Pen­sa­mien­to crí­ti­co. El uri­bis­mo con­tra Cuba, Vene­zue­la y Rusia

Por María Fer­nan­da Barre­to. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de enero de 2021.

La oli­gar­quía más vio­len­ta del con­ti­nen­te nece­si­ta un pode­ro­so enemi­go para impo­ner el mie­do. Tras la fir­ma de los acuer­dos de paz con las FARC-EP en el 2016, el Esta­do colom­biano, embria­ga­do de triun­fa­lis­mo, comen­zó a hablar de una era pos­con­flic­to e ingre­só a la OTAN en el 2018. Sus cuen­tas ade­lan­ta­das eran que tras esa fir­ma logra­ría aca­bar cual­quier for­ma de resis­ten­cia popu­lar sin repa­rar las injus­ti­cias que son la raíz del con­flic­to social y arma­do. Ese triun­fo haría del supues­to pos­con­flic­to el mejor momen­to para el des­po­jo que se había vis­to limi­ta­do por la gue­rra y con­du­ci­ría a las fuer­zas mili­ta­res a con­ver­tir­se en agen­tes de la gue­rra impe­ria­lis­ta en el mundo.

Como siem­pre, la his­to­ria sor­pren­de por su com­ple­ji­dad y nada resul­tó tan sen­ci­llo como lo tenían pla­nea­do. Pri­me­ro por­que su pro­pio empe­ño en anun­ciar el fin del prin­ci­pal «enemi­go interno» com­pli­có la jus­ti­fi­ca­ción del terro­ris­mo de Esta­do sin el que no saben gober­nar. Segun­do por­que el pue­blo, sus líde­res y lide­re­sas socia­les no se rin­die­ron a pesar del geno­ci­dio y la saña con la que los han veni­do ejecutando.

Deci­die­ron enton­ces reto­mar otras prác­ti­cas terro­ris­tas como las masa­cres que han veni­do eje­cu­tan­do inclu­so en ple­na Bogo­tá. Judi­cia­li­zan indis­cri­mi­na­da­men­te a quie­nes pro­tes­tan, aco­rra­lan eco­nó­mi­ca­men­te al pue­blo tra­ba­ja­dor, dejan correr libre­men­te la pan­de­mia, for­ta­le­cen el mono­po­lio de las empre­sas de comu­ni­ca­ción para mos­trar un país que no exis­te y aun así las luchas popu­la­res colom­bia­nas, gol­pea­das y ado­lo­ri­das por el desan­gre, per­sis­ten valerosamente.

Para col­mo de sus males, tal como lo hizo Trump en Esta­dos Uni­dos, Uri­be pro­fun­di­zó la pola­ri­za­ción de la dere­cha colom­bia­na que aho­ra se encuen­tra fran­ca­men­te divi­di­da entre uri­bis­tas y no uri­bis­tas, y esa dispu­ta lle­gó has­ta las Fuer­zas Mili­ta­res y, por supues­to, a las bases de sus partidos.

El dra­ma de no poseer una polí­ti­ca exte­rior soberana

Un míni­mo cri­te­rio de reali­dad cam­bió el uso del tér­mino «pos­con­flic­to» a «post-acuer­do», pero el reto era cómo seguir jus­ti­fi­can­do la vio­len­cia inter­na, el uso cada vez más públi­co de Colom­bia como base mili­tar esta­dou­ni­den­se, como cabe­za de pla­ya para agre­dir polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y has­ta mili­tar­men­te a Vene­zue­la, como agen­te del relan­za­mien­to de la Doc­tri­na Mon­roe sobre la región y como ejér­ci­to trasnacional.

La res­pues­ta ya está en los titu­la­res de las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas colom­bia­nas, según los cua­les Colom­bia enfren­ta nada menos que a Rusia, CubaVene­zue­la, quie­nes, según estos medios, se han con­fa­bu­la­do para inter­ve­nir­la, des­es­ta­bi­li­zar­la y colo­car en la pre­si­den­cia a un cua­dro útil a sus intere­ses en las elec­cio­nes del 2022. El apa­ra­to­so mon­ta­je con supues­tos docu­men­tos de inte­li­gen­cia, que nun­ca se evi­den­cian, daría risa si no pudie­ra tener tan terri­bles consecuencias.

En prin­ci­pio, la supe­di­ta­ción de la polí­ti­ca exte­rior colom­bia­na a los desig­nios esta­dou­ni­den­ses ya no solo la lle­va a rom­per rela­cio­nes con paí­ses de la región y agre­dir­los, sino que la invo­lu­cra en un con­flic­to entre poten­cias. A dife­ren­cia de sus homó­lo­gos alia­dos, Piñe­ra y Bol­so­na­ro, Duque ha ini­cia­do con­flic­tos diplo­má­ti­cos nada menos que con el pode­ro­so gobierno de Vla­di­mir Putin, acu­san­do a fun­cio­na­rios de la emba­ja­da rusa de espio­na­je y expul­sán­do­los del país.

Los medios colom­bia­nos han masi­fi­ca­do los ata­ques del uri­bis­mo (Foto: Semana)

Al uso del ya can­sa­do fan­tas­ma del «cas­tro cha­vis­mo» se suma aho­ra la acu­sa­ción a Cuba por negar­se a vio­lar los pro­to­co­los que fir­mó con el mis­mo Esta­do Colom­biano para aco­ger la mesa de diá­lo­go con el ELN, con lo que el gobierno de Duque dio más argu­men­tos a los Esta­dos Uni­dos para agu­di­zar el cri­mi­nal blo­queo con­tra la isla y la tra­ma de la que acu­sa a Vene­zue­la. Asi­mis­mo, vuel­ve a lle­var los pode­res del gobierno boli­va­riano a dimen­sio­nes fan­tás­ti­cas al adju­di­car­le la res­pon­sa­bi­li­dad de todas las pro­tes­tas popu­la­res que se sus­ci­ta­ron en la región en los dos últi­mos años.

El gobierno uri­bis­ta está con­vir­tien­do al país en el arie­te de los Esta­dos Uni­dos con­tra el mun­do, a sabien­das de lo que eso ya le ha cos­ta­do y lo que aún le pue­de cos­tar al pue­blo colom­biano, al que pre­ten­den con­de­nar eter­na­men­te a la gue­rra den­tro y fue­ra de sus fronteras.

Elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2022

Des­de que Álva­ro Uri­be Vélez lle­gó a la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca de Colom­bia, en agos­to del 2002, él y sus can­di­da­tos no han sali­do de la Casa de Nari­ño. Logró en pri­mer lugar lega­li­zar su posi­bi­li­dad de reelec­ción inme­dia­ta con sus méto­dos habi­tua­les que inclu­ye­ron la com­pra de votos, con lo cual pos­te­rior­men­te logró de nue­vo la pre­si­den­cia en el 2006. En 2010, nom­bró como su suce­sor a su Minis­tro de la Defen­sa, Juan Manuel San­tos, quien resul­tó elec­to para dos perío­dos con­se­cu­ti­vos en medio de los cua­les se dio una impor­tan­te rup­tu­ra entre ellos y los intere­ses eco­nó­mi­co polí­ti­cos que encar­nan, dis­tin­tos pero no contradictorios. 

Apren­di­da la lec­ción, para el siguien­te perio­do 2018 – 2022, Uri­be esco­gió a alguien con menos capa­ci­dad para desa­fiar­lo que San­tos, subien­do en sus hom­bros has­ta la pre­si­den­cia a Iván Duque, un hom­bre prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do en la polí­ti­ca colom­bia­na has­ta enton­ces y cuyo prin­ci­pal talen­to ha sido subor­di­nar­se al ex pre­si­den­te colom­biano has­ta con­ver­tir­se en la ima­gen más débil que ha ocu­pa­do la pre­si­den­cia. En resu­men, duran­te las dos últi­mas déca­das Uri­be ha ocu­pa­do o desig­na­do a quien ocu­pe la Casa de Nari­ño, no sola­men­te a tra­vés de pre­sio­nes e irre­gu­la­ri­da­des, sino que sus polí­ti­cas se con­vir­tie­ron en doc­tri­na para un sec­tor de la dere­cha par­ti­cu­lar­men­te cer­cano al nar­co­trá­fi­co y al para­mi­li­ta­ris­mo. Sería un gran error negar que ha teni­do tam­bién momen­tos de muy alta popularidad.

Tan pron­to el uri­bis­mo se alzó con el triun­fo en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2018 diji­mos que comen­za­ba una eta­pa de uri­bis­mo sin Uri­be y adver­ti­mos que, si no sabía hacer­se a un lado los Esta­dos Uni­dos aca­ba­ría por dese­char­lo como ya lo hizo antes, por ejem­plo, con Norie­ga. Pero el ego del expre­si­den­te que se cree eterno se lo impi­dió y el uri­bis­mo se encuen­tra en el peor momen­to, ha per­di­do popu­la­ri­dad y su legi­ti­mi­dad en los Esta­dos Uni­dos está suma­men­te cues­tio­na­da, sobre todo por­que sus víncu­los con el nar­co­trá­fi­co y vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos cada vez son más difí­ci­les de escon­der bajo la alfom­bra, a pesar de los carí­si­mos lob­bis que su fami­lia ha paga­do en las esfe­ras polí­ti­cas del nor­te. El cie­rre de filas del par­ti­do de gobierno, el Cen­tro Demo­crá­ti­co, con Donald Trump lo colo­có en la peor posi­ción ante el nue­vo pre­si­den­te y, aun­que eso no rom­pe­rá los con­sen­sos fun­da­men­ta­les que tie­nen sobre Colom­bia, sí podría impli­car el apo­yo de la Casa Blan­ca para quien asu­ma la can­di­da­tu­ra no uribista.

Colom­bia es un país don­de los pode­res de fac­to como el nar­co­trá­fi­co hacen del Poder Eje­cu­ti­vo una peque­ña par­ce­la del poder real, sin embar­go, codi­cia­da. De no haber un cam­bio radi­cal, lo pre­vi­si­ble para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les por venir es que final­men­te per­de­rá el uri­bis­mo, pero de nue­vo pro­cu­ra­rán que el esta­ble­ci­mien­to que­de a salvo.

Esto se hizo pal­pa­ble el 27 de octu­bre de 2019 cuan­do se dispu­taron gober­na­cio­nes, alcal­días, asam­bleas depar­ta­men­ta­les, con­ce­jos muni­ci­pa­les y jun­tas admi­nis­tra­do­ras loca­les y el gran derro­ta­do fue el Cen­tro Demo­crá­ti­co, pero las coa­li­cio­nes triun­fan­tes, fue­ron mayo­ri­ta­ria­men­te alian­zas lide­ra­das por el par­ti­do del expre­si­den­te San­tos, par­ti­do de la U, Cam­bio Radi­cal, Par­ti­do Con­ser­va­dor y Libe­ral, es decir, los de siempre.

Tie­nen tan­to temor de per­mi­tir cual­quier posi­bi­li­dad de cer­ca­nía popu­lar al poder que aún un hom­bre de cen­tro como Gus­ta­vo Petro les cau­sa temor y enfi­lan con­tra él todas sus armas e inclu­so han comen­za­do a ase­si­nar los lide­raz­gos terri­to­ria­les de su orga­ni­za­ción política.

El lobby colom­biano en los Esta­dos Uni­dos segu­ra­men­te se cen­tra­rá aho­ra en pro­cu­rar un apo­yo de la admi­nis­tra­ción actual a una coa­li­ción de cen­tro, cen­tro dere­cha y dere­cha no uri­bis­ta que pue­da colo­car en el poder, por ejem­plo, a alguien cer­cano al expre­si­den­te San­tos como el Sena­dor Roy Barreras.

Roy Barre­ras, sena­dor colom­biano (Foto: Cara­col Radio)

Pero el uri­bis­mo con­ti­núa en la pre­si­den­cia con­cen­tran­do ade­más los pode­res del Esta­do en ins­ti­tu­cio­nes diri­gi­das por sus acó­li­tos. Des­de ahí, el gobierno ha deci­di­do emu­lar a Trump comen­zan­do a jus­ti­fi­car, más de un año antes, la has­ta aho­ra evi­den­te derro­ta que ten­drá en las pre­si­den­cia­les del 2022 con titu­la­res de pren­sa ama­ri­llis­tas en los que acu­sa a Cuba y Vene­zue­la de inter­fe­rir en ese pro­ce­so, con argu­men­tos sin sus­ten­to y fabu­lo­sos rela­tos en los que inclu­so se men­cio­na al PSUV y al Fren­te Fran­cis­co de Miran­da como ope­ra­do­res de la fan­tás­ti­ca tarea.

Con esta nue­va ope­ra­ción de gue­rra mediá­ti­ca y psi­co­ló­gi­ca, no solo con­ti­núan tra­tan­do de jus­ti­fi­car su papel en la defen­sa de los intere­ses impe­ria­lis­tas en la región y el mun­do ente­ro, sino que ade­más sub­es­ti­man y de nue­vo cri­mi­na­li­zan al pue­blo colom­biano y su deci­di­do deseo de cons­truir la ver­da­de­ra Paz.

Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *