Méxi­co. Ini­cia­ti­va pre­si­den­cial debe res­ti­tuir el sec­tor ener­gé­ti­co a la nación

Mar­tin Espar­za /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de febre­ro de 2021

La ini­cia­ti­va envia­da a la Cáma­ra de Dipu­tados por el pre­si­den­te Andrés Manuel López Obra­dor, para modi­fi­car la Ley de la Indus­tria Eléc­tri­ca, con carác­ter pre­fe­ren­te, repre­sen­ta la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de devol­ver al pue­blo de Méxi­co su sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca que esta­ble­cie­ran en la Cons­ti­tu­ción, con un sen­ti­do nacio­na­lis­ta, los pre­si­den­tes Láza­ro Cár­de­nas y Adol­fo López Mateos, en el pasa­do siglo, por lo que los legis­la­do­res fede­ra­les del Con­gre­so tie­nen la alta res­pon­sa­bi­li­dad de enri­que­cer la pro­pues­ta para no dejar a medias la repa­ra­ción a los des­tro­zos oca­sio­na­dos al res­pec­to por la Refor­ma Ener­gé­ti­ca de Peña Nie­to, ini­cia­da de mane­ra pau­la­ti­na des­de los gobier­nos neo­li­be­ra­les de Car­los Sali­nas, sin excep­tuar a los sexe­nios panis­ta de Vicen­te Fox y Feli­pe Calderón.

Con ante­la­ción al gol­pe per­pe­tra­do con­tra el Sin­di­ca­to Mexi­cano de Elec­tri­cis­tas (SME), por el nar­co­go­bierno de Cal­de­rón, en octu­bre del 2009, el SME venía denun­cian­do la pau­la­ti­na entre­ga tan­to del sec­tor eléc­tri­co como petro­le­ro del país a la ini­cia­ti­va pri­va­da y empre­sas tras­na­cio­na­les; el decre­to que esta­ble­ció de un plu­ma­zo la des­apa­ri­ción de la empre­sa públi­ca, Luz y Fuer­za del Cen­tro (LFC), que pres­ta­ba el ser­vi­cio de ener­gía eléc­tri­ca a 6 millo­nes de usua­rios en los esta­dos del cen­tro del país –se aler­tó enton­ces – , ini­cia­ba el des­man­te­la­mien­to de la indus­tria eléc­tri­ca nacio­nal refle­ja­da en el cre­ci­mien­to de los pro­duc­to­res inde­pen­dien­tes de ener­gía y los per­mi­sos otor­ga­dos a su favor des­de el gobierno de Fox.

La pro­pia Comi­sión Fede­ral de Elec­tri­ci­dad (CFE), comen­zó a ser dis­mi­nui­da en su capa­ci­dad de gene­ra­ción, a tra­vés del otor­ga­mien­to de con­tra­tos que le obli­ga­ban a com­prar ener­gía a los par­ti­cu­la­res lle­gán­do­se al absur­do de subuti­li­zar sus plan­tas de gene­ra­ción para cum­plir con sus com­pro­mi­sos. Aho­ra que se plan­tea una rege­ne­ra­ción del teji­do his­tó­ri­co deben ana­li­zar­se los orí­ge­nes que deri­va­ron en la aper­tu­ra total del sec­tor ener­gé­ti­co al capi­tal pri­va­do, simi­lar al mode­lo de con­ce­sio­nes auto­ri­za­das por Por­fi­rio Díaz, a prin­ci­pios del siglo XX.

Debe recor­dar­se que en el sexe­nio de Car­los Sali­nas de Gor­ta­ri, se pro­mo­vie­ron refor­mas a la Ley del Ser­vi­cio Públi­co de Ener­gía Eléc­tri­ca (LSPEE), que per­mi­tie­ron la gene­ra­ción de elec­tri­ci­dad a par­ti­cu­la­res, median­te la figu­ra de “pro­duc­to­res inde­pen­dien­tes”, vio­lan­do fla­gran­te­men­te el Artícu­lo 27 Cons­ti­tu­cio­nal. Lo mis­mo ocu­rrió en Pemex que fue frac­cio­na­do en cua­tro sub­si­dia­rias, entre­gan­do el nego­cio de la petro­quí­mi­ca a la ini­cia­ti­va pri­va­da, cuan­do en todo el mun­do se sabe que este sec­tor es el que gene­ra mayo­res divi­den­dos en el apro­ve­cha­mien­to de los hidro­car­bu­ros y rele­gan­do la impor­tan­cia de la refi­na­ción, con la depen­den­cia en el abas­to de gaso­li­nas que hoy enfrentamos.

Des­de enton­ces, los tec­nó­cra­tas del neo­li­be­ra­lis­mo hicie­ron a un lado los prin­ci­pios nacio­na­lis­tas plas­ma­dos por los regí­me­nes de Cár­de­nas y López Mateos, para que el petró­leo y la elec­tri­ci­dad con­tri­bu­ye­ran al for­ta­le­ci­mien­to de la eco­no­mía nacio­nal y bene­fi­cia­ran con tari­fas y pre­cios jus­tos en la elec­tri­ci­dad, el gas y las gaso­li­nas al pue­blo de Méxi­co, obe­de­cien­do los dic­ta­dos impues­tos por orga­nis­mos como el Ban­co Mun­dial y el Fon­do Mone­ta­rio Internacional.

Los gobier­nos panis­tas pro­si­guie­ron la ruta de des­man­te­la­mien­to a tal gra­do que al fina­li­zar la admi­nis­tra­ción de Cal­de­rón, se habían otor­ga­do 620 per­mi­sos de gene­ra­ción a fir­mas extran­je­ras, entre ellas Iber­dro­la y Unión Feno­sa, que paga­rían el favor dán­do­les tra­ba­jo al expre­si­den­te y su secre­ta­ria de Ener­gía, Geor­gi­na Kes­sel. Impor­tan­te resal­tar en este sen­ti­do el anun­cio hecho por el gobierno fede­ral en cuan­to a la revi­sión de estos per­mi­sos y con­tra­tos que podrían revo­car­se en caso de haber­se obte­ni­do por medios fraudulentos.

El SME denun­ció des­de hace más de una déca­da los con­tra­tos leo­ni­nos fir­ma­dos por 25 años entre la CFE y las tras­na­cio­na­les, que de no ser audi­ta­dos y revi­sa­dos a con­cien­cia, le cos­ta­rán al país 1.3 billo­nes de pesos, pues los panis­tas y el gobierno de Peña Nie­to, per­mi­tie­ron que los par­ti­cu­la­res se adue­ña­ran del 50 por cien­to de la gene­ra­ción de ener­gía eléc­tri­ca en el país.

Pero hay otra caja negra que debe aus­cul­tar­se a fon­do y que tie­ne que ver con las deu­das con­traí­das en su momen­to por CFE y Pemex, bajo el esque­ma de los lla­ma­dos Pidi­re­gas (Pro­yec­tos de Impac­to Dife­ri­do en el Regis­tro del Gas­to), y que no fue­ron otra cosa que meca­nis­mos de encu­bier­to finan­cia­mien­to a par­ti­cu­la­res con cos­to a las finan­zas públicas.

Tan sólo la Comi­sión Fede­ral regis­tró deu­das por este con­cep­to del orden de los 700 mil millo­nes de pesos en el nar­co­se­xe­nio cal­de­ro­nis­ta, y Petró­leos Mexi­ca­nos lle­gó a la exor­bi­tan­te cifra de 1,2 billo­nes de pesos, pues duran­te la apro­ba­ción de la Refor­ma Ener­gé­ti­ca se inde­xa­ron de mane­ra dolo­so el cos­to de los Pidi­re­gas a los pasi­vos labo­ra­les, lo mis­mo que las estra­tos­fé­ri­cas jubi­la­cio­nes de los altos funcionarios.

Huel­ga decir que los Artícu­los 27 y 28 Cons­ti­tu­cio­na­les fue­ron prác­ti­ca­men­te saquea­dos en su sen­ti­do ori­gi­nal para lega­li­zar tales abu­sos a las finan­zas públi­cas y el des­po­jo a la nación de su sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca. Por ello, para recu­pe­rar el con­trol de la nación sobre este sec­tor estra­té­gi­co, debe impul­sar­se una refor­ma a pro­fun­di­dad que corri­ja los abu­sos come­ti­dos al era­rio y tam­bién a las víc­ti­mas que paga­ron un pre­cio muy alto por opo­ner­se a esta polí­ti­ca antinacionalista.

Corre­gir el rum­bo impli­ca tam­bién res­ti­tuir la empre­sa Luz y Fuer­za del Cen­tro y devol­ver su empleo a los elec­tri­cis­tas del SME que resis­tie­ron de pie los emba­tes de los gobier­nos neo­li­be­ra­les por el solo hecho de haber defen­di­do al país de las agre­sio­nes neo­li­be­ra­les al sec­tor ener­gé­ti­co. Echar aba­jo las pre­sio­nes de las pode­ro­sas tras­na­cio­na­les y los gru­pos de poder que aho­ra sien­ten que un millo­na­rio y fácil nego­cio, entre­ga­do en ban­de­ja de pla­ta por panis­tas y priís­tas, se les va de las manos, no resul­ta com­pli­ca­do si se les sien­ta a la mesa a expli­car a deta­lle cómo fue que se hicie­ron de tales con­tra­tos don­de siem­pre lle­va­ron las de ganar y Méxi­co las de perder.

Los elec­tri­cis­tas del SME apo­ya­ron en su momen­to la expro­pia­ción petro­le­ra del gene­ral Cár­de­nas, la nacio­na­li­za­ción de la indus­tria eléc­tri­ca del pre­si­den­te López Mateos y están dis­pues­tos a acri­so­lar su ardua lucha para que el país recu­pe­re su sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca. Espe­re­mos que en el Con­gre­so de la Unión, los legis­la­do­res del par­ti­do mayo­ri­ta­rio hagan lo pro­pio y corri­jan a fon­do los des­tro­zos neo­li­be­ra­les, por el bien de la nación.

Mar­tín Espar­za Flores*

*Secre­ta­rio gene­ral del Sin­di­ca­to Mexi­cano de Electricistas

FUENTE: Con­tra Línea

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *