Bra­sil. Los cam­bios que se vis­lum­bran en un esce­na­rio siniestro

Por Fer­nan­do de la Cua­dra | Resu­men lati­no­ame­ri­cano, 1 de abril de 2021.

Foto: El pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro. jun­to con los dimi­ti­dos minis­tro de Defen­sa y los coman­dan­tes del ejér­ci­to. Cré­di­tos: Mar­ce­lo Camargo/​Agência Bra­sil. Fotos Públicas]

En este artícu­lo el autor sos­tie­ne que los últi­mos cam­bios minis­te­ria­les en el gobierno de Bol­so­na­ro res­pon­den a la máxi­ma gato­par­dia­na: cam­biar todo para que nada cambie.


En su nove­la El Gato­par­do, el escri­tor ita­liano Giu­sep­pe Toma­si di Lam­pe­du­sa pone en boca del per­so­na­je Tan­cre­di ‑el sobrino del prín­ci­pe Fabri­zio Salina‑, aque­lla fra­se que se ha trans­for­ma­do en un arque­ti­po clá­si­co del aná­li­sis y la acción polí­ti­ca: “Si que­re­mos que todo siga como está, es nece­sa­rio que todo cam­bie”. Este pare­ce ser el espí­ri­tu de los cam­bios minis­te­ria­les rea­li­za­dos por el ex capi­tán en pues­tos impor­tan­tes de la estruc­tu­ra de poder, es decir, de aque­llos minis­te­rios más cer­ca­nos al Pala­cio do Pla­nal­to (Rela­cio­nes Exte­rio­res, Casa Civil, Secre­ta­ria de Gobierno, Jus­ti­cia y Segu­ri­dad Públi­ca, Defen­sa y Abo­ga­cía Gene­ral de la Unión). La mitad de ellos son enro­ques entre minis­tros, ajus­tes de pie­zas en un table­ro pen­sa­do para dar­le mayor capa­ci­dad de arti­cu­la­ción al gobierno.

El nue­vo can­ci­ller que reem­pla­za a Ernes­to Arau­jo, se carac­te­ri­za por su bajo per­fil y por ser una figu­ra irre­le­van­te, tam­bién adic­ta a las ideas de Ola­vo de Car­valho, el deli­ran­te astró­lo­go que diri­ge des­de Vir­gi­nia a sus segui­do­res anti­glo­ba­lis­tas y ultra­con­ser­va­do­res. Por lo tan­to, nada pare­ce mudar bajo el sol de Bra­si­lia en un con­tex­to de indis­cu­ti­ble des­gas­te del gobierno y en espe­cial de la figu­ra del pre­si­den­te que se sien­te arrin­co­na­do y mues­tra los dientes.

Qui­zás si el cam­bio más sen­si­ble en este momen­to sea el efec­tua­do en la pas­ta de Defen­sa, pues reper­cu­tió inme­dia­ta­men­te en la deci­sión de los tres coman­dan­tes de las Fuer­zas Arma­das de soli­ci­tar la renun­cia a sus res­pec­ti­vas jefa­tu­ras. Pre­via­men­te, en su car­ta de des­pe­di­da, el Gene­ral Fer­nan­do Aze­ve­do había expre­sa­do que tra­tó de pre­ser­var al máxi­mo la auto­no­mía de la Fuer­zas Arma­das, con­si­de­ran­do que ellas son ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do bra­si­le­ño y no una mili­cia de apo­yo a los arre­ba­tos guber­na­men­ta­les, como ha sido la pre­ten­sión de Bol­so­na­ro y de su gru­po ideo­ló­gi­co más radicalizado.

En defi­ni­ti­va, el ex minis­tro Aze­ve­do se opu­so a una ope­ra­ción mili­tar como desea­ba el man­da­ta­rio, que impli­ca­ba decre­tar el esta­do de sitio y, de esa mane­ra, inter­ve­nir en los Esta­dos de la Fede­ra­ción para obli­gar a los gober­na­do­res a sus­pen­der las medi­das de ais­la­mien­to ylock­down que muchos de ellos han decre­ta­do, como uno de los meca­nis­mos nece­sa­rios para impe­dir la expan­sión de la pan­de­mia. El ex capi­tán se resis­te tajan­te­men­te a aca­tar estas medi­das por el impac­to que ellas tie­nen sobre la eco­no­mía de las regio­nes. La deci­sión sobre la sali­da del minis­tro de defen­sa sería tam­bién una señal para las Fuer­zas Arma­das cer­ti­fi­quen su apo­yo incon­di­cio­nal a un gobierno deli­ran­te que lucha con­tra enemi­gos pode­ro­sos, es decir, todos los detrac­to­res de su polí­ti­ca de negar la gra­ve­dad de la pan­de­mia a par­tir de una visión obtu­sa por recu­pe­rar la “nor­ma­li­dad”. Aún más, en estos días el ex capi­tán supo­ne que cuen­ta con la com­pli­ci­dad de los mili­ta­res cuan­do el 1 de abril se reme­mo­ra un nue­vo ani­ver­sa­rio del Gol­pe Mili­tar de 1964, que derro­có al gobierno demo­crá­ti­co de João Gou­lart, ins­ta­lan­do una dic­ta­du­ra cruen­ta que dura­ría más de dos décadas.

Por lo mis­mo, la renun­cia de los coman­dan­tes en jefe repo­si­cio­na el deba­te sobre la posi­ble ges­ta­ción de un auto­gol­pe den­tro del gobierno, el cual ten­dría como obje­ti­vo entre­gar­le pode­res extra­or­di­na­rios al Eje­cu­ti­vo para hacer y des­ha­cer a su anto­jo, den­tro del com­ple­jo esce­na­rio polí­ti­co en que se encuen­tra el país, mar­ca­do por la tra­ge­dia de la covid-19, el colap­so sani­ta­rio, la rece­sión eco­nó­mi­ca, el des­em­pleo y el aumen­to ace­le­ra­do de la pobre­za. Sin embar­go, más que una aso­na­da gol­pis­ta ava­la­da por los nue­vos coman­dan­tes, lo que se pue­de pro­du­cir es un dis­tan­cia­mien­to cada vez mayor entre la cúpu­la mili­tar y los anhe­los del núcleo ideo­ló­gi­co del gobierno que inten­tan coop­tar y pre­sio­nar a las Fuer­zas Arma­das para obte­ner su apo­yo en el endu­re­ci­mien­to de las posi­cio­nes fren­te al Par­la­men­to, gober­na­do­res, alcal­des y poder judi­cial, espe­cial­men­te sobre el Supre­mo Tri­bu­nal Federal.

Difí­cil­men­te las Fuer­zas Arma­das se invo­lu­cra­rán en el actual con­tex­to en una aven­tu­ra tan biza­rra como un auto­gol­pe. Este es sin indis­cu­ti­ble­men­te uno de los peo­res perio­dos de la his­to­ria de Bra­sil, cuan­do su des­pres­ti­gio por ser el mayor reser­va­to­rio del coro­na­vi­rus en el pla­ne­ta es del con­sen­so de toda la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca y de orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les, como la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS). Bra­sil se ha trans­for­ma­do en un paria den­tro de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, no sola­men­te debi­do a su ausen­cia de volun­tad para com­ba­tir la pan­de­mia, sino tam­bién por su polí­ti­ca medioam­bien­tal de des­truc­ción del eco­sis­te­ma, de vio­la­ción a los Dere­chos Huma­nos de Pue­blos Indí­ge­nas, comu­ni­da­des negras y gru­pos LGBTI, así como por su dis­pli­cen­cia fren­te a los casos de corrup­ción que han recru­de­ci­do en los últi­mos dos años.

Efec­ti­va­men­te, la actual admi­nis­tra­ción ha des­ti­na­do una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va del PIB para equi­par y mejo­rar la infra­es­truc­tu­ra y las con­di­cio­nes sala­ria­les de las diver­sas ramas del Ejer­ci­to, la Mari­na y la Aero­náu­ti­ca, pero ello no ha sido sufi­cien­te para obte­ner el apo­yo incon­di­cio­nal a su ges­tión desas­tro­sa, que vie­ne sien­do cada vez más cues­tio­na­da en las esfe­ras mili­ta­res. Asu­mién­do­se como los “sal­va­do­res de la patria”, las Fuer­zas Arma­das se han empe­ña­do en tra­ba­jar para aca­bar con la mor­tan­dad y la cri­sis huma­ni­ta­ria des­ata­da en el país, entran­do en ruta de coli­sión con el nega­cio­nis­mo mos­tra­do por Bol­so­na­ro y sus ase­so­res más acérrimos.

Por su par­te, el Con­gre­so domi­na­do por un agre­ga­do de par­ti­dos fisio­lo­gis­tas y prag­má­ti­cos (cen­trão), tam­bién vie­ne acu­san­do reci­bo del colap­so gene­ra­li­za­do de hos­pi­ta­les, clí­ni­cas y has­ta de los ser­vi­cios fune­ra­rios, que com­pro­me­te la reelec­ción de muchos de sus miem­bros. La ini­cia­ción de un pro­ce­so de impeach­ment, que pare­cía impro­ba­ble hace dos meses atrás, es una posi­bi­li­dad que no se pue­de des­car­tar de plano en este nue­vo esce­na­rio crí­ti­co y caó­ti­co que apun­ta a Bol­so­na­ro como el prin­ci­pal responsable.

Con más de 310 mil falle­ci­dos y casi 13 millo­nes de con­ta­gia­dos, la tra­ge­dia de los bra­si­le­ños no pare­ce tener fin. Con un gober­nan­te incom­pe­ten­te y extre­mis­ta apo­ya­do por una hor­da de sim­pa­ti­zan­tes neo­fas­cis­tas y oscu­ran­tis­tas, Bra­sil pare­ce una nave a la deri­va en un mar tem­pes­tuo­so con una tri­pu­la­ción deses­pe­ra­da y aco­rra­la­da entre el deli­rio y la igno­ran­cia. Por lo mis­mo, es de suma urgen­cia con­vo­car a todas las fuer­zas polí­ti­cas y socia­les que estén dis­pues­tas a par­ti­ci­par en la cons­truc­ción de un pac­to de sal­va­ción nacio­nal que per­mi­ta salir cuan­to antes de esta pesa­di­lla que ame­na­za seria­men­te la vida y los pro­yec­tos de la inmen­sa mayo­ría de sus habitantes.

Fer­nan­do de la Cua­dra es doc­tor en Cien­cias Socia­les y edi­tor del blog Socia­lis­mo y Demo­cra­cia.

Fuen­tes: Rebe­lión /​Socia­lis­mo y Democracia

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *