Argen­ti­na. Por una polí­ti­ca de cui­da­dos con pers­pec­ti­va de discapacidad

Por Mesa de Tra­ba­jo en Dis­ca­pa­ci­dad y Dere­chos Huma­nos, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de mar­zo de 2021. 

Con­vo­ca­da por la Agen­cia Nacio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad, par­ti­ci­pa­mos des­de la Mesa en una reu­nión con orga­ni­za­cio­nes socia­les para plan­tear apor­tes a un futu­ro pro­yec­to de Ley, que impul­sa­rá una polí­ti­cas nacio­nal de cui­da­dos y que se está ela­bo­ran­do des­de el Minis­te­rio de las Muje­res, Géne­ros y Diver­si­dad. Se espe­ra que este pro­yec­to de ley ocu­pe par­te de la agen­da polí­ti­ca en los pró­xi­mos meses. En esta nota, com­par­ti­mos la infor­ma­ción cen­tral de este pro­ce­so, la des­car­ga de algu­nos docu­men­tos y los comen­ta­rios que rea­li­za­mos jun­to a otras orga­ni­za­cio­nes de per­so­nas con discapacidad.

En octu­bre pasa­do, la Reso­lu­ción 309 del Minis­te­rio de las Muje­res, Géne­ros y Diver­si­dad creó la “Comi­sión redac­to­ra de un ante­pro­yec­to de Ley para un Sis­te­ma Inte­gral de Cui­da­dos con Pers­pec­ti­va de Géne­ro”, esta comi­sión redac­to­ra, duran­te los meses siguien­tes, debía nutrir­se de los apor­tes de dis­tin­tos acto­res, prin­ci­pal­men­te de una Mesa Inter­mi­nis­te­rial de Polí­ti­cas de Cui­da­do, con­for­ma­da por dis­tin­tos sec­to­res de gobierno, como las car­te­ras de Salud, Tra­ba­jo, Desa­rro­llo Social, el INAES (Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Aso­cia­ti­vis­mo y Eco­no­mía Social), el PAMI y la Andis (Agen­cia Nacio­nal de Dis­ca­pa­ci­dad), entre otras. El 12 de febre­ro, la Andis pre­sen­tó su docu­men­to, que incor­po­ró comen­ta­rios y apor­tes de diver­sas Orga­ni­za­cio­nes de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad (ODP), entre ellas, la Mesa. La comi­sión redac­to­ra está con­for­ma­da por un gru­po nota­ble de espe­cia­lis­tas en dis­tin­tos cam­pos: las polí­ti­cas públi­cas y socia­les, la eco­no­mía femi­nis­ta, la salud, la edu­ca­ción, el dere­cho, la admi­nis­tra­ción públi­ca, etc. Cori­na Rodrí­guez Enrí­quez, Vir­gi­nia Fran­ga­ni­llo, Mari­sa Herre­ra, Lau­ra Paut­ta­si, Nata­lia Ghe­rar­di, Eleo­nor Faur, Romi­na Rubin, Jor­ge Gar­cía Rapp y Mer­ce­des Mayol Lasa­lle con­for­man el gru­po res­pon­sa­ble de la redac­ción del ante­pro­yec­to de ley.

andis-mesa-discapacidad
(Ima­gen: Mesa de Tra­ba­jo en Dis­ca­pa­ci­dad y Dere­chos Humanos)

“Garan­ti­zar una pers­pec­ti­va de dis­ca­pa­ci­dad en el ante­pro­yec­to de ley” podría ser el títu­lo de los apor­tes rea­li­za­dos des­de las orga­ni­za­cio­nes socia­les que par­ti­ci­pa­mos el mar­tes 2 de febre­ro, coor­di­na­da por las fun­cio­na­rias de la Andis que lle­va­rían lue­go las pro­pues­tas del cam­po de la dis­ca­pa­ci­dad a la comi­sión redac­to­ra. Ya des­de el orga­nis­mo, abrie­ron la reu­nión con las ODP con ese man­da­to: “Pro­po­ne­mos pre­sen­tar sóli­da­men­te la pers­pec­ti­va de la dis­ca­pa­ci­dad en la pro­pues­ta que ele­ve­mos a la comi­sión redac­to­ra de la ley de cui­da­dos, lejos de un mode­lo asis­ten­cia­lis­ta, y enten­dien­do a la per­so­na con dis­ca­pa­ci­dad como un suje­to de dere­chos”. Esta reu­nión es, en reali­dad, la pri­me­ra ins­tan­cia de diá­lo­go y apor­tes para inci­dir en el deba­te de la futu­ra ley, que con­ti­nua­rá con un tra­ba­jo duran­te todo el año. Las opor­tu­ni­da­des esta­rán mar­ca­das por las eta­pas de ela­bo­ra­ción del ante­pro­yec­to pri­me­ro y su deba­te posterior.

Susa­na Under­wood y Veró­ni­ca Gon­zá­lez son las fun­cio­na­rias que inte­gran, des­de la Andis, la Mesa Inter­mi­nis­te­rial y quie­nes coor­di­na­ron diver­sos encuen­tros con orga­ni­za­cio­nes. En la que par­ti­ci­pa­mos, coin­ci­di­mos con REDI, APADEA, FAICA, ASDRA, Sen­de­ros del Sem­bra­dor, AMIA y la Mesa. Lue­go de deta­llar el pro­ce­so de con­sul­tas e incor­po­ra­ción de apor­tes (ade­más de las ODP, con­ta­ron con apor­tes del Con­se­jo Fede­ral de Dis­ca­pa­ci­dad y dis­tin­tos orga­nis­mos del Esta­do nacio­nal), se gene­ró un rico diá­lo­go, brin­dan­do res­pues­tas a la pre­gun­ta: ¿Qué se debe con­si­de­rar en una polí­ti­ca fede­ral de apo­yos des­de una pers­pec­ti­va de discapacidad?

Se des­ta­có que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad no son sólo des­ti­na­ta­rias de cui­da­dos, que tam­bién pue­den brin­dar­los (de hecho, muchas per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad sue­len ser cui­da­do­ras) y que, en ambos casos, pue­den o no nece­si­tar de apo­yos. En este pun­to, ade­más, des­ta­can­do que pue­de ser una ocu­pa­ción labo­ral para per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, que pue­de vin­cu­lar­se con la pro­mo­ción de coope­ra­ti­vas y que debe eli­mi­nar­se incom­pa­ti­bi­li­dad con la Pen­sión no Contributiva.

revolucion-afectos-vínculos-manos
(Ima­gen: Mesa de Tra­ba­jo en Dis­ca­pa­ci­dad y Dere­chos Humanos)

Des­de la Mesa, tam­bién adver­ti­mos que, más allá de que la idea de cui­da­dos haya avan­za­do y ya no se la entien­da de mane­ra asis­ten­cia­lis­ta o sobre­pro­tec­to­ra, esto no está ins­ta­la­do social­men­te. Por lo tan­to, se debe hacer un tra­ba­jo fuer­te antes y duran­te la dis­cu­sión de esta ley, para que no se gene­ren con­fu­sio­nes des­de diver­sos sec­to­res, como los medios de comu­ni­ca­ción, y evi­tar que se ins­ta­le la idea de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad u otros gru­pos como depen­dien­tes, y, en cam­bio, pro­mo­ver la idea de inter­de­pen­den­cia, dere­cho a con­tar con apo­yos para la toma de deci­sio­nes, etc.

Las orga­ni­za­cio­nes par­ti­ci­pan­tes tam­bién plan­tea­mos que esta polí­ti­ca no que­de entram­pa­da en el sis­te­ma pres­ta­cio­nal esta­ble­ci­do por la Ley 24.901, por lo que esto impli­ca­ría: seguir fomen­tan­do la “indus­tria de la dis­ca­pa­ci­dad”, por las con­di­cio­nes de pre­ca­ri­za­ción labo­ral que este sis­te­ma per­mi­te y, sobre todo, el mode­lo médi­co sobre el que se asien­ta. ¿Qué pue­de impli­car, por ejem­plo, que esta polí­ti­ca esté finan­cia­da des­de la segu­ri­dad social, las obras socia­les? Tam­bién resul­ta evi­den­te que una futu­ra polí­ti­ca inte­gral de cui­da­dos con pers­pec­ti­va de dere­chos debe­rá reper­cu­tir, más tem­prano que tar­de, en un pro­fun­do deba­te his­tó­ri­co para la trans­for­ma­ción del sis­te­ma pres­ta­cio­nal. De lo con­tra­rio, coexis­ti­rán dos sis­te­mas en con­tra­dic­ción: el pro­mo­vi­do des­de el mode­lo médi­co, en prác­ti­cas reco­no­ci­das den­tro de la Ley 24.901, y lo que cree la ley de cuidados.

Otro pun­to crí­ti­co son las dife­ren­tes reali­da­des y situa­cio­nes des­igua­les que se viven en el terri­to­rio nacio­nal, según la pro­vin­cia en que se encuen­tre. Una polí­ti­ca inte­gral y fede­ral de estas carac­te­rís­ti­cas, que evi­te la dis­cre­cio­na­li­dad de la apli­ca­ción por par­te de los gobier­nos pro­vin­cia­les y garan­ti­ce que la pers­pec­ti­va de dis­ca­pa­ci­dad y apo­yos esté pre­sen­te en todo el terri­to­rio nacio­nal plan­tea un desa­fío muy gran­de. Un ejem­plo es el caso de Ire­ne, de Alta Gra­cia, en el que el Esta­do Nacio­nal pare­ce no poder hacer sufi­cien­te para defen­der­la fren­te a la vul­ne­ra­ción de sus dere­chos, por par­te de la obra social pro­vin­cial y el Gobierno de Cór­do­ba, que denie­ga los apo­yos ade­cua­dos que nues­tra com­pa­ñe­ra requie­re para una vida de dig­ni­dad; aún cuan­do una sen­ten­cia de ampa­ro de la CIDH lo demanda.

La pers­pec­ti­va de dere­chos, los apo­yos y la auto­no­mía, el mode­lo social de la dis­ca­pa­ci­dad son los aspec­tos cen­tra­les de una pers­pec­ti­va de dis­ca­pa­ci­dad en una polí­ti­ca de cui­da­dos. Se tra­du­ce, por ejem­plo, en el dere­cho a deci­dir cómo, por cuán­to tiem­po, para qué ins­tan­cias de la vida se rea­li­za­rán las tareas de cui­da­do. Garan­ti­zar esta pers­pec­ti­va requie­re una for­ma­ción sóli­da y prác­ti­ca de las per­so­nas dedi­ca­das a estas tareas en el enfo­que de dere­chos huma­nos, el mode­lo social, etc. Esto tam­bién impli­ca no vin­cu­lar lineal­men­te la nece­si­dad de cui­da­dos con gra­dos de depen­den­cia, por­que pue­den reque­rir­se deter­mi­na­dos cui­da­dos por par­te de per­so­nas que ejer­cen un gra­do de auto­no­mía en diver­sos aspec­tos de su vida coti­dia­na. En este pun­to, y en gene­ral en toda la dis­cu­sión, la idea de cui­da­dos pare­ce tocar­se, sola­par­se, com­ple­men­tar­se y a veces fun­dir­se con la idea de apo­yos. Es nece­sa­rio que las defi­ni­cio­nes de deter­mi­na­dos con­cep­tos, así como sus rela­cio­nes, sean pre­ci­sa­das en la ley.

La cons­truc­ción de una polí­ti­ca públi­ca que orga­ni­ce las tareas de cui­da­dos, que inte­gre pers­pec­ti­vas femi­nis­tas y de géne­ro, con la pers­pec­ti­va de dis­ca­pa­ci­dad, la inter­cul­tu­ra­li­dad, los dere­chos de las per­so­nas mayo­res y el enfo­que de dere­chos huma­nos en gene­ral es una gran opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca que reper­cu­ti­rá en la mayo­ría de los sec­to­res de la socie­dad (¿qué sec­tor social podría pen­sar­se ajeno a un deba­te sobre los cui­da­dos?) y que inte­gra­rá al colec­ti­vo de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en una preo­cu­pa­ción social inte­gral. En defi­ni­ti­va, esta ini­cia­ti­va esta­rá liga­da a la trans­for­ma­ción de pau­tas cul­tu­ra­les arrai­ga­das, de estruc­tu­ras de fun­cio­na­mien­to social, de ins­ti­tu­cio­nes y tam­bién de intere­ses eco­nó­mi­cos. Trans­for­ma­cio­nes nece­sa­rias y por las cua­les, des­de la Mesa, tam­bién militamos.

Fuen­te: La tinta

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.