Sudán. Des­pués de la caí­da de la dic­ta­du­ra, la lar­ga mar­cha de los trabajadores

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de febre­ro de 2021.

La revo­lu­ción en Sudán logró des­ha­cer­se del dic­ta­dor Omar al-Bashir [abril de 2019], pero los tra­ba­ja­do­res siguen luchan­do por el dere­cho fun­da­men­tal a organizarse.

Los mili­tan­tes del Sudán Labour Bulle­tin están en los pri­me­ros pues­tos de la orga­ni­za­ción de la soli­da­ri­dad con sus luchas por la dig­ni­dad. [Sobre «el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio» en Sudán, véa­se el artícu­lo de Gil­bert Ach­car, 22 – 8‑2019]

-¿Cómo empe­zó el movi­mien­to obre­ro en Sudán?

El movi­mien­to obre­ro sur­gió en Sudán como con­se­cuen­cia natu­ral de los pro­yec­tos colo­nia­les en la región. La pri­me­ra huel­ga en Sudán fue orga­ni­za­da por los tra­ba­ja­do­res fores­ta­les en 1908. Fue segui­da por otras huel­gas meno­res. Con el tiem­po, la «con­cien­cia de sí» de una cla­se obre­ra redu­ci­da numé­ri­ca­men­te encon­tró su expre­sión en los omni­pre­sen­tes clu­bes obre­ros que sur­gie­ron a media­dos de los años 30.

La mayor huel­ga regis­tra­da en esa épo­ca fue orga­ni­za­da en mar­zo de 1948 por la inci­pien­te Rail­way Wor­kers’ Affairs Asso­cia­tion [Sin­di­ca­to de ferro­via­rios] y figu­ra en los ana­les del movi­mien­to obre­ro como «La huel­ga de los 33 días», indi­can­do así su heroi­ca duración.

La huel­ga fue la res­pues­ta de los ferro­via­rios a la nega­ti­va ini­cial de las auto­ri­da­des colo­nia­les bri­tá­ni­cas a reco­no­cer su aso­cia­ción, que fue pro­ba­ble­men­te el pri­mer sin­di­ca­to de Sudán [la inde­pen­den­cia lle­gó en 1956; las pro­vin­cias del sur no esta­ban inclui­das en el Esta­do fede­ral, lo que pro­vo­có un lar­go con­flic­to militar].

La dura­ción de aque­lla huel­ga sólo fue supe­ra­da recien­te­men­te por la huel­ga de los tra­ba­ja­do­res de la fábri­ca de azú­car Kena­na [en la capi­tal Jar­tum] en 2020.

La pri­me­ra ley sin­di­cal fue apro­ba­da más tar­de, en 1948. La Fede­ra­ción Gene­ral de Sin­di­ca­tos se creó en 1950. Los sin­di­ca­tos que desem­pe­ña­ron un papel impor­tan­te en la his­to­ria de Sudán son el de los tra­ba­ja­do­res ferro­via­rios, el de los tra­ba­ja­do­res por­tua­rios, el sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­res tex­ti­les, así como los sin­di­ca­tos de médi­cos y de maestros.

-¿Son mayo­ri­ta­rios los tra­ba­ja­do­res en la socie­dad sudanesa?

Eso es obje­to de un gran deba­te y de una esci­sión den­tro del movi­mien­to comu­nis­ta suda­nés. De hecho, se pue­de afir­mar que el tra­ba­jo asa­la­ria­do como tal no cons­ti­tu­ye la mayo­ría de la mano de obra. La mayo­ría de los suda­ne­ses siguen vivien­do de la tie­rra, como cam­pe­si­nos o pas­to­res [la pobla­ción en 2018 era de unos 41 millo­nes de habitantes].

Sin embar­go, la pene­tra­ción de la comer­cia­li­za­ción y del tra­ba­jo asa­la­ria­do es cons­tan­te. Esto ocu­rre de mane­ras y for­mas que no crean una fuer­za de tra­ba­jo mayo­ri­ta­ria­men­te «indus­trial», pero que sin embar­go dan lugar a una masa cre­cien­te de per­so­nas que se ganan la vida ven­dien­do su fuer­za de trabajo.

El tér­mino «tra­ba­jo infor­mal» y sus rami­fi­ca­cio­nes no son ade­cua­dos para des­cri­bir esta amplia y pro­ba­ble­men­te hete­ro­gé­nea cate­go­ría de per­so­nas en tér­mi­nos de inte­gra­ción en un «mer­ca­do labo­ral» frag­men­ta­do. Su expe­rien­cia de tra­ba­jo remu­ne­ra­do sue­le ser por tem­po­ra­das. En gene­ral, tie­ne un carác­ter coer­ci­ti­vo y se carac­te­ri­za por la privación.

Aun así, aun­que el empleo sea tem­po­ral, resul­ta ven­ta­jo­so dadas las con­di­cio­nes actua­les. En reali­dad, los seres huma­nos son super­fluos para el capi­ta­lis­mo. Las vidas de los que mue­ren en con­flic­tos mili­ta­res en la peri­fe­ria no tie­nen una reso­nan­cia cen­tral en el dis­cur­so públi­co que, por supues­to, está con­tro­la­do por la cla­se dirigente.

Un ele­men­to impor­tan­te y cen­tral del sis­te­ma de tra­ba­jo asa­la­ria­do es el régi­men de tra­ba­jo agrí­co­la con carác­ter de tem­po­ra­da y su arti­cu­la­ción con las gue­rras peri­fé­ri­cas en Sudán. Este es un aspec­to poco explo­ra­do de la evo­lu­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do en Sudán y un vacío fun­da­men­tal en la teo­ri­za­ción y el deba­te sobre la cla­se tra­ba­ja­do­ra sudanesa.

-¿Cuá­les eran los prin­ci­pa­les obs­tácu­los que debían supe­rar los mili­tan­tes sin­di­ca­les duran­te la dic­ta­du­ra de Omar al-Bashir [des­de 1989 – 1993 has­ta el 2019]?

Tras el gol­pe de Esta­do de 1989 que lle­vó a Al-Bashir al poder, fue crea­do un comi­té para des­pe­dir a los opo­si­to­res polí­ti­cos del régi­men de sus pues­tos de tra­ba­jo. Ese comi­té pro­mul­gó la lla­ma­da «ley de bien públi­co» para jus­ti­fi­car sus acciones.

Las pri­me­ras orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res afec­ta­das por esta ley fue­ron el sin­di­ca­to de ferro­via­rios, el de trans­por­te por carre­te­ra y el de nave­ga­ción flu­vial. En un epi­so­dio de extre­ma bru­ta­li­dad, el nue­vo régi­men ase­si­nó al Dr. Ali Fadul [el 21 de abril de 1990], que enca­be­za­ba una huel­ga de médi­cos. Otros mili­tan­tes sin­di­ca­les y polí­ti­cos fue­ron dete­ni­dos arbi­tra­ria­men­te y des­pe­di­dos en lo que fue una pur­ga, por par­te de la buro­cra­cia esta­tal, de opo­si­to­res polí­ti­cos o pro­ba­bles opo­si­to­res. Los sin­di­ca­lis­tas des­pe­di­dos fue­ron sus­ti­tui­dos por par­ti­da­rios del régimen.

El régi­men orga­ni­zó rápi­da­men­te sus pro­pios sin­di­ca­tos de empre­sa y su fede­ra­ción sin­di­cal, al mis­mo tiem­po que apro­ba­ba una nue­va ley que cri­mi­na­li­za­ba las huel­gas. En estas con­di­cio­nes de repre­sión, sor­pre­si­va­men­te, hubo nue­vas huelgas.

Fue­ron huel­gas sal­va­jes de los emplea­dos de los nive­les infe­rio­res de la admi­nis­tra­ción: pro­fe­so­res, enfer­me­ras y tra­ba­ja­do­res públi­cos del agua y la elec­tri­ci­dad que ejer­cie­ron una gran pre­sión sobre los sin­di­ca­tos de empre­sas del régi­men. Como resul­ta­do de ello, la ley se con­vir­tió en letra muer­ta y en una reli­quia más del museo de la opre­sión. El movi­mien­to obre­ro, aun­que frag­men­ta­do y sin estruc­tu­ra sin­di­cal, des­vir­tuó el mode­lo ofi­cial de los sin­di­ca­tos de empresa.

Ade­más de las medi­das repre­si­vas, el mayor pro­ble­ma al que se enfren­ta­ba el movi­mien­to sin­di­cal eran los cam­bios sec­to­ria­les y demo­grá­fi­cos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Una evo­lu­ción debi­da prin­ci­pal­men­te a la ven­ta de empre­sas esta­ta­les a empre­sas pri­va­das y al fuer­te des­man­te­la­mien­to del sec­tor públi­co, ya que el Esta­do era y sigue sien­do el emplea­dor pre­do­mi­nan­te en el lla­ma­do mer­ca­do labo­ral formal.

En con­se­cuen­cia, cier­tos sec­to­res per­die­ron su prin­ci­pal fuer­za, que era la con­cen­tra­ción geo­grá­fi­ca de con­tin­gen­tes estra­té­gi­cos de tra­ba­ja­do­res, como en el caso de los sin­di­ca­tos ferro­via­rios. La frag­men­ta­ción de la mano de obra en peque­ñas uni­da­des manu­fac­tu­re­ras y de ser­vi­cios es, sin duda, un desa­fío impor­tan­te para la orga­ni­za­ción de los trabajadores.

Las huel­gas de los tra­ba­ja­do­res de la salud y de los docen­tes, así como las otras huel­gas men­cio­na­das ante­rior­men­te, les die­ron con­fian­za en su capa­ci­dad de orga­ni­zar­se y abrie­ron nue­vos espa­cios para opo­ner­se al régi­men tota­li­ta­rio. A mayor esca­la, esas luchas mos­tra­ron a todos los sec­to­res de la pobla­ción que los pro­ble­mas y las deman­das plan­tea­das por las dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes esta­ban inter­re­la­cio­na­dos. Y por lo tan­to, esas exi­gen­cias sólo podían ser satis­fe­chas derro­can­do al régimen.

-¿Qué papel desem­pe­ña­ron los tra­ba­ja­do­res orga­ni­za­dos en la revo­lu­ción con­tra al-Bashir?

Los tra­ba­ja­do­res par­ti­ci­pa­ron en la revo­lu­ción con­tra al-Bashir como ciu­da­da­nos y a veces como miem­bros de peque­ños gru­pos «cerra­dos» debi­do a la natu­ra­le­za repre­si­va del régi­men. Sin embar­go, hubo algu­nos momen­tos excep­cio­na­les, por ejem­plo, los tra­ba­ja­do­res del Puer­to terres­tre (la prin­ci­pal ter­mi­nal de auto­bu­ses para Jar­tum y su peri­fe­ria, que nuclea a alre­de­dor de un millón de per­so­nas) orga­ni­za­ron una huel­ga duran­te la cual para­li­za­ron la red de auto­bu­ses de la capital.

Ade­más, las nume­ro­sas mani­fes­ta­cio­nes de tra­ba­ja­do­res y pro­fe­sio­na­les de diver­sos sec­to­res, como la elec­tri­ci­dad, las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes y la salud, fue­ron gol­pes fata­les para el régi­men y pro­vo­ca­ron su caí­da en abril de 2019.

-¿Pue­de decir­nos algo más sobre cómo se orga­ni­za­ban las huel­gas gene­ra­les duran­te la revolución?

En 2019, los revo­lu­cio­na­rios lan­za­ron con­sig­nas y rei­vin­di­ca­cio­nes que per­mi­tie­ron la unión de dife­ren­tes sec­to­res polí­ti­cos y pro­fe­sio­na­les. La Aso­cia­ción de pro­fe­sio­na­les de Sudán (SPA), que agru­pa a dife­ren­tes orga­nis­mos pro­fe­sio­na­les como médi­cos, abo­ga­dos y perio­dis­tas, adop­tó esas rei­vin­di­ca­cio­nes y apo­yó a los revo­lu­cio­na­rios en las calles. Por eso, cuan­do la SPA con­vo­có a paros gene­ra­les, las masas reac­cio­na­ron rápidamente.

Los paros y huel­gas gene­ra­les con­du­ci­dos por todos los orga­nis­mos pro­fe­sio­na­les y de tra­ba­ja­do­res obli­ga­ron a los gene­ra­les del Con­se­jo mili­tar de tran­si­ción (CMT) a abrir nego­cia­cio­nes con la coa­li­ción polí­ti­ca de opo­si­ción, las Fuer­zas de la Liber­tad y el Cam­bio (FFC, por su sigla en inglés).

El ambien­te polí­ti­co gene­ral tam­bién con­tri­bu­yó a la uni­dad de las masas tras la masa­cre del 3 de junio de 2019, en la que el CMT ase­si­nó a un gru­po de los revo­lu­cio­na­rios que mani­fes­ta­ban fren­te al cuar­tel gene­ral mili­tar de Jartum.

-¿Qué pasó des­de la lle­ga­da al poder del gobierno de transición?

A pesar de la for­ma­ción de un gobierno de tran­si­ción, las con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res siguen sien­do las mis­mas. Las con­di­cio­nes de vida se dete­rio­ran día a día y los sala­rios no pue­den seguir el rit­mo de los aumen­tos de pre­cios. Ade­más, siguen vigen­tes las mis­mas leyes labo­ra­les. Des­de la ins­ta­la­ción de este gobierno, muchos tra­ba­ja­do­res han sido des­pe­di­dos arbi­tra­ria­men­te por recla­mar sus dere­chos fundamentales.

Las huel­gas con­ti­núan, la últi­ma fue la de los médi­cos en for­ma­ción en recla­mo de una carre­ra pro­fe­sio­nal, sala­rios (la mayo­ría tra­ba­ja duran­te años sin cobrar) y un segu­ro médico.

-¿Cuál es la evo­lu­ción jurí­di­ca del dere­cho de orga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res y trabajadoras?

El dere­cho de aso­cia­ción y las con­di­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res son los mis­mos que duran­te la era de Al-Bashir. Has­ta aho­ra, el gobierno de tran­si­ción ha nom­bra­do comi­tés de direc­ción de los tra­ba­ja­do­res en lugar de dejar que los tra­ba­ja­do­res eli­jan demo­crá­ti­ca­men­te a sus repre­sen­tan­tes. La mayo­ría de esas desig­na­cio­nes han sido pura­men­te polí­ti­cas. Ade­más, la ley de sin­di­ca­tos no se ha apro­ba­do toda­vía ya que las auto­ri­da­des quie­ren impo­ner una ley que limi­te las liber­ta­des sindicales.

La Aso­cia­ción de pro­fe­sio­na­les de Sudán y el Par­ti­do comu­nis­ta de Sudán tam­bién apo­yan esa ley. El Par­ti­do comu­nis­ta está a favor de más res­tric­cio­nes y de una mayor inter­ven­ción del Esta­do en las orga­ni­za­cio­nes de tra­ba­ja­do­res. La cau­sa de esta orien­ta­ción requie­re una com­pren­sión de la estra­te­gia gene­ral del par­ti­do, el que se ha des­vin­cu­la­do de la cla­se obre­ra y está con­ven­ci­do de que la alian­za con la bur­gue­sía es la úni­ca herra­mien­ta para trans­for­mar la socie­dad, aun­que eso impli­que tener que supe­rar algu­nas ten­sio­nes. Esto sig­ni­fi­ca con­si­de­rar a los sin­di­ca­tos como sim­ple mone­da de cam­bio polí­ti­co en las nego­cia­cio­nes con los otros pode­res, en lugar de con­si­de­rar­los como «escue­las de lucha».

Para resu­mir, los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res fue­ron igno­ra­dos en la redac­ción del pro­yec­to de ley, y las opcio­nes esta­tis­tas domi­nan. Este pro­yec­to de ley fue redac­ta­do y pro­mul­ga­do des­de arri­ba y los tra­ba­ja­do­res nun­ca fue­ron con­sul­ta­dos duran­te su ela­bo­ra­ción. Y aun­que Sudán haya fir­ma­do el Con­ve­nio nº 87 de la OIT, que garan­ti­za el dere­cho de los tra­ba­ja­do­res a orga­ni­zar­se, en reali­dad el mis­mo no se apli­ca. Cual­quier dis­cur­so sobre las liber­ta­des sin­di­ca­les no es más que pura pro­pa­gan­da por par­te del gobierno.

-¿Los par­ti­dos polí­ti­cos jue­gan un papel impor­tan­te en el movi­mien­to sindical?

Los par­ti­dos polí­ti­cos actua­les desem­pe­ñan un papel nega­ti­vo en el movi­mien­to obre­ro: en pri­mer lugar, los par­ti­dos polí­ti­cos for­man par­te de la coa­li­ción gober­nan­te y repri­men acti­va­men­te el movi­mien­to obre­ro por las razo­nes men­cio­na­das ante­rior­men­te. En segun­do lugar, al insis­tir en un pro­ce­di­mien­to auto­ri­ta­rio que vio­la los prin­ci­pios bási­cos de la cons­truc­ción de un movi­mien­to obre­ro democrático.

-¿Cuá­les son los desa­fíos que tie­ne hoy por delan­te el movi­mien­to sin­di­cal sudanés?

Las prin­ci­pa­les rei­vin­di­ca­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res tie­nen que ver con la mejo­ra de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, los aumen­tos de sala­rios y la liber­tad de orga­ni­zar­se sin tener que sufrir el aco­so de los empre­sa­rios. Los prin­ci­pa­les obje­ti­vos son: la crea­ción de orga­ni­za­cio­nes de base que repre­sen­ten real­men­te los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res y la modi­fi­ca­ción de las leyes que para­li­zan el movi­mien­to obre­ro, en par­ti­cu­lar el códi­go labo­ral de 1997, el que per­mi­tió el des­pi­do arbi­tra­rio de cien­tos de tra­ba­ja­do­res des­de la lle­ga­da al poder del gobierno de tran­si­ción, en sep­tiem­bre de 2019.

(Entre­vis­ta publi­ca­da en MENA Soli­da­rity Net­work, 30 – 1‑2021)

Tra­duc­ción de Rubén Navarro

Fuen­te: https://​corres​pon​den​cia​de​pren​sa​.com/​?​p​=​1​6​521, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *