Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Cuan­do la acla­ra­ción enre­da aún más la justificación

Por Pablo Jofre Leal. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de mayo de 2021.

Sue­le ser habi­tual, que al no exis­tir una visión glo­bal de los con­flic­tos, de la his­to­ria, de la polí­ti­ca y sólo se uti­li­za la mira­da Has­ba­ra de las cosas, los par­ti­da­rios del sio­nis­mo sean estos de creen­cia judía o no, sue­len equi­vo­car­se rotun­da­men­te en la apre­cia­ción de lo que suce­de en Pales­ti­na y comen­zar a cul­par al empe­dra­do y no a la per­so­na con difi­cul­ta­des en su cade­ra o con un cami­nar defectuoso.

El 14 de mayo 26 aca­dé­mi­cos de diver­sas cate­go­rías de la Facul­tad de Medi­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, el Hos­pi­tal Clí­ni­co de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, un par de docen­tes de la Facul­tad de Agro­no­mía y otros tres aca­dé­mi­cos del Ins­ti­tu­to de Nutri­ción y Tec­no­lo­gía de los Ali­men­tos, suma­do al señor Robert Funck del Ins­ti­tu­to de Estu­dios Públi­cos y el señor Manuel Agos­sin de la FEN, fir­ma­ron una car­ta públi­ca titu­la­da “En Rela­ción al Actual Con­flic­to en Orien­te Medio” (1) Res­pues­ta a la car­ta sus­cri­ta por docen­tes de Chi­le y Lati­noa­mé­ri­ca, publi­ca­da en el por­tal de la Radio Uni­ver­si­dad de Chi­le (2) don­de se con­de­nan los crí­me­nes de la enti­dad israe­lí y se exi­ge el fin de esta agre­sión y lim­pie­za étnica.

Por su par­te, el escri­to de los aca­dé­mi­cos prois­rae­líes se hace en vir­tud de con­si­de­rar que la misi­va de con­de­na a Israel tie­ne un con­te­ni­do “con algu­nas impre­ci­sio­nes que debe­mos aclarar”.

Me per­mi­to acla­rar las acla­ra­cio­nes. Dice el gru­po de aca­dé­mi­cos prois­rae­líes “en pri­mer lugar, lamen­ta­mos esta nue­va esca­la­da de vio­len­cia, en la cual mue­ren y sufren víc­ti­mas civi­les a ambos lados y qui­sié­ra­mos un cese al fue­go bila­te­ral a la bre­ve­dad. Lamen­ta­ble­men­te, la actual situa­ción esca­ló con el lan­za­mien­to de miles por par­te de Hamás, des­ti­na­dos a cau­sar muer­te y daños a pobla­ción civil, ponien­do en gra­ve peli­gro a millo­nes de civi­les pales­ti­nos e israelíes”.

El lamen­to por las víc­ti­mas es un buen avan­ce, pero no hay refe­ren­cia al des­equi­li­brio de víc­ti­mas. Van 200 pales­ti­nos que han muer­to en estos días de bom­bar­deos masi­vos con arti­lle­ría de gran cali­bre, entre ellos 80 muje­res y niños (no escu­dos huma­nos que sue­le ser el argu­men­to des­pre­cia­ble de aque­llos que oca­sio­nan estos crí­me­nes). Cen­te­na­res de vue­los de avio­nes que han des­car­ga­do su car­ga sobre Gaza, no sobre sitios mili­ta­res o cen­tros de coman­do u otros con que sue­len argu­men­tar las fuer­zas de ocu­pa­ción sionistas.

Recuer­de este gru­po de aca­dé­mi­cos, el 80 por cien­to de ellos de la Facul­tad de Medi­ci­na y del Hos­pi­tal de la U. de Chi­le, que Gaza es con­si­de­ra­do el cam­po de con­cen­tra­ción a cie­lo abier­to más gran­de del mun­do, 360 kiló­me­tros cua­dra­dos don­de se haci­nan 2 millo­nes de habi­tan­tes. Difí­cil en ese esce­na­rio el poder esca­par de la llu­via de bom­bas, obu­ses, caño­na­zos des­de la cos­ta gaze­ti por naves apos­ta­das en esa zona del mediterráneo. 

Los aca­dé­mi­cos prois­rae­líes deben tener pre­sen­te que lo que lla­man la actual situa­ción no esca­ló por el lan­za­mien­to de cohe­tes por par­te de Hamas y la Yihad islá­mi­ca. No olvi­den, que duran­te todo el mes sagra­do de Rama­dán, la pobla­ción pales­ti­na musul­ma­na y cris­tia­na de Al Quds (Jeru­sa­lén) al igual que ciu­da­da­nos israe­líes de ori­gen pales­tino (que se han incor­po­ra­do a las mani­fes­ta­cio­nes con­tra el régi­men de Netan­yahu) fue repri­mi­da y una vein­te­na ase­si­na­da por dis­pa­ros de las fuer­zas ocu­pan­tes de la capi­tal pales­ti­na. Tan­to Hamas como otras fac­cio­nes pales­ti­nas advir­tie­ron al régi­men de Netan­yahu que no siguie­ra con esos crí­me­nes en Al Quds pues era su línea roja. El lan­za­mien­to de cohe­tes es lisa y lla­na­men­te auto­de­fen­sa fren­te a los ata­ques anti­se­mi­tas de las fuer­zas israelíes

Afir­man los aca­dé­mi­cos prois­rae­líes que “Hamás es un movi­mien­to terro­ris­ta isla­mis­ta, que gobier­na Gaza y des­co­no­ce el dere­cho a exis­tir del Esta­do de Israel y con quie­nes ha resul­ta­do impo­si­ble man­te­ner un diá­lo­go cons­truc­ti­vo que lle­ve paz a esa zona, logran­do dos Esta­dos sobe­ra­nos vivien­do en paz”.

Hamas es un movi­mien­to de resis­ten­cia cata­lo­ga­do con una deno­mi­na­ción, que no da cuen­ta del apo­yo que goza como Gobierno en Gaza y sólo hablan de terro­ris­tas ade­más de Israel, los Gobier­nos alia­dos y sos­tén del sio­nis­mo. El diá­lo­go no exis­te pues las accio­nes del régi­men israe­lí es seguir cons­tru­yen­do asen­ta­mien­tos en Cis­jor­da­nia (terri­to­rio pales­tino) con­de­na­do por todos los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les. Siguen aña­dien­do más metros al muro de 720 kiló­me­tros que divi­de a los pue­blos ladeas y a fami­lias pales­ti­nas. Muro que supon­go, los aca­dé­mi­cos que fir­man esta car­ta de apo­yo a Israel y pre­ten­den acla­rar a los crí­ti­cos, cono­cen más allá de la pro­pa­gan­da israe­lí que habla de una valla de seguridad.

Es un muro. No sea­mos inge­nuos, Israel no quie­re dos Esta­dos sobe­ra­nos, su pre­ten­sión es judai­zar Pales­ti­na hacien­do impo­si­ble crear un Esta­do pales­tino, insis­to, 650.000 colo­nos, de los cua­les el 10 por cien­to es esta­dou­ni­den­se y otros extran­je­ros de diver­sas nacio­na­li­da­des ocu­pan hoy Cisjordania.

Seña­lan los aca­dé­mi­cos prois­rae­líes que “no es posi­ble jus­ti­fi­car bajo nin­gún pun­to de vis­ta el lan­za­mien­to indis­cri­mi­na­do y deli­be­ra­do de misi­les hacia civi­les israe­líes. Nin­gún país sobe­rano pue­de per­mi­tir­se tole­rar esta agre­sión en su terri­to­rio sin una con­tun­den­te res­pues­ta, no es razo­na­ble pedir eso mien­tras se está sien­do atacado”

En esto coin­ci­di­mos ple­na­men­te seño­res (as) aca­dé­mi­cos (as). No sepue­de jus­ti­fi­car 73 años de un pro­ce­so de ocu­pa­ción y colo­ni­za­ción del terri­to­rio de un pue­blo como el pales­tino, some­ti­do al lan­za­mien­to indis­cri­mi­na­do y deli­be­ra­do de misi­les, bom­bas de raci­mos, fós­fo­ro blan­co, gases, pro­yec­ti­les de tan­ques y bar­cos degue­rra. Uso de fran­co­ti­ra­do­res, que sólo entre mar­zo del año 2018 y sep­tiem­bre del año 2019 gene­ró 500 muer­tes de pales­ti­nos en la valla arti­fi­cial entre la Fran­ja de Gaza y la Pales­ti­na his­tó­ri­ca ocupada.

Nin­gún país, en este caso sin la sobe­ra­nía que mere­ce Pales­ti­na pue­de tole­rar la agre­sión per­ma­nen­te y cró­ni­ca sobre su terri­to­rio sin que ello una con­tun­den­te res­pues­ta (en el caso de Pales­ti­na), en la medi­da de sus posi­bi­li­da­des, pues no tie­ne ejér­ci­to, no tie­ne avio­nes F 16, F 35, Tan­ques Mer­ka­va, entre otros arti­lu­gios que Israel sue­le ven­der en su indus­tria de gue­rra como “pro­ba­dos en terreno” ¡cla­ro! Pro­ba­dos en los cuer­pos de dece­nas de miles de pales­ti­nos masa­cra­dos en estas déca­das de ocu­pa­ción. No se pue­de pedir que el pue­blo pales­tino no res­pon­da ante tan­tos crímenes.

Con­sig­nan los aca­dé­mi­cos adhe­ren­tes de Israel que “en la car­ta (de apo­yo a Pales­ti­na) se men­cio­na una “lim­pie­za étni­ca” por par­te de Israel. La reali­dad nie­ga enfá­ti­ca­men­te esta afir­ma­ción, de hecho exis­ten par­ti­dos polí­ti­cos y par­la­men­ta­rios ára­bes en Israel. Los ciu­da­da­nos ára­bes israe­líes gozan de ple­nos dere­chos”. La reali­dad indi­ca, efec­ti­va­men­te, que nos encon­tra­mos ante una lim­pie­za étni­ca, vio­la­to­ria del IV Con­ve­nio de Gine­bra, que tie­ne su ori­gen en el lla­ma­do Plan Dalet pre­vio a la reso­lu­ción N.º 181 del año 1947.

Es una polí­ti­ca pro­pia del sio­nis­mo, que se expre­sa en la dis­cri­mi­na­ción que sufre la pobla­ción pales­ti­na y que tie­ne la ciu­da­da­nía israe­lí como lo expre­sa (y supon­go que al sos­te­ner su idea de fal­ta de dis­cri­mi­na­ción es por­que igno­ran su exis­ten­cia) la lla­ma­da Ley de Esta­do Nación del Pue­blo Judío (3) Pro­mul­ga­da por el Gobierno de Netan­yahu y que esta­ble­ce, jus­ta­men­te la dis­cri­mi­na­ción como polí­ti­ca. Esta­ble­ce el hebreo como úni­ca len­gua ofi­cial y que con­tó con el recha­zo de los dipu­tados ára­bes y sólo reco­no­ce el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción al pue­blo judío.

La opi­nión de este gru­po de aca­dé­mi­cos de la U. de Chi­le nos lla­ma “a man­te­ner y difun­dir una visión pon­de­ra­da, basa­da en la ver­dad y que tien­da a for­mar puen­tes entre las par­tes en con­flic­to y no apro­ve­char esta terri­ble situa­ción que afec­ta a ambos pue­blos, des­in­for­man­do a la opi­nión pública”

Cómo no vamos a estar de acuer­do en ello, la ver­dad por sobre todas las cosas y sobre todo, no des­in­for­mar, que sue­le ser la con­duc­ta cuan­do no se cono­ce en pro­fun­di­dad de lo que se habla o se tra­ta de equi­li­brar un con­flic­to don­de el equi­li­brio está ausen­te. No des­in­for­me­mos a la opi­nión pública.

Final­men­te nos dicen “como aca­dé­mi­cos debe­mos refor­zar la nece­si­dad del deba­te de ideas y no dise­mi­nar pun­tos de vis­ta que solo gene­ran divi­sión, nublan la razón y hun­den toda posi­bi­li­dad de diá­lo­go crea­ti­vo y libre de des­ca­li­fi­ca­cio­nes, ten­dien­te a lograr la anhe­la­da y muy nece­sa­ria paz entre pales­ti­nos e israe­líes, den­tro de fron­te­ras seguras”

Intere­san­te, el deba­te se hace indis­pen­sa­ble y ten­dría enor­me adhe­sión el escu­char a un aca­dé­mi­co defen­sor de Israel y otro aca­dé­mi­co que defien­de la idea que la polí­ti­ca israe­lí vio­la el dere­cho inter­na­cio­nal y come­te crí­me­nes de gue­rra y lesa huma­ni­dad, basa­do en una lim­pie­za étni­ca con­tra el pue­blo pales­tino. La paz entre israe­líes y pales­ti­nos sólo se logra­rá cuan­do cese la usur­pa­ción, el robo, el expo­lio, la ocu­pa­ción y colo­ni­za­ción de un terri­to­rio, que ha sufri­do este pro­ce­so des­de el año 1948 a la fecha.

No hay nada mejor que el deba­te de ideas, el pre­sen­tar argu­men­tos y con­tras­tar­los con el que ofre­ce el opo­nen­te. No ame­na­zar o gene­rar polí­ti­cas de per­se­cu­ción con­tra quien disien­te o pre­sen­ta denun­cias con­tra polí­ti­cas vio­la­to­rias de los dere­chos de los pue­blos. Pero, toda con­fron­ta­ción de ideas requie­re no ocul­tar, pro­fun­di­zar, no ape­lar a lla­ma­dos que la reali­dad indi­ca que son sim­ple­men­te una utopía.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *