Argen­ti­na. ¿Los niños del saqueo de sueños?

Por Mar­ce­lo Val­ko*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de febre­ro de 2021.

I Ocu­rre a dia­rio. Todos lo sabe­mos. Suce­de en Méxi­co, Gua­te­ma­la, Bra­sil y en tan­tos sitios de nues­tra amé­ri­ca que se desan­gra a dia­rio debi­do a gue­rra de maras, ban­das arma­das, escua­dro­nes para­po­li­cia­les y car­te­les del nar­co­trá­fi­co en pun­ga por tras­la­dar dro­ga a EEUU. (¿Cómo logra ingre­sar en USA es un “mis­te­rio”? Ya que se tra­ta de un país cuyos enjam­bres de dro­nes logran leer la hora en el reloj de sus enemi­gos antes de hacer­los volar pero “curio­sa­men­te” no con­si­gue dete­ner seme­jan­te trá­fi­co). Los muer­tos de esas gue­rras casi siem­pre son jóve­nes, muy jóve­nes. Tam­bién sabe­mos que angus­tia y decep­cio­na. Algu­nos se can­san y bajan los bra­zos ya que no solo mue­re gen­te tam­bién los sue­ños de muchos. La mar­gi­na­ción de enor­mes sec­to­res de la pobla­ción arro­ja­da fue­ra del cir­cui­to eco­nó­mi­co debi­do al con­ti­nuo des­mem­bra­mien­to del mer­ca­do labo­ral y el aplas­ta­mien­to de los sala­rios como con­se­cuen­cia del achi­ca­mien­to del PBI a repar­tir, viven haci­na­dos como pue­den libra­dos a su suer­te en espa­cios inha­bi­ta­bles que últi­ma­men­te los res­pec­ti­vos gobier­nos bar­ni­zan como “barrios vul­ne­ra­bles” un asép­ti­co eufe­mis­mos que en la dis­ten­di­da fic­ción de los des­pa­chos buro­crá­ti­cos pare­ce mejo­rar la mar­gi­na­li­dad en los papers. Algu­nos exper­tos sin expri­mir­se dema­sia­do el cere­bro lla­man a las varia­bles plan­tea­das más arri­ba “cal­do de cul­ti­vo” don­de la pobre­za actúa como deno­mi­na­dor común y úni­co pro­duc­tor de vio­len­cia que el Esta­do cele­bra y uti­li­za como un exce­len­te jus­ti­fi­ca­ti­vo para aumen­tar el apa­ra­to repre­si­vo. La pren­sa que es el prin­ci­pal fac­tor de dis­ci­pli­na­mien­to social nos acos­tum­bró a leer sobre crí­me­nes ocu­rri­dos en “barrios vul­ne­ra­bles” como la fave­la La Rocinha de Río, en la temi­ble Nue­va Capi­tal de Tegu­ci­gal­pa, en el Peta­re de Cara­cas o en el terri­to­rio de Tamau­li­pas que hace el infierno a los migran­tes indo­cu­men­ta­dos, la esce­no­gra­fía cam­bia pero el espan­to y la rece­ta es la misma.

II Los mon­tos, tasas, pla­zos e intere­ses de la deu­da exter­na regio­nal resul­tan invi­si­bles y leja­nos para el pue­blo que solo pade­ce sus con­se­cuen­cias por­que tie­ne que pagar­la a como dé lugar, inclu­so con san­gre como mues­tran las cró­ni­cas poli­cia­les que exhi­ben el últi­mo esla­bón de la cade­na del saqueo. Es como un cán­cer que gene­ra metás­ta­sis per­ma­nen­tes cer­ce­nan­do más y más par­ti­das pre­su­pues­ta­rias, avan­zan­do más y más con­tra la gen­te. Exis­ten algu­nas excep­cio­nes como vimos hace unas sema­nas cuan­do Boli­via le devol­vió al FMI un prés­ta­mo mal­sano y usu­ra­rio que había soli­ci­ta­do la usur­pa­do­ra Añez. Entre tan­to la mayo­ría de nues­tros Esta­dos nau­fra­gan entre dos úni­cas pro­pues­tas. La pri­me­ra es fin­gir pro­ble­mas ocu­la­res don­de el úni­co palia­ti­vo es ocul­tar la cabe­za como el aves­truz para no mirar la reali­dad y la segun­da es vol­ver­se extre­ma­da­men­te devo­to y enco­men­dar­se “a que sea lo que Dios quie­ra” una fór­mu­la que muy suel­to de cuer­po lan­zó en su momen­to el pre­si­den­te argen­tino Eduar­do Duhal­de ante la cri­sis extre­ma del 2001.

III Pre­ci­sa­men­te y ya hacien­do foco en el títu­lo y el comien­zo de esta nota, es nece­sa­rio men­cio­nar que tal vio­len­cia tam­bién ocu­rre en la Argen­ti­na, en par­ti­cu­lar en Rosa­rio, la segun­da ciu­dad en can­ti­dad de pobla­ción del país. Vea­mos la siguien­te noti­cia “Un hom­bre fue acri­bi­lla­do en el velo­rio de su her­mano que había sido ase­si­na­do. Los fami­lia­res de las víc­ti­mas temen que las matan­zas con­ti­núen” (Info­bae 24/​02/​2021). Ocu­rrió en Villa Gober­na­dor Gál­vez que for­ma par­te del enor­me cor­dón pau­pe­ri­za­do del Gran Rosa­rio don­de al derrum­bar­se en los ´90 la pro­duc­ción indus­trial suma­da a la auto­ma­ti­za­ción miles fue­ron con­de­na­dos a la indi­gen­cia. Por ejem­plo Ford Motors en los ´70 tenía 12.000 ope­ra­rios, hoy con 2.000 fabri­ca la mis­ma can­ti­dad de vehícu­los con la mayor uti­li­dad. En ese lap­so la pobla­ción aumen­tó del país y el mer­ca­do labo­ral se redu­jo. Para el sis­te­ma la gen­te sobra.

En sín­te­sis el caso de la nota perio­dís­ti­ca es el siguien­te, un hom­bre fue ase­si­na­do por dos sica­rios, al día siguien­te otros indi­vi­duos matan a su her­mano en el vela­to­rio rea­li­za­do en el cemen­te­rio. Aun­que inten­tó esca­par, el hom­bre fue alcan­za­do por una dece­na de dis­pa­ros. Los agre­so­res huye­ron como es habi­tual. Vaya­mos aho­ra a la ima­gen de la Agen­cia Telam que acom­pa­ña la cró­ni­ca de lo ocu­rri­do y dice mucho más que el tex­to del perió­di­co que en teo­ría ilus­tra. En pri­mer plano yace el cadá­ver cubier­to, un par de indi­vi­duos segu­ra­men­te poli­cías hablan den­tro de la zona deli­mi­ta­da del cri­men. Más atrás vemos un gru­po de chi­cos del barrio sen­ta­dos al cor­dón de la vere­da. Segu­ra­men­te se acer­ca­ron lue­go de la bala­ce­ra y ante la con­mo­ción de los móvi­les poli­cia­les y la apa­ri­ción de la pren­sa. Un par de bici­cle­tas apo­ya­das con­tra el pare­dón del cemen­te­rio rema­tan la escena.

IV Con­vie­ne dete­ner­se en los dos niños de ambos extre­mos, tan­to el que está a la dere­cha jun­to a la colum­na blan­ca como el otro sen­ta­do en el bor­de a la izquier­da. Ambos están con los codos apo­ya­dos sobre las rodi­llas y las manos sos­te­nien­do la cabe­za como si fue­ran mode­los del “Pen­sa­dor” de Rodin. Recor­de­mos que el escul­tor fran­cés reali­zó aque­lla escul­tu­ra para colo­car­la en “La Puer­ta del Infierno” un monu­men­to ins­pi­ra­do en la Divi­na Come­dia Las Flo­res del Mal. Segu­ra­men­te esos pibes en short y ojo­tas de los subur­bios pobres de Rosa­rio no leye­ron a Alighie­ri ni a Bau­de­lai­re, pero evi­den­te­men­te algo sos­pe­chan del Infierno y no me refie­ro al elu­cu­bra­do por la teo­lo­gía… En lugar de estar jugan­do a la pelo­ta o andan­do en bici, están sen­ta­dos allí miran­do con gra­ve­dad. Es inevi­ta­ble que han de pen­sar en la reali­dad en don­de les tocó nacer, una reali­dad que hace muy difí­cil el futu­ro. No son drea­mers, cuan­do sue­ñan lo hacen en cas­te­llano. Sus cari­tas preo­cu­pa­das demues­tran que algo sos­pe­chan, pre­sien­ten que alguien está detrás de todo esto absor­bien­do bie­nes, per­so­nas e ilu­sio­nes, con­ven­cién­do­nos que nues­tros paí­ses son invia­bles y que esto es así y así será. Milla­res de niños en todo el con­ti­nen­te en barrios “vul­ne­ra­bles” de Chi­le, El Sal­va­dor o Méxi­co cre­cen intu­yen­do que algo ocu­rre. ¿Cómo es que a algu­nos les toca todo y a muchos menos que nada? Sus mira­das sos­pe­chan de un Infierno que no ima­gi­nó Dan­te y un Mal que no vis­lum­bró Bau­de­lai­re y que las gran­des cade­nas como CNN, O Glo­bo, Cara­col, Tele­vi­sa y Cla­rín & Cia tra­ba­jan para con­ven­cer­nos que no es tan así mien­tras nos pasan pelí­cu­las don­de los malos pier­den y los bue­nos ganan… ¿Qué pien­san esos chi­cos? ¿Aca­so están pre­des­ti­na­dos a per­ma­ne­cer sen­ta­dos miran­do des­de el cor­dón de la vere­da? ¿Aca­so un Jeho­vá, la Doc­tri­na Mon­roe o la de Segu­ri­dad Nacio­nal escri­bie­ron en algu­na par­te algo que nos sal­tea­mos del con­tra­to? Pero es indu­da­ble que esos niños sos­pe­chan que algo pasa. Un semió­lo­go ase­gu­ró con razón que una ima­gen dice más que mil pala­bras, las mira­das de los niños tam­bién. Es len­to, pero viene…


[1] Psi­có­lo­go, docen­te uni­ver­si­ta­rio, espe­cia­lis­ta en etno­li­te­ra­tu­ra y en inves­ti­gar geno­ci­dio indí­ge­na, autor de nume­ro­sos tex­tos como Pedes­ta­les y Pron­tua­rios y Peda­go­gía de la Desmemoria.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.