Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Gra­ve ame­na­za con­tra Venezuela

Por Ángel Gue­rra. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de enero de 2021.

De los vie­jos colo­nia­lis­mos y sus secue­las esta­mos lejos de haber­nos libra­do en nues­tra Amé­ri­ca. Es el caso de Vene­zue­la y los pla­nes impe­ria­lis­tas actua­les para con­ver­tir a su ances­tral com­po­nen­te de la Gua­ya­na Ese­qui­ba – rico en recur­sos natu­ra­les, de posi­ción geo­es­tra­té­gi­ca y geo­eco­nó­mi­ca envi­dia­bles a esca­la regio­nal- en un fac­tor de pro­vo­ca­ción per­ma­nen­te con­tra Cara­cas y de ame­na­za a su sobe­ra­nía por tra­tar­se de un terri­to­rio en dispu­ta con la veci­na Guya­na: un recur­so enve­ne­na­do, además,para divi­dir a los pue­blos del Cari­be y, en gene­ral, de nues­tra Amé­ri­ca. Todo ello acei­ta­do por una cata­ra­ta mediá­ti­ca anti­ve­ne­zo­la­na por cuen­ta de la petro­le­ra esta­dou­ni­den­se Anadarko. 

La Guya­na Ese­qui­ba fue par­te de la capi­ta­nía gene­ral de Vene­zue­la des­de el siglo XIV, lo cual es sus­ten­ta­do por abun­dan­te evi­den­cia his­tó­ri­ca y pro­lí­fi­ca car­to­gra­fía. Pese a los irre­fu­ta­bles títu­los de Cara­cas sobre el terri­to­rio de la Guya­na Ese­qui­ba, expli­ca el his­to­ria­dor Luis Brit­to, las auto­ri­da­des vene­zo­la­nas de fines del siglo XIX, venían de sufrir un lar­go pro­ce­so “de extra­li­mi­ta­cio­nes, usur­pa­cio­nes y abu­sos” por par­te de Gran Bre­ta­ña y caen en la inge­nui­dad de entre­gar la deci­sión sobre el terri­to­rio a la jun­ta arbi­tral extran­je­ra que emi­tió el lla­ma­do lau­do de París de 1899 y entre­gó el terri­to­rio a Gran Bretaña.

No obs­tan­te, la exhaus­ti­va docu­men­ta­ción pre­sen­ta­da por Vene­zue­la déca­das des­pués, en 1966, ante la Asam­blea Gene­ral de la ONU, con­du­ce a la Decla­ra­ción de Gine­bra median­te la cual el orga­nis­mo inter­na­cio­nal des­es­ti­ma­ba el lau­do de París y orde­na­ba a las par­tes (Vene­zue­la y Rei­no Uni­do, pri­me­ro; lue­go Vene­zue­la y la recién inde­pen­di­za­da colo­nia bri­tá­ni­ca lla­ma­da des­de enton­ces Repú­bli­ca Coope­ra­ti­va de Guya­na), a encon­trar una solu­ción al dife­ren­do terri­to­rial por medio del diá­lo­go amis­to­so. El con­flic­to esca­la a par­tir de los 2000 al entre­gar Guya­na ile­gal­men­te con­ce­sio­nes petro­le­ras en la zona en dispu­ta y rea­li­zar gra­ves pro­vo­ca­cio­nes. Alen­ta­da por el inefa­ble Mike Pom­peo se pro­mue­ve la crea­ción de una reali­dad vir­tual para­le­la que pre­ten­de negar los dere­chos de Cara­cas sobre el área de varias dece­nas de kiló­me­tros cuadrados.

La situa­ción se agra­va al pre­sen­tar Guya­na el caso ante la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal (CPI) y que esta le haya dado entrada,aparentemente con el acuer­do del secre­ta­rio gene­ral de la ONU Anto­nio Gute­rres, pese a que Vene­zue­la no reco­no­ce ese meca­nis­mo. Se inten­ta reflo­tar el lau­do infa­me de 1899. Fren­te a hechos de tan extre­ma gra­ve­dad, el país boli­va­riano ha des­en­ca­de­na­do una ofen­si­va diplo­má­ti­ca ante los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les y los gobier­nos del mun­do para expli­car sus razo­nes y ha empla­za­do al secre­ta­rio gene­ral de la ONU, Anto­nio Gute­rres, a dejar cla­ra su pos­tu­ra en el caso.

La inter­ven­ción de la CPI obvia osten­si­ble­men­te la Decla­ra­ción de Gine­bra de 1966, y, con­tra su pro­pio esta­tu­to, actúa solo a soli­ci­tud de Guya­na sin el con­sen­ti­mien­to de Vene­zue­la. La jerar­quía de una deci­sión de la ONU exclu­ye otro recur­so para diri­mir el con­flic­to que no sea la Decla­ra­ción de Gine­bra, extre­mo al que Vene­zue­la se ha ape­ga­do siem­pre. Úni­ca­men­te los muy pode­ro­sos recur­sos petro­le­ros y finan­cie­ros que pre­ten­den apo­de­rar­se de Gua­ya­na podrían indu­cir al gobierno de Guya­na a recla­mar ante la CPI la pues­ta en vigor del lau­do arbi­tral de París, que Vene­zue­la no reco­no­ce y aca­ba de recha­zar la sema­na pasa­da median­te un acuer­do uná­ni­me de la recién elec­ta asam­blea Nacio­nal, y sen­das car­tas del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro a Gute­rres y al pre­si­den­te pro­tem­po­re de la CPI. Es esen­cial man­te­ner este con­flic­to den­tro de los lími­tes de la diplo­ma­cia y el diá­lo­go cons­truc­ti­vo entre las par­tes, como ha sub­ra­ya­do Madu­ro, y evi­tar que hablen las armas. Lo con­tra­rio sería muy dañino a la uni­dad de nues­tra Amé­ri­ca y sólo for­ta­le­ce­ría al impe­ria­lis­mo. Madu­ro ha pro­cla­ma­do que Vene­zue­la recu­pe­ra­rá lo que es suyo por medios pacíficos.

Fuen­te: TeleSUR

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *