Argen­ti­na. «A mí me intere­sa el cine que es necesario»

Por Oscar Ran­za­ni, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de febre­ro de 2021.

Pro­duc­to­ra de innu­me­ra­bles pelí­cu­las argen­ti­nas, la gran Lita Stan­tic fun­dó en los años 80 su pro­duc­to­ra jun­to a su ami­ga María Lui­sa Bem­berg, una direc­to­ra muy recor­da­da en estos tiem­pos de movi­li­za­ción femi­nis­ta y que sig­ni­fi­có mucho en su carre­ra. Stan­tic tam­bién supo ver los vien­tos de cam­bio que pro­du­jo el Nue­vo Cine Argen­tino. Fue pro­duc­to­ra de rea­li­za­do­res emble­má­ti­cos de ese movi­mien­to como Lucre­cia Mar­tel, Israel Adrián Cae­tano y Pablo Tra­pe­ro, entre otros.

Aho­ra, la Sala Leo­pol­do Lugo­nes del Tea­tro San Mar­tín orga­ni­zó el ciclo onli­ne “Lita Stan­tic, cineas­ta”, que se lle­va­rá a cabo a par­tir del jue­ves 25 de febre­ro en la pla­ta­for­ma del Minis­te­rio de Cul­tu­ra por­te­ño y la web del Com­ple­jo Tea­tral de Bue­nos Aires.

El ciclo está inte­gra­do por cin­co pelí­cu­las pro­du­ci­das por la nota­ble pro­duc­to­ra argen­ti­na en diver­sas eta­pas de su exten­sa y rica carre­ra, e inclu­ye títu­los de Bem­berg, Mar­tel, Pablo Reye­ro, Gus­ta­vo Fon­tán y la rea­li­za­do­ra para­gua­ya Paz Enci­na. El pro­gra­ma se com­ple­ta con el úni­co lar­go­me­tra­je diri­gi­do por Stan­tic en 1993: Un muro de silen­cio. Este ciclo onli­ne anti­ci­pa una futu­ra retros­pec­ti­va pre­sen­cial en la Sala Leo­pol­do Lugo­nes, cuan­do las con­di­cio­nes sani­ta­rias lo per­mi­tan. «El nom­bre del ciclo me hala­ga. La pala­bra ‘cineas­ta’ me hala­ga. Está bien ‘cineas­ta’. Estoy rela­cio­na­da con el cine des­de muy chi­ca y siem­pre pen­sé que iba a hacer algo que tuvie­ra rela­ción con el cine, aun cuan­do era muy difí­cil para una mujer entrar en ese mun­do”, con­fie­sa Stan­tic en la entre­vis­ta con Página/​12. “Por eso, pen­sé en un momen­to que iba a ser crí­ti­ca de cine, pero por suer­te las cosas fue­ron cam­bian­do y pude entrar en este mun­do y hacer lo que me gus­ta­ba y que­ría hacer».

-Una de las pelí­cu­las que for­ma par­te de la retros­pec­ti­va es Un muro de silen­cio, tu úni­ca pelí­cu­la como direc­to­ra. ¿Te pasó algu­na vez en todos estos años la nece­si­dad de vol­ver a dirigir?

-No. Des­pués de Un muro de silen­cio pen­sé en diri­gir algu­na pelí­cu­la más, pero estu­ve un año ahí dán­do­les vuel­tas a dos ideas y des­pués dije: «No, yo soy pro­duc­to­ra». No lo sien­to como una falen­cia. No digo: «Uy, ten­dría que haber diri­gi­do una pelí­cu­la más». No lo sien­to así. La ver­dad es que me sien­to bien como pro­duc­to­ra. De entra­da sí lo pen­sé por­que la pelí­cu­la tuvo bue­na crí­ti­ca, no le fue esplen­do­ro­sa­men­te bien pero tuvo bue­na crí­ti­ca. Enton­ces, me entu­sias­mé un poco por ese lado, pero des­pués dije: «No, voy a seguir sien­do productora».

-Las pri­me­ras polí­ti­cas alfon­si­nis­tas tenían que ver con jus­ti­cia y ver­dad: la aper­tu­ra de los jui­cios, el Nun­ca Más… El mene­mis­mo fue exac­ta­men­te todo lo con­tra­rio. En la polí­ti­ca de la era mene­mis­ta, olvi­dar y per­do­nar eran los tópi­cos. Un muro de silen­cio fun­cio­nó como una bisa­gra en el momen­to de su estreno, 1993, por­que abor­dó el tema de la dic­ta­du­ra ambien­ta­do en una épo­ca como el mene­mis­mo en la que se hizo todo lo posi­ble para que se olvidara…

-Era una épo­ca muy terri­ble la de los 90, con las pri­va­ti­za­cio­nes y todos los cam­bios del mene­mis­mo que fue­ron muy fuer­tes. Y, ade­más, esta­ba la idea de que Menem por el par­ti­do de don­de venía tenía que haber actua­do de otra mane­ra. Fue un des­con­cier­to. Era una épo­ca bas­tan­te terri­ble para los dere­chos huma­nos. Des­pués, por suer­te hubo una vuel­ta con bas­tan­te fuer­za hacia el enjui­cia­mien­to de los cri­mi­na­les de la épo­ca de la dictadura.

-Algo intere­san­te de la pelí­cu­la es que, por pri­me­ra vez, la ausen­cia del des­apa­re­ci­do apa­re­ce en imá­ge­nes; esto, a tra­vés de una repre­sen­ta­ción, por­que vos pro­po­nes una pelí­cu­la y tam­bién la mira­da de una extran­je­ra que vie­ne y que tra­ta de enten­der algo que le resul­ta impo­si­ble. A la movi­li­za­ción de los ‘90, con los indul­tos, la ponés en un pre­sen­te y hablás del pasado.

-Sí, a tra­vés de la pelí­cu­la que se esta­ba fil­man­do. La pelí­cu­la repro­du­ce un poco la his­to­ria de esa pareja.

-El 12 de abril se cum­plen 20 años de La cié­na­ga. ¿Qué lugar ocu­pa el cine de Lucre­cia Mar­tel en el deno­mi­na­do Nue­vo Cine Argen­tino, según tu criterio?

-Con La cié­na­ga me pasó algo muy espe­cial. Me di cuen­ta de qué era La cié­na­ga mien­tras se esta­ba fil­man­do. En reali­dad, cuan­do leí el guión pen­sé que era Ché­jov. Y no era Ché­jov. Fue una pelí­cu­la fun­da­men­tal en esa épo­ca por­que mos­tra­ba, de algu­na mane­ra, la deca­den­cia de la cla­se media. Y la ver­dad es que está mara­vi­llo­sa­men­te fil­ma­da y actua­da. Fue la mejor pelí­cu­la de Lucre­cia. Y eso que hizo unas cuan­tas pelí­cu­las y muy bue­nas. En su momen­to, fue más impor­tan­te ideo­ló­gi­ca­men­te de lo que yo pen­sé cuan­do qui­se hacer la pelí­cu­la que iba a hacer. A mí mis­ma me sor­pren­dió. Le pedí a Lucre­cia que me die­ra el libro por­que sabía que tenía un guión y su cor­to de His­to­rias bre­ves me había gus­ta­do mucho. La ver­dad es que fue una her­mo­sa expe­rien­cia. No sé si Lucre­cia se lo pro­pu­so pero es una pelí­cu­la polí­ti­ca, por lo que mues­tra. La cié­na­ga es una pelí­cu­la muy especial.

-¿Crees que Lucre­cia Mar­tel es el expo­nen­te máxi­mo de aquel movimiento?

-Yo creo que sí. Y, ade­más, es la per­so­na que más tras­cen­den­cia tuvo con el tiempo.

-¿Qué intro­du­jo, según tu cri­te­rio, el Nue­vo Cine Argen­tino en la his­to­ria del cine nacio­nal? ¿Cuá­les son los tópi­cos que se van a resal­tar con el tiem­po a pesar de que los cineas­tas son muy disí­mi­les en su for­ma de narrar y de filmar?

-Hubo un cam­bio muy gran­de. Muchas veces me dicen: «Uy, cuán­ta gen­te des­cu­bris­te». No, acá hubo His­to­rias bre­ves a media­dos de los 90. Y esa cama­da salió de His­to­rias bre­ves. Había como un gru­po de direc­to­res más pen­san­tes y un cam­bio muy gran­de. Eran muy bue­nos direc­to­res. Real­men­te, fue un momen­to muy espe­cial el de los 2000. Ya en sus cor­tos habían demos­tra­do que estos chi­cos eran direc­to­res en potencia.

-Si bien tra­ba­jas­te con muchos direc­to­res y direc­to­ras, lo hicis­te mucho con la juven­tud. ¿Qué sig­ni­fi­ca esa dis­tan­cia gene­ra­cio­nal? ¿Qué crees que pudis­te apor­tar a cada pro­yec­to de esa juventud?

-Nun­ca lo pen­sé como dis­tan­cia gene­ra­cio­nal por­que yo venía de tra­ba­jar diez años con María Lui­sa Bem­berg, que tam­bién había una dis­tan­cia gene­ra­cio­nal muy gran­de. Creo que no tie­ne que ver con la gene­ra­ción. A mí me intere­sa el cine que deja algo, el cine que exis­te para que el espec­ta­dor cuan­do sal­ga, de algu­na mane­ra, crez­ca. Alguien me dijo: «El cine nece­sa­rio». Y creo que no tie­ne que ver con las gene­ra­cio­nes. Uno se entu­sias­ma con una pro­pues­ta de una per­so­na de cual­quier edad que le trai­ga un guión que vale la pena hacer por­que va a dejar algo. No lo lla­ma­ría «men­sa­je» sino algo nece­sa­rio, algo que se cuen­te y que es nece­sa­rio contar.

Miss Mary mues­tra a una fami­lia que vie­ne a ser el reza­go de la socie­dad tra­di­cio­nal oli­gar­ca argen­ti­na, que inten­ta defen­der a toda cos­ta su esta­tus y lugar de pri­vi­le­gio. ¿Crees que es una pelí­cu­la que se reac­tua­li­za a par­tir del pre­sen­te de la socie­dad argentina?

-No, yo creo que está siem­pre vigen­te. Está mos­tran­do algo que exis­tió siem­pre y sigue existiendo.

-¿Qué lugar ocu­pa esa pelí­cu­la en la fil­mo­gra­fía de María Lui­sa Bemberg?

-Para mí, es la mejor. Es la que más me gus­ta. De las seis pelí­cu­las que hizo María Lui­sa, yo estu­ve en cin­co y Miss Mary es la que más me gus­ta. Tam­bién es muy femi­nis­ta, aho­ra que esta­mos con el femi­nis­mo, por­que hay un per­so­na­je, que hace Sofía Viru­boff, que es alguien que quie­re ser ella misma.

-Bem­berg fue una pre­cur­so­ra de la rei­vin­di­ca­ción del femi­nis­mo. ¿Cómo ima­gi­nás que vivi­ría esta épo­ca de tan­tas con­quis­tas del movi­mien­to de mujeres?

-María Lui­sa decía que con el tiem­po las cosas iban a ir cam­bian­do. Y creo que ella se sen­ti­ría con­ten­ta en este momen­to en que el femi­nis­mo está muy arrai­ga­do en la gen­te joven. Ella lo anun­cia­ba y decía: «Yo no lo voy a ver, pero las muje­res van a poder lle­gar a impo­ner­se, a demos­trar que exis­ten». En el momen­to en que fil­ma­ba María Lui­sa, había muy pocas direc­to­ras muje­res en la his­to­ria del cine argen­tino. Y lo intere­san­te de María Lui­sa es que pudo hacer seis pelí­cu­las en doce años. Y las seis pelí­cu­las con una ideo­lo­gía muy pre­ci­sa con res­pec­to al lugar de la mujer.

-¿Crees que Dár­se­na Sur, de Pablo Reye­ro, fun­cio­nó en par­te como la pie­dra fun­da­cio­nal de aquel docu­men­tal social argen­tino que cre­ció expo­nen­cial­men­te en los últi­mos 15 años?

-Sí, debe haber habi­do algu­na otra pelí­cu­la. Lo que tie­ne Dár­se­na Sur es que es una her­mo­sa pelí­cu­la que se ha vis­to poco últi­ma­men­te. La ver­dad es que es bár­ba­ro que se pue­da vol­ver a dar. No sé si lo inau­gu­ra, pero es una pelí­cu­la en la que que­da muy cla­ro la impron­ta que tie­ne el direc­tor hacia lo social. Siem­pre me pare­ció una her­mo­sa película.

-¿Hama­ca para­gua­ya fun­cio­nó como la bisa­gra para que el cine para­gua­yo fue­ra cono­ci­do en el exterior?

-Sí, su direc­to­ra, Paz Enci­na, lle­gó a Can­nes con Hama­ca para­gua­ya. Aho­ra, es una direc­to­ra muy reco­no­ci­da y en Para­guay están apa­re­cien­do pelí­cu­las bas­tan­te intere­san­tes. Son paí­ses a los que les ha cos­ta­do salir, pero segu­ra­men­te Paz es un per­so­na­je fun­da­men­tal den­tro del cine paraguayo.

La deu­da, de Gus­ta­vo Fon­tán, mues­tra el signo de una socie­dad para la que el dine­ro pare­ce ser­lo todo. ¿Es una pelí­cu­la que va en para­le­lo con el pre­sen­te de la socie­dad capitalista?

-Sí, por eso me intere­só. Me intere­só que una cifra tan peque­ña para muchos de los que vivi­mos en este país sea algo que en la his­to­ria le haga hacer a esa mujer todo ese tra­yec­to en una noche para poder repo­ner­la. Me gus­tó mucha la idea y la ver­dad es que me engan­ché por el lado de que esta­ba refle­jan­do lo que segui­mos vivien­do hoy.

-¿La defi­ni­rías como una pelí­cu­la con temá­ti­ca más bien urba­na, a dife­ren­cia de otros tra­ba­jos de Fontán?

-Sí. Creo que den­tro de todo, es la más narra­ti­va de Fon­tán, la que cuen­ta más una his­to­ria con varios per­so­na­jes. Pero la pelí­cu­la es tam­bién «muy Fon­tán», tie­ne mucho que ver con él, que siem­pre es un direc­tor que me interesa.

-Sos ciné­fi­la, fuis­te cine­clu­bis­ta, crí­ti­ca cine­ma­to­grá­fi­ca ama­teur, cor­to­me­tra­jis­ta, hicis­te cine publi­ci­ta­rio, cine inde­pen­dien­te… ¿Qué encon­tras­te en la pro­duc­ción que no encon­tras­te en otras áreas del cine?

-Comen­cé codi­ri­gien­do con Pablo Szir dos cor­tos. Esto fue a media­dos de 1965. Toda­vía era muy difí­cil entrar en el cine, pero para la mujer era más fácil entrar en la pro­duc­ción en ese momen­to. Enton­ces, para entrar en el mun­do del cine ele­gí la pro­duc­ción. Me intere­sa la pro­duc­ción pero tam­bién me intere­sa el pro­duc­tor que, de algu­na mane­ra, inci­de en la pelí­cu­la, que pue­de tener opi­nión en la pelí­cu­la, que no es sólo la per­so­na que admi­nis­tra sino la per­so­na que sigue el cur­so de la pelí­cu­la y, de repen­te, advier­te cosas al direc­tor. El direc­tor es el crea­dor. Siem­pre digo que el direc­tor es la madre de la pelí­cu­la y que el pro­duc­tor es el padre. Es bueno que un direc­tor ten­ga un pro­duc­tor que, de algu­na mane­ra, siga el pro­ce­so y que tam­bién opi­ne. Me gus­ta ese tipo de pro­duc­ción, no la pro­duc­ción admi­nis­tra­ti­va nomás.

-Via­jas­te a Holly­wood por una nomi­na­ción al Oscar, reco­rris­te varios paí­ses con fes­ti­va­les inter­na­cio­na­les… ¿Cómo se for­ma una pro­duc­to­ra? ¿Qué es lo que debe tener que sin eso no podría serlo?

-Debe haber pro­duc­to­res de todo tipo. Yo pue­do decir que una tie­ne que amar al cine para meter­se en ese mun­do, que es bas­tan­te impre­de­ci­ble lo que pue­de pasar con una pelí­cu­la. A veces, no te va muy bien con una pelí­cu­la y es com­pli­ca­do. Pero creo que hay pro­duc­to­res de todo tipo, que pien­san que pue­de ser un negocio.

El ciclo completo

La cié­na­ga, de Lucre­cia Martel

Podrá acce­der­se a la agen­da com­ple­ta y a las pro­yec­cio­nes de la Sala Leo­pol­do Lugo­nes vir­tual en la pla­ta­for­ma del Minis­te­rio de Cul­tu­ra (https://​viva​mos​cul​tu​ra​.bue​no​sai​res​.gob​.ar) y la web del Com­ple­jo Tea­tral de Bue­nos Aires (https://​com​ple​jo​tea​tral​.gob​.ar/​c​ine). Cada títu­lo esta­rá dis­po­ni­ble duran­te sie­te días.

*Jue­ves 25 de febre­ro: Un muro de silen­cio. Direc­ción: Lita Stan­tic. Con Vanes­sa Red­gra­ve, Ofe­lia Medi­na, Lau­ta­ro Murúa, Loren­zo Quin­te­ros, Sole­dad Villa­mil, Julio Chávez.

*Jue­ves 4 de mar­zo: Miss Mary. Direc­ción: María Lui­sa Bem­berg. Pro­duc­ción: Lita Stan­tic. Con Julie Chris­tie, Nacha Gue­va­ra, Eduar­do Pavlovsky, Gerar­do Romano.

*Jue­ves 11 de mar­zo: Dár­se­na Sur. Direc­ción: Pablo Reye­ro. Pro­duc­ción: Lita Stantic.

*Jue­ves 1 de abril: La cié­na­ga. Direc­ción: Lucre­cia Mar­tel. Pro­duc­ción: Lita Stan­tic. Con Mer­ce­des Morán, Gra­cie­la Bor­ges, Mar­tín Adje­mián, Leo­no­ra Bal­car­ce, Juan Cruz Bordeu.

*Jue­ves 8 de abril: Hama­ca para­gua­ya. Direc­ción: Paz Encina.Producción: Lita Stan­tic. Con Ramon Del Rio, Geor­gi­na Genes, Jor­ge López.

*Jue­ves 15 de abril: La deu­da. Direc­ción: Gus­ta­vo Fontán.Producción: Lita Stan­tic. Con Belén Blan­co, Edgar­do Cas­tro, Andrea Garro­te, Wal­ter Jakob, Leo­nor Man­so, Mar­ce­lo Subiotto.

El auge del documental

Dár­se­na sur, de Pablo Reyero

Duran­te mucho tiem­po, el docu­men­tal fue con­si­de­ra­do un géne­ro menor en el cine argen­tino y actual­men­te ocu­pa un lugar insos­la­ya­ble. ¿Hay dife­ren­cias a la hora de pen­sar un pro­yec­to de docu­men­tal que de fic­ción en cuan­to a la pro­duc­ción? “Sí, pero yo nun­ca lo ví como algo menor. Por ejem­plo, hay pelí­cu­las docu­men­ta­les aún ante­rio­res a esta épo­ca como Juan, como si nada hubie­ra suce­di­do”, expli­ca Stan­tic, que pro­du­jo Dár­se­na sur, un docu­men­tal pio­ne­ro de Pablo Reye­ro. “Lo que pasa es que en este momen­to hay muchos docu­men­ta­les. Posi­ble­men­te, tam­bién es mucho más fácil para un pro­duc­tor o un direc­tor inde­pen­dien­te la rea­li­za­ción de un docu­men­tal que de una fic­ción. Muchos direc­to­res empie­zan hacien­do docu­men­ta­les y des­pués se meten en la fic­ción. Es más acce­si­ble. Y aho­ra ni te cuen­to: con el Coro­na­vi­rus es reque­te más acce­si­ble hacer un docu­men­tal que una fic­ción para una peque­ña pro­duc­to­ra, si no tenés atrás a Net­flix o a la Dis­ney. Es más acce­si­ble hacer un docu­men­tal en los tiem­pos que esta­mos vivien­do. Pero vie­ne de antes este tema de la pro­li­fe­ra­ción de los docu­men­ta­les. Pero yo no creo que sea un géne­ro menor. Para mí, un buen docu­men­tal pue­de com­pe­tir con un buen lar­go­me­tra­je y los eva­lúo de la mis­ma mane­ra”, expli­ca Stantic.

Las escue­las de cine

Lita Stan­tic com­par­tió tan­to el mun­do aca­dé­mi­co como el pro­fe­sio­nal. Al momen­to de pen­sar qué lugar cree que ocu­pan las escue­las de cine en la for­ma­ción de un cineas­ta, seña­la que es una pre­gun­ta difí­cil de res­pon­der: «Por un lado, me pare­ce que la escue­la de cine es impor­tan­te en la for­ma­ción de un cineas­ta. Pero, por otro lado, lo que digo últi­ma­men­te (y qui­zás voy a ser anti­pá­ti­ca) es que hay mucha gen­te que eli­ge estu­diar en una escue­la de cine como pue­de ele­gir cual­quier carre­ra». Para Stan­tic, antes «había que tener una voca­ción mucho más fuer­te por el cine». Obser­va que algu­nos jóve­nes «no ven tan­to cine». «No se debe a algo de amor al cine sino que, de repen­te, eli­gen una carre­ra como pue­den ele­gir otra. Y eso es lo úni­co que me preo­cu­pa de las escue­las, que de repen­te un chi­co de 18 años empie­za a pen­sar: ‘¿Qué sigo? ¿Medi­ci­na? ¿Abo­ga­cía? No, es más diver­ti­do cine’. Pare­ce muy anti­pá­ti­co pero creo que hay un poco de eso. Hay un poco de faci­li­dad de hacer una carre­ra que pare­ce que pue­de ser diver­ti­da. Hay jóve­nes que sí lo hacen por pasión al cine, pero hay otros que se meten en el mun­do del cine como podrían haber­se meti­do en el mun­do de otra carre­ra. Antes tenías que ser una per­so­na que te gus­ta­ra mucho el cine para meter­te en este mun­do y hoy en día no, es como una opción más. La escue­la te da una opción más», con­clu­ye Stantic. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *