Sin­di­ca­to Uni­ta­rio de Anda­lu­cía: «Mun­dial de Catar 2022 baña­do en san­gre obrera»

No es algo escon­di­do que en el Esta­do de Catar los dere­chos labo­ra­bles bri­llan por su ausen­cia. La gran mayo­ría de per­so­nas que emi­gran a este esta­do para bus­car­se una vida mejor pier­den todos sus dere­chos no solo como tra­ba­ja­dor, sino como per­so­na. Des­de ya hace algu­nos años se está denun­cian­do la escla­vi­tud de los que cons­tru­yen las gran­des man­sio­nes o los gran­des hote­les, deco­ra­dos con gran­des lujos y muy bien vis­to por las gran­des élites.

Sus andan­zas para con­se­guir el Mun­dial de 2022 ya fue­ron cues­tio­na­das y acu­sa­das por corrup­ción en la com­pra de votos y de fun­cio­na­rios de la FIFA, pero este petro-esta­do que­ría visua­li­zar­se al mun­do como un país occi­den­ta­li­za­do y “civi­li­za­do” para qui­tar­se las acu­sa­cio­nes de corrup­ción, miso­gi­nia, homó­fo­bo y caren­te de dere­chos fundamentales.

Hace unos días sal­tó a la pren­sa un dato ver­gon­zo­so y cri­mi­nal: entre 2010 y 2020 más de 6.700 tra­ba­ja­do­res murie­ron. Tra­ba­ja­do­res escla­vos, tra­ba­ja­do­res afi­na­dos en gue­tos. Casual­men­te, la mayo­ría de los repor­tes de muer­tes de estos tra­ba­ja­do­res las cali­fi­can como “natu­ra­les” tan natu­ra­les como ata­ques car­dia­cos o infec­cio­nes res­pi­ra­to­rias. Tam­bién en estos datos nos encon­tra­mos que la segun­da cau­sa de muer­te de estos tra­ba­ja­do­res es por acci­den­tes auto­mo­vi­lís­ti­cos, que con­lle­van el 12%, pero los datos ahon­dan más en estas muer­tes, de las que ellos con­si­de­ran “labo­ra­bles” son del 7%, casual­men­te el mis­mo por­cen­ta­je de suicidios.

El res­pon­sa­ble de estas con­di­cio­nes es el sis­te­ma de patro­naz­go o ‘kafa­la’, bajo el que cada tra­ba­ja­dor tie­ne un patrón, que pue­de ser un indi­vi­duo o una empre­sa. El sis­te­ma lle­va prác­ti­ca­men­te a que el tra­ba­ja­dor sea una ‘pose­sión’ del patrón. Apar­te este sis­te­ma de escla­vi­tud pro­por­cio­na al escla­vo un patro­ci­na­dor, que se encar­ga de “tra­mi­tar” su resi­den­cia, el cual es pues­to por el patrón y pue­de coac­cio­nar al escla­vo con su situa­ción legal en el país. Apar­te, en este Esta­do NO exis­te la Ins­pec­ción de Tra­ba­jo y, para los que se atre­ven a denun­ciar ante los tri­bu­na­les estas con­di­cio­nes labo­ra­les, se encuen­tran tra­bas, ade­más de que los sin­di­ca­tos son ile­ga­les.
La FIFA ha per­mi­ti­do y per­mi­te que esta situa­ción se dé, dado que, antes las pro­ba­das acu­sa­cio­nes de corrup­ción, para que el Mun­dial se haga en Qatar la FIFA, no hizo otra vota­ción y per­mi­te que los paí­ses caren­tes de dere­chos fun­da­men­ta­les se pos­tu­len para que se cele­bren allí sus even­tos y lle­nen las arcas públi­cas y los bol­si­llos de los man­da­ma­ses de turno.

Por ello, des­de el Sin­di­ca­to Uni­ta­rio de Anda­lu­cía, denun­cia­mos estos abu­sos y estos ase­si­na­tos impu­nes, hace­mos un lla­ma­do al boi­cot del mun­dial, dado que las infra­es­truc­tu­ras están lle­nas de vidas huma­nas y el cés­ped rega­do con su sangre.

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.