Cuba. Ante la memo­ria de nues­tros abue­los y padres: ¡Patria o Muer­te! ¡Ven­ce­re­mos!

Por Ernes­to Limia Diaz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de febre­ro de 2021.

Han pasa­do 60 años y a solo dos meses del con­gre­so de nues­tro Par­ti­do, esa fra­se de estir­pe mam­bi­sa cobra más sen­ti­do que nun­ca fren­te a quie­nes anhe­lan a la patria ren­di­da a los pies de un impe­rio que el día que nos crea debi­li­ta­dos y miran­do al piso, no ten­drá repa­ros en pulverizarnos.

Gen­te de Zona, Des­ce­mer Bueno y Yotuel Rome­ro nos lla­man a la ren­di­ción des­de Mia­mi. Hablan de «Patria y Vida» en una can­ción que ha empe­za­do a cir­cu­lar en las redes socia­les de Inter­net, acom­pa­ña­dos del indi­vi­duo que hace ape­nas tres meses le pidió a Donald Trump una inva­sión con­tra Cuba. Defen­dien­do su espa­cio en las dis­que­ras de ese encla­ve, que con­tro­la el ultra­rreac­cio­na­rio matri­mo­nio Este­fan, inten­tan legi­ti­mar una cons­truc­ción sim­bó­li­ca de tin­te ane­xio­nis­ta. Vale recor­dar cómo cons­tru­yó nues­tra nación la fra­se que tan­to temen, a pesar de sus ros­tros y ges­tos belicosos.

El 10 de octu­bre de 1868, en Dema­ja­gua, Car­los Manuel de Cés­pe­des se diri­gió en nom­bre de la vida a la mul­ti­tud de patrio­tas reu­ni­da para levan­tar­se en armas con­tra el poder colo­nial espa­ñol: «No nos extra­vían ren­co­res, no nos hala­gan ambi­cio­nes, solo que­re­mos ser libres e igua­les, como hizo el crea­dor a todos los hom­bres», dijo en su estre­me­ce­do­ra aren­ga. Al ter­mi­nar, lla­mó a sus escla­vos a filas (53) y des­pués de pro­cla­mar su liber­tad los con­vo­có a mar­char uni­dos para eman­ci­par a la patria como com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Liber­ta­dor que duran­te 10 años se man­tu­vo en la mani­gua al gri­to de «Inde­pen­den­cia o muerte».

El 19 de mayo de 1895, en Vuel­ta Gran­de, Mar­tí aren­gó a unos tres­cien­tos com­ba­tien­tes del Ejér­ci­to Mam­bí, con­gre­ga­dos para escu­char­lo: «Por la cau­sa de Cuba, deja­ré que me cla­ven en la cruz», expre­só. No se tra­ta­ba de un sui­ci­da, era un hom­bre de gran sen­si­bi­li­dad, un poe­ta y un revo­lu­cio­na­rio que ama­ba la vida; tan­to, que no tenía repa­ros en morir por ella. Pero a dife­ren­cia del Padre de la Patria, Mar­tí lan­za­ba a los cuba­nos a pelear con­tra el poder colo­nial y tam­bién con­tra el ace­chan­te impe­rio yan­qui. Unas horas antes lo había con­fe­sa­do a Manuel Mer­ca­do: «…ya estoy todos los días en peli­gro de dar mi vida por mi país y por mi deber —pues­to que lo entien­do y ten­go áni­mos con que rea­li­zar­lo— de impe­dir a tiem­po con la inde­pen­den­cia de Cuba que se extien­dan por las Anti­llas los Esta­dos Uni­dos y cai­gan, con esa fuer­za más, sobre nues­tras tie­rras de Amé­ri­ca. Cuan­to hice has­ta hoy, y haré, es para eso». Sabía difí­cil la lucha, pero creía en la vic­to­ria. Así lo pro­cla­mó ante aque­lla masa que lo escu­cha­ba infla­ma­da: «Sobre las filas heroi­cas la ban­de­ra de Cuba aba­ti­rá al opre­sor». Ape­nas dos horas más tar­de cayó en combate.

Cuba debió sufrir la ver­güen­za de 60 años bajo la som­bra neo­co­lo­nial del gigan­te de las sie­te leguas que nos des­pre­cia. Has­ta que lle­gó Fidel y man­dó a parar. Lo ensa­ya­ron todo para des­vir­tuar su vic­to­ria, des­de el apo­yo finan­cie­ro y en armas al san­gui­na­rio Ful­gen­cio Batis­ta, has­ta la posi­bi­li­dad de una inva­sión con los mari­nes que impi­die­ra la vic­to­ria rebel­de. Era tal el recha­zo a la inje­ren­cia yan­qui entre los cuba­nos y tan masi­vo el apo­yo popu­lar a los bar­bu­dos de la Sie­rra Maes­tra, que ellos mis­mos se lla­ma­ron a la cal­ma. Pero a par­tir del mis­mo enero de 1959 comen­za­ron la gue­rra; pri­me­ro con suti­le­za, lue­go sin el menor reca­to. Blo­queo, terro­ris­mo de Esta­do, cer­co polí­ti­co, cam­pa­ñas difa­ma­to­rias, todo lo ensayaron.

La Haba­na se estre­me­ció el 4 de mar­zo de 1960, cuan­do esta­lló el bar­co La Coubre, car­ga­do de armas, como con­se­cuen­cia de un sabo­ta­je de la CIA. Duran­te el sepe­lio de las víc­ti­mas Fidel pro­nun­ció por pri­me­ra vez una fra­se que sin­te­ti­za el lega­do de Cés­pe­des y Mar­tí: «Patria o Muerte».

Tres meses más tar­de, en el dis­cur­so pro­nun­cia­do el 7 de junio en el acto de clau­su­ra del Pri­mer Con­gre­so Revo­lu­cio­na­rio de la Fede­ra­ción Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res de Bar­be­rías y Pelu­que­rías, com­ple­tó la con­sig­na: «…los que tene­mos el pri­vi­le­gio de jugar este rol que Cuba está jugan­do en la his­to­ria de este con­ti­nen­te, sabre­mos estar a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias, con la segu­ri­dad de que ven­ce­re­mos, ven­ce­rá nues­tro pue­blo; ¡cues­te lo que cues­te, ven­ce­rá nues­tro pue­blo! Por­que sus hijos están deci­di­dos a defen­der­lo, por­que sus hijos tie­nen el valor, el patrio­tis­mo y la unión que en una hora como esta se nece­si­ta, por­que sus hijos han dicho: ¡Patria o Muer­te! Y han dicho ¡Patria o Muer­te!, por­que esa es la con­sig­na de cada cubano. Para cada uno de noso­tros, indi­vi­dual­men­te, la con­sig­na es: ¡Patria o Muer­te!, pero para el pue­blo, que a la lar­ga sal­drá vic­to­rio­so, la con­sig­na es: ¡Ven­ce­re­mos!”.

Han pasa­do 60 años y a solo dos meses del con­gre­so de nues­tro Par­ti­do, esa fra­se de estir­pe mam­bi­sa cobra más sen­ti­do que nun­ca fren­te a quie­nes anhe­lan a la patria ren­di­da a los pies de un impe­rio que el día que nos supon­ga debi­li­ta­dos y con la mira­da en el piso, no ten­drá repa­ros en pul­ve­ri­zar nos y hun­dir­nos en el mar, para silen­ciar has­ta la eter­ni­dad el sím­bo­lo. Ante la memo­ria de nues­tros abue­los y padres, le recor­da­mos de una vez y por todas: «Cuan­do hay hom­bres sin deco­ro, hay hom­bres (y muje­res) que lle­van en sí el deco­ro de muchos hombres».

¡Patria o muerte!

¡Ven­ce­re­mos!

Fuen­te: Juven­tud rebelde

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *