Perú. Mil­cia­des Ruiz: Pesi­mis­mo electoral

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de febre­ro de 2021

«Un nue­vo gobierno inep­to, no podrá mane­jar la situa­ción post pan­de­mia, en que todo se agra­va­rá: con­flic­tos socia­les, des­em­pleo, delin­cuen­cia, recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, défi­cit pre­su­pues­tal, ali­men­ta­ción, pobre­za extre­ma, etc.».

Así lo advier­te Mil­cia­des Ruiz en un recien­te artícu­lo en el que sos­tie­ne que «habrá enton­ces un cam­po pro­pi­cio para el pro­ta­go­nis­mo de las fuer­zas popu­la­res. La rebel­día crecerá».

Y es que el esce­na­rio elec­to­ral es pesi­mis­ta debi­do a que «los par­ti­dos polí­ti­cos se han con­ver­ti­do en ins­tru­men­tos del sis­te­ma, son exclu­si­vos y excluyentes».

Los par­ti­dos han mono­po­li­za­do el acce­so al gobierno del país, cerran­do el paso a otras for­mas de repre­sen­ta­ción popu­lar y es poco pro­ba­ble que bus­quen des­mon­tar la heren­cia neo­li­be­ral, «una tarea patrió­ti­ca pendiente».

Si el pró­xi­mo gobierno no satis­fa­ce las expec­ta­ti­vas del pue­blo, éste ten­drá que «asu­mir su rol his­tó­ri­co (…) Tene­mos que levan­tar­nos de los escom­bros. Actuar en con­jun­to como lo hace­mos ances­tral­men­te, será la mejor estra­te­gia en la lucha social».

«La min­ca polí­ti­ca y el ayni en la lucha social, serán nues­tras armas para salir de la des­gra­cia, rom­pien­do las cade­nas de un esta­do de dere­cho adverso».

Mil­cia­des con­clu­ye seña­lan­do que «hay que actuar res­pon­sa­ble­men­te en masa con o sin apo­yo del gobierno, con o sin soli­da­ri­dad de los par­ti­dos polí­ti­cos. Salir por nues­tros pro­pios medios, aun­que ten­ga­mos sufrir la cri­mi­na­li­za­ción de la protesta».

Don Mil­cia­des Ruiz, autor del artícu­lo y direc­tor del por­tal Repú­bli­ca Equi­ta­ti­va: https://​repu​bli​cae​qui​ta​ti​va​.word​press​.com/

Pesis­mis­mo electoral

El esta­do de áni­mo nacio­nal es muy tris­te. No solo entre quie­nes han per­di­do sus seres que­ri­dos por la pan­de­mia sino tam­bién, en toda la pobla­ción afec­ta­da por las cri­sis en cade­na. La cri­sis eco­nó­mi­ca pro­vo­ca otras cri­sis secun­da­rias en lo per­so­nal, fami­liar y social. Los con­flic­tos inter­nos se agu­di­zan y los entor­nos tam­bién entran en cri­sis, gene­ran­do cri­sis sec­to­ria­les, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les, psi­co­ló­gi­cas y has­ta de moral o, éti­ca. Pero todo pro­ble­ma gene­ra su pro­pia solución.

Esta es la situa­ción que afron­ta­mos. Lo peor de todo, es que no hay con­fian­za en los con­duc­to­res del país, que se mues­tran inep­tos para resol­ver los pro­ble­mas que nos aque­jan. El dete­rio­ro gene­ra­li­za­do requie­re de un lide­raz­go alen­ta­dor que nos haga abri­gar espe­ran­zas de solu­ción, pero esto, no lo tene­mos. El cam­bio de gobierno se pre­sen­ta­ba como una ven­ta­na de esca­pe, pero las opcio­nes polí­ti­cas que nos dan a ele­gir, son des­alen­ta­do­ras. El dete­rio­ro es pro­fun­do y tene­mos que afron­tar­lo con inte­li­gen­cia y coraje.

Hay mucho pesi­mis­mo y preo­cu­pa­ción sobre el futu­ro. Se pien­sa que no depen­de de noso­tros y que nada pode­mos hacer. Pero esto, no es cier­to rela­ti­va­men­te. Cla­ro que pode­mos hacer algo, o mucho. Esto depen­de de noso­tros. Solo tene­mos que rom­per las ata­du­ras de la sumi­sión. Esta­mos doma­dos para acep­tar los dic­ta­dos de la domi­na­ción y per­mi­ti­mos que los gober­nan­tes abu­sen de nues­tra doci­li­dad. Hemos per­di­do la con­fian­za en noso­tros mis­mos. Tene­mos que levan­tar cabe­za. Si el gobierno no hace lo debi­do, tene­mos que actuar.

Es pre­ci­so luchar con­tra la opre­sión bicen­te­na­ria, armán­do­nos de valor para ven­cer nues­tra timi­dez inducida 

Es pre­ci­so luchar con­tra la opre­sión bicen­te­na­ria, armán­do­nos de valor para ven­cer nues­tra timi­dez indu­ci­da. El esta­do de dere­cho no es sagra­do. Duran­te dos siglos nos han mar­gi­na­do de las deci­sio­nes de gobierno, y esto con­ti­nua­rá sino nos deci­di­mos a aca­bar el “apartheid” andino. Si que­re­mos ser libres, ten­dre­mos que luchar­la. La liber­tad no lle­ga por sí, sola. No bas­ta recla­mar al gobierno de los opre­so­res. Tam­bién, tene­mos que recla­mar­nos por nues­tra inac­ción. Túpac Ama­ru II se can­só de recla­mar. Tene­mos que hon­rar su lega­do histórico.

Se ha per­di­do la fe en los par­ti­dos polí­ti­cos, por muchas razo­nes váli­das, pero estos son los pila­res de nues­tra seu­do demo­cra­cia. Si los insu­mos son de pési­ma cali­dad, no pode­mos espe­rar un pro­duc­to final de bue­na cali­dad. Hay que mejo­rar o, cam­biar los insu­mos para obte­ner una demo­cra­cia de cali­dad autén­ti­ca. Los par­ti­dos polí­ti­cos se han con­ver­ti­do en ins­tru­men­tos del sis­te­ma, son exclu­si­vos y exclu­yen­tes. Han mono­po­li­za­do el acce­so al gobierno del país, cerran­do el paso a otras for­mas de representación.

Los par­ti­dos polí­ti­cos se han con­ver­ti­do en ins­tru­men­tos del sis­te­ma, son exclu­si­vos y exclu­yen­tes. Han mono­po­li­za­do el acce­so al gobierno del país, cerran­do el paso a otras for­mas de representación. 

Nos que­ja­mos de todos los gobier­nos, a todos les recla­ma­mos lo mis­mo de siem­pre, y segui­mos pidien­do que el pró­xi­mo gobierno corri­ja los mis­mos pro­ble­mas con­sue­tu­di­na­rios. Pero seis pre­si­den­tes ele­gi­dos a tra­vés de los par­ti­dos polí­ti­cos tie­nen com­pro­ba­das acu­sa­cio­nes de corrup­ción y malos mane­jos. No obs­tan­te, segui­mos insis­tien­do con el mis­mo sis­te­ma polí­ti­co, los mis­mos méto­dos frau­du­len­tos y vicios antidemocráticos.

Si esta es la ten­den­cia pre­do­mi­nan­te, no pode­mos espe­rar de la pró­xi­ma admi­nis­tra­ción un vira­je de esta ten­den­cia. De allí, la des­con­fian­za popu­lar en los can­di­da­tos y los resul­ta­dos elec­to­ra­les. En estas con­di­cio­nes, exis­te mucho temor de que el pró­xi­mo gobierno no ten­ga la sol­ven­cia reque­ri­da para afron­tar la difí­cil situa­ción que se ave­ci­na. No hay cons­cien­cia de la gra­ve­dad de la caí­da. Los can­di­da­tos hablan de corre­gir la situa­ción pre pan­de­mia, sin per­ca­tar­se del pre­ci­pi­cio post pandemia.

Las vacu­nas ayu­dan, pero no son las que deter­mi­na­rán la recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía nacio­nal, del empleo, nivel de vida de la pobla­ción, equi­dad en la reac­ti­va­ción. Tener gobier­nos inep­tos es una mal­di­ción his­tó­ri­ca. Salir del pro­ble­ma como sea, siem­pre ha sido lo más impor­tan­te, sin visio­nar lo que ven­dría des­pués. Esto podría suce­der ahora.

La for­ma más fácil de salir de las cri­sis ha sido siem­pre el entre­guis­mo, con­ce­sio­nan­do nues­tras rique­zas natu­ra­les para sal­dar apre­mios. Pasó con el sali­tre y, guano. A la Peru­vian Cor­po­ra­tion se le dio la con­ce­sión de ferro­ca­rri­les por 66 años. Lo hizo el fuji­mo­ris­mo con el neo­li­be­ra­lis­mo, para salir de la catás­tro­fe en que nos dejó el pri­mer gobierno apris­ta. Echó mano del patri­mo­nio empre­sa­rial del esta­do para finan­ciar défi­cit, dan­do ori­gen a la Cons­ti­tu­ción vigen­te, que cas­tra al esta­do, con­de­nán­do­lo a ser sub­si­dia­rio de la inver­sión privada.

Entre 1990 y 2000, se eje­cu­ta­ron 228 con­de­nas de ven­ta, con­ce­sión o liqui­da­ción de empre­sas públi­cas, algu­nas de alta ren­ta­bi­li­dad. Se pri­va­ti­zó el 90% del patri­mo­nio empre­sa­rial mine­ro, el 85.5% de la manu­fac­tu­ra esta­tal, 68% en hidro­car­bu­ros, 68% en elec­tri­ci­dad y 35% en agri­cul­tu­ra. Se entre­gó al sec­tor pri­va­do, a pre­cio rega­la­do, la Com­pa­ñía Perua­na de Vapo­res, la Petro­le­ra Trans­oceá­ni­ca, Mine­ro Perú, Cen­tro­min Perú, Entel Perú, Tin­ta­ya, Sider Perú, ENAFER, Elec­tro Perú, Aero­Pe­rú, ban­ca esta­tal y otras empre­sas estra­té­gi­cas. (Fuen­te: Con­gre­so de la República)

Si este hábi­to ven­de patria se usa aho­ra para salir de la cri­sis, no sería raro que se recu­rra a la pri­va­ti­za­ción de las cuen­cas hidro­grá­fi­cas, pasan­do a ser admi­nis­tra­das por inver­sio­nis­tas extran­je­ros en colu­sión con los nacio­na­les, por 30, 50, o más años. De ser así, que­da­rán de lado las Jun­tas de Usua­rios de Rie­go y Comi­sio­nes de Regan­tes de los cam­pe­si­nos perua­nos. La pun­te­ría está pues­ta en el agua de nues­tros valles para que se coti­cen en bol­sa extran­je­ra con con­tra­tos a futu­ro favo­re­cien­do a los de mayor poder económico.

Ya casi todo el Perú está con­ce­sio­na­do actual­men­te, inclu­yen­do ser­vi­cios bási­cos y rubros cuya infra­es­truc­tu­ra se levan­tó con nues­tros impues­tos. Pea­jes de auto­pis­tas, cen­tros arqueo­ló­gi­cos, ferro­ca­rri­les, puer­tos, aero­puer­tos, minas, tele­fo­nía, elec­tri­ci­dad, terri­to­rios petro­le­ros y de gas, bos­ques ama­zó­ni­cos, y muchos otros rubros estra­té­gi­cos. Des­mon­tar lo que ha con­ce­sio­na­do el neo­li­be­ra­lis­mo es una tarea patrió­ti­ca pendiente.

Des­mon­tar lo que ha con­ce­sio­na­do el neo­li­be­ra­lis­mo es una tarea patrió­ti­ca pendiente. 

Será difí­cil rever­tir esta inva­sión extran­je­ra. ¿Lo hará el pró­xi­mo gobierno? ¿Una nue­va cons­ti­tu­ción recu­pe­ra­rá la sobe­ra­nía nacio­nal? “Para mues­tra, un botón”:

The Carly­le Group es la más gran­de cor­po­ra­ción mul­ti­na­cio­nal en el mun­do, con más de 180 empre­sas inte­gra­das. Al ampa­ro del neo­li­be­ra­lis­mo, creó en el gobierno de Huma­la (2013), Carly­le Peru Fund, con un fon­do de $ 308 millo­nes admi­nis­tra­do con Cre­di­corp, el ban­co más gran­de de Perú. Sus inver­sio­nes inclu­yen salud, comer­cio mino­ris­ta y con­su­mo, ser­vi­cios mine­ros, cons­truc­ción, y edu­ca­ción. Es due­ña de Lider­man, la com­pa­ñía de segu­ri­dad más gran­de de Perú, Her­mes, para la movi­li­za­ción de cau­da­les y muchos otros negocios.

Esta cor­po­ra­ción, tie­ne la con­ce­sión del tren Cus­co- Machu Pic­chu, a tra­vés de Inca Rail, empre­sa que está con­tro­la­da por otra de sus depen­den­cias, cons­ti­tui­da en el paraí­so fis­cal Isla Cai­mán. El 20% de las accio­nes de Inca Rail per­te­ne­ce a los ante­rio­res con­ce­sio­na­rios Juan A. Feli­pe Forsyth y su hijo. A fines del año pasa­do la pobla­ción del Valle Sagra­do de los Incas, se levan­tó con­tra esta empre­sa recla­man­do un pre­cio jus­to por el bole­ta­je abusivo.

Este pode­ro­so gru­po Carly­le, como es nor­mal en EE UU, finan­cia cam­pa­ñas elec­to­ra­les de par­la­men­ta­rios que defien­den sus intere­ses. Allá, los lob­bies son lega­les. Enton­ces, un gobierno popu­lar que inten­te recu­pe­rar la con­ce­sión ferro­via­ria seña­la­da, ten­drá que vér­se­las con las repre­sa­lias nor­te­ame­ri­ca­nas y de sus alia­dos. Pero hay muchos otros nego­cios con­ce­sio­na­dos que nos expo­nen a la pre­sión extranjera.

Muchos no entien­den que esta es, la “madre del cor­de­ro” de las repre­sa­lias y sabo­ta­jes con­tra Cuba y Vene­zue­la. Los des­pis­ta­dos se suman al ata­que, favo­re­cien­do a nues­tros depre­da­do­res. El mayor con­ce­sio­na­rio en mine­ría y petró­leo es Chi­na, que tam­bién apli­ca repre­sa­lias. Enton­ces, si lle­gá­ra­mos a gober­nar y cam­biar la cons­ti­tu­ción para recu­pe­rar lo nues­tro, habrá que tomar en cuen­ta el terreno que pisamos.

Lo seña­la­do nos da una idea del pasi­vo neo­li­be­ral que deja­re­mos como heren­cia a nues­tra des­cen­den­cia si no cam­bia­mos la ten­den­cia guber­na­ti­va perua­na. La men­ta­li­dad de los gober­nan­tes es muy dis­tin­ta y la men­ta­li­dad popu­lar. Lo que quie­re el pue­blo no es lo que quie­re el gobierno. Lo hemos vis­to en los últi­mos con­flic­tos socia­les. En el mane­jo de la pan­de­mia, la Caja Fis­cal se ha dis­pues­to según el enfo­que de los gober­nan­tes, con resul­ta­dos defi­cien­tes en Reac­ti­va Perú, Arran­ca Perú, FAE agra­rio, vacu­nas, etc.

Si el gobierno no satis­fa­ce, el pue­blo ten­drá que asu­mir su rol histórico. 

Todo esto, nos hace ver que no habrá cam­bio si la pobla­ción no se movi­li­za. Pero “no hay mal que por bien no ven­ga”. Un nue­vo gobierno inep­to, no podrá mane­jar la situa­ción post pan­de­mia, en que todo se agra­va­rá: con­flic­tos socia­les, des­em­pleo, delin­cuen­cia, recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, défi­cit pre­su­pues­tal, ali­men­ta­ción, pobre­za extre­ma, etc. Habrá enton­ces un cam­po pro­pi­cio para el pro­ta­go­nis­mo de las fuer­zas popu­la­res. La rebel­día cre­ce­rá. Si el gobierno no satis­fa­ce, el pue­blo ten­drá que asu­mir su rol histórico.

Tene­mos que levan­tar­nos de los escom­bros. Actuar en con­jun­to como lo hace­mos ances­tral­men­te, será la mejor estra­te­gia en la lucha social. La min­ca polí­ti­ca y el ayni en la lucha social serán nues­tras armas para salir de la des­gra­cia, rom­pien­do las cade­nas de un esta­do de dere­cho adver­so. No espe­rar con los bra­zos cru­za­dos a que el gobierno lo resuel­va todo. Nues­tra mís­ti­ca ances­tral será la cla­ve del resur­gi­mien­to que soñamos.

Hay que actuar res­pon­sa­ble­men­te en masa con o sin apo­yo del gobierno, con o sin soli­da­ri­dad de los par­ti­dos polí­ti­cos. Salir por nues­tros pro­pios medios, aun­que ten­ga­mos sufrir la cri­mi­na­li­za­ción de la pro­tes­ta. No se pre­ci­sa de la vio­len­cia para hacer pre­va­le­cer nues­tros dere­chos actuan­do en defen­sa pro­pia. No per­da­mos la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca. Nues­tra reden­ción solo será obra de noso­tros mis­mos. ¿O no?


*Mil­cía­des Ruiz es espe­cia­lis­ta en desa­rro­llo rural. Diri­ge el por­tal Repú­bli­ca Equi­ta­ti­va: https://​repu​bli​cae​qui​ta​ti​va​.word​press​.com/

FUENTE: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.