Argen­ti­na. Len­ta caí­da del progresismo

Por Car­los Bal­ma­ce­da, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de febre­ro de 2021.

foto: Hora­cio Verbitsky

Como si fue­ra una avi­va­da lo cuen­ta. En plan “le di el regis­tro con un bille­te de 500 aden­tro y el cana aga­rró via­je enseguida”.

Pero en vez de eso dice “lo lla­mé a mi ami­go Ginés Gon­zá­lez Gar­cía, del que soy ami­go mucho antes de que…” y lue­go cuen­ta el deta­lle, el piso don­de se la die­ron, la incon­ve­nien­cia para un anciano de ir has­ta el Posa­das, don­de has­ta deja caer un “está al lado de la villa Car­los Gar­del” que se esta­cio­na a dos pasos del mote­jo clasista.

Sesen­ta y cin­co años de perio­dis­mo, de escri­tu­ra, de cono­cer al dedi­llo el peso de cada pala­bra y cada silen­cio, y de pron­to, como un babie­ca, anun­cia que se ha vali­do de la con­fian­za de un “ami­go” y de paso, reve­la toda una tra­ma de corrup­ción, pero no que­da afue­ra, sino que se expo­ne como el corruptor.

Horacio Verbitsky, agente doble
El joven Hora­cio Ver­bitsky y Juan Domin­go Perón, con la dedi­ca­to­ria de este

Ayer, un rati­to antes de esto, alguien me cuen­ta cuan­do estu­vo en lo de Gar­cía, ¿ese que diri­gió Ámbi­to, te acor­dás? Ese que le rega­la a cada invi­ta­do una bote­lla de vino, el de las alas de avión, y el tipo, le dice “no, no acep­to rega­los”, pero así, no por des­pre­ciar­lo a él, sino como una regla de oro que tiene.

Así que el tipo que no acep­ta una bote­lla de vino en cáma­ra, mue­ve influen­cias minis­te­ria­les para vacunarse.

Como siem­pre ha sido hom­bre dado a las ope­ra­cio­nes, algu­na vez se la aga­rró con el eco­no­mis­ta y espe­cia­lis­ta tan­gue­ro Julio Nud­ler, y por una inter­na del dia­rio, lo demo­lió a puro des­tra­to, aun­que el otro ya esta­ba raí­do por el cáncer.

Pri­vi­le­gia­do con los tres capi­ta­les, pero sobre todo con el inte­lec­tual y social, como que es hijo de Ber­nar­do y sobrino de otro que le dio a la plu­ma segui­do en cine y tea­tro, el tipo hizo una carre­ra res­pe­ta­ble ya en demo­cra­cia, des­pués de des­pun­tar la mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria en Mon­to­ne­ros, de don­de salió con­ver­ti­do en un líbe­ral, como más de una vez se defi­nió, así, con el acen­to en la “i”, que es el modo en que los yan­quis se dicen cuan­do son social­de­mó­cra­tas, es decir del par­ti­do demó­cra­ta, un poco corri­do a la izquier­da, algo de Ber­nie San­ders y has­ta ahí de Ralph Nader.

Sobre su cabe­za cir­cu­ló y cir­cu­la­rá la espe­cie de su lazo con un como­do­ro, un libro escri­to para la Fuer­za Aérea, la suer­te de sal­var su vida sin haber sali­do del país, cuan­do la mayo­ría de sus com­pa­ñe­ros fue­ron muer­tos. De ahí que el mote de ser­vi­cio lo acom­pa­ña de lejos, y aho­ra, jus­ti­cie­ra­men­te refor­za­do, lo por­ta­rá has­ta la tumba.

De sus últi­mos odios per­so­na­les, se lle­va las pal­mas su obce­ca­da cru­za­da con­tra el papa Fran­cis­co, espe­cie refu­ta­da en gran par­te por el sóli­do tra­ba­jo de Aldo Duz­de­vich, que de paso, tam­bién rees­cri­bió la saga de Ezei­za, vol­vien­do sobre el cómpu­to de muer­tos y heri­dos y baján­do­le el tono a la pala­bra “masa­cre”, como para que de una vez poda­mos empe­zar a revi­sar esa historia.

Pero lo cier­to es que el tipo era has­ta hace dos días una ins­ti­tu­ción, y de pron­to, paf, toda hon­ra y fama se han disuel­to en el aire.

Por­que ya ni pue­de acha­car­le a Fran­cis­co haber trai­cio­na­do a un par de curas ami­gos, cuan­do él ha lla­ma­do “ami­go” al tipo al que lisa y lla­na­men­te le ten­dió una cela­da para arrui­nar­le el car­go y la vida.

De algún modo, el ges­to nos devuel­ve a los seten­ta, pero de un modo gro­tes­co, como quien dice una vez tra­ge­dia y la segun­da far­sa, por­que asu­me un mar­ti­ro­lo­gio en la for­ma en que el tipo se inci­ne­ra, pero aho­ra tor­pe, iló­gi­co y berreta.

Los seten­ta inver­ti­dos. Esta vez no hay una lucha por la revo­lu­ción don­de se da la vida, sino una lucha por la vida don­de se da un coda­zo a todo aquel vie­jo que no ten­ga influen­cias, para reci­bir una vacuna.

Vuel­ven los seten­ta en esa his­to­ria nun­ca debi­da­men­te deba­ti­da sobre la cul­tu­ra de la muer­te, por­que, sin los visos de tra­ge­dia de enton­ces, sin que corra san­gre, sino con esti­lo far­ses­co, el hom­bre se ha con­ver­ti­do en un muer­to civil, y de paso, tal como ocu­rrió con muchos erro­res de las orga­ni­za­cio­nes gue­rri­lle­ras, se ha lle­va­do pues­tos a otros com­pa­ñe­ros, otros mili­tan­tes de base con sus ilu­sio­nes un poco inge­nuas sobre este pro­ce­so, las posi­bi­li­da­des de un plan que, timo­ra­to y todo como el de la vacu­na­ción alber­tis­ta, le esta­ba rin­dien­do algún fru­to a esta gestión.

Tal vez exa­ge­re, qui­zás no lo esté expli­can­do bien, pero el ges­to, des­po­ja­do, insis­to, de toda heroi­ci­dad, tie­ne algo de pas­ti­lla de cia­nu­ro tra­ga­da antes de tiempo.

Des­de que vol­vió la demo­cra­cia, el pro­gre­sis­mo cons­tru­yó una cul­tu­ra que sos­tu­vo pero sobre todo para­si­tó gobier­nos, dán­do­les un bar­niz res­pe­ta­ble y, val­ga la pero­gru­lla­da, progresista.

Estu­vie­ron con Alfon­sín, cuan­do les lla­ma­ron “la pato­ta cul­tu­ral”, se dife­ren­cia­ron de la gua­ran­ga­da mene­mis­ta, con medios que fue­ron de la tar­día Humor y Pági­na 12, has­ta El Perio­dis­ta y La Maga.

Hubo pro­gre­sis­mo como nove­dad y van­guar­dia en el tea­tro y sus ardi­des pos­mo­der­nos, y lo hubo en el nue­vo cine argen­tino por enton­ces, por­que fue una expre­sión artís­ti­ca y un signo de épo­ca que se plan­tó con arres­tos de dis­tin­ción, pero, como siem­pre pasa con el pro­gre­sis­mo, sin hacer­le mella al poder, sino más bien, ocu­pan­do luga­res en el esta­blish­ment cultural.

Fue­ron colum­na ver­te­bral de la Alian­za, don­de se vio que lo úni­co que que­rían era des­em­pio­jar un poco las for­mas mene­mis­tas, algo que Cha­cho Álva­rez mos­tró con ahín­co cuan­do con­vo­có entu­sias­ta al Min­go para resol­ver las cosas y se con­fir­mó con los sal­tos al vacío de un Darío Lopérfido.

Se suma­ron de a poco al kirch­ne­ris­mo y al final le die­ron todo un bar­niz, como que ter­mi­na­ron mari­dán­do­se con un sin­di­ca­to, los por­te­ros de San­ta­ma­ría, en un tea­tro y un cen­tro cul­tu­ral pro­gres y en infi­ni­dad de medios del mis­mo estilo.

Con el femi­ru­lis­mo estu­vie­ron de para­bie­nes, por­que apa­re­ció una “lucha” con rei­vin­di­ca­cio­nes, sig­nos, per­for­man­ces y juven­tud bai­la­ble, pero sin nece­si­dad de exce­der nin­gún mar­gen del sistema.

Se opu­sie­ron al macris­mo des­de todo ese coti­llón y se subie­ron al caba­llo de Alber­to con pitos y matracas.

Siem­pre, a lo lar­go de estos cua­ren­ta años, estu­vie­ron pre­sen­tes con las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, pun­ta­les a veces, nece­sa­rias otras, kios­cos des­de hace rato, fun­cio­na­les a las Ong´s del capi­tal finan­cie­ro tras­na­cio­nal cada vez más.

Que los hay de toda laya, es cier­to, pero que en gene­ral se han que­da­do pre­ser­van­do una memo­ria que no abar­ca la tota­li­dad de nues­tras des­gra­cias, que miran para atrás, (cuan­do nos enca­mi­na­mos al medio siglo de la tra­ge­dia), inca­pa­ces de abra­zar aho­ra, hoy, con urgen­cia, una ver­da­de­ra lucha por la eman­ci­pa­ción nacional.

Ayer nomás me decía un ami­go, citan­do a un ana­lis­ta inter­na­cio­nal de fama, fran­cés él: “no hay mucho que expli­car, el CELS reci­be finan­cia­ción de Gran Bre­ta­ña, Esta­dos Uni­dos e Israel. Es explí­ci­to. No sé de qué dudan”.

Ver­bitsky fue el hilo que pasó por todos esos medios e ins­ti­tu­cio­nes, des­de Cri­sis a El Perio­dis­ta, des­de La Opi­nión a Pági­na, des­de El Des­ta­pe a El cohe­te a la Luna, y tam­bién fue quien pre­si­dió el CELS como un tótem.

Por eso su ges­to implo­sio­nó toda esa his­to­ria, todos esos hitos pro­gre­sis­tas, toda una cultura.

Es didác­ti­co recor­dar el entuer­to entre Dan­te Pal­ma y Cynthia Gar­cía en 6, 7, 8, epí­to­me del pro­gre­sis­mo kirch­ne­ris­ta, cuan­do Pal­ma dijo que se debía cri­ti­car a Cla­rín, cómo no, pero tam­bién a Verbitsky.

No fue casual que Pal­ma ter­mi­na­ra denun­cia­do por mal­tra­to, a tra­vés del pro­gre­sis­mo vira­do a femi­ru­lis­mo, y que Gar­cía se cata­pul­ta­ra a la 750, El cohe­te a la luna, C5N. Los dos, a su mane­ra, esta­ban hacien­do su camino: Pal­ma, entre­ve­ra­do en la lucha por su pro­pia hon­ra y cada vez más cen­tra­da­men­te pero­nis­ta; Gar­cía, arro­ja­da a las fau­ces del pro­gre­sis­mo 2.0, fir­man­do notas con títu­los como “Si te vio­lan, te jodés”, para ilus­trar el caso de una denun­cia fal­sa moto­ri­za­da por Eli­za­beth Gómez Alcorta.

Es que muchos sali­mos de ahí y nues­tras vidas fue­ron un derro­te­ro por esas vere­das, de las que tar­día­men­te nos fui­mos yen­do. Yo fui lec­tor ini­cial de Humor en mi ado­les­cen­cia, asi­duo de Sur, vita­li­cio de Pági­na duran­te los ochen­ta y bien entra­dos los noven­ta, espec­ta­dor de 6, 7, 8, tele­vi­den­te de El Destape.

Con el tiem­po, las con­tra­ta­pas espe­ra­das de Pági­na se des­lu­cie­ron, o así me pare­ció a mí en ese ale­ja­mien­to sin pri­sa pero sin pau­sa, que me lle­vó a otras veredas.

Y hoy, cuan­do veo a Nava­rro des­pi­dien­do a Ver­bitsky, a Pági­na 12 hacien­do mala­ba­res para no ente­rrar­lo defi­ni­ti­va­men­te, al CELS des­pe­gán­do­se de su figu­ra; cuan­do veo a la son­sa de Cerru­ti pro­nun­ciar su enési­ma estu­pi­dez femi­ru­la e ima­gino cómo el lunes Syl­ves­tre hará equi­li­brio para con­de­nar el hecho pero pulien­do sus bor­des más astro­sos, me pare­ce que lo que ha ter­mi­na­do, gra­cias a Ver­bitsky, es el ciclo pro­gre­sis­ta como esté­ti­ca, como fac­tor de poder, como un modo argen­tino de pre­sen­tar­se fren­te al mundo.

Y en ese sen­ti­do, tal vez haya que agra­de­cer­le el ges­to, por­que reve­la lo mucho de hipó­cri­ta, de pose, de reme­ra del Che que tuvo siem­pre esa cul­tu­ra que podría ras­trear­se en nues­tros pri­me­ros socia­lis­tas, que el pero­nis­mo evi­den­ció con los gori­las de izquier­da, y que ama­ble­men­te se derra­mó en hitos que­ri­bles como Mafalda.

Por ahí Ver­bitsky es el ente­rra­dor de todo eso, y noso­tros, los otro­ra pro­gres, los encar­ga­dos de dar vuel­ta esta pági­na de la historia.

*Car­los Bal­ma­ce­da es soció­lo­go, dra­ma­tur­go, escri­tor, pro­fe­sor de Letras, y come­dian­te de stand up.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *