Argen­ti­na. 400 fami­lias recla­man «tie­rra para vivir» en Rafael Castillo

Por Eli Baez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de mar­zo de 2021. 

En Rafael Cas­ti­llo, par­ti­do bonae­ren­se de La Matan­za, des­de julio del 2020 se vie­ne dan­do un pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de tie­rras. Las fami­lias que for­man par­te lla­ma­ron al barrio La Nue­va Union y esta ubi­ca­do entre los barrios San Caye­tano y Jose Hernández. 


La Nue­va Union esta asen­ta­do sobre lo que hoy es una tos­que­ra que cuen­ta con 69 hec­tá­reas apro­xi­ma­da­men­te, es un terreno ocio­so hace mas de 30 años. Allí viven apro­xi­ma­da­men­te 400 fami­lias. El ran­go eta­rio de los y las habi­tan­tes es entre 20 a 70 años apro­xi­ma­da­men­te y hay una pobla­ción impor­tan­te de niñeces.

En ese lugar solía estar un asen­ta­mien­to don­de pre­do­mi­na­ba el basu­ral. Era un espa­cio amplio que se uti­li­za­ba para el desar­me y que­ma de autos, en algu­nos casos, era uti­li­za­do como depó­si­to de cadá­ve­res y, mas de una vez, logra­ron res­ca­tar a muje­res que pedían auxi­lio. Todo esto suce­día en un muni­ci­pio don­de Fer­nan­do Espi­no­za pro­me­tía, inver­tir 1.500 millo­nes de pesos en un Plan Inte­gra de Segu­ri­dad para que «La Matan­za viva sin mie­do“. Los y las veci­nas del pre­dio denun­cian con­ni­ven­cia poli­cial ante estos sucesos.

En el perío­do don­de la pan­de­mia mos­tró su pun­to mas álgi­do, cuan­do se pro­mul­gó la cua­ren­te­na por par­te del Esta­do Nacio­nal (ASPO), miles de fami­lias no pudie­ron pagar sus alqui­le­res, per­die­ron sus tra­ba­jos, algunos/​as cuen­ta­pro­pis­tas se que­da­ron sin ingre­sos y cre­ció el nume­ro de per­so­nas que vivían en situa­ción de indigencia.

Se decre­tó el con­ge­la­mien­to de alqui­le­res y prohi­bi­ción de des­alo­jos (DNU 76620), como una de las medi­das para ate­nuar los efec­tos eco­nó­mi­cos de la cri­sis que acen­tuó la pan­de­mia. Sin embar­go, los des­alo­jos seguían ocu­rrien­do, lo que lle­vo a que miles de fami­lias bus­quen otros medios de vida para poder sub­sis­tir. Segui­mos ante polí­ti­cas de Esta­do vacías, que no gene­ran una solu­ción con­cre­ta por el dere­cho de acce­der a vivien­das dig­nas. Actual­men­te el DNU 76620 con­si­guió una pró­rro­ga has­ta el 31 de mar­zo del corrien­te año, sin nove­da­des de nue­vas modi­fi­ca­cio­nes y extensión.

Como es el caso de Juan de 45 años, quien toda su vida fue carre­ro, no tie­ne un tra­ba­jo ni lugar don­de dor­mir. Está ubi­ca­do en uno de los terre­nos des­de el ini­cio de la pan­de­mia. Va y vie­ne del pre­dio a Ramos Mejía en bus­ca de cha­ta­rra para vender.

Una vez asen­ta­dos en el pre­dio, los y las veci­nas denun­cia­ron que reci­bían hos­ti­ga­mien­tos por par­te de la poli­cía y gru­pos civi­les (gru­pos para­po­li­cia­les). Los hos­ti­ga­mien­tos eran fre­cuen­tes, en gene­ral los días jue­ves y vier­nes ocu­rrían la que­ma de casi­llas y repre­sió­ne­ran por par­te de estos grupos.

Como sus denun­cias no eran reci­bi­das, en diciem­bre del 2020, se orga­ni­za­ron y rea­li­za­ron la pri­me­ra movi­li­za­ción ante la comi­sa­ria de San Jus­to exi­gien­do el cese del hos­ti­ga­mien­tos, dis­cri­mi­na­ción y repre­sa­lias. En ese mar­co pre­sen­ta­ron una soli­ci­ta­da y acla­ra­ron que tie­nen regis­tros de los hechos repre­si­vos y hostigamientos.

Los hos­ti­ga­mien­tos siguen. Los pri­me­ros días del mes de febre­ro la Poli­cía Bonae­ren­se ingre­só al pre­dio, de mane­ra vio­len­ta, con el fin de garan­ti­zar que la empre­sa EDENOR rea­li­za­rá el cor­te del ser­vi­cio eléc­tri­co. Ante la esca­la­da vio­len­ta, orga­ni­za­ron una pro­tes­ta pací­fi­ca don­de la poli­cía detu­vo a cua­tro veci­nos que regis­tra­ban el accio­nar policial.

Actual­men­te uno de los veci­nos, Rafael Cris­pin, tras ser dete­ni­do y libe­ra­do des­pués de una sema­na, es víc­ti­ma de una cau­sa arma­da. Rafael solo regis­tra­ba el ope­ra­ti­vo y se le impu­ta ten­ta­ti­va de homi­ci­dio a un fun­cio­na­rio poli­cial. Por este moti­vo rea­li­za­ron una cam­pa­ña mediá­ti­ca para que la cau­sa que­de sin efecto.

La orga­ni­za­ción del barrio es asam­blea­ria, cada barrio eli­gió a dos cola­bo­ra­do­res por manzana.

En cuan­to a las con­di­cio­nes mate­ria­les, no tie­nen cone­xión de agua pota­ble, ya que la tras­la­dan des­de la casa de una veci­na ubi­ca­da en un terreno ale­da­ño al barrio. Estan tra­ba­jan­do en dos per­fo­ra­cio­nes para que todos pue­dan tener agua “el calor es inten­so y nece­si­ta­mos tener agua en cada casa para pre­ve­nir dis­tin­tas enfer­me­da­des y mas con el Covid” nos comen­ta una vecina.

Actual­men­te exis­te un plan nacio­nal de vivien­da que tie­ne pla­ni­fi­ca­do entre­gar a dis­tin­tas fami­lias, en con­di­cio­nes vul­ne­ra­bles, un lugar don­de vivir dig­na­men­te. Median­te soli­ci­tud y pago en cuo­tas accesibles.

A 300 metros del ingre­so se encuen­tra un come­dor que esta abier­to de lunes a vier­nes y que da comi­da a mas de cien niños y niñas. Los recur­sos del come­dor pro­vie­nen mayor­men­te de veci­nos y veci­nas que los apor­tan de mane­ra soli­da­ria y tam­bién de dona­cio­nes de per­so­nas que no viven den el barrio.

Las fami­lias que recu­pe­ran terri­to­rios están recla­man­do un dere­cho que se les vie­ne negan­do hace mas de 40 años, el dere­cho a la vivien­da dig­na. Esto suce­de en una socie­dad don­de se pon­de­ra la pro­pie­dad pri­va­da y la exclu­sión, don­de el esta­do tie­ne para ofre­cer­le pobre­za y desidia a miles de familias.

Que­da a las cla­ras, lue­go de las expe­rien­cias en Guer­ni­ca, Barrio Sto­ne (Esco­bar), La Bibia­na (Mer­lo), entre otras, que el des­alo­jo no es una sali­da y que el esta­do no pue­de seguir res­pon­dien­do a los recla­mos jus­tos con represión.

Fuen­te: ANRed – Fotos Eli Baez

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.