Colom­bia. Cali: Eje­cu­cio­nes, casas de tor­tu­ra, fosas comu­nes y 120 desaparecidos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de mayo de 2021.

En Colom­bia, vie­nen actuan­do en con­jun­to la Poli­cía y gru­pos de civi­les arma­dos, con­tra la pobla­ción civil. En Cali, se oyen tes­ti­mo­nios horri­pi­lan­tes sobre lo que se vive. Las orga­ni­za­cio­nes de defen­sa de los dere­chos huma­nos bus­can dete­ner la barbarie.

Lejos de la cal­ma, las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos sigue rele­van­do atro­ci­da­des en Colombia. 

Uno de los pun­tos más vio­len­tos es Cali. 

Allí, se han toma­do tes­ti­mo­nios que indi­can que hay gru­pos de poli­cías y civi­les arma­dos matan­do gen­te, que se han ins­ta­la­do casa de tor­tu­ra, hay fosas comu­nes y 120 per­so­nas con des­apa­ri­ción for­zo­sa a manos de las fuer­zas gubernamentales. 

Vio­len­cia total 

Un gru­po de orga­ni­za­cio­nes de defen­sa de los dere­chos huma­nos en Colom­bia denun­ció la des­apa­ri­ción for­za­da de 120 per­so­nas en el mar­co de las pro­tes­tas anti­gu­ber­na­men­ta­les en la ciu­dad de Cali, capi­tal del Valle del Cauca.

Un infor­me publi­ca­do por la Comi­sión Inter­ecle­sial de Jus­ti­cia y Paz, jun­to a la Cor­po­ra­ción Jus­ti­cia y Dig­ni­dad y el Equi­po Jurí­di­co Huma­ni­ta­rio 21N, reco­gió dis­tin­tas denun­cias anó­ni­mas sobre pre­sun­tas deten­cio­nes ile­ga­les, ajus­ti­cia­mien­tos y des­apa­ri­cio­nes de los par­ti­ci­pan­tes en Cali, epi­cen­tro de las pro­tes­tas en Colom­bia, por par­te de los miem­bros de la Fuer­za Pública.

«En el docu­men­to, se le pide a los orga­nis­mos del Esta­do que inves­ti­guen sobre la infor­ma­ción arro­ja­da en estos tes­ti­mo­nios que han hecho públi­cos, y que ini­cien explo­ra­cio­nes téc­ni­cas en el terreno para deter­mi­nar la pre­sen­cia de fosas comu­nes o sitios don­de se hayan podi­do rea­li­zar deten­cio­nes for­za­das y eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les», publi­ca la agen­cia Rt

En la capi­tal del Valle del Cau­ca se han regis­tra­do, a tra­vés de videos, abu­sos poli­cia­les y accio­nes de gru­pos de civi­les arma­dos en con­tra de los mani­fes­tan­tes, al tiem­po que dis­tin­tas gra­ba­cio­nes que han cir­cu­la­do en las redes socia­les han aler­ta­do sobre la apa­ri­ción de cuer­pos sin vida en el río Cau­ca, que pasa por ese departamento. 

Si bien la situa­ción más crí­ti­ca se ha regis­tra­do en Cali, los hechos de vio­len­cia no solo se han pre­sen­ta­do en esa capi­tal. Has­ta el momen­to, orga­ni­za­cio­nes como Tem­blo­res han docu­men­ta­do la muer­te de 43 per­so­nas «pre­sun­ta­men­te por par­te de la Poli­cía» en todo el país, a casi un mes de haber­se ini­cia­do las protestas.

Por su par­te, el Minis­te­rio de Defen­sa mane­ja una cifra nacio­nal de 17 civi­les falle­ci­dos en el con­tex­to de las pro­tes­tas, nue­ve en pro­ce­so de veri­fi­ca­ción, 19 que no guar­da­rían víncu­los con estos hechos y 1.040 civi­les heri­dos en ciu­da­des como Bogo­tá, Cali, Yum­bo, Mede­llín, Pas­to y Popa­yán. Ade­más, según esta infor­ma­ción, dos poli­cías han muer­to y 1.065 uni­for­ma­dos están lesionados. 

El con­te­ni­do del infor­me 

En el docu­men­to se afir­ma que «se cono­cie­ron las pri­me­ras ver­sio­nes» de la supues­ta exis­ten­cia de fosas comu­nes en el área rural de los muni­ci­pios de Buga y Yum­bo, en el Valle del Cau­ca, «a don­de esta­rían lle­van­do los cuer­pos de muchos jóve­nes caleños» .

Aun­que ha habi­do vio­len­cia en ambos muni­ci­pios, en Yum­bo, don­de se han man­te­ni­do las pro­tes­tas y blo­queos, dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes de defen­sa de los dere­chos huma­nos han aler­ta­do sobre los exce­sos de los agen­tes del Escua­drón Móvil Anti­dis­tur­bios (ESMAD) para con­te­ner los mani­fes­tan­tes. Has­ta aho­ra se regis­tra­ron tres per­so­nas muer­tas y unos 50 heri­dos, de los cua­les nue­ve son policías. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es f848x477-1060913_1118716_5050.jpg

Des­apa­ri­cio­nes 

Según este escri­to, otra fuen­te anó­ni­ma indi­có que el pasa­do 2 de mayo un Cen­tro Admi­nis­tra­ti­vo Muni­ci­pal (CAM) de Cali «fue usa­do como un cen­tro de ope­ra­cio­nes encu­bier­tas» y «algu­nos jóve­nes fue­ron lle­va­dos a unos sóta­nos» y pos­te­rior­men­te «saca­dos en camio­ne­tas polarizadas».

Otras «dos fuen­tes», refie­re el docu­men­to, habrían infor­ma­do sobre el movi­mien­to de camio­nes que, al pare­cer, «usa la poli­cía para su movi­li­dad», don­de se habrían lle­va­do a jóve­nes del sec­tor Mula­ló, en Yumbo.

Al res­pec­to, en este comu­ni­ca­do se sos­tie­ne que «en un para­je pre­via­men­te pre­pa­ra­do esta­rían des­car­gan­do cuer­pos de jóve­nes de los barrios popu­la­res que par­ti­ci­pan en las movi­li­za­cio­nes y que se dan por desaparecidos».

Un tes­ti­mo­nio reco­gi­do en el infor­me ase­gu­ra que los jóve­nes dete­ni­dos por los cuer­pos poli­cia­les, que habrían sido repor­ta­dos como des­apa­re­ci­dos por su entorno, «habrían sido ajus­ti­cia­dos». Pre­sun­ta­men­te, algu­nos de los «sobre­vi­vien­tes» fue­ron encon­tra­dos con heri­das por arma de fue­go en cen­tros asis­ten­cia­les y «hoy se encuen­tran ate­rro­ri­za­dos y escondidos».

Sobre las denun­cias de des­apa­ri­cio­nes, la ONG Human Rights Inter­na­tio­nal publi­có en su cuen­ta de Twit­ter que un cru­ce de datos con las orga­ni­za­cio­nes colom­bia­nas Tem­blo­res y el Ins­ti­tu­to de Estu­dios para el Desa­rro­llo de la Paz (Inde­paz), así como la Agen­cia de Comu­ni­ca­ción de los Pue­blos y la Fis­ca­lía jun­to a la Defen­so­ría, arro­jó que de 1.148 per­so­nas repor­ta­das como des­apa­re­ci­das 148 con­ti­núan sin ser ubicadas. 

¿Casas de tor­tu­ras? 

Las ‘casas de pique’ son los luga­res uti­li­za­dos para tor­tu­rar, ase­si­nar y des­mem­brar a per­so­nas, que habrían sur­gi­do en Bue­na­ven­tu­ra (Valle del Cau­ca) en 2014. En estos sitios, gru­pos irre­gu­la­res, cri­mi­na­les y para­mi­li­ta­res rea­li­za­ban este tipo de prác­ti­cas criminales. 

En la recien­te denun­cia de las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, se aler­ta de las supues­tas «ope­ra­cio­nes de los gru­pos de civi­les arma­dos pro­te­gi­dos por poli­cia­les», que habrían ins­ta­la­do un sitio con estas carac­te­rís­ti­cas «en el exclu­si­vo lugar de Ciu­dad Jardín». 

Hace dos sema­nas, en ese barrio aco­mo­da­do ubi­ca­do en Cali, según que­dó regis­tra­do en varias gra­ba­cio­nes, un gru­po de civi­les arma­dos, res­guar­da­do por agen­tes, dis­pa­ró a ple­na luz del día con­tra una cara­va­na de la min­ga indí­ge­na que se tras­la­da­ba por el lugar. Tras el ata­que, nue­ve de sus inte­gran­tes resul­ta­ron heridos. 

¿Qué se le exi­ge al Esta­do? 

La Comi­sión Inter­ecle­sial de Jus­ti­cia y Paz y las otras orga­ni­za­cio­nes afir­man que las «diná­mi­cas de repre­sión se han ido sofis­ti­can­do» en casi un mes de pro­tes­tas, lo que pre­ten­de­ría «evi­tar que sea iden­ti­fi­ca­ble la res­pon­sa­bi­li­dad poli­cial en ope­ra­cio­nes de tipo para­mi­li­tar y evi­den­te­men­te criminal».

Por ello, piden a los entes de inves­ti­ga­ción y de pro­tec­ción del Esta­do, entre ellos la Uni­dad de Bús­que­da de Per­so­nas Dadas por Des­apa­re­ci­das (UBPD), «desa­rro­llar su acti­vi­dad con base en la infor­ma­ción ini­cial pública».

Entre las peti­cio­nes tam­bién expo­nen la nece­si­dad de una «explo­ra­ción téc­ni­ca» con exper­tos foren­ses del ins­ti­tu­to de Medi­ci­na Legal y de la UBPD, con la par­ti­ci­pa­ción de obser­va­do­res de orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias nacio­na­les e internacionales.

De igual modo, soli­ci­tan la «adop­ción de medi­das téc­ni­cas pro­pias de la inves­ti­ga­ción judi­cial» ante «el temor fun­da­do» que tie­nen los «even­tua­les tes­ti­gos de ser vic­ti­mi­za­dos» por par­te de los uniformados.

Según esta comi­sión, los rela­tos reco­gi­dos en el infor­me «brin­dan ele­men­tos razo­na­bles» de «pla­nes cri­mi­na­les sofis­ti­ca­dos» don­de pre­sun­ta­men­te par­ti­ci­pa­ría la Poli­cía Nacio­nal. «Deja­mos cons­tan­cia his­tó­ri­ca públi­ca de la infor­ma­ción reci­bi­da», agregan.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *