Eco­lo­gía Social. El adiós de los tucu­xis: la mine­ría extin­gue a estos del­fi­nes ama­zó­ni­cos de agua dulce

Por Marián­ge­la Velás­quez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de enero de 2021.

Foto: Tucu­xi River Dolphin (Sota­lia flu­via­ti­lis), also known as gray bufeo or black bufeo. Pho­to by: Kike Calvo/​Universal Ima­ges Group via Getty Images]

El del­fín gris o tucu­xi (Sota­lia flu­via­ti­lis) está en peli­gro de extinción.

La inclu­sión del cetá­ceo en la más recien­te actua­li­za­ción de la Lis­ta Roja de la Unión Inter­na­cio­nal para la Con­ser­va­ción de la Natu­ra­le­za (UICN) es una tris­te y preo­cu­pan­te noti­cia, no sólo por la posi­bi­li­dad de la des­apa­ri­ción de la espe­cie sino por­que es un pre­sa­gio de muer­te para los eco­sis­te­mas amazónicos.

Cuan­do el tucu­xi pros­pe­ra en una cuen­ca sig­ni­fi­ca que el agua es agua está lim­pia y hay sufi­cien­tes peces para ali­men­tar­se. Pero si mue­ren las crías es un indi­cio cla­ro de la con­ta­mi­na­ción y la sobre­ex­plo­ta­ción de los ríos Ama­zo­nas y Orinoco.

Los que naci­mos en Vene­zue­la, Colom­bia, Ecua­dor, Perú, las Gua­ya­nas y Bra­sil hemos teni­do la suer­te de haber vis­to a los tucu­xis, a las toni­nas o del­fi­nes rosa­dos (Inia geof­fren­sis) y a los del­fi­nes cos­te­ros (Sota­lia guia­nen­sis), por­que son espe­cies endé­mi­cas de esa par­te de Amé­ri­ca del Sur. Pero el mer­cu­rio usa­do para la mine­ría ile­gal y la pes­ca exce­si­va qui­zás impi­da a nues­tros nie­tos ver las pirue­tas y escu­char los agu­dos soni­dos que esos curio­sos mamí­fe­ros hacen en los lagos, ríos y playas.

El tucu­xi se pare­ce más a un del­fín que a su pri­ma la toni­na, con quien com­par­te el sis­te­ma flu­vial del nor­te de Amé­ri­ca del Sur. Una dife­ren­cia impor­tan­te es el tama­ño. Los del­fi­nes de mar pue­den lle­gar a medir 2,1 metros, mien­tras este del­fín ama­zó­ni­co de agua dul­ce ape­nas alcan­za los 1,5 metros.

Tam­po­co se des­ta­ca por ser un nada­dor veloz. Si lo com­pa­rá­ra­mos con una carre­ra de atle­tis­mo no gana­ría los 100 metros pla­nos pero se lle­va­ría la vic­to­ria en los 3.000 metros con obs­tácu­los. Ape­nas lle­ga a des­pla­zar­se a 23 km/​h por­que no tie­ne la suer­te de andar a sus anchas en el océano.

Su evo­lu­ción en la Ama­zo­nia lo hizo un exper­to nada­dor en aguas oscu­ras y entre man­gla­res, que son árbo­les que nacen en el cau­ce de los ríos. Se abre paso entre los raí­ces y palos sin pau­sa y se sumer­ge por unos segun­dos para cazar cazan­do a los peces que detec­te en su camino.

Las dife­ren­cias entre los del­fi­nes de mar y los de agua dul­ce comen­za­ron con la migra­ción hacia los sis­te­mas flu­via­les con­ti­nen­ta­les hace 2,5 millo­nes de años. Los tucu­xis y toni­nas tie­nen ale­tas dor­sa­les más peque­ñas por­que no nece­si­tan ser velo­ces sino efi­cien­tes al des­li­zar­se y rotar en estre­chos ria­chue­los. Sus cabe­zas pue­de rotar de un lado al otro gra­cias a una redis­tri­bu­ción de sus vér­te­bras cer­vi­ca­les y en su pun­to más ele­va­do tie­nen el ori­fi­cio que usan para respirar.

Leyen­das del Amazonas

Los indí­ge­nas sur­ame­ri­ca­nos hablan del tucu­xi y el boto – nom­bre local de la toni­na o del­fín rosa­do– como los geme­los mági­cos: seres con tem­pe­ra­men­tos dia­me­tral­men­te opues­tos pero naci­dos del mis­mo vientre.

Los con­ta­do­res de his­to­rias de etnias ama­zó­ni­cas con­si­de­ran al boto como un ani­mal mali­cio­so, qui­zás por su gran tama­ño, su gus­to por el con­tac­to físi­co y por­que luchan con los huma­nos por los mis­mos ali­men­tos en las ribe­ras de los ríos.

El tucu­xi rara vez pes­ca en el mis­mos lugar que el hom­bre y es con­si­de­ra­do el her­mano bené­vo­lo del boto por­que es más peque­ño, menos agre­si­vo y tie­ne una apa­rien­cia menos impac­tan­te. El del­fín gris es gre­ga­rio con los suyos pero muy tími­do en el con­tac­to con huma­nos, a dife­ren­cia del del­fín rosa­do, que tie­ne una natu­ra­le­za jugue­to­na pero anda solo o en pareja.

Los indí­ge­nas con­si­de­ran al tucu­xi como un ami­go por­que tien­de a brin­dar apo­yo a todo el que acci­den­ta den­tro del agua. Tam­bién se cree que acer­ca a los aho­ga­dos has­ta la ori­lla para que sean enterrados.

Fuen­te: https://​es​.noti​cias​.yahoo​.com/​e​l​-​a​d​i​o​s​-​d​e​-​l​o​s​-​t​u​c​u​x​i​s​-​l​a​-​m​i​n​e​r​i​a​-​e​x​t​i​n​g​u​e​-​a​-​e​s​t​o​s​-​d​e​l​f​i​n​e​s​-​a​m​a​z​o​n​i​c​o​s​-​d​e​-​a​g​u​a​-​d​u​l​c​e​-​1​7​2​0​0​6​6​1​4​.​h​tml, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *