Colom­bia. «Coa­li­ción de la Espe­ran­za» y su diá­lo­go con el gobierno: aflo­ra el opor­tu­nis­mo de siem­pre de la poli­ti­que­ría, mien­tras el pue­blo pelea en la calle

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de mayo de 2021.

No es nue­vo que en medio de la lucha popu­lar, don­de colom­bia­nos y colom­bia­nas de a pie, ponen el cuer­po y tam­bién la vida en su repu­dio al régi­men uri­bis­ta, apa­rez­can de pron­to los que quie­ren sacar rédi­to de ese esfuer­zo. Son los «demó­cra­tas», blan­quitxs, con ropas caras y moda­les deli­ca­dos. Casi todxs ellxs has usu­fruc­tua­do de car­gos guber­na­men­ta­les y gana­do bue­nas sumas de dine­ro. O sea, son total­men­te dife­ren­tes en lo que hace a cla­se social a los que están en la calle mani­fes­tán­do­se y pelean­do con­tra la bru­ta­li­dad repre­si­va del Esmad o el ejército.

Sus nom­bres son cono­ci­dos; Ser­gio Fajar­do y Car­los Ama­ya, los sena­do­res Jor­ge Enri­que Roble­do y Anto­nio San­guino, la repre­sen­tan­te Ánge­la María Roble­do, el exse­na­dor Juan Manuel Galán, el exvi­ce­pre­si­den­te Hum­ber­to de la Calle y el exmi­nis­tro Juan Fer­nan­do Cris­to, entre otros. A todos ellos se les ocu­rrió la «idea sal­va­do­ra» de ir a encon­tra­se con el dic­ta­dor Iván Duque, hijo putati­vo de Uri­be Vélez y en nom­bre de pedir «fir­me­men­te» que «cese la vio­len­cia» abrir una puer­ta al diálogo.

Duque con­ten­to de reci­bir­los ya que la dele­ga­ción le tira un sal­va­vi­das para poder seguir hablan­do de dia­lo­gar «con los aris­cos y revol­to­sos» que pulu­lan por todo el país. Los de la Coa­li­ción, con­for­mes tam­bién por­que pudie­ron posar para la foto de los «gran­des» y cen­so­res medios del esta­ble­ci­mien­to, y demos­trar que eso de apa­gar fue­gos a ellos y ellas les vie­ne como ani­llo al dedo. Algo simi­lar se vio en el Chi­le de Piñe­ra, cuan­do más arre­cia­ba la Revuel­ta popu­lar, la par­ti­do­cra­cia acep­tó sen­tar­se a dia­lo­gar con el dic­ta­dor y si bien no logra­ron que la gen­te aban­do­na­ran las calles, sí pusie­ron paños tibios para que las pro­tes­tas ya no fue­ran tan bien vis­tas por algu­nos teme­ro­sos y arri­bis­tas que nun­ca faltan.

Pero vol­va­mos a esta «Coa­li­ción de la Espe­ran­za». Indu­da­ble­men­te quie­ren apa­re­cer como gene­ral­men­te lo inten­ta la Igle­sia, es decir trans­mi­tien­do una ima­gen de «inter­me­dia­ción entre las par­tes», aun­que a la hora de la ver­dad, estos que este vier­nes visi­ta­ron la Casa de Nari­ño, están pen­san­do en cla­ve de futu­ras con­ve­nien­cias electoraleras. 

Los líde­res «opo­si­to­res» pidie­ron al pre­si­den­te Duque des­pla­zar­se a Cali para escu­char las inquie­tu­des de los mani­fes­tan­tes, pero el dic­ta­dor dijo que tal posi­bi­li­dad la esta­ba eva­luan­do y es muy difí­cil que la concrete.

Igual­men­te le plan­tea­ron que es nece­sa­rio que escu­che al pue­blo por­que el «incen­dio social» que vive Colom­bia, «el más gran­de en déca­das» según expre­só Juan Fer­nan­do Cris­to, por­que hay que dar una solu­ción real a los dife­ren­tes pro­ble­mas socia­les y que se han veni­do apla­zan­do des­de 2019.

Otros inte­gran­tes de la Coa­li­ción de La Espe­ran­za agre­ga­ron que se le mani­fes­tó al Pre­si­den­te que «repe­tir la Con­ver­sa­ción nacio­nal» como en 2019, lle­va­rá sola­men­te a apla­zar las sali­das nacio­na­les, que se requie­re un cam­bio de rum­bo y que lo más impor­tan­te es recu­pe­rar la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes, fun­ción que dije­ron, le corres­pon­de directamente.


Tras insis­tir en que hay que parar la vio­len­cia para poder faci­li­tar un diá­lo­go fruc­tí­fe­ro, sos­tu­vie­ron que con las mis­mas inquie­tu­des que entra­ron a la Casa de Nari­ño, salie­ron. O sea, con los bol­si­llos vacíos.

Sin embar­go insis­tie­ron que es con el Comi­té Nacio­nal del Paro con quién se debe hablar para encon­trar una sali­da ya. 

Hum­ber­to de la Calle, en una ver­sión colom­bia­na de la «teo­ría de los dos demo­nios», plan­teó: “Con­si­de­ra­mos de mane­ra vigo­ro­sa los exce­sos de la fuer­za públi­ca… hemos vis­to esce­nas de des­con­trol que deben ser cas­ti­ga­das. El pre­si­den­te debe asu­mir el lide­raz­go direc­to de las fuer­zas arma­das para que cesen los ata­ques a la pobla­ción que se ha mani­fes­ta­do de mane­ra pací­fi­ca», indi­có. Pre­su­ro­so agre­gó que «cree­mos tam­bién que son inacep­ta­bles las agre­sio­nes con­tra la fuer­za públi­ca, así como los exce­sos en el dere­cho a la protesta»

Por su par­te el minis­tro del Inte­rior, Daniel Pala­cios, dijo que en medio de las dife­ren­cias se encon­tra­ron pun­tos de con­ver­gen­cia. Tras reite­rar su lla­ma­do a levan­tar los blo­queos pidió a los miem­bros del Comi­té del Paro Nacio­nal reu­nir­se hoy, tal cual esta­ba pro­gra­ma­do. Sin embar­go, voce­ros de dicho Comi­té recha­za­ron esa invi­ta­ción gubernamental.

Por su par­te el alto comi­sio­na­do para la Paz, Miguel Ceba­llos, cali­fi­có el encuen­tro como fruc­tí­fe­ro e ins­tó al Comi­té Nacio­nal del Paro a reu­nir­se hoy mis­mo. Reve­ló que ya se tuvo una pri­me­ra reu­nión con­fi­den­cial esta sema­na y en la mis­ma se acor­dó un nue­vo encuen­tro para el lunes, pero que el Pre­si­den­te Duque y su vice­pre­si­den­te Martha Lucía Ramí­rez quie­ren que se ade­lan­te el encuen­tro para encon­trar una solu­ción inmediata.

Como se ve, algo se mue­ve en el Pala­cio para difu­mi­nar la pro­tes­ta de la calle, aho­ra habrá que ver cuan­to de res­to tie­ne esta últi­ma para no ceder en sus recla­mos y seguir lle­nan­do de pue­blo las pla­zas de todo el país. Lo hecho has­ta aho­ra es impre­sio­nan­te en lo que hace a demos­trar que con su lucha tan­to Duque como Uri­be han que­da­do expues­tos como lo que son: una ban­da criminal.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *