Perú. Cayó por un escán­da­lo la minis­tra de Salud

Car­los Norie­ga /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de febre­ro de 2021

En medio de una agre­si­va segun­da ola de la pandemia

Lue­go de que los medios reve­la­ran que el enton­ces pre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra se vacu­nó en secre­to en octu­bre pasa­do y que Pilar Maz­zet­ti ocul­tó la información.

En medio de una agre­si­va segun­da ola de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus, que ha colap­sa­do los ser­vi­cios de salud, y cuan­do el país empie­za el pro­ce­so de vacu­na­ción, renun­ció la minis­tra de Salud, Pilar Maz­zet­ti. La minis­tra cayó por el escán­da­lo que esta­lló al reve­lar­se en los medios que el expre­si­den­te Mar­tín Viz­ca­rra se vacu­nó en secre­to en octu­bre pasa­do cuan­do esta­ba ejer­cien­do la pre­si­den­cia con la vacu­na chi­na Sinopharm, que enton­ces ini­cia­ba prue­bas en el país. Maz­zet­ti era minis­tra de Salud cuan­do esto ocu­rrió y el Con­gre­so pre­pa­ra­ba una moción para inter­pe­lar­la y cen­su­rar­la impu­tán­do­le haber ocul­ta­do esa infor­ma­ción. La aho­ra exmi­nis­tra ase­gu­ra que no sabía que Viz­ca­rra se había vacu­na­do. Maz­zet­ti optó por bajar­se del car­go antes de some­ter­se al pro­ce­so de inter­pe­la­ción y censura.

Lue­go de acep­tar la renun­cia de su minis­tra, el pre­si­den­te Fran­cis­co Sagas­ti acu­só al Con­gre­so de haber­la “mal­tra­ta­do” con “acu­sa­cio­nes sin fun­da­men­to” al seña­lar­la como encu­bri­do­ra de la vacu­na­ción secre­ta de Viz­ca­rra y dijo que Maz­zet­ti esta­ba “ago­ta­da”. La exmi­nis­tra había asu­mi­do el car­go en julio del año pasa­do en el gobierno de Viz­ca­rraen momen­tos que se lle­ga­ba al pico de la pri­me­ra ola de la pan­de­mia, dejó el minis­te­rio en noviem­bre cuan­do el Con­gre­so des­ti­tu­yó al expre­si­den­te, pero regre­só seis días des­pués cuan­do el reem­pla­zan­te de Viz­ca­rra, el legis­la­dor Manuel Merino, renun­ció en medio de masi­vas pro­tes­tas con­tra el gol­pe par­la­men­ta­rio que lo puso en el poder y fue reem­pla­za­do por el tam­bién legis­la­dor Fran­cis­co Sagas­ti, que repu­so a Maz­zet­ti al fren­te del Minis­te­rio de Salud. La exmi­nis­tra venía reci­bien­do cues­tio­na­mien­tos por su ges­tión para enfren­tar esta segun­da ola de la pandemia.

Pues­ta al des­cu­bier­to la oscu­ra his­to­ria de su vacu­na­ción y la de su espo­sa, rea­li­za­da en Pala­cio de Gobierno bajo las som­bras del secre­tis­mo, Viz­ca­rra acep­tó lo que había man­te­ni­do ocul­toEl expre­si­den­te y hoy can­di­da­to al Con­gre­so dijo que había sido vacu­na­do por­que se había ofre­ci­do como uno de los doce mil volun­ta­rios perua­nos para pro­bar la vacu­na de Sinopharm y cali­fi­có esa deci­sión como “un acto de valen­tía”. Pero no con­ven­ció con ese argu­men­to. Jus­ti­fi­có el secre­to en el que man­tu­vo su vacu­na­ción seña­lan­do que así se lo exi­gían las reglas del estu­dio del cual ase­gu­ra haber for­ma­do par­te. Eso no es cier­to. Los volun­ta­rios en este estu­dio no esta­ban obli­ga­dos a man­te­ner en reser­va su par­ti­ci­pa­ción en las prue­bas. Muchos de ellos lo hicie­ron públi­co. Des­men­ti­do, cam­bió de ver­sión y seña­ló que man­tu­vo el secre­to para que otros labo­ra­to­rios que nego­cia­ban con el gobierno no sien­tan que se favo­re­cía a Sinopharm.

No fue el úni­co des­men­ti­do a las expli­ca­cio­nes dadas por Viz­ca­rra. En un comu­ni­ca­do, la Uni­ver­si­dad Caye­tano Here­dia, que diri­gió los estu­dios de Sinopharm en el Perú, ha reve­la­do que Viz­ca­rra y su espo­sa no for­ma­ron par­te de las prue­bas de este estu­dio en volun­ta­rios perua­nos, des­min­tien­do así al expre­si­den­te y con­fir­man­do que ambos fue­ron vacu­na­dos al mar­gen de este estu­dio. Viz­ca­rra ha repli­ca­do insis­tien­do en que sí for­mó par­te del estu­dio que pro­ba­ba las vacu­nas y expre­san­do que se sien­te extra­ña­do de la ver­sión dada por la universidad.

Des­de dis­tin­tos sec­to­res polí­ti­cos y los medios se acu­sa al expre­si­den­te de sacar pro­ve­cho de su car­go para reci­bir la vacu­na en secre­to. El exman­da­ta­rio reci­bió una vacu­na toda­vía no apro­ba­da ‑recién fue apro­ba­da en diciembre‑, pero en la que él con­fia­ba. El sos­pe­cho­so secre­to en el que lo hizo y las men­ti­ras en las que ha caí­do al ser des­cu­bier­to gol­pean dura­men­te su ima­gen. Está por ver­se el impac­to que eso ten­drá en su can­di­da­tu­ra al Con­gre­so en las elec­cio­nes de abril. Algu­nos juris­tas han seña­la­do que Viz­ca­rra podría ser acu­sa­do por “reci­bir dádi­vas” de un labo­ra­to­rio que nego­cia­ba con el gobierno peruano.

Final­men­te, el con­tra­to con Sinopharm no lo cerró Viz­ca­rra, des­ti­tui­do del car­go en medio de esa nego­cia­ción, sino el gobierno de Sagas­ti, en enero pasa­do, por un millón de dosis, 300 mil de las cua­les lle­ga­ron hace una sema­na y las otras 700 mil el últi­mo sába­do, con la cua­les se ha ini­cia­do el pro­ce­so de vacu­na­ción. El gobierno ha seña­la­do que tie­ne ase­gu­ra­das más de 48 millo­nes de vacu­nas, que ade­más del millón de Sinopharm que ya lle­ga­ron al país, inclu­yen 20 millo­nes de Pfi­zer, 14 millo­nes de Astra Zene­ca y 13,2 millo­nes del sis­te­ma Covax pro­mo­vi­do por la OMS, y que sigue nego­cian­do otras compras.

La renun­cian­te minis­tra de Salud ha sido reem­pla­za­da por el médi­co Oscar Ugar­te, un espe­cia­lis­ta en salud públi­ca que ya ejer­ció el car­go entre 2008 y 2011, en el gobierno del falle­ci­do expre­si­den­te Alan Gar­cía, aun­que nun­ca ha for­ma­do par­te del Par­ti­do Apris­ta que lide­ra­ba Gar­cía y se le ubi­ca cer­cano a la cen­troiz­quier­da. Ugar­te se con­vier­te en el quin­to titu­lar del sec­tor des­de la lle­ga­da de la pan­de­mia al país en mar­zo del año pasa­do. El pre­si­den­te Sagas­ti ha resal­ta­do su expe­rien­cia en el sec­tor. Asu­me el car­go cuan­do los repor­tes ofi­cia­les indi­can que los casos de con­ta­gios lle­gan a 1.227.205 y las muer­tes a 43.491. En las últi­mas 24 horas se han repor­ta­do 6.457 nue­vos con­ta­gios y 236 falle­ci­dos. Sin tiem­po para aco­mo­dar­se en el pues­to, ten­drá que ase­gu­rar un rápi­do pro­ce­so de vacu­na­ción, que se ini­ció hace una sema­na, y enfren­tar el colap­so por la pan­de­mia de los pre­ca­rios ser­vi­cios de salud don­de fal­tan camas de cui­da­dos inten­si­vos, res­pi­ra­do­res y oxí­geno. Una tarea complicada. 

FUENTE: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *