Gua­te­ma­la. El con­flic­ti­vo avan­ce de la pal­ma aceitera

Por Mar­vin Del Cid y Sonny Figue­roa, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de febre­ro de 2021. 

Con un cre­ci­mien­to apro­xi­ma­do al 400 por cien­to en los últi­mos 17 años, la pal­ma de acei­te se for­ta­le­ce en la agro­in­dus­tria de Gua­te­ma­la. La expan­sión del mono­cul­ti­vo tam­bién ha traí­do pro­ble­mas en comu­ni­da­des ale­da­ñas a las plan­ta­cio­nes, entre ellos, des­vío de ríos, con­ta­mi­na­ción y deforestación.

La comu­ni­dad de San­ta Odi­lia se ubi­ca en el depar­ta­men­to cos­te­ño de Escuintla, a unos 150 kiló­me­tros de la Ciu­dad de Gua­te­ma­la. A un cos­ta­do del pue­blo hay una plan­ta­ción de pal­ma de acei­te que le per­te­ne­ce al Gru­po HAME, máxi­mo pro­duc­tor en el país. El terreno en el que se siem­bra pal­ma tie­ne una exten­sión de 17 kiló­me­tros de lar­go por un kiló­me­tro de ancho y la comu­ni­dad se encuen­tra esta­ble­ci­da en no más de dos kiló­me­tros cuadrados.

Cada año, con la lle­ga­da de las llu­vias, se regis­tran inun­da­cio­nes en el pue­blo. La empre­sa cons­tru­yó un pare­dón para que los cul­ti­vos de pal­ma no sean afec­ta­dos por el río Coyo­la­te. Esa cons­truc­ción aca­ba con la capa­ci­dad de reten­ción de hume­dad de la ribe­ra y pro­vo­ca que, duran­te las cre­ci­das, se inun­den con mayor faci­li­dad las casas y siem­bras de los resi­den­tes de San­ta Odi­lia río abajo.

“Yo me fui (de) moja­do a Esta­dos Uni­dos y cuan­do regre­sé (en 2005) esta­ban cons­tru­yen­do el pare­dón. Cuan­do se vie­ne la tem­po­ra­da de llu­via el río cre­ce y vie­ne con más fuer­za. Cuan­do el agua vie­ne con fuer­za rebo­ta en ese pare­dón y toda el agua inun­da par­te de la comu­ni­dad”, expli­có Adán Ruiz, pre­si­den­te del Con­se­jo Comu­ni­ta­rio de Desa­rro­llo (Coco­de) de San­ta Odilia.

Isla Chi­ca­les en Nue­va Con­cep­ción, Escuintla, se ubi­ca a unos 400 metros del mar, un lugar en don­de el cri­men orga­ni­za­do ope­ra con liber­tad ya que la pre­sen­cia de las auto­ri­da­des es casi nula, según refie­ren los habi­tan­tes. Otro de los múl­ti­ples pro­ble­mas de un pobla­do cos­te­ro en Guatemala.

José Alfre­do Gar­cía Bor­ja, un defen­sor de los man­gla­res en esta comu­ni­dad, como él se defi­ne, resal­tó las difi­cul­ta­des con las fin­cas en don­de se cul­ti­va palma.

“Las fin­cas que siem­bran pal­ma des­vían los ríos y un ejem­plo de ello es que en varias oca­sio­nes los man­gla­res aquí en nues­tra comu­ni­dad se han seca­do y eso es muy gra­ve, ya que el río Madre Vie­ja no lle­ga con sufi­cien­te agua”, resaltó.

En la actua­li­dad los man­gla­res han recu­pe­ra­do su nivel de agua, agre­gó, pero en su comu­ni­dad siem­pre deben estar atentos.

Todos los años, pobla­do­res del muni­ci­pio de Tiqui­sa­te luchan con­tra el des­vío del río Madre Vie­ja lle­va­do a cabo por per­so­nal de las fin­cas de pal­ma. Este cam­bio de tra­yec­to­ria ya per­ma­nen­te reper­cu­te en la eco­no­mía de los pobla­do­res que sobre­vi­ven de la pesca.

Ade­más, los peque­ños agri­cul­to­res son afec­ta­dos por la esca­sez de agua para uso de rie­go de los cul­ti­vos que siem­bran para el autoconsumo.

En el muni­ci­pio de Sayax­ché, depar­ta­men­to del Petén, los habi­tan­tes siguen lidian­do con la con­ta­mi­na­ción del río La Pasión cin­co años des­pués. En 2015 la empre­sa Refo­res­ta­do­ra de Pal­mas del Petén, Socie­dad Anó­ni­ma (Rep­sa), empre­sa del Gru­po HAME, con­ta­mi­nó 150 kiló­me­tros del cuer­po de agua afec­tan­do al eco­sis­te­ma. Se encon­tra­ron más de 50 tone­la­das de peces muertos.

Los veci­nos de Sayax­ché denun­cian que en los últi­mos años han ocu­rri­do otros derra­mes de quí­mi­cos y acei­te en las cer­ca­nías de las zonas de cul­ti­vo de pal­ma. Esto no ha podi­do con­fir­mar­se por las auto­ri­da­des por­que cuan­do la Muni­ci­pa­li­dad de Sayax­ché toma mues­tras se tar­da más de doce horas en lle­gar a los labo­ra­to­rios de la Uni­ver­si­dad de San Car­los, ubi­ca­dos en la Ciu­dad de Gua­te­ma­la, incum­plién­do­se los perio­dos en la cade­na de cus­to­dia que debe ser menos de diez horas.

Saúl Paau, líder comu­ni­ta­rio de Sayax­ché, dijo que por años el río ha sido con­ta­mi­na­do por los cul­ti­vos de pal­ma de acei­te. Expli­có que esta situa­ción afec­ta apro­xi­ma­da­men­te a la mitad de la pobla­ción del muni­ci­pio que se ali­men­ta de peces y con­su­me su agua.

María Mar­ga­ri­ta Her­nán­dez, líder comu­ni­ta­ria del case­río Canaán, Sayax­ché, resal­tó que el daño pro­vo­ca­do por la con­ta­mi­na­ción del río La Pasión dejó gra­ves daños ambien­ta­les y que el Esta­do de Gua­te­ma­la lejos de cas­ti­gar a los res­pon­sa­bles los ha pro­te­gi­do, su tes­ti­mo­nio es par­te de un docu­men­to titu­la­do: Los impac­tos del cul­ti­vo del acei­te de pal­ma en mate­ria de DDHH, ela­bo­ra­do por el Colec­ti­vo Madre Selva.

“Fue una lucha don­de deja­mos nues­tros zapa­tos tira­dos, por­que tuvi­mos ame­na­zas y per­se­cu­cio­nes por defen­der los dere­chos de las 22 comu­ni­da­des. Pelea­mos el agua por­que es el sus­ten­to, es el prin­ci­pal sus­ten­to de la vida.

Hacía­mos cam­pa­ña en las comu­ni­da­des para que no se metie­ran al río y hubo reunio­nes per­ma­nen­tes. Unía­mos a los gru­pos para dar­le segui­mien­to al caso. El caso jurí­di­co con­tra la empre­sa ya no avan­zó y sobre el ase­si­na­to de un com­pa­ñe­ro pues deja­mos de insis­tir por­que la fami­lia no qui­so. Hubo muchas com­pras de volun­ta­des bajo la mesa”.

En Gua­te­ma­la, los con­flic­tos socia­les por el cul­ti­vo de pal­ma se han vuel­to habi­tua­les. En los últi­mos 17 años la siem­bra de pal­ma de acei­te cre­ció casi 400 por cien­to; de 31 mil hec­tá­reas en 2003 pasó a 171 mil 581 en 2019. Esto ha con­ver­ti­do a Gua­te­ma­la en el sex­to pro­duc­tor de pal­ma a nivel mun­dial y el ter­cer expor­ta­dor. Según datos de la Gre­mial de Pal­mi­cul­to­res de Gua­te­ma­la (Gre­pal­ma) hay 235 pro­duc­to­res de pal­ma a nivel nacional.

La gre­mial infor­ma que en 2019 gene­ra­ron 28 mil 575 empleos direc­tos y 145 mil indi­rec­tos. Ade­más, que el sec­tor pal­mi­cul­tor apor­ta el 1.09 por cien­to del Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB).

Infor­ma­ción del Fon­do Mun­dial para la Natu­ra­le­za (WWF por sus siglas en inglés) resal­ta que uno de cada diez pro­duc­tos que se ven­den en los super­mer­ca­dos con­tie­ne acei­te de pal­ma, entre ellos, jabo­nes, ali­men­tos con­ge­la­dos, dul­ces, acei­tes para freír, hela­dos y sopas ins­tan­tá­neas. Tam­bién es uti­li­za­do como com­bus­ti­ble para la gene­ra­ción de elec­tri­ci­dad y Euro­pa es uno de los prin­ci­pa­les compradores.

Pero, con el boom mun­dial de la deman­da, la expan­sión de este mono­cul­ti­vo en Gua­te­ma­la ha pro­du­ci­do impac­tos sobre el medio ambien­te y las pobla­cio­nes ale­da­ñas, repro­du­cien­do un mode­lo agrí­co­la que deja pocos rédi­tos a las comu­ni­da­des rodea­das por las plantaciones.

Una comu­ni­dad en pobreza

San­ta Odi­lia es un ejem­plo de las comu­ni­da­des en las que pre­do­mi­na la fal­ta de desa­rro­llo y pobre­za, ubi­ca­da en las inme­dia­cio­nes de las fin­cas de pal­ma de acei­te. Mien­tras los pue­blos se man­tie­nen en la mis­ma con­di­ción des­de hace déca­das, el sec­tor pal­mi­cul­tor cre­ce y gene­ra millo­nes de quetza­les para la industria.

En San­ta Odi­lia viven apro­xi­ma­da­men­te tres mil per­so­nas, no hay calles asfal­ta­das ni dre­na­jes. Algu­nas vivien­das care­cen de agua pota­ble. Más de la mitad de los habi­tan­tes son pobres.

Según la Secre­ta­ría de Pla­ni­fi­ca­ción y Pro­gra­ma­ción de la Pre­si­den­cia de Gua­te­ma­la en el muni­ci­pio de Nue­va Con­cep­ción, al que per­te­ne­ce la comu­ni­dad San­ta Odi­lia, el 54.5 por cien­to de la pobla­ción vive en pobre­za y el 8.2 por cien­to en pobre­za extrema.

El Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca (INE) seña­la que una per­so­na que está en con­di­cio­nes de pobre­za usa cua­tro dóla­res dia­rios para ali­men­tar­se y la que vive en pobre­za extre­ma ape­nas dos dóla­res al día para con­su­mir alimentos.

Mar­ga­ri­ta Girón, veci­na de San­ta Odi­lia, resal­tó que en su comu­ni­dad hay gran­des caren­cias y por ello gran can­ti­dad de per­so­nas migran a los Esta­dos Uni­dos, “duran­te varios meses del año hay tra­ba­jo en las fin­cas, pero el pago es muy poco y por eso muchos pre­fie­ren irse, noso­tros no esta­mos en con­tra de la siem­bra de pal­ma, pero las empre­sas se debe­rían de preo­cu­par más por las comu­ni­da­des”, resaltó.

Edgar Del Cid Lei­va, párro­co de la igle­sia de Nue­va Con­cep­ción, muni­ci­pio al que per­te­ne­ce la comu­ni­dad San­ta Odi­lia, expli­có que en la épo­ca de los noven­ta la empre­sa San­ta Rosa, Socie­dad Anó­ni­ma, se apro­pió de una calle y sem­bró pal­ma de aceite.

“La fin­ca Cua­tro Robles (San­ta Rosa, S.A.) del gru­po HAME sem­bró pal­ma en cami­nos comu­na­les y eso ha afec­ta­do el des­pla­za­mien­to de los veci­nos. Uno cami­na por esas calles, pero al lle­gar a la fin­ca se topa con que el camino está blo­quea­do por las pal­mas. Hay varios temas que deben ser tra­ta­dos con urgen­cias, pues todo eso podría repli­car en pro­ble­mas mayo­res”, expli­có el líder religioso.

En la épo­ca de los noven­ta el terreno de pal­ma de San­ta Rosa, S.A no lle­ga­ba has­ta la ori­lla del río Coyo­la­te. Había un camino que era usa­do por los pobla­do­res para comu­ni­car­se, pero al pasar los años la empre­sa fue sem­bran­do pal­ma de acei­te y se apro­pió del espa­cio, blo­quean­do el paso.

“Hace 25 años había calles que comu­ni­ca­ban las fin­cas de los pobla­do­res, pero aho­ra al lle­gar a la fin­ca de pal­ma ya no se pue­de pasar por­que ellos aga­rra­ron un terreno de 40 metros por un kiló­me­tro para sem­brar pal­ma. Al usar esa calle nos blo­queó el paso y debe­mos cami­nar 10 kiló­me­tros para redon­dear el paso que cerra­ron”, expli­có Adam Cruz, pre­si­den­te del Con­se­jo Comu­ni­ta­rio de San­ta Odilia.

La orga­ni­za­ción denun­ció que la empre­sa San­ta Rosa, S.A. los pre­sio­na para que fir­men un docu­men­to en el que deben agra­de­cer por pro­yec­tos que, a decir de los pobla­do­res, no exis­ten en la comu­ni­dad. Cruz seña­ló que no fir­ma­rán has­ta que libe­ren las calles públi­cas en las que han sem­bra­do pal­ma de aceite.

Otra de las peti­cio­nes es que cons­tru­yan un pare­dón que fre­ne las inun­da­cio­nes para el pue­blo. Solo este año con­ta­bi­li­zan seis inundaciones.

La tor­men­ta Eta dejó inun­da­cio­nes en San­ta Odi­lia a pesar que el fenó­meno tro­pi­cal no pasó cer­ca de la comu­ni­dad. Duran­te algu­nos días el agua lle­gó has­ta el cen­tro de la aldea e inun­dó algu­nos sem­bra­di­llos de elo­te para con­su­mo de sus pobla­do­res. Eso tam­bién afec­tó a los ani­ma­les de corral como vacas, cer­dos, galli­nas y patos. Algu­nos murie­ron por­que los veci­nos no tenían don­de refugiarlos.

En San­ta Odi­lia hay casas que están cons­trui­das de block, y otras de made­ra y lámi­nas. Estás son las más afec­ta­das por las inun­da­cio­nes por­que si la corrien­te es fuer­te, las destruye.

Cada año la his­to­ria se repi­te en las rive­ras del río Coyo­la­te. El afluen­te de unos 160 kiló­me­tro nace en el depar­ta­men­to de Chi­mal­te­nan­go, al occi­den­te del país, y desem­bo­ca en el Océano Pacífico.

Todos los años los habi­tan­tes deben cons­truir un puen­te de made­ra sobre el río y pasar des­de San­ta Odi­lia has­ta las fin­cas de caña de azú­car (otra fuen­te de tra­ba­jo). Con la lle­ga­da del invierno el paso de unos 200 metros es destruido.

La geren­te de comu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­va, Xio­ma­ra Lima y el geren­te de pro­yec­tos, Gus­ta­vo Cha­cón del gru­po HAME indi­ca­ron en rela­ción a la bor­da que se encuen­tra en la fin­ca Cua­tro Robles (San­ta Rosa, S.A.) que la mis­ma no influ­ye en las inun­da­cio­nes que se dan en terre­nos de la comu­ni­dad San Odi­lia y lejos de afec­tar bene­fi­cia a la población.

“La bor­da de la fin­ca Cua­tro Robles, ade­más de pro­te­ger el área de cul­ti­vo de la empre­sa, pro­te­ge la comu­ni­dad de San­ta Odi­lia y las áreas de cul­ti­vo de la comu­ni­dad en una de las vuel­tas del río. La bor­da es más lar­ga y tie­ne un nivel más alto de lo reque­ri­do para res­guar­dar los cul­ti­vos de la empre­sa, esto apo­ya a la comu­ni­dad en la épo­ca de llu­via. Ade­más, damos man­te­ni­mien­to para for­ta­le­cer la bor­da a fin de evi­tar que la comu­ni­dad se inun­de”, des­ta­ca­ron los entrevistados.

Seña­lan que cons­tan­te­men­te están en comu­ni­ca­ción con los líde­res de la comu­ni­dad para evi­tar conflictos.

Lima y Cha­cón recha­zan tam­bién que el gru­po HAME haya inva­di­do los cami­nos de comu­ni­da­des. Ade­más que en nin­gún momen­to los pobla­do­res se han que­ja­do de ello.

Des­mien­ten que se pre­sio­ne a per­so­nas de San­ta Odi­lia para que fir­men docu­men­tos en apo­yo a los proyectos.

“Gru­po HAME no pre­sio­na para que se fir­me nin­gún docu­men­to en agra­de­ci­mien­to por los pro­yec­tos. Sin embar­go, Gru­po HAME está cer­ti­fi­ca­do con la Nor­ma ISO37001, enfo­ca­da en la éti­ca y trans­pa­ren­cia, por lo que cum­plien­do con el pro­ce­so de debi­da dili­gen­cia todo apo­yo, cola­bo­ra­ción o dona­ción de par­te de la empre­sa a cual­quier comu­ni­dad, ins­ti­tu­ción públi­ca o pri­va­da, así como a cual­quier orga­ni­za­ción, debe que­dar debi­da­men­te docu­men­ta­da y regis­tra­da, invo­lu­cran­do los acto­res cla­ve en el pro­ce­so como sopor­te de la entre­ga de dichas ges­tio­nes”, indicaron.

El eco­no­mis­ta y ana­lis­ta de El Obser­va­dor, Luis Solano, con­si­de­ra que los due­ños de tie­rras siguen aca­pa­ran­do más áreas afec­tan­do a las fami­lias, pues cien­tos de cam­pe­si­nos que­dan ence­rra­dos en las gran­des exten­sio­nes de las pro­pie­da­des y se ven obli­ga­dos a vender.

“Mucha de la com­pra de tie­rras por par­te de las gran­des empre­sas se da bajo ame­na­zas o des­pla­za­mien­to for­za­do, lo cual es muy gra­ve”, resal­tó Solano, quien agre­gó que debe poner­se aten­ción al depar­ta­men­to del Petén, pues la siem­bra de pal­ma cre­ce a rit­mo ace­le­ra­do y sin control.

El inves­ti­ga­dor seña­ló que los tres fac­to­res que ayu­dan a que Gua­te­ma­la sea de los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de pal­ma de acei­te son la can­ti­dad de ríos, la llu­via y la bue­na tierra.

Enfa­ti­zó que la siem­bra de pal­ma requie­re de gran­des can­ti­da­des de agua y pre­ci­sa­men­te ese es uno de los prin­ci­pa­les con­flic­tos en torno a su cultivo.

Solano dijo que “el boom” en la siem­bra de pal­ma en Gua­te­ma­la se dio a par­tir del año 2000, sien­do uno de los prin­ci­pa­les moti­vos el aumen­to de la comi­da cha­ta­rra y con­su­mo de agro­com­bus­ti­bles. El acei­te de pal­ma es más bara­to y sus­ti­tu­ye a otros más caros como el de oli­va, cano­la, soya y algodón.

Ante los seña­la­mien­tos de apro­pia­ción de tie­rra, la con­ta­mi­na­ción de ríos y el des­gas­te de los sue­los pro­duc­to de la pal­ma de acei­te, el Esta­do no ha emi­ti­do reso­lu­cio­nes para regu­lar o enfren­tar estos efec­tos nega­ti­vos. En octu­bre de 2019 el Minis­te­rio de Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les publi­có el acuer­do minis­te­rial 204‑2019 (Lis­ta­do Taxa­ti­vo de Pro­yec­tos, Obras y Acti­vi­da­des Industriales).

El acuer­do modi­fi­có la cla­si­fi­ca­ción de cada acti­vi­dad agro­in­dus­trial según su impac­to en el medio ambien­te, una de ellas la siem­bra de la pal­ma de acei­te. Dicho lis­ta­do seña­la­ba que toda plan­ta­ción de mono­cul­ti­vos por arri­ba de las 500 hec­tá­reas se cla­si­fi­ca­ba como cate­go­ría A, es decir, de alto ries­go para el ambien­te. Con la modi­fi­ca­ción de la cate­go­ría, las siem­bras por arri­ba de 500 hec­tá­reas ya no son con­si­de­ra­das como alto ries­go. Esto bene­fi­ció a media­nos y gran­des empre­sa­rios de pal­ma de aceite.

Días antes de esa modi­fi­ca­ción, el enton­ces pre­si­den­te Jimmy Mora­les estu­vo pre­sen­te en el III Con­gre­so Pal­me­ro. Ahí feli­ci­tó a la Gre­mial de Pal­mi­cul­to­res de Gua­te­ma­la por su “com­pro­mi­so” por no defo­res­tar. Ade­más, recha­zó que la pal­ma de acei­te sea una de las cau­sas de la des­truc­ción de bos­ques del país.

Dos años antes, en 2017, Mora­les deci­dió decla­rar non gra­to a Iván Velás­quez, jefe de la Comi­sión Inter­na­cio­nal Con­tra la Impu­ni­dad en Gua­te­ma­la (CICIG), un ente de Nacio­nes Uni­das que inves­ti­ga­ba corrup­ción. El sec­tor empre­sa­rial repre­sen­tan­do en el Comi­té Coor­di­na­dor de Aso­cia­cio­nes Agrí­co­las, Comer­cia­les, Indus­tria­les y Finan­cie­ras (CACIF) ava­ló la deci­sión del gober­nan­te por medio de un comu­ni­ca­do de pren­sa, lo mis­mo hizo Grepalma.

El 14 de agos­to pasa­do, el pre­si­den­te Ale­jan­dro Giam­mat­tei par­ti­ci­pó en un acto de Gre­pal­ma en el que se pre­sen­tó “Los apor­tes de la agro­in­dus­tria de acei­te de pal­ma en Gua­te­ma­la”. En la reu­nión, el man­da­ta­rio dijo que con ese tipo de acti­vi­da­des agro­in­dus­tria­les se pue­de sacar de la pobre­za a los guatemaltecos.

“Somos el país con mejor tie­rra para cul­ti­var esto, somos el más pro­duc­ti­vo. Somos el ter­cer lugar en el mun­do y podría­mos ser el pri­me­ro. Ape­lo al sec­tor pri­va­do orga­ni­za­do a que fije­mos jun­tos los obje­ti­vos del país, solo así pode­mos sacar a la gen­te de la pobre­za, la gen­te lo que quie­ren son opor­tu­ni­da­des”, dijo Giammattei.

Los impac­tos negativos

Sin embar­go, algu­nos no están de acuer­do con la afir­ma­ción del pre­si­den­te. Julio Gon­zá­lez, de la orga­ni­za­ción ambien­ta­lis­ta Madre Sel­va, reite­ró que la siem­bra de pal­ma gene­ra impac­tos nega­ti­vos en las comu­ni­da­des como el des­vío de ríos, con­ta­mi­na­ción, defo­res­ta­ción y enfer­me­da­des para los pobladores.

“La expan­sión de los mono­cul­ti­vos ha pro­vo­ca­do el des­alo­jo de comu­ni­da­des, ya que muchos pobla­do­res son expul­sa­dos de dis­tin­tas for­mas, entre ellas, la com­pra de tie­rra bajo ame­na­zas. El uso inten­si­vo de agro­quí­mi­cos es gra­ve para la salud de los tra­ba­ja­do­res y de los pobla­do­res que viven cer­ca de las plan­ta­cio­nes. Ade­más, deja la tie­rra inser­vi­ble por muchos años”, explicó.

Para esta inves­ti­ga­ción, se soli­ci­tó al Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Gana­de­ría y Ali­men­ta­ción (MAGA) el núme­ro de hec­tá­reas usa­das para la siem­bra de pal­ma de acei­te en Gua­te­ma­la, así, como su ubi­ca­ción y las empre­sas pro­pie­ta­rias. La res­pues­ta fue: “no con­ta­mos con la infor­ma­ción que soli­ci­ta, pue­de comu­ni­car­se con la Gre­mial de Pal­mi­cul­to­res de Guatemala”.

Así, el estu­dio Per­fil Ambien­tal de Gua­te­ma­la 2010 – 2012 ela­bo­ra­do por el Ins­ti­tu­to de Agri­cul­tu­ra, Recur­sos Natu­ra­les y Ambie­Pe de la Uni­ver­si­dad Rafael Lan­dí­var, seña­la que la expan­sión de mono­cul­ti­vos como la pal­ma acei­te­ra pro­vo­ca la defo­res­ta­ción de Gua­te­ma­la. La expan­sión de la pal­ma acei­te­ra ha lle­va­do a que se inva­dan áreas pro­te­gi­das por el Esta­do don­de se bus­ca la con­ser­va­ción de la flo­ra y fau­na sil­ves­tre en esos territorios.

El infor­me reve­la que 22,967 hec­tá­reas de plan­ta­ción de pal­ma se encuen­tran en áreas pro­te­gi­das, lo que equi­va­le al 13.38 por cien­to de las hec­tá­reas de pal­ma de acei­te repor­ta­das en 2019, que son 171,581. La Uni­ver­si­dad Rafael Lan­dí­var seña­la que el 90.6 por cien­to de las áreas pro­te­gi­das en las que se siem­bra este mono­cul­ti­vo se encuen­tra en el depar­ta­men­to de Petén.

De esas 22,967 hec­tá­reas de pal­ma de acei­te, 80 están en reser­vas natu­ra­les pri­va­das, las demás están en terre­nos de reser­vas, refu­gios, monu­men­tos y zonas de amor­ti­gua­mien­to que per­te­ne­cen al Esta­do de Gua­te­ma­la, según el Sis­te­ma Gua­te­mal­te­co de Áreas Pro­te­gi­das –SIGAP-.

El secre­ta­rio eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Nacio­nal de Áreas Pro­te­gi­das (CONAP), Abraham Estra­da, dijo que cual­quier mono­cul­ti­vo con­lle­va un impac­to rele­van­te sobre la diver­si­dad bio­ló­gi­ca. Si no se toman las medi­das de miti­ga­ción nece­sa­rias esto pue­de impli­car pér­di­da de eco­sis­te­mas impor­tan­tes y úni­cos, hume­da­les con­ta­mi­na­dos y afec­ta­dos que son hábi­tat de espe­cies nati­vas y de aves migratorias.

“La defo­res­ta­ción para imple­men­tar plan­ta­cio­nes de pal­ma, lle­va tam­bién a la defau­na­ción de las áreas que son des­ti­na­das a estos cul­ti­vos, ya que los ani­ma­les no pue­den des­pla­zar­se por estas gran­des exten­sio­nes de cul­ti­vo, por­que no encuen­tran en ellas los recur­sos que nece­si­tan para sobre­vi­vir”, añadió.

Sobre el ingre­so de la pal­ma de acei­te en áreas pro­te­gi­das, Estra­da men­cio­nó “no pue­do hablar sobre las cau­sas que pro­vo­can la inva­sión de áreas pro­te­gi­das (para la siem­bra de pal­ma de acei­te) pues las des­co­noz­co. Lo que sí pue­do decir es que si en el CONAP reci­bi­mos denun­cias de inva­sio­nes en áreas pro­te­gi­das esta es veri­fi­ca­da y tras­la­da­da al Minis­te­rio Público”

En 2017 el Con­se­jo Nacio­nal de Áreas Pro­te­gi­das pre­sen­tó el infor­me titu­la­do “Eva­lua­ción de los fac­to­res cau­san­tes del uso de la tie­rra, cau­sas y agen­tes de defo­res­ta­ción y degra­da­ción de bos­ques en Gua­te­ma­la” sobre la situa­ción de las áreas pro­te­gi­das y la plan­ta­ción de monocultivos.

En el docu­men­to se ase­gu­ra que las plan­ta­cio­nes de pal­ma de acei­te se han exten­di­do en terri­to­rios que tra­di­cio­nal­men­te eran usa­dos para el desa­rro­llo gana­de­ro. Ade­más, que dichas plan­ta­cio­nes han des­pla­za­do a pobla­cio­nes indígenas.

“En los últi­mos diez años la expan­sión de las cor­po­ra­cio­nes dedi­ca­das al cul­ti­vo de caña de azú­car y pal­ma afri­ca­na en la región nor­te de Gua­te­ma­la han inva­di­do las tie­rras habi­ta­das his­tó­ri­ca­men­te por las pobla­cio­nes indí­ge­nas Q’eqchies, habien­do des­pla­za­do a cien­tos de fami­lias y comu­ni­da­des ente­ras, gene­ran­do incre­men­to en la pobre­za, ham­bre, des­em­pleo y fal­ta de tie­rras para su sus­ten­to”, pun­tua­li­za el escrito.

El infor­me hace la reco­men­da­ción al Con­gre­so de la Repú­bli­ca a que legis­le para con­tro­lar el cre­ci­mien­to de los mono­cul­ti­vos como la pal­ma de aceite.

Las áreas pro­te­gi­das tam­bién son afec­ta­das por la con­ta­mi­na­ción que deja a su paso la pal­ma de acei­te. La fal­ta de con­tro­les esta­ta­les en la pro­duc­ción de esta sus­tan­cia vege­tal pro­vo­ca que las empre­sas con­ta­mi­nen ríos. Un ejem­plo, es lo ocu­rri­do en 2015 en el río La Pasión, ubi­ca­do en el muni­ci­pio de Sayax­ché del depar­ta­men­to de Petén.

En 150 kiló­me­tros del río murie­ron peces, rep­ti­les, mamí­fe­ros y otras for­mas de vida que habi­ta­ban y se ali­men­ta­ban del cuer­po de agua. El des­bor­da­mien­to de las pile­tas de oxi­da­ción de la Refo­res­ta­do­ra de Pal­mas del Petén (Rep­sa), per­te­ne­cien­te al Gru­po HAME, cau­só la con­ta­mi­na­ción, según una inves­ti­ga­ción de la Agen­cia de Pro­tec­ción Ambien­tal (EPA) de Esta­dos Uni­dos, que con­clu­yó que Rep­sa arro­ja­ba sus dese­chos más con­ta­mi­nan­tes al río.

Este infor­me es usa­do por las orga­ni­za­cio­nes ambien­ta­lis­tas que deman­dan a la empre­sa por los daños provocados.

Sin embar­go, des­de el 2015 a la fecha el caso no ha avan­za­do penal­men­te por­que el equi­po jurí­di­co de Rep­sa ha pre­sen­ta­do accio­nes lega­les para retra­sar el pro­ce­so que des­pués de cin­co años con­ti­núa impu­ne. Lo que hizo el Esta­do a tra­vés del Minis­te­rio de Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les fue impo­ner mul­tas a la empre­sa por 15 mil dólares.

Rafael Mal­do­na­do, quien fun­gió como abo­ga­do del Cen­tro de Acción Legal, Ambien­tal y Social de Gua­te­ma­la (Calas), orga­ni­za­ción ambien­ta­lis­ta que denun­ció la con­ta­mi­na­ción, resal­tó que el caso penal con­tra Rep­sa es deli­ca­do por­que tie­nen mucho poder. “Hubo aco­so en con­tra mía y ame­na­zas con el obje­ti­vo de que die­ra mar­cha atrás con el pro­ce­so penal”, dijo.

Mal­do­na­do ejem­pli­fi­ca el poder que a su jui­cio tie­ne esta empre­sa. En sep­tiem­bre de 2015 la jue­za de Deli­tos Con­tra el Ambien­te de Petén, Car­la Her­nán­dez, orde­nó un cese de ope­ra­cio­nes de Rep­sa para que se inves­ti­ga­ra más a fon­do la con­ta­mi­na­ción, pero la empre­sa la deman­dó civil­men­te por el deli­to de res­pon­sa­bi­li­dad de fun­cio­na­rios públicos.

“Accio­nes como de este tipo tie­nen dete­ni­do el caso con­tra Rep­sa. Nun­ca hubo cap­tu­ras y el caso se encuen­tra dete­ni­do en la Fis­ca­lía de Deli­tos con­tra el Ambien­te des­de 2015. Esta empre­sa usó sus argu­cias lega­les para empan­ta­nar el caso y evi­tar más inves­ti­ga­cio­nes”, comen­tó el abogado.

“Exis­te una inves­ti­ga­ción en cur­so por esos even­tos deri­va­do de la denun­cia penal pre­sen­ta­da por el Minis­te­rio de Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les (MARN) ante el Minis­te­rio Públi­co en con­tra de Refo­res­ta­do­ra de Pal­mas de El Petén, S.A. (Rep­sa), empre­sa miem­bro de Gru­po HAME, por los inci­den­tes del mes de abril y junio de 2015 en el Río la Pasión en el Depar­ta­men­to de Petén. El pro­ce­so se encuen­tra aún en fase de inves­ti­ga­ción a car­go del Minis­te­rio Públi­co con el cual se ha cola­bo­ra­do sin nin­gu­na res­tric­ción para el escla­re­ci­mien­to de los hechos. Rep­sa, es res­pe­tuo­sa de la ley y del debi­do pro­ce­so, es el más intere­sa­do en que se resuel­va esta situa­ción, por lo que esta­mos anuen­tes a toda la cola­bo­ra­ción que se requie­ra”, dijo Xio­ma­ra Lima geren­te de comu­ni­ca­ción cor­po­ra­ti­va del Gru­po HAME.

Aura Mari­na López, jefa de la Fis­ca­lía de Deli­tos Con­tra el Medio Ambien­te del Minis­te­rio Públi­co, men­cio­nó que en el caso con­tra Rep­sa se va a pre­sen­tar una sali­da pro­ce­sal alter­na como resar­ci­mien­to a las comu­ni­da­des afec­ta­das por­que no se encon­tró res­pon­sa­bi­li­dad de la empre­sa aceitera.

“No hay indi­cios sufi­cien­tes para pro­ce­sar penal­men­te a los pro­pie­ta­rios o eje­cu­ti­vos de la empre­sa por la con­ta­mi­na­ción”, dijo López, quien aña­dió que, pese a que la Agen­cia de Pro­tec­ción Ambien­tal de Esta­dos Uni­dos con­clu­yó que Rep­sa arro­ja­ba sus dese­chos más con­ta­mi­nan­tes en el río, su ofi­ci­na no pudo docu­men­tar esa situa­ción en el pro­ce­so penal.

El Con­se­jo Nacio­nal de Áreas Pro­te­gi­das es que­re­llan­te en el pro­ce­so legal con­tra Rep­sa. El secre­ta­rio eje­cu­ti­vo, Abraham Estra­da, res­pon­dió que la empre­sa bus­ca que el sis­te­ma judi­cial les otor­gue la opción de dar resar­ci­mien­to por el daño cau­sa­do a las comu­ni­da­des que depen­dían de la pesca.

Debi­do a la mag­ni­tud de la con­ta­mi­na­ción en el río La Pasión, en 2018, la mul­ti­na­cio­nal sui­za de ali­men­tos y bebi­das Nestlé, anun­ció la sus­pen­sión de las com­pras de acei­te de pal­ma a Rep­sa por­que no que­ría ver­se invo­lu­cra­da en actos con­tra el ambiente.

En 2015 se regis­tró un eco­ci­dio en el Río La Pasión. 150 kiló­me­tros fue­ron con­ta­mi­na­dos por acei­te de pal­ma pro­du­ci­do por la empre­sa REPSA. (Foto­gra­fías: Pren­sa Libre)

Según datos de la Gre­mial de Pal­mi­cul­to­res de Gua­te­ma­la hay 235 pro­duc­to­res de pal­ma de acei­te. El 12 por cien­to (29) son pro­duc­to­res que tie­nen más de 500 hec­tá­reas de siem­bra, es decir, con­tro­lan los cul­ti­vos de pal­ma en el país. Detrás de este nego­cio hay gran­des cor­po­ra­cio­nes y giran alre­de­dor de varias fami­lias en Guatemala.

La fami­lia Moli­na Espi­no­za es la pro­pie­ta­ria de los gru­pos HAME y MEME, fun­da­dos por los her­ma­nos Hugo Alber­to y Mil­ton Enri­que Moli­na Espi­no­za. De acuer­do a un estu­dio rea­li­za­do por Luis Solano, estas empre­sas tie­nen más de 45 mil hec­tá­reas de pal­ma acei­te­ra a nivel nacio­nal dis­tri­bui­das en los depar­ta­men­tos de Petén, Escuintla, San Mar­cos y Quetzaltenango.

De acuer­do con datos de la revis­ta de aná­li­sis El Obser­va­dor, el gru­po HAME y MEME tam­bién tie­nen pre­sen­cia en otros paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca como Hon­du­ras y Nica­ra­gua. Pro­nos­ti­ca que el cul­ti­vo aumen­ta­rá debi­do a la alta deman­da del acei­te en varios mer­ca­dos, entre ellos, el mexi­cano y el holandés.

Bene­fi­cios fiscales

Todas las empre­sas que se dedi­can al cul­ti­vo de pal­ma de acei­te se encuen­tran bene­fi­cia­das por el régi­men de la Ley de Maqui­la decre­to 29 – 89. Esta nor­ma­ti­va per­mi­te que este tipo de nego­cios no paguen el Impues­to Sobre la Ren­ta (ISR), Impues­to de Soli­da­ri­dad (ISO) y aran­ce­les de impor­ta­ción de maqui­na­ria duran­te diez años.

Ade­más, les otor­ga un meca­nis­mo de rápi­da devo­lu­ción del Impues­to al Valor Agre­ga­do (IVA) por expor­ta­cio­nes duran­te toda su vida. Y cuan­do com­pran insu­mos en el mer­ca­do nacio­nal, pue­den soli­ci­tar que el IVA les sea devuelto.

Algu­nas ins­ti­tu­cio­nes han reco­men­da­do al Con­gre­so de la Repú­bli­ca que se legis­le, para poner un alto a la con­ta­mi­na­ción de ríos, inva­sión de áreas pro­te­gi­das y uso correc­to de los sue­los. Sin embar­go, no hay avan­ces en esta materia.

La dipu­tada Sonia Gutié­rrez, inte­gran­te de la Comi­sión de Ambien­te del Con­gre­so, seña­la que duran­te la actual legis­la­tu­ra no se ha pues­to el tema sobre la mesa por­que hay gru­pos de dipu­tados afi­nes a este sec­tor empre­sa­rial. Expli­có que debe ana­li­zar­se tan­to la expan­sión del mono­cul­ti­vo como los apo­yos fiscales.

“Es fun­da­men­tal legis­lar en torno a la siem­bra de pal­ma afri­ca­na, ya que los cul­ti­vos cre­cen a un rit­mo ace­le­ra­do y sin con­trol por par­te del Esta­do. La fis­ca­li­za­ción en la siem­bra de pal­ma es un tema al que se le debe dar prio­ri­dad, pues giran muchos pro­ble­mas en torno a esa indus­tria, des­de explo­ta­ción labo­ral has­ta con­ta­mi­na­ción de ríos, así como los bene­fi­cios fis­ca­les”, resal­tó la congresista.

Al con­sul­tar al Minis­te­rio de Ambien­te y Recur­sos Natu­ra­les (MARN) sobre el impac­to de la siem­bra de pal­ma se indi­có de for­ma gene­ral que las empre­sas deben cum­plir con la legis­la­ción nacio­nal y evi­ta­ron hacer comen­ta­rios sobre los seña­la­mien­tos en con­tra de las empresas.

“Exis­ten ins­tru­men­tos jurí­di­cos y téc­ni­cos dis­po­ni­bles para pre­ve­nir y redu­cir los impac­tos de cual­quier pro­yec­to, obra, indus­tria o acti­vi­dad. Como eje estra­té­gi­co se tie­ne el for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal para que el Esta­do, en coor­di­na­ción con los sec­to­res, logre la apli­ca­ción efec­ti­va de los dife­ren­tes ins­tru­men­tos para pre­ve­nir y redu­cir los impac­tos”, resal­tó el MARN.

La pos­tu­ra de Grepalma

La Gre­mial de Pal­mi­cul­to­res de Gua­te­ma­la (Gre­pal­ma) por medio de su comu­ni­ca­do­ra, Leti­cia Enrí­quez, res­pon­dió las inte­rro­gan­tes y resal­ta­ron que la siem­bra de pal­ma es posi­ti­va para Guatemala.

“El cul­ti­vo de pal­ma de acei­te se loca­li­za en la región nor­te, noro­rien­te y sur de Gua­te­ma­la. En estos luga­res, la agro­in­dus­tria gua­te­mal­te­ca de acei­te de pal­ma gene­ra 30 mil empleos direc­tos y 143 mil empleos indi­rec­tos, gene­ran­do opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to para los pobla­do­res y sus comu­ni­da­des veci­nas en áreas don­de había esca­sas o nulas inver­sio­nes pre­vio al esta­ble­ci­mien­to de pro­yec­tos pal­me­ros. En el año 2020, pese a la cri­sis por covid-19, el sec­tor de pal­ma logró man­te­ner e incre­men­tar en un cin­co por cien­to los empleos direc­tos gene­ra­dos, con­tri­bu­yen­do de esta mane­ra con la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca y las opor­tu­ni­da­des para el país”, des­ta­có Enríquez.

Agre­gó que el apor­te de las empre­sas aso­cia­das a Gre­pal­ma al desa­rro­llo local de las comu­ni­da­des veci­nas va más allá de la crea­ción de fuen­tes de empleo y la dina­mi­za­ción de eco­no­mías loca­les, pro­mo­vien­do el bien­es­tar de los pobla­do­res con la imple­men­ta­ción de pro­gra­mas y pro­yec­tos en mate­ria de salud, segu­ri­dad ali­men­ta­ria, edu­ca­ción, acce­so a agua pota­ble, acce­so a ener­gía eléc­tri­ca y acce­so a infra­es­truc­tu­ra vial.

Fuen­te: Pren­sa Comunitaria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *