tió a erra­di­car a los «racis­tas y extre­mis­tas» de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses duran­te su audien­cia de con­fir­ma­ción ante el Con­gre­so, que tuvo lugar tras el ata­que al Capitolio.

«El tra­ba­jo del Depar­ta­men­to de Defen­sa es man­te­ner a Esta­dos Uni­dos a sal­vo de nues­tros enemi­gos», insis­tió. «Pero no pode­mos hacer­lo si algu­nos de esos enemi­gos se encuen­tran entre nues­tras pro­pias filas».

Aus­tin orde­nó a los man­dos que abor­da­ran la cues­tión como con­si­de­ra­ran opor­tuno. Sin embar­go, insis­tió en que las dis­cu­sio­nes debe­rían incluir el sig­ni­fi­ca­do de su jura­men­to, los com­por­ta­mien­tos acep­ta­bles tan­to den­tro como fue­ra del uni­for­me, y cómo los miem­bros del ser­vi­cio pue­den denun­ciar com­por­ta­mien­tos extre­mis­tas reales o sos­pe­cho­sos a tra­vés de sus cade­nas de mando.

En una decla­ra­ción a la AP, el por­ta­voz del Pen­tá­gono, el mayor César San­tia­go, seña­ló la orden de «reti­ra­da» de Aus­tin en febre­ro, que apun­ta­ba al jura­men­to de los mili­ta­res, que inclu­ye el «com­pro­mi­so de pro­te­ger a nues­tra nación de los enemi­gos extran­je­ros y nacionales».

San­tia­go reco­no­ció «que dema­sia­dos miem­bros del ser­vi­cio indi­can que expe­ri­men­tan dis­cri­mi­na­ción». Afir­mó­que en res­pues­ta a las que­jas, el DoD había hecho múl­ti­ples inten­tos en el últi­mo año para abor­dar la cues­tión y resol­ver el asun­to, inclu­yen­do la actua­li­za­ción de su polí­ti­ca de lucha con­tra el aco­so, la eva­lua­ción de su for­ma­ción sobre el ses­go implí­ci­to, y el desa­rro­llo de estra­te­gias basa­das en datos para guiar los esfuer­zos para atraer y rete­ner a los miem­bros diver­sos y tam­bién iden­ti­fi­car los entor­nos de tra­ba­jo insalubres.

Poco des­pués de la orden de «reti­ra­da» de Aus­tin, el Southern Poverty Law Cen­ter le envió una car­ta en la que le aplau­día por su acción deci­si­va, pero sub­ra­ya­ba que es urgen­te un cam­bio sis­té­mi­co en todos los nive­les militares.

«Aque­llos que están adoc­tri­na­dos en la ideo­lo­gía de la supre­ma­cía blan­ca repre­sen­tan una ame­na­za sig­ni­fi­ca­ti­va para la segu­ri­dad nacio­nal y la segu­ri­dad de nues­tras comu­ni­da­des», advir­tió la pre­si­den­ta del SPLC, Mar­ga­ret Huang.

«No vas a esca­par del racis­mo en nin­gún lugar de este país», dijo el exavia­dor Nick Shands a AP en una entre­vis­ta. «La mejor inter­pre­ta­ción que he escu­cha­do de estar en el ejér­ci­to, espe­cial­men­te una mino­ría o una per­so­na de color en el ejér­ci­to, es que el ejér­ci­to es un micro­cos­mos de la socie­dad regular».

Fuen­te: Alma​ya​deen​.net

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *