Cuba. Sobre la con­tra­in­sur­gen­cia “soft”

Por: Nés­tor Kohan, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 de enero de 2021.

Hola, que­ri­das com­pa­ñe­ras y que­ri­dos com­pa­ñe­ros de Cuba:

Por una nota al pie del exce­len­te artícu­lo de Lla­nis­ca Lugo, pri­me­ro, y por un correo elec­tró­ni­co de Fer­nan­do Luis Rojas de la revis­ta La Tiz­za, des­pués, me he ente­ra­do que en el año­ra­do con no poca nos­tal­gia Cen­tro de la Cul­tu­ra Cuba­na Juan Mari­ne­llo de La Haba­na (del cual guar­do tan gra­tos recuer­dos, aso­cia­dos a entra­ña­bles ami­gos y com­pa­ñe­ros como Pablo Pache­co López y Fer­nan­do Mar­tí­nez Here­dia), se ha orga­ni­za­do y con­ti­nua­rá desa­rro­llán­do­se en el futu­ro un semi­na­rio de estu­dio colec­ti­vo que apun­ta a deba­tir e inter­cam­biar opi­nio­nes sobre el por­ve­nir de Cuba. Tam­bién Yohan­ka León del Río me ha comen­ta­do, al pasar, que ella asis­tió a dicho semi­na­rio, cuan­do Lla­nis­ca Lugo leyó su exce­len­te tex­to, más tar­de publi­ca­do en La Tizza.

No conoz­co el fun­cio­na­mien­to de dicho semi­na­rio. Tam­po­co se lo he pre­gun­ta­do a nin­gu­na de las per­so­nas que han par­ti­ci­pa­do en el mis­mo. Pero en gene­ral en los semi­na­rios sue­len leer­se, expo­ner­se, estu­diar­se y dis­cu­tir­se diver­sos tex­tos. Sean escri­tos por quie­nes par­ti­ci­pan del mis­mo, sean libros y artícu­los varios que inte­gran la biblio­gra­fía de los semi­na­rios. Al menos en Argen­ti­na habi­tual­men­te fun­cio­nan así.

Como la socie­dad cuba­na vive un inten­so deba­te (en reali­dad varios al mis­mo tiem­po), que al menos des­de afue­ra se per­ci­be estre­cha­men­te vin­cu­la­do a los suce­sos del “movi­mien­to” San Isi­dro; al even­to pos­te­rior que tuvo lugar fren­te al Minis­te­rio de Cul­tu­ra y al difun­di­do artícu­lo “Arti­cu­la­ción ple­be­ya” que inten­tó dotar de una espe­cie de “pro­gra­ma polí­ti­co orien­ta­dor” a toda la movi­da (se con­si­de­re que todo fue una sola y úni­ca movi­da des­ple­ga­da en varias fases o, por el con­tra­rio, se pien­se que en reali­dad cons­ti­tu­ye­ron even­tos com­ple­ta­men­te dife­ren­tes y dis­tin­gui­bles entre sí), resul­ta alta­men­te pro­ba­ble que en el semi­na­rio del Cen­tro Mari­ne­llo se dis­cu­tan temas, auto­res y pro­ble­mas de mayor alien­to, enver­ga­du­ra y alcan­ce. Oja­lá así sea. Bien­ve­ni­do el debate.

A par­tir de estas con­si­de­ra­cio­nes (no estoy segu­ro si acer­ta­das o erró­neas, ya que a la dis­tan­cia resul­ta com­ple­jo seguir el hilo por­me­no­ri­za­do de todo), se me ocu­rrió acer­car unas bre­ves líneas y opiniones.

No para inter­ve­nir ni par­ti­ci­par en dicho seminario.

Pero sí, qui­zás, para inten­tar apor­tar un peque­ñí­si­mo y micros­có­pi­co gra­ni­to de are­na en medio de tan­to tra­jín, idas y vuel­tas. Fun­da­men­tal­men­te por­que el por­ve­nir de la Revo­lu­ción cuba­na per­te­ne­ce, obvia­men­te, al pue­blo cubano; pero tam­bién por­que el futu­ro de lo que suce­da en Cuba ha teni­do, tie­ne y ten­drá reper­cu­sio­nes muchí­si­mo más allá de los deba­tes “inter­nos” de la Mayor de las Antillas.

No es casual que en esas dis­cu­sio­nes y deba­tes hayan inter­ve­ni­do y con­ti­núan hacién­do­lo, de for­ma abier­ta e indi­si­mu­la­da, des­de el perió­di­co El País del Esta­do espa­ñol, pasan­do por el Depar­ta­men­to de Esta­do y la Casa Blan­ca del “gran país del Nor­te”, has­ta varias fun­da­cio­nes de orí­ge­nes esta­dou­ni­den­se y ale­mán, sin olvi­dar­nos de no pocas pági­nas de inter­net inter­na­cio­na­les. No es nin­gún secre­to. Todo el mun­do lo sabe.

Es más, hoy mis­mo [13 de enero de 2021] me ente­ro de que “la mejor demo­cra­cia del pla­ne­ta” ha deci­di­do incluir a Cuba entre los paí­ses que pro­pi­cian lo que ellos deno­mi­nan “el terro­ris­mo” (léa­se: cual­quier tipo de disi­den­cia polí­ti­ca o dis­cre­pan­cia cul­tu­ral fren­te a las polí­ti­cas ins­pi­ra­das en la doc­tri­na Mon­roe-Adams y en el “Des­tino Mani­fies­to” que por obra y gra­cia de Dios y La Pro­vi­den­cia, ya des­de la pri­me­ra mitad del siglo XIX, han ele­gi­do a ese país y a ese Esta­do, para regir los des­ti­nos del con­ti­nen­te ame­ri­cano y apro­piar­se de los recur­sos natu­ra­les del mundo).

Por lo tan­to, creo no come­ter un dis­pa­ra­te, si des­de Argen­ti­na, el Sur del mun­do “suda­ca”, acer­co bre­ves opi­nio­nes, suge­ren­cias, biblio­gra­fía, etc. a dicho semi­na­rio en el Cen­tro Marinello.

Uno de los temas que han cir­cu­la­do en todos estos inter­cam­bios y dis­cu­sio­nes públi­cas se encuen­tra estre­cha­men­te atra­ve­sa­do por el víncu­lo orgá­ni­co (entién­da­se: dine­ro de por medio) que algu­nas per­so­nas par­tí­ci­pes del deba­te “interno” cubano han man­te­ni­do con cono­ci­das ins­ti­tu­cio­nes de la con­tra­in­sur­gen­cia norteamericana.

Cuan­do uti­li­zo la expre­sión “con­tra­in­sur­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na” me refie­ro a quie­nes explí­ci­ta­men­te en sus esta­tu­tos y decla­ra­cio­nes de prin­ci­pios reco­no­cen, abier­ta­men­te y sin disi­mu­lo, en sus pági­nas web, que tie­nen como obje­ti­vo prio­ri­ta­rio derro­car los gobier­nos de Cuba, Vene­zue­la y Boli­via. O, for­mu­la­do en otro len­gua­je, lograr “tran­si­cio­nes” en dichos paí­ses hacia for­mas de gobierno afi­nes a la Casa Blanca.

Cuan­do escri­bo “ins­ti­tu­cio­nes”, hago refe­ren­cia, prin­ci­pal­men­te, a orga­ni­za­cio­nes que lle­van nomi­nal­men­te el nom­bre de “Cuba” en sus deno­mi­na­cio­nes, pero en sus sitios web reco­no­cen explí­ci­ta y abier­ta­men­te estar finan­cia­das, por ejem­plo, por la Open Society Foun­da­tion [OSF, por su sigla en inglés; Fun­da­ción Socie­dad Abierta].

Des­pués de ente­rar­me, reco­rrien­do sitios web de domi­nio públi­co, de este dato fun­da­men­tal (¡que yo des­co­no­cía com­ple­ta­men­te, al ana­li­zar el tex­to – pro­gra­ma polí­ti­co – mani­fies­to titu­la­do “Arti­cu­la­ción ple­be­ya”!), mi per­cep­ción de lo que se esta­ba dis­cu­tien­do cam­bió de for­ma notable.

Por­que, a mi modes­to enten­der, no pue­de haber un deba­te real, sin­ce­ro y genuino (y menos un “lla­ma­do al diá­lo­go y a la recon­ci­lia­ción”) si hay dine­ro de ins­ti­tu­cio­nes con­tra­in­sur­gen­tes de los Esta­dos Uni­dos de por medio. No es un dato menor o una nota color de una revis­ta de entre­te­ni­mien­to. Cons­ti­tu­ye un “dato duro” que debe poner­se en la agen­da de dis­cu­sión sin natu­ra­li­zar­lo como si fue­ra una anéc­do­ta fol­cló­ri­ca. Si ocu­rrie­ra al revés y una ins­ti­tu­ción finan­cia­da por una poten­cia extran­je­ra se ani­ma­ra a inter­ve­nir —con pre­ten­sio­nes, ade­más, de mar­car agen­da— den­tro de Esta­dos Uni­dos, ¿qué suce­de­ría? Se ape­la­ría a la cono­ci­dí­si­ma expre­sión “Segu­ri­dad Nacio­nal” y todo el mun­do sabe cómo ter­mi­na­ría el asun­to en dos minu­tos. No hace fal­ta ser un Pre­mio Nobel. Bas­ta mirar una pelí­cu­la de Holly­wood para imaginarlo.

“No pue­de haber un deba­te real, sin­ce­ro y genuino (y menos un “lla­ma­do al diá­lo­go y a la recon­ci­lia­ción”) si hay dine­ro de ins­ti­tu­cio­nes con­tra­in­sur­gen­tes de los Esta­dos Uni­dos de por medio”. Foto: Alfre­do Mar­ti­re­na Her­nán­dez /​Cubaho­ra

He leí­do inclu­so pre­ten­di­das jus­ti­fi­ca­cio­nes del supues­to carác­ter y rol “pro­gre­sis­ta” de la Open Society Foundation.

(Estoy ten­ta­do de escri­bir un par de párra­fos de humor con iro­nías típi­ca­men­te argen­ti­nas fren­te a seme­jan­tes jus­ti­fi­ca­cio­nes, pero elu­do la ten­ta­ción. Saben uste­des que en Argen­ti­na el humor sue­le ser iró­ni­co, lo cual muchas veces pue­de inter­pre­tar­se como agre­si­vo. Es una carac­te­rís­ti­ca argen­ti­na, como el dul­ce de leche, el mate, Die­go Arman­do Mara­do­na, el tan­go, etc. Ya en tiem­pos del Che, sus ami­gos cuba­nos se lo hacían notar).

Dejan­do de lado enton­ces iro­nías fren­te a esta defen­sa del pre­sun­to carác­ter “pro­gre­sis­ta” de la Open Society Foun­da­tion que en la vida terre­nal y mun­da­na se pro­po­ne con­tri­buir a derro­car los gobier­nos de Cuba, Vene­zue­la y Boli­via, por no men­cio­nar lo que han hecho en Áfri­ca, Asia y otros “oscu­ros rin­co­nes del mun­do”… me limi­to a unas pocas refe­ren­cias teó­ri­co-biblio­grá­fi­cas que qui­zás pue­dan ser úti­les como insu­mos para el semi­na­rio en cuestión.

¿De dón­de pro­vie­ne el nom­bre de dicha orga­ni­za­ción? ¿Quién uti­li­zó has­ta el har­taz­go la expre­sión “Socie­dad Abier­ta” por opo­si­ción explí­ci­ta y para con­fron­tar con­tra la ban­de­ra roja, la tra­di­ción ini­cia­da por Karl Marx, el socia­lis­mo y el comu­nis­mo duran­te los años más duros de la gue­rra fría y el macartismo?

La obra en cues­tión se titu­la La socie­dad abier­ta y sus enemi­gos [1945] (Lon­dres, Routled­ge). Tie­ne por obje­to de crí­ti­ca y polé­mi­ca prin­ci­pal­men­te a Pla­tón, Hegel y…, sobre todo, a Karl Marx.

Su autor es Karl Pop­per (1902−1994), de ori­gen aus­tría­co pero bri­tá­ni­co por adopción.

Tuve la opor­tu­ni­dad de estu­diar a fon­do a Karl Pop­per por la sen­ci­lla razón de que mi pro­fe­sor de la mate­ria “Filo­so­fía de la cien­cia” (nom­bre que asu­mía la dis­ci­pli­na epis­te­mo­ló­gi­ca en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires) era Gre­go­rio Kli­movsky (1922−2009). Él seguía al pie de la letra a Karl Pop­per y fue su prin­ci­pal dis­cí­pu­lo argen­tino (ade­más de ser decano de la Facul­tad de Cien­cias Exac­tas y Natu­ra­les de la UBA). Nos dio cla­ses años sobre filo­so­fía de la mate­má­ti­ca. Un gran pro­fe­sor (con el cual dis­cre­pá­ba­mos). Todo un per­so­na­je que ama­ba a Pop­per como si fue­ra de su pro­pia familia.

Tam­bién fui alumno de otro pro­fe­sor, Félix Schus­ter (1935−2007), pro­fe­sor de “Epis­te­mo­lo­gía de las cien­cias socia­les” y decano de la Facul­tad de Filo­so­fía y Letras. Como en Argen­ti­na para estu­diar hay que tra­ba­jar, a dife­ren­cia de “la dic­ta­du­ra cuba­na”, uno de mis pri­me­ros tra­ba­jos para vivir, fue gra­bar las cla­ses de Félix Schus­ter sobre Karl Pop­per y des­gra­bar­las. El cen­tro de estu­dian­tes lue­go las foto­co­pia­ba y el estu­dian­ta­do podía acce­der a dichas cla­ses teó­ri­cas. Así que estu­dié por doble vía a Karl Pop­per. Prin­ci­pal­men­te su obra más céle­bre La lógi­ca de la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca [1934] (1980) (Madrid, Tec­nos), aun­que tam­bién varios otros libros. Más tar­de dimos cla­ses sobre Pop­per a can­ti­dad enor­me de estu­dian­tes duran­te años… Y lo cri­ti­qué en varios libros. He estu­dia­do a su vez las crí­ti­cas que le han hecho des­de el clá­si­co Tho­mas Kuhn has­ta Louis Althus­ser y Adorno. Y tam­bién la crí­ti­ca con­tra Pop­per que rea­li­za otro gran pro­fe­sor argen­tino de epis­te­mo­lo­gía (el úni­co que figu­ra en la auto­bio­gra­fía de Althus­ser El por­ve­nir es lar­go): Enri­que Marí (1928−2001), quien seguía pri­me­ro la este­la de Louis Althus­ser y más tar­de la de Michel Foucault.

Años más tar­de me tocó comen­tar para un perió­di­co de Argen­ti­na la obra auto­bio­grá­fi­ca de Pop­per Bús­que­da sin tér­mino: una auto­bio­gra­fía inte­lec­tual [1976] (2007, Madrid, Tec­nos). Recuer­do que Pop­per con­fe­sa­ba allí su mili­tan­cia mar­xis­ta y comu­nis­ta juve­nil, para con­ver­tir­se lue­go en un furio­so y obse­si­vo anticomunista.

Al pun­to que el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Perry Ander­son, en un libro colec­ti­vo titu­la­do La tra­ma del neo­li­be­ra­lis­mo. Mer­ca­do, cri­sis y exclu­sión social (2003) [Bue­nos Aires, CLACSO], que Ander­son com­par­te con Ati­lio Borón, Emir Sader y otros auto­res, ubi­ca a Karl Pop­per, jun­to con quien lo intro­du­jo en la Aca­de­mia bri­tá­ni­ca, F. A. von Hayek, ade­más de Mil­ton Fried­man y von Mis­ses, como uno de los pro­ge­ni­to­res a esca­la mun­dial del neo­li­be­ra­lis­mo. Corrien­te que inau­gu­ra Pop­per jun­to con esos otros faná­ti­cos anti­co­mu­nis­tas, muchos de ellos eco­no­mis­tas neo­clá­si­cos, que recién des­pués de 30 años logra­ron que dicho pro­gra­ma se plas­ma­ra en la reali­dad a par­tir del 11 de sep­tiem­bre de 1973, con el gol­pe de Esta­do del gene­ral Pino­chet en Chi­le. Pri­mer “expe­ri­men­to neo­li­be­ral” triun­fan­te —a san­gre, tor­tu­ra y fue­go, como le repro­chó André Gun­der Frank a su anti­guo maes­tro Mil­ton Fried­man— a nivel mun­dial, que lue­go fue exten­di­do a la Ingla­te­rra de Mar­ga­ret That­cher en 1979 y a los Esta­dos Uni­dos con Ronald Reagan en 1980. Pop­per fue uno de los padres fun­da­do­res de seme­jan­te Frankenstein.

El his­to­ria­dor bri­tá­ni­co Perry Ander­son, en un libro colec­ti­vo titu­la­do La tra­ma del neo­li­be­ra­lis­mo. Mer­ca­do, cri­sis y exclu­sión social, ubi­ca a Karl Pop­per como uno de los pro­ge­ni­to­res a esca­la mun­dial del neoliberalismo”.

Quien no nos crea, podría recor­dar tan solo este párra­fo, uno de los tan­tos de una obra kilo­mé­tri­ca como es La socie­dad abier­ta y sus enemi­gos. Dice Pop­per en el pre­fa­cio a la edi­ción revi­sa­da: “En el libro no se hacía men­ción explí­ci­ta ni de la gue­rra ni de nin­gún otro suce­so con­tem­po­rá­neo, pero se pro­cu­ra­ba com­pren­der dichos hechos y el mar­co que les ser­vía de fon­do, como así tam­bién algu­nas de las con­se­cuen­cias que habrían de sur­gir, pro­ba­ble­men­te, des­pués de ter­mi­na­da la gue­rra. La posi­bi­li­dad de que el mar­xis­mo se con­vir­tie­se en un pro­ble­ma fun­da­men­tal nos lle­vó a tra­tar­lo con cier­ta exten­sión [sub­ra­ya­do N.K.]. En medio de la oscu­ri­dad que ensom­bre­ce la situa­ción mun­dial en 1950, es pro­ba­ble que la crí­ti­ca del mar­xis­mo que aquí se inten­ta rea­li­zar se des­ta­que sobre el res­to, como pun­to capi­tal de la obra [sub­ra­ya­do N.K.]. Una visión tal de la mis­ma, qui­zá inevi­ta­ble, no esta­ría del todo erra­da, si bien los obje­ti­vos del libro son de un alcan­ce mucho mayor.

El mar­xis­mo sola­men­te cons­ti­tu­ye un epi­so­dio, uno de los tan­tos erro­res come­ti­dos por la huma­ni­dad [sub­ra­ya­do N.K.] en su per­ma­nen­te y peli­gro­sa lucha para cons­truir un mun­do mejor y más libre”.

La tesis cen­tral de Pop­per era que Marx nun­ca fue cien­tí­fi­co y que El capi­tal. Crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca (1867) no era una obra de cien­cia sino ape­nas “una pro­fe­cía”… Y no cual­quier “pro­fe­cía” sino una pro­fe­cía… tota­li­ta­ria [sic].

La socie­dad abier­ta y sus enemi­gos no solo inau­gu­ra el neo­li­be­ra­lis­mo más beli­co­so y faná­ti­co, que aún per­du­ra. Fue ade­más una de las “Biblias” de la escue­la auto­bau­ti­za­da “anti­to­ta­li­ta­ria”. Esa mis­ma en la que mili­ta­ron Han­nah Arendt con su obra Los orí­ge­nes del tota­li­ta­ris­mo [1951] (1999, Madrid, Tau­rus), capi­tu­la­ción ideo­ló­gi­ca que en más de 600 pági­nas que homo­lo­gan al comu­nis­mo con el nazis­mo le dedi­ca ape­nas dos ren­glo­nes, en una micros­có­pi­ca nota al pie, al macar­tis­mo, corrien­te racis­ta, supre­ma­cis­ta, misó­gi­na y machis­ta, feroz­men­te anti­co­mu­nis­ta des­de la cual se per­si­guió a Char­les Cha­plin, a Ber­tolt Brecht, se eje­cu­tó al matri­mo­nio de Ethel Green­glass Rosen­berg y Julius Rosen­berg en 1953, se cen­su­ró amplia­men­te a todo el mun­do en Holly­wood, se que­ma­ron libros (como los del psi­co­ana­lis­ta Wilhelm Reich, que murió en pri­sión), se defen­dió la uti­li­za­ción de la bom­ba ató­mi­ca, se hizo pro­pa­gan­da a favor de la gue­rra impe­ria­lis­ta en Corea, etc. Corrien­te que años des­pués de Pop­per y Arendt, se nutrió de las obras del ale­mán Ernst Nol­te y el fran­cés Fra­nçois Furet, ambos anti­co­mu­nis­tas que pre­ten­die­ron rela­ti­vi­zar el geno­ci­dio nazi…

De esa cala­ña, “anti­to­ta­li­ta­ria” y macar­tis­ta, era Karl Pop­per. Y esta­ba orgu­llo­so de ser­lo. Quien lo des­co­noz­ca… o no ha leí­do su obra o habla por lo que escu­chó que le dijeron.

La socie­dad abier­ta y sus enemi­gos no solo inau­gu­ra el neo­li­be­ra­lis­mo más beli­co­so y faná­ti­co, que aún per­du­ra. Fue ade­más una de las “Biblias” de la escue­la auto­bau­ti­za­da “anti­to­ta­li­ta­ria”.

Dejan­do enton­ces de lado lo que Karl Pop­per escri­bió y publi­có, que está al alcan­ce de quien ten­ga ganas de estu­diar en serio y no repe­tir fra­ses tri­lla­das, agre­go una anéc­do­ta (que solo sir­ve para aler­tar, aun­que lo prin­ci­pal siguen sien­do sus libros).

El psi­có­lo­go mar­xis­ta argen­tino Car­los Villa­mor, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires y mili­tan­te revo­lu­cio­na­rio, me con­tó que él fue a la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na (RDA), la otra Ale­ma­nia, a dar cla­ses. Y que allí, antes de la reuni­fi­ca­ción y la caí­da del Muro de Ber­lín, Karl Pop­per ya era vene­ra­do en las uni­ver­si­da­des ofi­cia­les. Recuer­do que Villa­mor me dijo, hace ya muchos años: “Nés­tor, en las uni­ver­si­da­des de la Ale­ma­nia del Este, antes de la caí­da del muro de Ber­lín, un seg­men­to impor­tan­te de la inte­lec­tua­li­dad y el pro­fe­so­ra­do uni­ver­si­ta­rio ya esta­ba gana­do por Karl Popper”.

Por mi par­te, recuer­do haber leí­do y estu­dia­do por cuen­ta pro­pia, un manual sovié­ti­co edi­ta­do en Mos­cú por un autor lla­ma­do A. P. Shep­tu­lin: El méto­do dia­léc­ti­co del cono­ci­mien­to [1983] (Bue­nos Aires, Car­ta­go). Es decir, que antes de la des­apa­ri­ción de la URSS, este libro, pasan­do por alto el inmen­so aba­ni­co de crí­ti­cas reci­bi­das por Karl Pop­per, ya no solo por su anti­co­mu­nis­mo mili­tan­te, sino inclu­so por las más que ende­bles dico­to­mías de su epis­te­mo­lo­gía fal­sa­cio­nis­ta (for­mu­la­das por las corrien­tes más diver­sas, des­de Tho­mas Kuhn, Theo­dor Adorno, Louis Althus­ser y Gal­vano Della Vol­pe; has­ta Jin­drich Zeleny, Karel Kosik e inclu­so los sovié­ti­cos Ilien­kov y Andreiev), resu­mía todos los dog­mas del Dia­mat sovié­ti­co, pero a la hora de defi­nir cuál era el méto­do correc­to para las cien­cias, se deci­día por el “méto­do hipo­té­ti­co-deduc­ti­vo” (Shep­tu­lin, 1983: 209 – 210). Este sovié­ti­co no cita­ba a Pop­per, pero capi­tu­la­ba ante los dog­mas pop­pe­ria­nos de la fami­lia neo­po­si­ti­vis­ta en su ver­tien­te “refi­na­da”. Lo cual sig­ni­fi­ca que tam­bién algu­nos inte­lec­tua­les de la ex URSS, antes de su des­apa­ri­ción, ya esta­ban gana­dos por Karl Popper.

El neo­li­be­ra­lis­mo y sus axio­mas epis­te­mo­ló­gi­cos no caye­ron súbi­ta­men­te del cie­lo como un rayo en un medio­día lleno de sol.

Para tener­lo en cuen­ta en Cuba…, ¿no es cierto?

Pues bien. ¿Quién fue uno de los más renom­bra­dos alum­nos de Pop­per en Lon­dres? Un tal Geor­ge Soros. Exi­lia­do de Hun­gría a los 17 años. Estu­dian­te de eco­no­mía en la Lon­don School of Eco­no­mics, reclu­ta­do para el elen­co del neo­li­be­ra­lis­mo des­de muy joven.

De la mano de Pop­per se hizo neo­li­be­ral. Y des­de enton­ces comen­zó a pre­di­car y pro­mo­ver lo que su maes­tro deno­mi­na­ba “la socie­dad abier­ta” (“open society”).

Lue­go emi­gró a Esta­dos Uni­dos, se dedi­có a las finan­zas y se con­vir­tió en un mag­na­te mul­ti­mi­llo­na­rio. ¿Fru­to del sudor y el esfuer­zo pro­pio? De nin­gu­na mane­ra. Espe­cu­lan­do en la bol­sa con el tra­ba­jo y el esfuer­zo de millo­nes de bra­zos y cere­bros aje­nos. A tal pun­to que hizo tem­blar la libra ester­li­na. ¡Un tipo solo, ultra­mi­llo­na­rio, hizo tam­ba­lear una de las mone­das más pode­ro­sas del planeta!

En 1999 Geor­ge Soros publi­có un libro titu­la­do La socie­dad abier­ta en peli­gro. La cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal [1999] (Bue­nos Aires, Edi­to­rial Sud­ame­ri­ca­na). Allí afir­ma que fun­dó la Open Society Foun­da­tion en 1979, el mis­mo año que asu­me Mar­ga­ret That­cher en Ingla­te­rra, un año antes de que el tali­bán anti­co­mu­nis­ta Ronald Reagan se hicie­ra con el poder en USA (Soros, 1999: 102).

Tex­tual­men­te afir­ma: “En 1979, cuan­do había gana­do más dine­ro del que podía nece­si­tar, cons­ti­tuí una fun­da­ción lla­ma­da ‘Open Society Fund’, cuyos obje­ti­vos defi­ní como ayu­dar a abrir las socie­da­des cerra­das, ayu­dar a hacer más via­bles las socie­da­des abier­tas y fomen­tar un modo de pen­sa­mien­to crí­ti­co. A tra­vés de la fun­da­ción me vi pro­fun­da­men­te invo­lu­cra­do en la desin­te­gra­ción del sis­te­ma sovié­ti­co [sub­ra­ya­do de N.K.]” (Soros, 1999: 12].

Más ade­lan­te, el mis­mo Geor­ge Soros acla­ra, con todas las letras y sin pelos en la len­gua, aun­que algu­nos pre­ten­dan enga­ñar y con­fun­dir con fala­cias sobre el carác­ter supues­ta­men­te “pro­gre­sis­ta” de este excén­tri­co mag­na­te que le paga bue­nas sumas de dine­ro a varios cuba­nos, que antes admi­ra­ban el antim­pe­ria­lis­mo de Mella y Gui­te­ras; el mar­xis­mo rebel­de de Fidel y el Che, así como las here­jías de Fer­nan­do Mar­tí­nez Here­dia y Pen­sa­mien­to Crí­ti­co, aho­ra con­ver­ti­dos en entu­sias­tas par­ti­da­rios del “diá­lo­go”, “la repú­bli­ca” (neo­co­lo­nial), “el fin del len­gua­je pola­ri­zan­te” y la “socie­dad inclu­si­va más allá de las ideo­lo­gías”: “Cuan­do fun­dé la ‘Open Society Fund’ [Fun­da­ción Socie­dad Abier­ta], su misión, tal como la for­mu­lé en aquel enton­ces, era ayu­dar a abrir las socie­da­des cerra­das, ayu­dar a hacer más via­bles las socie­da­des abier­tas y fomen­tar un modo de pen­sa­mien­to crí­ti­co. Tras un comien­zo frus­tra­do en Sudá­fri­ca, me con­cen­tré en los paí­ses que esta­ban bajo el régi­men comu­nis­ta [sub­ra­ya­do N.K.]” (Soros, 1999: 102).

Geor­ge Soros se hizo neo­li­be­ral de la mano de Pop­per, y des­de enton­ces comen­zó a pre­di­car y pro­mo­ver lo que su maes­tro deno­mi­na­ba “la socie­dad abierta”.

¿Cuál es, según este millo­na­rio que aspi­ra a ser “un pen­sa­dor”, la fuen­te de su tris­te­men­te famo­sa “socie­dad abier­ta”? Pues el movi­mien­to de la Ilus­tra­ción que él atri­bu­ye prin­ci­pal­men­te a Kant [Soros, 1999: 102]. (Cual­quier pare­ci­do o simi­li­tud con un pro­fe­sor neo­kan­tiano de Madrid ¿será pura coincidencia?).

¿Soros, eufó­ri­co con sus millo­nes, solo se remi­te al pobre Kant? No, por supues­to. Tam­bién a “La Decla­ra­ción de la Inde­pen­den­cia de Esta­dos Uni­dos” (Soros, 1999: 120, 127 y 262). Con­cre­ta­men­te el mul­ti­mi­llo­na­rio deve­ni­do “pen­sa­dor” y “filán­tro­po” afir­ma: “Esta­dos Uni­dos tie­ne un com­pro­mi­so his­tó­ri­co con los idea­les de la socie­dad abier­ta, a par­tir de su Decla­ra­ción de Inde­pen­den­cia” (Soros, 1999: 262).

Para mues­tra, es sufi­cien­te. Bas­ta con­tras­tar esta vul­gar apo­lo­gé­ti­ca del impe­ria­lis­mo de Mon­roe-Adams y el Ku Klux Klan con dos libros (para no men­cio­nar biblio­te­cas ente­ras): Howard Zinn: La otra his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos (2004, La Haba­na, Cien­cias Socia­les) y Domé­ni­co Losur­do: El len­gua­je del impe­rio. Léxi­co de la ideo­lo­gía ame­ri­ca­na. (2008, Madrid, Esco­lar y Mayo Editores).

En ambos se demues­tra exhaus­ti­va­men­te el sig­ni­fi­ca­do de esa repú­bli­ca escla­vis­ta, que recién abo­lió (for­mal­men­te) la escla­vi­tud seis déca­das des­pués de la revo­lu­ción de Hai­tí y medio siglo des­pués que Simón Bolívar.

No con­for­me con dicha apo­lo­gé­ti­ca, el patrón y man­da­más de la Open Society Foun­da­tion afir­ma: “Esta­dos Uni­dos es cual­quier cosa menos un país repre­si­vo en su inte­rior” (Soros, 1999: 261].

El pobre hom­bre tie­ne tan­tos millo­nes y está tan ocu­pa­do admi­nis­tran­do su inmen­sa for­tu­na (mien­tras finan­cia cuba­nos y cuba­nas que se dejan com­prar) que segu­ra­men­te por eso no pudo lle­gar a ente­rar­se del ciu­da­dano esta­dou­ni­den­se negro que murió aplas­ta­do con una rodi­lla de un poli­cía blan­co en su cue­llo. Tam­po­co alcan­zó a tomar nota de los niños y niñas de ori­gen inmi­gran­te sepa­ra­dos de sus madres y padres en la fron­te­ra con Méxi­co. Podría argu­men­tar­se que su libro se publi­có antes. Con­ce­da­mos que así sea. ¿Pero tam­po­co se ente­ró del ase­si­na­to de Mal­colm X, Mar­tin Luther King, de las pri­sio­nes de Ange­la Davis, Mumia Abu Jamal y de todo el con­trol repre­si­vo del pue­blo esta­dou­ni­den­se al que se le con­tro­la has­ta qué libro reti­ra de cada biblio­te­ca a lo lar­go y ancho de todo el país, por no men­cio­nar las denun­cias de Snow­den de vigi­lan­cia total del con­jun­to de la pobla­ción has­ta en los deta­lles más insig­ni­fi­can­tes e ínti­mos de su vida cotidiana?

Supon­ga­mos —como sim­ple hipó­te­sis ima­gi­na­ria— que en Cuba hay una dic­ta­du­ra y un régi­men tota­li­ta­rio. Enton­ces no hay que tomar­se el tra­ba­jo de leer el Gran­ma ni Cuba­de­ba­te ni La Jiri­bi­lla ni mirar la TV ni creer­le una pala­bra a nadie que per­te­nez­ca o haya per­te­ne­ci­do al mun­do polí­ti­co de Fidel y el Che. Pue­de ser, ¿por qué no?

Pero la humil­de suge­ren­cia de este sim­ple suda­ca del Sur es que si uste­des hacen un semi­na­rio en el Cen­tro Juan Mari­ne­llo inclu­yan la lec­tu­ra de: Karl Pop­per: La socie­dad abier­ta y sus enemi­gos ([1945] se pue­de des­car­gar gra­tis de la web, hay edi­cio­nes varias) y Geor­ge Soros: La socie­dad abier­ta en peli­gro. La cri­sis del capi­ta­lis­mo glo­bal. (1999, Bue­nos Aires, edi­to­rial Sudamericana).

(Si les sobra tiem­po, y tie­nen ganas, no esta­ría de más leer y estu­diar los libros men­cio­na­dos de Howard Zinn y Domé­ni­co Losurdo).

Oja­lá estas modes­tas líneas invi­ten a refle­xio­nar y sir­van como insu­mos para el debate.

Fuer­te abra­zo y mucha suer­te con el seminario.

Salud y revolución. 

P.D.: Si no les intere­sa, borran y lis­to. Si la con­si­de­ran útil, pue­den uti­li­zar la infor­ma­ción como lo con­si­de­ren mejor. Lo escri­bo sim­ple­men­te por­que si uste­des reci­ben una pali­za, nos va a doler la espal­da a todas y todos los lati­no­ame­ri­ca­nos. Aun­que eso suce­die­ra, segui­re­mos igual has­ta el final. Como toda la vida. Pero cree­mos que ya es hora de dejar de reci­bir pali­zas. Se apli­quen con un grue­so garro­te o se ejer­zan a tra­vés de un dul­ce seduc­tor y atrac­ti­vo. Nos peguen con el mal gus­to del alien­to a ajo en la boca o lo hagan con encan­ta­dor y seduc­tor per­fu­me francés.

Para quien se sien­ta con can­san­cio o abu­rri­mien­to de leer mate­ria­les del gobierno cubano, que no los lea. Pero sería reco­men­da­ble, sí o sí, leer las fuen­tes ori­gi­na­les de quie­nes apor­tan dine­ro, pagan blogs de inter­net, tra­mi­tan visas, pasean invi­ta­dos por Washing­ton y New York, lle­nan de elo­gios y ala­ban­zas a gen­te que se deja sedu­cir fácil y fun­da­men­tal­men­te dia­gra­man estra­te­gias de con­tra­in­sur­gen­cia “soft”, “light”, “des­ca­fei­na­das”, “ama­bles” y “son­rien­tes”.

Sobre todo aho­ra que vie­ne el cama­ra­da Biden a reto­mar “el lega­do de Oba­ma” (para uti­li­zar el títu­lo de uno de los cua­der­ni­llos de Cuba posi­ble que me des­car­gué de inter­net, des­pués de haber escri­to y publi­ca­do en La Tiz­za “Revo­lu­ción cul­tu­ral es luci­dez y es socialismo”).

Fuen­te Cuba Debate

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *