Bra­sil. ¿Qué fal­ta para con­de­nar a Bolsonaro?

Por Fabri­cio Perei­ra da Sil­va. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de febre­ro de 2021.

En este artícu­lo el autor se pro­gun­ta las razo­nes de que no vaya ade­lan­te un pro­ce­so de impeach­ment con­tra Bol­so­na­ro, tenien­do en cuen­ta que acu­mu­la sufi­cien­tes deli­tos para ser some­ti­do a ese jui­cio político.

Des­de el ini­cio de su actua­ción públi­ca, el pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, vie­ne come­tien­do crí­me­nes en serie. En las últi­mas sema­nas, debi­do a la fal­ta de con­trol de la pan­de­mia de covid-19 (con la muer­te de pacien­tes por fal­ta de oxí­geno en Ama­zo­nas, Pará y Ron­dô­nia) y la ausen­cia de pla­ni­fi­ca­ción para la adqui­si­ción y dis­tri­bu­ción de vacu­nas, se ha vuel­to a dis­cu­tir su des­ti­tu­ción. La pre­gun­ta que hay que hacer­se es: ¿qué fal­ta para con­de­nar a Bol­so­na­ro? Más con­cre­ta­men­te: ¿qué lo man­tie­ne en el poder?

Cuan­do se tra­ta del impeach­ment esta pre­gun­ta adquie­re mayor iro­nía, por­que se refie­re a su uso más recien­te: el jui­cio polí­ti­co a Dil­ma Rous­seff en 2016. La pre­gun­ta podría refor­mu­lar­se una vez más: si Dil­ma cayó sin “deli­tos de res­pon­sa­bi­li­dad” pro­ba­dos (un “gol­pe ins­ti­tu­cio­nal”), ¿qué sos­tie­ne a Bol­so­na­ro y sus deli­tos de res­pon­sa­bi­li­dad y comunes?

Había una base legal para la con­de­na e inha­bi­li­ta­ción polí­ti­ca de Bol­so­na­ro mucho antes de que asu­mie­ra el car­go. Para poner algu­nos ejem­plos: Bol­so­na­ro fue expul­sa­do del Ejér­ci­to por insu­bor­di­na­ción y por pla­ni­fi­car, supues­ta­men­te, aten­ta­dos terro­ris­tas. Pos­te­rior­men­te, basó toda su carre­ra par­la­men­ta­ria en la defen­sa de mili­cia­nos, en el apo­yo a la dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar, en los ata­ques a las mino­rías y en las pro­pues­tas de exter­mi­nio de la izquier­da. Pro­pu­so el fusi­la­mien­to del pre­si­den­te Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so. Y dijo que no vio­la­ría a una com­pa­ñe­ra par­la­men­ta­ria “por­que era muy fea”.

En la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2018, pro­me­tió el exi­lio, la cár­cel o la muer­te a quien se opu­sie­ra a su gobierno. Des­de enton­ces, está bus­can­do con­tro­lar a las ins­ti­tu­cio­nes para ame­na­zar a los sec­to­res crí­ti­cos y pro­te­ger­se a sí mis­mo (y a sus fami­lia­res) de las inves­ti­ga­cio­nes por corrup­ción. Ha esta­do apo­yan­do una polí­ti­ca de des­man­te­la­mien­to de la cien­cia y la edu­ca­ción bra­si­le­ñas, de per­se­cu­ción de las mino­rías, de fomen­to de la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca del Pan­ta­nal y la Amazonia.

Des­de la pan­de­mia de covid-19, Bol­so­na­ro ha ele­va­do su polí­ti­ca de muer­te a nue­vos nive­les. Ha hecho todo lo posi­ble por negar la gra­ve­dad de la enfer­me­dad; por des­le­gi­ti­mar el dis­tan­cia­mien­to social, el uso de mas­ca­ri­llas y la prohi­bi­ción de las aglo­me­ra­cio­nes (las úni­cas for­mas de redu­cir la pro­pa­ga­ción del virus); y por des­acre­di­tar las vacu­nas. Es impor­tan­te dejar cla­ro que no se tra­ta sólo de “omi­sión” o “des­or­ga­ni­za­ción logís­ti­ca”: ha habi­do una polí­ti­ca deli­be­ra­da que ha pro­du­ci­do miles de muer­tes que podrían haber­se evi­ta­do con otro gobierno.

El minis­te­rio de Salud ha sido des­man­te­la­do y aho­ra está ocu­pa­do por per­so­nal mili­tar sin nin­gu­na expe­rien­cia en el área. Cier­ta­men­te, los úni­cos dis­pues­tos a poner en prác­ti­ca las pro­pues­tas bol­so­na­ris­tas de “tra­ta­mien­to pre­coz” que fue­ron reco­men­da­das has­ta hace unos días por el minis­te­rio. En la prác­ti­ca, se tra­ta de pre­sio­nar para el uso de medi­ca­men­tos sin efec­tos con­tra el coro­na­vi­rus. Bol­so­na­ro y su minis­tro de Salud des­mon­ta­ron cual­quier posi­bi­li­dad de acción coor­di­na­da con­tra la pan­de­mia, así como el desa­rro­llo y la com­pra de vacu­nas con pla­ni­fi­ca­ción y anticipación.

Toda­vía hay quie­nes se moles­tan por el uso del con­cep­to de “geno­ci­dio” para carac­te­ri­zar la polí­ti­ca bol­so­na­ris­ta en rela­ción con la pan­de­mia. “Geno­ci­dio” impli­ca el exter­mi­nio de gru­pos socia­les espe­cí­fi­cos, por razo­nes polí­ti­cas, étni­co-racia­les o reli­gio­sas. Al gobierno pare­ce moles­tar­le el avan­ce de esta narra­ti­va, lo que se pue­de demos­trar con la inves­ti­ga­ción abier­ta con­tra el abo­ga­do Mar­ce­lo Feller a peti­ción del minis­tro de Justicia.

El “deli­to” que se inves­ti­ga es la acu­sa­ción al pre­si­den­te de “geno­ci­dio polí­ti­co” en el enfren­ta­mien­to a la covid-19, y se basa en la Ley de Segu­ri­dad Nacio­nal (un ins­tru­men­to de la dic­ta­du­ra en desuso has­ta la toma de pose­sión de Bol­so­na­ro), que tipi­fi­ca como “calum­nia y difa­ma­ción” las crí­ti­cas al pre­si­den­te de la República.

La polí­ti­ca que nos ocu­pa evi­den­te­men­te mata pro­por­cio­nal­men­te a los más pobres, a los negros y a los indí­ge­nas. Pero con­ce­da­mos que la inten­ción no es eli­mi­nar a nin­gún gru­po en par­ti­cu­lar. ¿Qué tal si la lla­ma­mos inten­ción de “matan­za”? ¿De ase­si­na­tos en masa? ¿De “necro­po­lí­ti­ca” (polí­ti­ca de la muer­te)? En una encues­ta recien­te (20÷01÷2021) del Cen­tro de Pes­qui­sas e Estu­dos de Direi­to Sani­tá­rio de la Facul­tad de Salud Públi­ca de la Uni­ver­si­dad de San Pablo (USP) y de la orga­ni­za­ción de Dere­chos Huma­nos Conec­tas, se cons­ta­tó “una estra­te­gia ins­ti­tu­cio­nal para la pro­pa­ga­ción del virus, pro­mo­vi­da por el gobierno bra­si­le­ño bajo el lide­raz­go de la Pre­si­den­cia de la República”.

El dia­rio Folha de São Pau­lo (21÷01÷2021) enume­ró al menos 23 posi­bles crí­me­nes de res­pon­sa­bi­li­dad y deli­tos comu­nes come­ti­dos por Bol­so­na­ro des­de el ini­cio de su man­da­to. El epi­de­mió­lo­go Pedro Hallal publi­có un artícu­lo en The Lan­cet (22÷01÷2021) en el que enu­me­ra los epi­so­dios de des­cré­di­to a la cien­cia y los ata­ques a los inves­ti­ga­do­res bra­si­le­ños rea­li­za­dos por Bol­so­na­ro y sus par­ti­da­rios. Para él, las con­se­cuen­cias lle­va­ron al país a ocu­par el segun­do pues­to en el mun­do en núme­ro de muer­tes por covid-19 y el ter­ce­ro en casos regis­tra­dos. Y dijo: “Como cien­tí­fi­co, tien­do a no creer en las coincidencias”.

Vol­va­mos a la pre­gun­ta ini­cial: ¿qué sos­tie­ne a Bol­so­na­ro? Pode­mos seña­lar al menos tres fac­to­res para su man­te­ni­mien­to en el car­go. El pri­me­ro es su debi­li­ta­da pero aún con­si­de­ra­ble base social. Según las encues­tas rea­li­za­das en los últi­mos días, este apo­yo está en decli­ve, en torno a 30%. En par­ti­cu­lar, una par­te de las éli­tes eco­nó­mi­cas sigue apo­yan­do a Bol­so­na­ro: siguen espe­ran­do que actúe como garan­te de algu­na otra “refor­ma” sal­va­do­ra (del des­man­te­la­mien­to de algu­nos dere­chos socia­les más).

En cual­quier caso, el apo­yo de casi un ter­cio de la pobla­ción a Bol­so­na­ro dice algo sobre el bra­si­le­ño medio y sobre la heren­cia auto­ri­ta­ria, escla­vis­ta, patriar­cal y colo­nial del país. Tam­bién dice algo sobre el colap­so ins­ti­tu­cio­nal pro­du­ci­do por las accio­nes de la ope­ra­ción Lava Jato y el gol­pe ins­ti­tu­cio­nal de 2016.

El segun­do fac­tor es la fal­ta de mani­fes­ta­cio­nes masi­vas. Segu­ra­men­te son esen­cia­les para sos­te­ner un pro­ce­so de jui­cio polí­ti­co, como seña­lan los poli­tó­lo­gos espe­cia­li­za­dos en el estu­dio de las “caí­das pre­si­den­cia­les”. Aquí tene­mos una ecua­ción difí­cil de resol­ver. Hay que encon­trar la mane­ra de evi­tar la pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia y al mis­mo tiem­po hacer algo más que mesas redon­das, cara­va­nas y reco­lec­ción de firmas.

Pase­mos final­men­te al ter­cer fac­tor (y el más impor­tan­te): quién tie­ne las armas. Ade­más del apo­yo de la Poli­cía Mili­tar y de las mili­cias cri­mi­na­les, las Fuer­zas Arma­das vie­nen incum­plien­do su papel cons­ti­tu­cio­nal al unir­se a Bol­so­na­ro, con la ocu­pa­ción de minis­te­rios y car­gos en todos los nive­les de la administración.

Por muy fuer­te que se diga que es el bol­so­na­ris­mo en la tro­pa y en los man­dos infe­rio­res pero no en la cúpu­la de las Fuer­zas Arma­das, lo cier­to es que están actuan­do como garan­tes de su polí­ti­ca de muer­te. No se tra­ta sólo de ofi­cia­les de reser­va que actúan en pri­me­ra línea de la con­fra­ter­ni­dad, sino tam­bién de las fuer­zas activas.

Así, las Fuer­zas Arma­das se han aso­cia­do a los crí­me­nes come­ti­dos por el gobierno. Aun­que no haya impeach­ment, aun­que la Jus­ti­cia bra­si­le­ña no pue­da con­de­nar a Bol­so­na­ro en el futu­ro, algu­nos de estos crí­me­nes son impres­crip­ti­bles (con­tra la huma­ni­dad). Esto impli­ca la posi­bi­li­dad de con­de­na en cual­quier momen­to por los tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les, y de cár­cel fue­ra del terri­to­rio nacio­nal. Esto pue­de exten­der­se a algu­nos de sus alia­dos, inclui­dos los uniformados.

(Fabri­cio Perei­ra da Sil­va es pro­fe­sor de Cien­cia Polí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Fede­ral Rio de Janei­ro (UNIRIO) y vice­di­rec­tor de Wira­pu­ru, Revis­ta Lati­no­ame­ri­ca­na de Estu­dios de las Ideas).

Fuen­te: Lati­noa­me­ri­ca 21 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *