Perú. Cami­na­ta eco­so­cial y turís­ti­ca de Celen­dín a Sucre

José Luis Alia­ga Perei­ra* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de mayo de 2021

Para ger­mi­nar una publi­ca­ción popu­lar no bas­ta con escri­bir su con­te­ni­do, dise­ñar­la e impri­mir­la. Es nece­sa­rio lle­var­la al encuen­tro de su lectoría.

Para esto es nece­sa­rio hacer­la cami­nar y alum­brar su camino para que lle­gue a su feliz des­tino: la con­cien­cia y la sen­si­bi­li­dad de sus lectores. 

Esta labor la rea­li­za un gru­po de celen­di­nos que edi­ta la revis­ta “Fus­cán”, un peque­ño pero com­ba­ti­vo órgano perio­dís­ti­co fun­da­do en 1971, en Celen­dín, por el artis­ta Alfre­do Rocha Segarra.

Hoy la revis­ta la diri­ge el pin­tor Jor­ge Anto­nio Chá­vez Sil­va y es impul­sa­da y edi­ta­da por el colec­ti­vo cul­tu­ral Celen­dín Pue­blo Mági­co.

En la siguien­te cró­ni­ca José Luis Alia­ga Perei­ra nos cuen­ta la expe­rien­cia de dis­tri­buir la publi­ca­ción median­te las «cami­na­tas socia­les y ecoculturales».

Se tra­ta de una sana y lúdi­ca prác­ti­ca que per­mi­te inter­ac­tuar y pro­mo­ver la lec­tu­ra de artícu­los, cuen­tos y poe­mas de reco­no­ci­dos y pre­mia­dos escri­to­res e inte­lec­tua­les naci­dos en Celendín.

“A las per­so­nas que reci­ben la revis­ta y se toman una foto se las damos gra­tis. Y sino, la ven­de­mos a un sol, y jun­ta­mos para la siguien­te impre­sión”, cuen­ta José Luis Alia­ga Pereira.

Para la recien­te edi­ción se impri­mie­ron 500 ejem­pla­res que vie­nen sien­do dis­tri­bui­dos en los pobla­dos de Celendín.

Los que deseen pue­den des­car­gar las 24 pági­nas de la revis­ta en el siguien­te enla­ce de des­car­ga: https://​bit​.ly/​3​h​s​d​OTu

Como lo hemos hecho antes, el pro­fe­sor Willy y mi per­so­na, sali­mos en cami­na­ta eco­so­cial turís­ti­ca y cul­tu­ral, des­de el Jr. Junin, del barrio San Isi­dro, Celen­dín. Esta vez mi mochi­la no lle­va­ba naran­jas, ni plá­ta­nos, ni agua mine­ral como lo hice en las dos ante­rio­res ya que las pode­mos adqui­rir a lo lar­go de camino. Car­go sobre mi espal­da más de cien revis­tas Fus­cán para dis­tri­buir­las entre las per­so­nas, que gus­tan de la lec­tu­ra, de los dis­tri­tos veci­nos de Sucre y José Gálvez. 

La Ins­ti­tu­ción Edu­ca­ti­va N° 402, en Bella­vis­ta, don­de se exhi­be el cri­ti­ca­do y ala­ba­do som­bre­ro hecho de fie­rro y cemen­to, fue el pri­mer cen­tro edu­ca­ti­vo en el que entre­ga­mos algu­nos ejem­pla­res (fus­ca­nes), al Auxi­liar de Edu­ca­ción señor San­tos Aban­to Urquia.

Ver las imágenes de origen

Des­pués de pasar fren­te a la igle­sia y el par­que del case­río El Tin­go, baja­mos a la cata­ra­ta LANGASCOCHA, ubi­ca­da en terri­to­rio jose­gal­vino a 20 minu­tos de la capi­tal de la pro­vin­cia; de allí, hacien­do camino al andar, una lomi­ta de fácil acce­so y ascen­so, nos con­du­jo al case­río de Cha­quil, en Hua­ca­pam­pa, capi­tal del dis­tri­to de José Gál­vez. Un her­mo­so pai­sa­je se divi­sa des­de este lugar. Las cam­pi­ñas de Sucre, José Gál­vez y Jor­ge Chá­vez hacen que nues­tros pechos se agi­ten de orgu­llo. Si las lla­ma­das auto­ri­da­de­des apre­cia­ran, en su real mag­ni­tud, el poten­cial turís­ti­co que tie­nen los pue­blos serra­nos, otro sería el can­tar de nues­tras afó­ni­cas gar­gan­tas; pero, lamen­ta­ble­men­te, la reali­dad es otra.

Willy Sán­chez es cla­ro en su apre­cia­ción al res­pec­to: «Es solo cues­tión de tra­ba­jar con la inten­ción de favo­re­cer a la pobla­ción en gene­ral y gene­rar entra­das pro­pias sin pen­sar en las fáci­les y ocio­sas rega­lías mine­ras que des­tru­yen para siem­pre el medio ambien­te –ase­gu­ra nues­tro acom­pa­ñan­te – . Ejem­plos cer­ca­nos que podría­mos enu­me­rar fácil­men­te, exis­ten. ‑refle­xio­na Willy, quien es soció­lo­go de pro­fe­sión y ha reco­rri­do gran par­te de la zona nor­te de la región Cajamarca.

Ver las imágenes de origen

Pen­san­do en el pai­sa­je de múl­ti­ples cha­cras de maíz con sus enor­mes cho­clos, las que obser­va­mos des­de que empe­za­mos a pisar la zona rural de la pro­vin­cia, una espe­ran­za se vis­lum­bra en el fir­ma­men­to peruano, con la pos­tu­la­ción a la pre­si­den­cia de la repú­bli­ca del pro­fe­sor de edu­ca­ción pri­ma­ria, Pedro Cas­ti­llo Terro­nes. Esta­mos segu­ros que la agri­cul­tu­ra cam­bia­rá el des­tino del país. «Si –afir­ma Willy refi­rién­do­se a la segun­da vuel­ta de las pró­xi­mas elec­cio­nes – , el 6 junio todo cam­bia­rá, si es que no recu­rren al frau­de los que mane­jan, hace más de 200 años, nues­tro país».

Meti­dos en el cen­tro mis­mo del pai­sa­je, sal­tan­do las pie­dras, como chur­ga­pes, que luga­re­ños han colo­ca­do entre sus aguas, cru­za­mos el ria­chue­lo que rie­ga las pam­pas ver­des de Cha­quil; más allá, a pocos metros del bos­que de pie­dras, en la fal­da del cerro Lan­che­pa­ta, al cos­ta­do del sitio lla­ma­do La Toto­ra, el aris­co pai­sa­je se ve inva­di­do por una casa de cemen­to y estruc­tu­ra inade­cua­da. Al fon­do, en el cerro Huis­qui­mu­na, cer­ca­na pare­ce la cruz que lo ador­na A esta altu­ra, la con­ver­sa­ción tra­ta de la fies­ta patro­nal de Sucre, lugar antes lla­ma­do Huau­co. Otro año más paa­aea el pue­blo, sin poder cele­brar su fies­ta en honor a San Isi­dro Labra­dor. Eran la una de la tar­de del mar­tes 11 de mayo, y doña Lucin­da, en el cora­zón de Sucre, dis­tri­to en el que tam­bién el virus está dejan­do su hue­lla letal, nos espe­ra­ba con un exqui­si­to pla­to de ollu­cos revuel­tos y papas, y otro de sopa de arroz con yuca y de refres­co una jarri­ta de chi­cha de maní. Lue­go del almuer­zo reco­rri­mos la Pla­za Mayor de Sucre y sus calles prin­ci­pa­les, obse­quian­do el núme­ro 26 de la revis­ta Fus­cán que fun­da­ra, hace más de 30 años, el poli­fa­cé­ti­co artis­ta Alfre­do Rocha natu­ral de este pin­to­res­co dis­tri­to. Ya de regre­so, cami­na­mos por la carre­te­ra La Misio­ne­ra has­ta lle­gar a José Gál­vez en el que tam­bién entre­ga­mos algu­nas revis­tas. Lle­ga­mos a Celen­din, apro­xi­ma­da­men­te, a las seis de la tar­de. Casi ocho horas de cami­na­ta que lo rema­ta­mos con cho­co­la­te calien­te y pan con que­so fresco.

Aquí, algu­nas foto­gra­fías de esta espe­cial caminata:

Ver las imágenes de origen
Ver las imágenes de origen
Ver las imágenes de origen
Ver las imágenes de origen
Ver las imágenes de origen

* José Luis Alia­ga Perei­ra (1959) nació en Sucre, pro­vin­cia de Celen­din, región Caja­mar­ca, y escri­be con el seu­dó­ni­mo lite­ra­rio Palu­jo. Tie­ne publi­ca­dos un libro de cuen­tos titu­la­do «Gra­ma Aris­ca» y «El mila­gro­so Tai­ta Ishi­co» (cuen­to lar­go). Fue coau­tor con Olin­do Alia­ga, un his­to­ria­dor sucre­ño de Celen­din, del voce­ro Karua­cush­ma. Tam­bién es uno de los edi­to­res de las revis­tas Fus­cán y Resis­ten­cia Celen­di­na. Pre­pa­ra su segun­do libro titu­la­do: «Ama­gos de amor y de lucha».

FUENTE: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *