Bra­sil. ¿Qué fal­ta para con­de­nar a Bolsonaro?

Por Fabri­cio Perei­ra da Sil­va. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de febre­ro de 2021.

En este artícu­lo el autor se pro­gun­ta las razo­nes de que no vaya ade­lan­te un pro­ce­so de impeach­ment con­tra Bol­so­na­ro, tenien­do en cuen­ta que acu­mu­la sufi­cien­tes deli­tos para ser some­ti­do a ese jui­cio político.

Des­de el ini­cio de su actua­ción públi­ca, el pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, vie­ne come­tien­do crí­me­nes en serie. En las últi­mas sema­nas, debi­do a la fal­ta de con­trol de la pan­de­mia de covid-19 (con la muer­te de pacien­tes por fal­ta de oxí­geno en Ama­zo­nas, Pará y Ron­dô­nia) y la ausen­cia de pla­ni­fi­ca­ción para la adqui­si­ción y dis­tri­bu­ción de vacu­nas, se ha vuel­to a dis­cu­tir su des­ti­tu­ción. La pre­gun­ta que hay que hacer­se es: ¿qué fal­ta para con­de­nar a Bol­so­na­ro? Más con­cre­ta­men­te: ¿qué lo man­tie­ne en el poder?

Cuan­do se tra­ta del impeach­ment esta pre­gun­ta adquie­re mayor iro­nía, por­que se refie­re a su uso más recien­te: el jui­cio polí­ti­co a Dil­ma Rous­seff en 2016. La pre­gun­ta podría refor­mu­lar­se una vez más: si Dil­ma cayó sin “deli­tos de res­pon­sa­bi­li­dad” pro­ba­dos (un “gol­pe ins­ti­tu­cio­nal”), ¿qué sos­tie­ne a Bol­so­na­ro y sus deli­tos de res­pon­sa­bi­li­dad y comunes?

Había una base legal para la con­de­na e inha­bi­li­ta­ción polí­ti­ca de Bol­so­na­ro mucho antes de que asu­mie­ra el car­go. Para poner algu­nos ejem­plos: Bol­so­na­ro fue expul­sa­do del Ejér­ci­to por insu­bor­di­na­ción y por pla­ni­fi­car, supues­ta­men­te, aten­ta­dos terro­ris­tas. Pos­te­rior­men­te, basó toda su carre­ra par­la­men­ta­ria en la defen­sa de mili­cia­nos, en el apo­yo a la dic­ta­du­ra cívi­co-mili­tar, en los ata­ques a las mino­rías y en las pro­pues­tas de exter­mi­nio de la izquier­da. Pro­pu­so el fusi­la­mien­to del pre­si­den­te Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so. Y dijo que no vio­la­ría a una com­pa­ñe­ra par­la­men­ta­ria “por­que era muy fea”.

En la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2018, pro­me­tió el exi­lio, la cár­cel o la muer­te a quien se opu­sie­ra a su gobierno. Des­de enton­ces, está bus­can­do con­tro­lar a las ins­ti­tu­cio­nes para ame­na­zar a los sec­to­res crí­ti­cos y pro­te­ger­se a sí mis­mo (y a sus fami­lia­res) de las inves­ti­ga­cio­nes por corrup­ción. Ha esta­do apo­yan­do una polí­ti­ca de des­man­te­la­mien­to de la cien­cia y la edu­ca­ción bra­si­le­ñas, de per­se­cu­ción de las mino­rías, de fomen­to de la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca del Pan­ta­nal y la Amazonia.

Des­de la pan­de­mia de covid-19, Bol­so­na­ro ha ele­va­do su polí­ti­ca de muer­te a nue­vos nive­les. Ha hecho todo lo posi­ble por negar la gra­ve­dad de la enfer­me­dad; por des­le­gi­ti­mar el dis­tan­cia­mien­to social, el uso de mas­ca­ri­llas y la prohi­bi­ción de las aglo­me­ra­cio­nes (las úni­cas for­mas de redu­cir la pro­pa­ga­ción del virus); y por des­acre­di­tar las vacu­nas. Es impor­tan­te dejar cla­ro que no se tra­ta sólo de “omi­sión” o “des­or­ga­ni­za­ción logís­ti­ca”: ha habi­do una polí­ti­ca deli­be­ra­da que ha pro­du­ci­do miles de muer­tes que podrían haber­se evi­ta­do con otro gobierno.

El minis­te­rio de Salud ha sido des­man­te­la­do y aho­ra está ocu­pa­do por per­so­nal mili­tar sin nin­gu­na expe­rien­cia en el área. Cier­ta­men­te, los úni­cos dis­pues­tos a poner en prác­ti­ca las pro­pues­tas bol­so­na­ris­tas de “tra­ta­mien­to pre­coz” que fue­ron reco­men­da­das has­ta hace unos días por el minis­te­rio. En la prác­ti­ca, se tra­ta de pre­sio­nar para el uso de medi­ca­men­tos sin efec­tos con­tra el coro­na­vi­rus. Bol­so­na­ro y su minis­tro de Salud des­mon­ta­ron cual­quier posi­bi­li­dad de acción coor­di­na­da con­tra la pan­de­mia, así como el desa­rro­llo y la com­pra de vacu­nas con pla­ni­fi­ca­ción y anticipación.

Toda­vía hay quie­nes se moles­tan por el uso del con­cep­to de “geno­ci­dio” para carac­te­ri­zar la polí­ti­ca bol­so­na­ris­ta en rela­ción con la pan­de­mia. “Geno­ci­dio” impli­ca el exter­mi­nio de gru­pos socia­les espe­cí­fi­cos, por razo­nes polí­ti­cas, étni­co-racia­les o reli­gio­sas. Al gobierno pare­ce moles­tar­le el avan­ce de esta narra­ti­va, lo que se pue­de demos­trar con la inves­ti­ga­ción abier­ta con­tra el abo­ga­do Mar­ce­lo Feller a peti­ción del minis­tro de Justicia.

El “deli­to” que se inves­ti­ga es la acu­sa­ción al pre­si­den­te de “geno­ci­dio polí­ti­co” en el enfren­ta­mien­to a la covid-19, y se basa en la Ley de Segu­ri­dad Nacio­nal (un ins­tru­men­to de la dic­ta­du­ra en desuso has­ta la toma de pose­sión de Bol­so­na­ro), que tipi­fi­ca como “calum­nia y difa­ma­ción” las crí­ti­cas al pre­si­den­te de la República.

La polí­ti­ca que nos ocu­pa evi­den­te­men­te mata pro­por­cio­nal­men­te a los más pobres, a los negros y a los indí­ge­nas. Pero con­ce­da­mos que la inten­ción no es eli­mi­nar a nin­gún gru­po en par­ti­cu­lar. ¿Qué tal si la lla­ma­mos inten­ción de “matan­za”? ¿De ase­si­na­tos en masa? ¿De “necro­po­lí­ti­ca” (polí­ti­ca de la muer­te)? En una encues­ta recien­te (20÷01÷2021) del Cen­tro de Pes­qui­sas e Estu­dos de Direi­to Sani­tá­rio de la Facul­tad de Salud Públi­ca de la Uni­ver­si­dad de San Pablo (USP) y de la orga­ni­za­ción de Dere­chos Huma­nos Conec­tas, se cons­ta­tó “una estra­te­gia ins­ti­tu­cio­nal para la pro­pa­ga­ción del virus, pro­mo­vi­da por el gobierno bra­si­le­ño bajo el lide­raz­go de la Pre­si­den­cia de la República”.

El dia­rio Folha de São Pau­lo (21÷01÷2021) enume­ró al menos 23 posi­bles crí­me­nes de res­pon­sa­bi­li­dad y deli­tos comu­nes come­ti­dos por Bol­so­na­ro des­de el ini­cio de su man­da­to. El epi­de­mió­lo­go Pedro Hallal publi­có un artícu­lo en The Lan­cet (22÷01÷2021) en el que enu­me­ra los epi­so­dios de des­cré­di­to a la cien­cia y los ata­ques a los inves­ti­ga­do­res bra­si­le­ños rea­li­za­dos por Bol­so­na­ro y sus par­ti­da­rios. Para él, las con­se­cuen­cias lle­va­ron al país a ocu­par el segun­do pues­to en el mun­do en núme­ro de muer­tes por covid-19 y el ter­ce­ro en casos regis­tra­dos. Y dijo: “Como cien­tí­fi­co, tien­do a no creer en las coincidencias”.

Vol­va­mos a la pre­gun­ta ini­cial: ¿qué sos­tie­ne a Bol­so­na­ro? Pode­mos seña­lar al menos tres fac­to­res para su man­te­ni­mien­to en el car­go. El pri­me­ro es su debi­li­ta­da pero aún con­si­de­ra­ble base social. Según las encues­tas rea­li­za­das en los últi­mos días, este apo­yo está en decli­ve, en torno a 30%. En par­ti­cu­lar, una par­te de las éli­tes eco­nó­mi­cas sigue apo­yan­do a Bol­so­na­ro: siguen espe­ran­do que actúe como garan­te de algu­na otra “refor­ma” sal­va­do­ra (del des­man­te­la­mien­to de algu­nos dere­chos socia­les más).

En cual­quier caso, el apo­yo de casi un ter­cio de la pobla­ción a Bol­so­na­ro dice algo sobre el bra­si­le­ño medio y sobre la heren­cia auto­ri­ta­ria, escla­vis­ta, patriar­cal y colo­nial del país. Tam­bién dice algo sobre el colap­so ins­ti­tu­cio­nal pro­du­ci­do por las accio­nes de la ope­ra­ción Lava Jato y el gol­pe ins­ti­tu­cio­nal de 2016.

El segun­do fac­tor es la fal­ta de mani­fes­ta­cio­nes masi­vas. Segu­ra­men­te son esen­cia­les para sos­te­ner un pro­ce­so de jui­cio polí­ti­co, como seña­lan los poli­tó­lo­gos espe­cia­li­za­dos en el estu­dio de las “caí­das pre­si­den­cia­les”. Aquí tene­mos una ecua­ción difí­cil de resol­ver. Hay que encon­trar la mane­ra de evi­tar la pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia y al mis­mo tiem­po hacer algo más que mesas redon­das, cara­va­nas y reco­lec­ción de firmas.

Pase­mos final­men­te al ter­cer fac­tor (y el más impor­tan­te): quién tie­ne las armas. Ade­más del apo­yo de la Poli­cía Mili­tar y de las mili­cias cri­mi­na­les, las Fuer­zas Arma­das vie­nen incum­plien­do su papel cons­ti­tu­cio­nal al unir­se a Bol­so­na­ro, con la ocu­pa­ción de minis­te­rios y car­gos en todos los nive­les de la administración.

Por muy fuer­te que se diga que es el bol­so­na­ris­mo en la tro­pa y en los man­dos infe­rio­res pero no en la cúpu­la de las Fuer­zas Arma­das, lo cier­to es que están actuan­do como garan­tes de su polí­ti­ca de muer­te. No se tra­ta sólo de ofi­cia­les de reser­va que actúan en pri­me­ra línea de la con­fra­ter­ni­dad, sino tam­bién de las fuer­zas activas.

Así, las Fuer­zas Arma­das se han aso­cia­do a los crí­me­nes come­ti­dos por el gobierno. Aun­que no haya impeach­ment, aun­que la Jus­ti­cia bra­si­le­ña no pue­da con­de­nar a Bol­so­na­ro en el futu­ro, algu­nos de estos crí­me­nes son impres­crip­ti­bles (con­tra la huma­ni­dad). Esto impli­ca la posi­bi­li­dad de con­de­na en cual­quier momen­to por los tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les, y de cár­cel fue­ra del terri­to­rio nacio­nal. Esto pue­de exten­der­se a algu­nos de sus alia­dos, inclui­dos los uniformados.

(Fabri­cio Perei­ra da Sil­va es pro­fe­sor de Cien­cia Polí­ti­ca de la Uni­ver­si­dad Fede­ral Rio de Janei­ro (UNIRIO) y vice­di­rec­tor de Wira­pu­ru, Revis­ta Lati­no­ame­ri­ca­na de Estu­dios de las Ideas).

Fuen­te: Lati­noa­me­ri­ca 21 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.