Esta­dos Uni­dos. La heren­cia mal­di­ta de Trump: el avan­ce de la ultraderecha/​fascista

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 febre­ro 2021.

Fren­te a la catás­tro­fe polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social del sis­te­ma capi­ta­lis­ta sal­va­je que rige los des­ti­nos de nues­tro des­gra­cia­do pla­ne­ta y antes del ver­ti­gi­no­so desa­rro­llo del nazismo/​fas­cis­mo en Esta­dos Uni­dos, Euro­pa, Lati­noa­mé­ri­ca, en espe­cial en la Espa­ña pro­fun­da monár­qui­ca fran­quis­ta y en el Chi­le vir­tual con el par­ti­do repu­bli­cano, hemos reite­ra­do , pre­ci­sa­do que no hay efec­to sin cau­sa. La cau­sa de la pri­me­ra y segun­da gue­rra mun­dial, fue lo que los ideólogos/​prag­má­ti­cos con­tem­po­ri­za­do­res deno­mi­na­ron “cri­sis” por más de cin­co déca­das, una ano­ma­lía semán­ti­ca, fue la inca­pa­ci­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta sal­va­je para seguir rigien­do los des­ti­nos de nues­tro planeta.

El odio que, en los últi­mos cua­tro años, ha sem­bra­do Donald Trump como pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos ha ger­mi­na­do en el terreno abo­na­do de la ultra­de­re­cha, orga­ni­za­da en dife­ren­tes paí­ses del mun­do a su ima­gen y seme­jan­za, con el apo­yo de lugar­te­nien­tes eco­nó­mi­ca­men­te bien dota­dos. Lo esta­mos vien­do en Polo­nia, don­de entra ya en vigor la prohi­bi­ción del abor­to pese a las mul­ti­tu­di­na­rias pro­tes­tas que han inten­ta­do fre­nar una medi­da tan regre­si­va. El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal sen­ten­ció en octu­bre de 2020 que era ile­gal inte­rrum­pir el emba­ra­zo en el caso de mal­for­ma­ción del feto, dan­do la razón a los par­la­men­ta­rios del par­ti­do de extre­ma dere­cha “Ley y Justicia”.

En paí­ses como Bra­sil, la nula ges­tión de la pan­de­mia ha lle­va­do al lími­te a la ciu­da­da­nía, cuan­do los enfer­mos mue­ren asfi­xia­dos por fal­ta de oxí­geno en los hos­pi­ta­les, dra­ma que es sig­ni­fi­ca­ti­vo en Manaos, en ple­na Ama­zo­nía, don­de la pobla­ción enfer­ma se está aho­gan­do lite­ral­men­te. Los afi­nes al pre­si­den­te Bol­so­na­ro, una copia ideo­ló­gi­ca de Trump, inten­tan con­ju­rar el fan­tas­ma de un impeach­ment, toda­vía lejano, pero cada vez más verosímil.

Vis­to lo vis­to y lo que ven­drá no cues­ta esfuer­zo afir­mar que la ultra­de­re­cha agre­de y ase­si­na. En 2020, según un infor­me de la pla­ta­for­ma Anti­faz Inter­na­tio­nal, se tie­ne noti­cia feha­cien­te de 810 ata­ques en dife­ren­tes paí­ses, pro­vo­ca­dos por «faná­ti­cos, fas­cis­tas y vio­len­cia de extre­ma dere­cha», lo que se inter­pre­ta como una míni­ma par­te de lo que en reali­dad suce­de a dia­rio en el mun­do. Este infor­me, ela­bo­ra­do por cuar­to año con­se­cu­ti­vo, indi­ca que, en refe­ren­cia a 2019, se ha pro­du­ci­do un incre­men­to de un 39 % de vio­len­cia ultra. Tiro­teos, pali­zas, ata­ques de diver­so tipo, lle­va­ron a la muer­te a 325 per­so­nas y deja­ron mal­he­ri­das a 1.186.

Como un lobo con piel de cor­de­ro, la ultra­de­re­cha fas­cis­ta se cubre con la demo­cra­cia y, cuan­do tie­ne ase­gu­ra­do su obje­ti­vo, uti­li­za las garras sin con­tem­pla­cio­nes, barrien­do todo lo que esca­pe a su con­trol. Den­tro de sus estra­te­gias tam­bién cuen­ta con ser­vir­se de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas. Así, el virus es un inven­to de un labo­ra­to­rio chino des­ti­na­do a hacer una cri­ba entre la raza huma­na. Estos bulos se des­per­di­gan a tra­vés de las redes socia­les, lle­gan­do a influir en un sec­tor de la pobla­ción, no nece­sa­ria­men­te igno­ran­te o candoroso.

Cons­pi­ra­cio­nes

De todas las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, hay una espe­cial­men­te peli­gro­sa que rei­vin­di­ca­ba el nazis­mo. “… ‘Un gru­po de finan­cie­ros judíos domi­na el mun­do en secre­to y está cons­pi­ran­do para des­truir la raza aria. Dise­ña­ron la revo­lu­ción bol­che­vi­que, diri­gen las demo­cra­cias de Occi­den­te y con­tro­lan los medios y los ban­cos. Tan solo Hitler ha logra­do ver la reali­dad de sus tru­cos nefa­rios… y solo él pue­de dete­ner­los y sal­var a la huma­ni­dad’”, expli­ca el his­to­ria­dor Yuval Noah Hara­ri en su artícu­lo “Cuan­do el mun­do pare­ce una gran conspiración”.

Hara­ri ana­li­za que, por supues­to, exis­ten muchas y ver­da­de­ras cons­pi­ra­cio­nes: “… Los indi­vi­duos, las cor­po­ra­cio­nes, las orga­ni­za­cio­nes, las igle­sias, las fac­cio­nes y los gobier­nos siem­pre están tra­man­do y ela­bo­ran­do varias cons­pi­ra­cio­nes. Sin embar­go, jus­to por eso es tan difí­cil pre­de­cir y con­tro­lar a todo el mun­do”. Se me vie­ne a la men­te la cons­pi­ra­ción judeo­ma­só­ni­ca que tan­to jue­go dio a la dic­ta­du­ra fran­quis­ta fas­cis­ta para jus­ti­fi­car la repre­sión de cual­quier opi­nión dis­cre­pan­te de la ofi­cial del régimen.

“La his­to­ria ofi­cial” se repi­te como far­sa y des­pués como tragedia:

Aun­que no exac­ta­men­te del mis­mo modo, sin duda la his­to­ria se repi­te. Las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas fue­ron antes, y siguen sien­do hoy, un ins­tru­men­to impres­cin­di­ble para estos gru­pos. Lo pri­me­ro es bus­car a un enemi­go, para des­pués cul­par­lo de todos los males posi­bles, demo­ni­zán­do­lo. Una vez con­se­gui­do, el terreno está abo­na­do y, apro­ve­chan­do la des­es­pe­ran­za y la deses­pe­ra­ción de las per­so­nas y colec­ti­vos, no resul­ta com­pli­ca­do espar­cir la espe­cie xenó­fo­ba, racis­ta o sen­ci­lla­men­te fas­cis­ta que se pretendía.

Gobierno ‘social comu­nis­ta’, ‘ile­gí­ti­mo’, ‘oku­pa’, ‘socio de inde­pen­den­tis­tas y terro­ris­tas’, son con­cep­tos acu­ña­dos aquí en casa por Vox, que PP y Ciu­da­da­nos no han teni­do repa­ro alguno en incor­po­rar a su léxi­co, para lue­go apun­tar a una cons­pi­ra­ción inter­na­cio­nal de izquier­das, con refe­ren­cias al cha­vis­mo o la Cuba cas­tris­ta, pero que por lo gene­ral se expre­sa con pru­den­cia sobre Putin, abra­za la cau­sa de la opo­si­ción vene­zo­la­na y no hace ascos a cobrar del exi­lio ira­ní, en el caso de Vox.

Borrar la memo­ria: “ un pue­blo sin memo­ria hitó­ri­ca nada sig­ni­fi­ca ni nada vale. “ Dr. Sal­va­dor Allen­de Gos­sens Pre­si­den­te de Chi­le ase­si­na­do por orden del régi­men de los Esta­dos Uni­dos y lle­va­do a cabo por las fuer­zas arma­das de Chile

En los pri­me­ros esta­dios, Vox se aso­ció con el PP y con Ciu­da­da­nos, per­mi­tien­do gobier­nos con­jun­tos. Sobre el papel no deten­ta pues­tos de poder, pero, en la prác­ti­ca, mar­ca el camino a sus socios. Ese es el méto­do de trabajo.

En Anda­lu­cía se ha cerra­do el camino a las polí­ti­cas de igual­dad, a la lucha con­tra la vio­len­cia de géne­ro y a los tra­ba­jos por recu­pe­rar la memo­ria histórica.

En Madrid, pri­me­ro se eli­mi­na­ron home­na­jes y recuer­dos a Lar­go Caba­lle­ro o a Inda­le­cio Prie­to; se borra­ron los memo­ria­les del cemen­te­rio de La Almu­de­na a los ase­si­na­dos por el fran­quis­mo arran­can­do las poe­sías de Miguel Her­nán­dez con la mis­ma rabia con que le qui­ta­ron la vida al poe­ta. Aho­ra le ha toca­do la vez al femi­nis­mo con la deci­sión de borrar el mural situa­do jun­to a un poli­de­por­ti­vo que reúne retra­tos de muje­res dis­tin­gui­das por su fir­me deci­sión de luchar por la igual­dad. El alcal­de Mar­tí­nez Almei­da ejer­ce de muñe­co ven­trí­lo­cuo de Vox, con Ciu­da­da­nos como com­par­sa dubi­ta­ti­vo. ¿En qué que­da­mos? Al final en lo que diga Vox. Pero no con­ta­ban con los vecinos.

Fue­ron los veci­nos del barrio de Ciu­dad Lineal, don­de se encuen­tra la obra grá­fi­ca femi­nis­ta, los que, har­tos de tan­ta ofen­sa salie­ron a la calle y plan­ta­ron cara a este des­pro­pó­si­to. Gri­ta­ron con­tra la igno­mi­nia, y su gri­to tuvo eco a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal, has­ta que con­si­guie­ron dete­ner el desa­gui­sa­do. El gru­po muni­ci­pal de Más Madrid y el PSOE, al que se unió Ciu­da­da­nos cam­bian­do su opi­nión ini­cial, para­ron la esca­be­chi­na pre­vis­ta e indul­ta­ron el muro. 

Eso sí, la vice­al­cal­de­sa Bego­ña Villa­cís, por­ta­voz de la for­ma­ción naran­ja, jus­ti­fi­ca­ba su nue­va pos­tu­ra acla­ran­do que el sec­ta­ris­mo no se borra con más sec­ta­ris­mo. Aña­dió: «No me gus­ta el mural, pero quie­ro un mural que reco­ja su femi­nis­mo, el mío, el femi­nis­mo de Vox y el del PP. Llá­men­le uste­des rec­ti­fi­ca­ción por­que no me impor­ta: no me asus­ta. Pre­fie­ro que se que­de el mural y pin­tar otros mura­les». A estas altu­ras resul­ta difí­cil enten­der cómo se pue­de defen­der que el femi­nis­mo es algo cues­tio­na­ble, que la lucha por los dere­chos de la mujer se pue­de ori­llar, que el machis­mo sea algo dife­ren­te a un mal que cau­sa muer­tes y que debe ser erra­di­ca­do fren­te a la igual­dad necesaria.

La foto de la verdad

El argu­men­to de Ciu­da­da­nos es pobre y ale­ja­do de los inten­tos de apa­ren­tar una ima­gen rela­ti­va­men­te pro­gre­sis­ta, como pre­ten­de en oca­sio­nes este par­ti­do polí­ti­co, hacien­do mala­ba­res para apa­ren­tar que se ale­ja de sus socios de la dere­cha y la extre­ma dere­cha fas­cis­ta. La foto de Colón con los repre­sen­tan­tes de los tres par­ti­dos en son­rien­te con­cu­rren­cia les per­se­gui­rá siem­pre y refle­ja una reali­dad opor­tu­nis­ta, sin palia­ti­vos, en el par­ti­do naran­ja has­ta que sus diri­gen­tes no hagan un des­mar­que cla­ro, con­tun­den­te y defi­ni­ti­vo de aque­llos. En algún momen­to habrá que pedir res­pon­sa­bi­li­da­des a estos polí­ti­cos por sus acti­tu­des de con­ve­nien­cia que nos lle­van a retro­ce­der, per­dien­do hitos de liber­tad con­se­gui­dos hace tan­to tiem­po que ni siquie­ra los per­ci­bi­mos, e inclu­so estas agre­sio­nes nos pare­cen de ini­cio chus­cas y grotescas.

Ese es el peli­gro, que tar­da­mos en dar­nos cuen­ta de has­ta qué pun­to aten­tan con­tra la demo­cra­cia. Vox va hacien­do su labor has­ta que es dema­sia­do tar­de, y lo que podrían pare­cer comen­ta­rios cho­can­tes se con­vier­ten en reali­da­des que cues­ta des­pués fre­nar… si es que se con­si­gue. Mien­tras tan­to, las víc­ti­mas que se recor­da­ban en el memo­rial de la Almu­de­na o los ver­sos de Her­nán­dez que las arro­pa­ban han vuel­to al silencio.

La ame­na­za está ahí. En Por­tu­gal, del esca­so 1% de los ante­rio­res comi­cios, en estas últi­mas elec­cio­nes en que la abs­ten­ción ha sido con­si­de­ra­ble por efec­tos de la pan­de­mia, la ultra­de­re­cha fas­cis­ta que enca­be­za André Ven­tu­ra, el líder de Che­ga (Bas­ta), ha con­se­gui­do un 12%. Algo impen­sa­ble logra­do median­te la agi­ta­ción, la des­ca­li­fi­ca­ción y el ata­que al opo­nen­te. ¿Son los cole­ta­zos de una situa­ción en la que el efec­to Trump aún esta­ba pre­sen­te? O, por el con­tra­rio, ¿es algo más pro­fun­do? Algo que ha arrai­ga­do ante la indi­fe­ren­cia de quie­nes tenían que opo­ner­se a esa espe­cie de pla­ga de lan­gos­ta que se pue­de pre­ve­nir, pero que, una vez pre­sen­te, es impo­si­ble dete­ner. La espe­ran­za radi­ca en que fue­ra del jue­go pre­si­den­cial, en la ciu­da­da­nía, pier­da fuer­za la ultra­de­re­cha que el ante­rior pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos alen­tó en Euro­pa y en Amé­ri­ca Lati­na. Sobre todo, si fla­quea la ayu­da eco­nó­mi­ca a la que antes se podía tener fácil acceso.

Pero resul­ta inne­ga­ble que se han enva­len­to­na­do. Los esca­ños con­se­gui­dos les dan fuer­za e ingre­sos. Cata­lu­ña es el siguien­te Rubi­cón para el par­ti­do que lide­ra San­tia­go Abascal. 

Unas elec­cio­nes extra­ñas mar­ca­das por la pan­de­mia y por la deses­pe­ra­ción de los gru­pos inde­pen­den­tis­tas que ven des­mo­ro­nar­se el fren­te que los lle­vó a decla­rar uni­la­te­ral­men­te la inde­pen­den­cia con los resul­ta­dos de sobra conocidos.

Vox pre­ten­de pisar fuer­te arras­tran­do a los votan­tes de la dere­cha con­ven­cio­nal, moti­vo que irri­ta y desa­zo­na al PP y deja a Ciu­da­da­nos en el filo de la des­es­pe­ran­za. Vox no ha per­do­na­do al PP la trai­ción de no secun­dar la moción de cen­su­ra con­tra el pre­si­den­te del Gobierno. Por su par­te, al PP le ha sen­ta­do mani­fies­ta­men­te mal que Vox per­mi­tie­ra con su abs­ten­ción la con­va­li­da­ción del decre­to que regu­la­rá el fon­do euro­peo para la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y social. Con esta acción, Vox se dis­tan­cia­ba del PP aun apro­xi­mán­do­se a la pos­tu­ra del PSOE y de EH Bil­du, para­do­jas de la polí­ti­ca. Los popu­la­res se lan­za­ron con­tra la ultra­de­re­cha acu­sán­do­les de sal­var a Sán­chez, lo que, des­de lue­go, no era la inten­ción de los de Abas­cal, que fie­les a su estra­te­gia de des­gas­te y pene­tra­ción bor­da­ban la juga­da y res­pon­dían de for­ma prag­má­ti­ca, ale­gan­do la urgen­cia de que esos fon­dos lle­ga­ran a quie­nes com­po­nen bue­na par­te de su elec­to­ra­do, en el que figu­ran peque­ños empre­sa­rios y autónomos.

La fuer­za de la memoria

Pero no nos enga­ñe­mos, fue­ra de algún epi­so­dio ais­la­do fru­to del mar­ke­ting elec­to­ral, la ultra­de­re­cha envuel­ve la reali­dad que pre­ten­de con su red de men­ti­ras para alcan­zar su obje­ti­vo ata­can­do con toda la fuer­za de la into­le­ran­cia. El pro­ble­ma es que en nues­tra socie­dad muchos solo cono­cen sus efec­tos por la his­to­ria y que esta his­to­ria no se ha ense­ña­do sufi­cien­te­men­te, pesan­do sobre ella un intere­sa­do cúmu­lo de silen­cio y falsedades.

El filó­so­fo y pro­fe­sor Juan Manuel Ara­gües escri­bía hace unos días, en estas mis­mas pági­nas, que el cre­ci­mien­to del fas­cis­mo en Espa­ña y en Euro­pa tie­ne mucho que ver con la cues­tión de la memo­ria. Ha des­apa­re­ci­do, expli­ca, el horror de lo ocu­rri­do en el holo­caus­to y resu­me: “la memo­ria colec­ti­va se ha tor­na­do extre­ma­da­men­te frá­gil”. De ahí, afir­ma, “la impor­tan­cia de cul­ti­var la memo­ria, tarea que, en nues­tro país, don­de los tics reac­cio­na­rios ani­dan en dema­sia­das ins­ti­tu­cio­nes, se con­vier­te en con­di­ción inex­cu­sa­ble para la cons­truc­ción de una socie­dad de per­fi­les ine­quí­vo­ca­men­te democráticos”.

Sin la memo­ria se repi­ten los hechos más luc­tuo­sos de la his­to­ria. Sin la cohe­sión social y la con­vic­ción de que es pre­ci­so hacer res­pe­tar la demo­cra­cia, el fas­cis­mo avan­za. Los mani­fes­tan­tes de Polo­nia que recha­za­ban las res­tric­cio­nes del Gobierno sobre la inte­rrup­ción del emba­ra­zo y los que en Ciu­dad Lineal defen­die­ron el mural, o los que luchan en las calles perua­nas, gua­te­mal­te­cas o sal­va­do­re­ñas con­tra leyes res­tric­ti­vas de los dere­chos repro­duc­ti­vos de la mujer, o quie­nes defien­den en Hun­gría los dere­chos de la comu­ni­dad LGT­Bi o aque­llos que mue­ren día a día defen­dien­do la liber­tad de expre­sión o los dere­chos de la natu­ra­le­za, repre­sen­tan los mis­mos valo­res a miles de kiló­me­tros de distancia: 

La fuer­za de la ver­dad y de la jus­ti­cia ante el poder ses­ga­do hacia la intran­si­gen­cia. Jun­to con ellos, debe­mos denun­ciar toda pro­pues­ta obs­ce­na de invo­lu­ción y fana­tis­mo, recha­zar el lega­do de los dic­ta­do­res y repu­diar el fas­cis­mo y su heren­cia mal­di­ta. De ahí la abso­lu­ta nece­si­dad de con­so­li­dar, en nues­tro país, la ini­cia­ti­va de una ver­da­de­ra ley de memo­ria demo­crá­ti­ca en la que los valo­res de la edu­ca­ción, la ver­dad, la jus­ti­cia y la repa­ra­ción sean los meca­nis­mos ade­cua­dos para garan­ti­zar la no repe­ti­ción ni la regre­sión en nues­tros derechos.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *