Eus­kal Herria. No hay lugar para gaztetxes

Por Ander Balan­za­te­gi. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de enero de 2021.

Las ins­ti­tu­cio­nes vas­cas inten­si­fi­can el ata­que con­tra los espa­cios oku­pa­dos auto­ges­tio­na­dos y aumen­tan sus desalojos.

Los cen­tros socia­les oku­pa­dos y auto­ges­tio­na­dos de Eus­kal Herria, en espe­cial los gaz­tetxes, se enfren­tan a una ofen­si­va de las ins­ti­tu­cio­nes, que están apro­ve­chan­do las medi­das res­tric­ti­vas apro­ba­das duran­te la pan­de­mia y la ince­san­te cam­pa­ña mediá­ti­ca de cri­mi­na­li­za­ción hacia el movi­mien­to oku­pa. Si bien la res­pues­ta sis­te­má­ti­ca de las ins­ti­tu­cio­nes hacia la oku­pa­ción siem­pre ha sido la repre­sión y la fuer­za, per­so­ni­fi­ca­das en el des­alo­jo, en los últi­mos tiem­pos se han mul­ti­pli­ca­do los enfren­ta­mien­tos entre las fuer­zas poli­cia­les y los jóve­nes que defien­den dife­ren­tes espa­cios auto­ges­tio­na­dos como Mara­vi­llas, en Iru­ñea, Kortxoe­nea, en Donos­tia, o el gaz­tetxe de Hon­da­rri­bia, todos hoy desalojados.

Mien­tras, Txo­ri­ma­lo, Rotxa­pea y Ezpa­la, entre otros, se unen a la lar­ga lis­ta de espa­cios auto­ges­tio­na­dos ame­na­za­dos o des­alo­ja­dos, cada uno con alter­na­ti­vas de futu­ro dife­ren­tes y, en la mayo­ría de los casos, incier­tas. El movi­mien­to de los gaz­tetxes, de gran cala­do en los años 80, con la oku­pa­ción de sus pri­me­ros loca­les, el naci­mien­to de las radios libres y de los fan­zi­nes man­tie­ne su lucha por impul­sar la orga­ni­za­ción polí­ti­ca y cul­tu­ral entre la juventud.

La cam­pa­ña de des­alo­jos no se está ceban­do solo con los gaz­tetxes. Tam­bién ha afec­ta­do a otros espa­cios oku­pa­dos y auto­ges­tio­na­dos. Ahí están los con­ti­nuos ata­ques al barrio de Erre­ka­leor, en Gas­teiz, o el des­alo­jo en el barrio Infer­nu, de Donos­tia. Aun así, resis­ten tam­bién ejem­plos de auto­ges­tión como las eco­al­deas de Laka­be, Aritz­ku­ren, Artan­ga o Rala en el Valle de Artze (Nava­rra). Putzu­zu­lo, en la cos­ta vas­ca, es uno de los espa­cios que se enfren­ta al desalojo. 

El edi­fi­cio vacío de la fábri­ca Tex­til Gui­puz­coa­na SA, en el barrio Azken Por­tu de Zarautz, fue oku­pa­do en el año 2005 por los jóve­nes zarauz­ta­rras. Tras cin­co años sin gaz­tetxe en el pue­blo y un des­alo­jo vio­len­to del gaz­tetxe Manue­la, comen­zó la diná­mi­ca social Bada­tor que, jun­to a varias cam­pa­ñas y movi­li­za­cio­nes, ger­mi­nó en esta oku­pa­ción. Sin cono­cer cuán­to podría durar esta acción, y ante el mie­do del des­alo­jo, los jóve­nes dor­mían en el edi­fi­cio en invierno y reci­bie­ron un gran apo­yo por par­te de su vecin­da­rio. Fue­ron sema­nas de ines­ta­bi­li­dad has­ta que se acor­dó con el ayun­ta­mien­to, aun­que ya se cono­cía que se había fir­ma­do un pro­yec­to de urba­ni­za­ción para la zona, que man­ten­drían el gaz­tetxe duran­te diez años con una futu­ra reubi­ca­ción. Hoy, los mura­les que ador­nan la facha­da del gaz­tetxe con­tras­tan entre mon­ta­ñas de tie­rra y grúas, al ser de los pocos edi­fi­cios en pie del anti­guo polígono.

Gaz­tetxe de mudanza

En Putzu­zu­lo, al igual que en los demás gaz­tetxes, pre­va­le­ce un gran inte­rés por fomen­tar las acti­vi­da­des cul­tu­ra­les. Joritz Bas­ta­rri­ka, Txatxa­rro, inte­gran­te del gaz­tetxe, resal­ta que se ha dado sali­da a las inquie­tu­des del pue­blo: “Se ha hecho una radio, un gru­po de con­su­mi­do­res, un come­dor vegano, varios movi­mien­tos juve­ni­les, cur­sos de dan­za, cine fórum o miles de con­cier­tos”. Ade­más, los even­tos y acti­vi­da­des que se han pro­du­ci­do en Putzu­zu­lo demues­tran que este espa­cio no es solo para los mili­tan­tes. “En Zarautz hay muy pocos sitios que ten­gan las cua­li­da­des del gaz­tetxe. Tene­mos dos salas de con­cier­tos, don­de entran unas 600 per­so­nas, salas de reunio­nes, coci­na, radio… Hemos pro­por­cio­na­do una infra­es­truc­tu­ra a acti­vi­da­des que pro­po­nía la gen­te del pue­blo inde­pen­dien­te­men­te de que estu­vie­ran en el gaz­tetxe o no”. La Kopla Txa­pel­ke­ta es uno de esos ejem­plos. Rom­pe con la for­ma solem­ne de los cam­peo­na­tos de ber­tso­la­ritza para dar­le un ambien­te más gam­be­rro y de taber­na, pla­ga­do de humor. Por el tor­neo han pasa­do ber­tso­la­ris reco­no­ci­dos como Amets Arza­llus o Ando­ni Egaña. 

En 2015, tras la fina­li­za­ción del acuer­do con el ayun­ta­mien­to, los fan­tas­mas del des­alo­jo vol­vie­ron a Putzu­zu­lo. La cri­sis eco­nó­mi­ca retra­só a la cons­truc­to­ra que rea­li­za el pro­yec­to de urba­ni­za­ción y no supie­ron de ellos has­ta hace un año y medio. Enton­ces, para inci­dir en los pro­gra­mas elec­to­ra­les de las muni­ci­pa­les de mayo del 2019, lan­za­ron la cam­pa­ña Gaz­tetxea­kin zer? “Tras ir a un pleno y par­ti­ci­par en un deba­te elec­to­ral, el actual alcal­de se com­pro­me­tió a hablar con noso­tros y a dar­nos una sali­da”, expli­ca Txatxa­rro. Aun así, el Gobierno muni­ci­pal dejó cla­ro que este asun­to no era una prio­ri­dad y des­de el gaz­tetxe sabían que la orden de derri­bo ya esta­ba firmada.

Pac­tar con el ayun­ta­mien­to les ha supues­to reci­bir muchas crí­ti­cas, pero Hodei Iru­re­ta­goie­na, miem­bro del gaz­tetxe, cree que no les que­da­ba otra solu­ción: “Con el ayun­ta­mien­to tene­mos una rela­ción en la que ellos tie­nen el poder, pero es nece­sa­rio man­te­ner, por lo menos, un espa­cio con todo este pro­yec­to, modo de fun­cio­nar, filo­so­fía e inci­den­cia polí­ti­ca”. En este sen­ti­do, resal­ta que han defen­di­do cómo será la cesión y cuá­les sus con­di­cio­nes. Asi­mis­mo, pre­ten­den que ese acuer­do ten­ga un “blin­da­je dura­de­ro” para los pró­xi­mos años. A pesar de la pre­dis­po­si­ción del Gobierno Muni­ci­pal, tie­nen cla­ro que no darán nin­gún paso en fal­so y que no aban­do­na­rán Putzu­zu­lo sin tener antes un lugar segu­ro al que ir. “No nos vamos de aquí sin tener nada ata­do, no habrá otra épo­ca sin gaz­tetxe en Zarautz”, con­clu­ye Txatxarro. 

La auto­ges­tión no solo ha pro­pi­cia­do la oku­pa­ción de un espa­cio en Zarautz, sino que tam­bién ha impul­sa­do la comu­ni­ca­ción comu­ni­ta­ria a tra­vés de una radio libre. Arraio Irra­tia nació en los años 80 con el auge de los fan­zi­nes y gru­pos de músi­ca en Eus­kal Herria. La radio emi­tió has­ta el año 87 pero con la oku­pa­ción del gaz­tetxe Putzu­zu­lo sur­gió la opor­tu­ni­dad de reto­mar el pro­yec­to. “En cuan­to entra­mos, diji­mos: es el momen­to de pillar el váter del pri­mer piso del gaz­te y mon­tar una radio”, bro­mea Jor­ge Nie­to, Abue­lo, impul­sor de Arraio Irra­tia. Sin gaz­tetxe tam­bién podría haber habi­do radio, pero sin la oku­pa­ción todo hubie­se sido más com­pli­ca­do: “Las radios libres no pue­den pagar el alqui­ler de un local y aquí no tene­mos ese pro­ble­ma”, reconoce.

Arraio Irra­tia ha dado voz al ber­tso­la­ris­mo, a la musi­ca under­ground o a gru­pos polí­ti­cos a los que “los medios bur­gue­ses” no se la dan. Pero tam­po­co olvi­dan que la emi­so­ra es una herra­mien­ta para “apren­der y dis­fru­tar” de la radio. “Las nue­vas tec­no­lo­gías nos dan la ven­ta­ja de poder emi­tir en pod­cast de mane­ra dife­ri­da y de poder emi­tir pro­gra­mas de otras emi­so­ras libres a tra­vés de Arro­sa Sarea”, expli­ca Abue­lo. Uno de los pro­gra­mas, por ejem­plo, es una cola­bo­ra­ción con el cole­gio públi­co Oro­kie­ta Herri Esko­la, don­de los más jóve­nes des­cu­bren la emi­so­ra. Acu­den al peque­ño estu­dio-habi­ta­ción, de color rosa y deco­ra­do con infi­ni­dad de car­te­les, como el de un con­cier­to de Negu Gorriak en Putzu­zu­lo, o una ban­de­ra del equi­po de fút­bol ale­mán St. Pau­li. “Es una mane­ra de acer­car­nos a ellos y nos gus­ta que ven­gan una vez al año y conoz­can la radio, aun­que aho­ra es com­pli­ca­do”, con­fie­sa Abue­lo. Des­de el 99.3FM, por Arraio han pasa­do, entre otros, Aitor Men­di­lu­ze, Maia­len Lujan­bio o Lucio Urtubia.

Más repre­sión por la pandemia

Los malos pre­sa­gios aso­ma­ron por el gaz­tetxe Txo­ri­ma­lo de Algor­ta (Getxo) cuan­do un hom­bre se pre­sen­tó pre­gun­tan­do por el pre­cio de la tie­rra. Dos meses des­pués, lle­gó la denun­cia por usur­pa­ción. “Se ha abier­to una vía penal en la que han iden­ti­fi­ca­do a tres per­so­nas a las que les lle­ga­rá una orden de des­alo­jo”, expli­ca Mar­kel Itu­rra­te, miem­bro de Txo­ri­ma­lo. Tras 14 años de ocu­pa­ción, y la remo­de­la­ción del case­río situa­do en Galea con el vis­to bueno de la due­ña de enton­ces, la denun­cia ha aumen­ta­do la vigi­lan­cia poli­cial con­tra este espa­cio autogestionado.

Tras el des­alo­jo del gaz­tetxe Mai­da­gan Etxea, a fina­les de 2003, los jóve­nes oku­pa­ron la pla­za San Niko­las de Algor­ta en el año 2004 y plan­ta­ron allí sus tien­das de cam­pa­ña para recla­mar otro espa­cio. Des­pués lle­gó tam­bién la oku­pa­ción de Mentxa­ka­ba­rri, con su pos­te­rior des­alo­jo. Un sin­fín de gaz­tetxes has­ta que encon­tra­ron Txo­ri­ma­lo en 2006. “Cuan­do lle­ga­mos esto esta­ba muy des­cui­da­do. La terra­za y el teja­do esta­ban en muy mal esta­do y había par­tes que­ma­das”, recuer­da Mar­kel. Fue­ra de la casa hay una huer­ta y un galli­ne­ro, don­de los gallos corren a sus anchas. “Toda la zona de fue­ra eran zar­zas y en lo que era la cua­dra hemos pues­to un sue­lo nue­vo. Ade­más de los ven­ta­na­les o las puer­tas, prác­ti­ca­men­te se ha reno­va­do todo”. Los mura­les que ador­nan el edi­fi­cio mues­tran el tra­ba­jo hecho por los jóve­nes de Algor­ta y hacen olvi­dar la situa­ción de hace 15 años cuan­do se encon­tra­ba todo abandonado.

Si bien a día de hoy no exis­te rela­ción entre el gaz­tetxe y el vecin­da­rio, cuan­do comen­zó la oku­pa­ción sí que tuvie­ron reunio­nes para esta­ble­cer unas nor­mas. “Se acor­dó que por las tar­des podía­mos estar todo lo que qui­sié­se­mos y que se podían hacer dos fies­tas al mes”, comen­ta Mar­kel. Tam­bién expli­ca que siem­pre han avi­sa­do cuan­do orga­ni­zan algún “jaial­di” y se encar­gan de lim­piar des­pués toda la zona. Ade­más, a par­tir de la media­no­che la músi­ca no pue­de sonar en direc­ción a las casas, nor­ma que “se ha cum­pli­do”. En su opi­nión, una de las razo­nes por la que aho­ra se fuer­za su des­alo­jo pue­de ser la pre­sión de los veci­nos hacia la actual pro­pie­ta­ria: “Noso­tros que­re­mos man­te­ner bue­na rela­ción con ellos y nos plan­tea­mos vol­ver a hacer reunio­nes, por­que muchos de los veci­nos son nue­vos”, insisten.

Des­de Txo­ri­ma­lo tie­nen cla­ro que las auto­ri­da­des han uti­li­za­do las medi­das res­tric­ti­vas por el covid-19 en con­tra de los espa­cios auto­ges­tio­na­dos: “A pesar de las pocas cosas que hemos podi­do hacer des­pués del con­fi­na­mien­to, siem­pre han veni­do los muni­ci­pa­les o nos han lla­ma­do”, cri­ti­ca Mar­kel. Y rei­vin­di­ca que, en este espa­cio, aun­que “se pue­den man­te­ner” las dis­tan­cias y las medi­das de segu­ri­dad, “no lo quie­ren ver”. Tras la denun­cia por usur­pa­ción, con­vo­ca­ron una reu­nión a la que se pre­sen­tó la poli­cía y les comu­ni­có que al ser una pro­pie­dad pri­va­da solo se podían jun­tar seis per­so­nas. “Y denun­cia­ron a una per­so­na por orga­ni­zar y dina­mi­zar la reu­nión”, expli­ca Markel.

El Ayun­ta­mien­to de Getxo ape­nas ha pre­sen­ta­do alter­na­ti­vas via­bles tras los des­alo­jos en los diver­sos gaz­tetxes que ha habi­do en Algor­ta o cuan­do, recien­te­men­te, se des­alo­jó el gaz­tetxe Itzu­bal­tze­ta, de Romo, otro de sus barrios. Des­de la opo­si­ción, para Ane Larra­koetxea, ase­so­ra de EH Bil­du en Getxo, “al equi­po de Gobierno Muni­ci­pal no le intere­sa que los jóve­nes se auto­or­ga­ni­cen y creen pro­yec­tos auto­ges­tio­na­dos”. Ade­más, des­ta­ca que al ayun­ta­mien­to le “bene­fi­cia” que el gaz­tetxe se encuen­tre fue­ra del pue­blo ya que así “no les moles­tan” y las úni­cas que­jas pue­den ser las de algún vecino por los con­cier­tos. A ella no le sor­pren­de que las ins­ti­tu­cio­nes y cier­tos gru­pos polí­ti­cos no hagan defen­sa de los gaz­tetxes y espa­cios auto­ges­tio­na­dos tan­to en Getxo como en el res­to de Eus­kal Herria. “Los medios de comu­ni­ca­ción han cri­mi­na­li­za­do la oku­pa­ción y eso pue­de influir, pero la ofen­si­va con­tra estos espa­cios no es nada nue­vo”, con­clu­ye. Has­ta la lle­ga­da de Txo­ri­ma­lo se des­alo­ja­ron sie­te gaz­tetxes en Algor­ta y Getxo en ape­nas sie­te años.

Un impul­so al barrio

En el barrio de la Rotxa­pea de Iru­ñea, la oku­pa­ción de un pabe­llón aban­do­na­do para que los jóve­nes pudie­ran tener un espa­cio auto­ges­tio­na­do don­de lle­var ade­lan­te sus pro­yec­tos fue bien reci­bi­da tan­to por par­te de los veci­nos como de los colec­ti­vos loca­les. A pesar de ello, no tar­dó en lle­gar la denun­cia de los pro­pie­ta­rios y el día 11 de enero se cele­bra­rá el ter­cer jui­cio. Ira­ti Argui­ña­riz, inte­gran­te de la asam­blea del gaz­tetxe, expli­ca que el pro­ce­so judi­cial está sien­do bas­tan­te lio­so: “Hemos teni­do dos jui­cios, el pri­me­ro se ganó por­que los pro­pie­ta­rios hicie­ron mal la denun­cia y, tras su recur­so, el segun­do lo vol­vi­mos a ganar por­que no esta­ba bien hecha la peti­ción de com­pen­sa­ción”. El ter­cer jui­cio que se debía cele­brar en mar­zo, se ha vis­to retra­sa­do por la pandemia. 

La Rotxa­pea se oku­pó en sep­tiem­bre de 2016 y tie­ne una gran rele­van­cia en la orga­ni­za­ción social y en los actos cul­tu­ra­les del barrio. Ira­ti des­ta­ca que en los alre­de­do­res de Iru­ñea hay pocos gaz­tetxes y que este es “muy gran­de”. Asi­mis­mo, men­cio­na que muchos colec­ti­vos han uti­li­za­do este espa­cio para “hacer gran­des pan­car­tas, reunio­nes o comi­das”. Se tra­ta de un lugar en el que se ha abier­to una pana­de­ría comu­nal, se mon­tan las carro­zas de Olen­tze­ro o se orga­ni­zan even­tos en las fies­tas del barrio. Ira­ti sub­ra­ya que a nivel del barrio el gaz­tetxe es “refe­ren­te” por­que hay muchos jóve­nes orga­ni­za­dos en la asam­blea y se está encen­dien­do el inte­rés por movilizarse.

“El gaz­tetxe es nece­sa­rio para el barrio y lo vamos a defen­der” Otro pun­to fuer­te del que a día de hoy es el úni­co gaz­tetxe en Iru­ñea son los con­cier­tos. Por el pabe­llón han pasa­do músi­cos de todo tipo y han orga­ni­za­do con­cier­tos dife­ren­tes colec­ti­vos. “Hemos escu­cha­do a gran­des gru­pos como Non Ser­vium o Kao­ti­ko, pero siem­pre hemos vis­to la nece­si­dad de dar la opor­tu­ni­dad a gru­pos peque­ños del barrio y de la ciu­dad”, expli­ca Ira­ti. Aho­ra, con la pan­de­mia, la músi­ca en direc­to está de momen­to parada.

El pabe­llón de la Rotxa­pea, en una nave indus­trial, es pro­pie­dad del ayun­ta­mien­to, de la empre­sa Jus­la­be­rri SL y de un fon­do bui­tre —esta par­te per­te­ne­cía a La Cai­xa — . Cuan­do entra­ron en la nave lle­va­ba cerra­da des­de 2008 y se encon­tra­ba sucia, con gote­ras y en un lamen­ta­ble esta­do de aban­dono. A la espe­ra del jui­cio, Ira­ti admi­te que toda­vía no han deci­di­do lo que harán si pros­pe­ra la denun­cia, pero sí que pro­te­ge­rán el gaz­tetxe de la Rotxa­pea: “Ante las ame­na­zas de des­alo­jo, siem­pre hemos pen­sa­do que esto es nece­sa­rio para el barrio y que lo vamos a defender”.

La Fede­ra­ción Batean inci­de en la edu­ca­ción y el ocio de los jóve­nes del barrio de la Rotxa­pea. Se tra­ta de un colec­ti­vo sali­do de la comu­ni­dad para acom­pa­ñar a la infan­cia y la ado­les­cen­cia, a tra­vés de acti­vi­da­des, duran­te todo su pro­ce­so de cre­ci­mien­to. Apo­yo esco­lar, ludo­te­ca, acti­vi­da­des de expre­sión cor­po­ral, txa­la­par­ta o cur­sos de crea­ti­vi­dad son algu­nas de las ini­cia­ti­vas de Batean, que uti­li­za en oca­sio­nes el gaz­tetxe para lle­var­las a cabo: “Noso­tros tene­mos un espa­cio, pero nece­si­ta­mos más y siem­pre se nos ha ofre­ci­do el gaz­tetxe. En los cam­pa­men­tos urba­nos de verano siem­pre hemos ido, inclu­so hemos hecho talle­res de pan allí”, cuen­ta Arantxa Cami­nos, comu­ni­ta­ria de la Fede­ra­ción Batean. Inci­de en que siem­pre han teni­do una rela­ción muy estre­cha con este espa­cio, que ha pro­pi­cia­do la “unión” de todos los colec­ti­vos del barrio. “El des­alo­jo obs­ta­cu­li­za­rá que se gene­ren muchas acti­vi­da­des que para el barrio supo­nen vida y siner­gia”, cri­ti­ca. Arantxa Cami­nos vati­ci­na que, si se pro­du­ce el des­alo­jo, el barrio vol­ve­rá a con­se­guir otro lugar auto­ges­tio­na­do, “por­que es lo que necesita”.

Sin asen­ta­mien­to posible

En Tolo­sa, sus gaz­tetxes son siem­pre muy efí­me­ros. La Gaz­te Asan­bla­da lle­va des­de 2014 inten­tan­do encon­trar un espa­cio auto­ges­tio­na­do en el pue­blo y ya han lle­va­do a cabo seis oku­pa­cio­nes. Todas aca­ba­ron con rápi­dos des­alo­jos. El últi­mo, el gaz­tetxe de Ezpa­la, ha reci­bi­do la abso­lu­ción, por lo que se podrá alar­gar el pro­ce­so judi­cial en vía civil si el pro­pie­ta­rio lo esti­ma, pero de momen­to no serán des­alo­ja­dos. “En una de las ante­rio­res oku­pa­cio­nes ya estu­vi­mos en este edi­fi­cio que lle­va 20 años vacío”, cuen­ta Ixiar Lako­rra, inte­gran­te de la asam­blea. El edi­fi­cio, de pro­pie­dad pri­va­da, fue un alma­cén de pin­tu­ra, que los inte­gran­tes del gaz­tetxe acondicionaron.

“Des­de que con­se­gui­mos un lugar esta­ble la gen­te de Tolo­sa nos había dado un empu­jón”, comen­ta Ixiar. Tam­bién con­fie­sa que el inte­rés de los jóve­nes por el gaz­tetxe ha pasa­do por “alti­ba­jos”, pese a que en el pue­blo es impres­cin­di­ble tener un lugar don­de poder orga­ni­zar­se. Ade­más, recuer­da que en el gaz­tetxe Ezpa­la dife­ren­tes aso­cia­cio­nes han teni­do un lugar don­de crear acti­vi­da­des y orga­ni­zar reunio­nes. Aun así, Ixiar lamen­ta que, aun­que han conec­ta­do bien con la juven­tud, “no haya habi­do capa­ci­dad de acer­car­se a un públi­co adulto”.

En Tolo­sa han rea­li­za­do varias mani­fes­ta­cio­nes para pedir un espa­cio al ayun­ta­mien­to. “Nun­ca ha que­ri­do dár­se­lo a la juven­tud del pue­blo”, expli­ca Ixiar. Y recuer­da que, cuan­do las oku­pa­cio­nes han sido en espa­cios de pro­pie­dad muni­ci­pal, el des­alo­jo ha sido tan “inmi­nen­te” como en las pro­pie­da­des pri­va­das. “Sabe­mos que Zarautz, Bil­bao, Legu­tio o Rotxa­pea viven situa­cio­nes simi­la­res a la nues­tra, pero aquí no logra­mos asen­tar­nos en nin­gún espa­cio”, lamen­ta Ixiar. Aho­ra, se enfren­tan a un futu­ro incier­to, a la espe­ra de otro pro­ce­so que pue­da abrir el pro­pie­ta­rio. Tolo­sal­de­ko Gaz­te Fron­tea, colec­ti­vo del que for­man par­te y englo­ba a los dife­ren­tes gru­pos de la comar­ca, ya tuvo que pagar antes la mul­ta por el des­alo­jo del gaz­tetxe Kaxil­da, de Zizur­kil. “No tene­mos mucha fuer­za como para aguan­tar otro des­alo­jo. De todos modos, no nos vamos a ren­dir”, dice espe­ran­za­da Ixiar.

Los ayun­ta­mien­tos son rea­cios a tener espa­cios oku­pa­dos y auto­ges­tio­na­dos en sus pue­blos y ciu­da­des. En el caso de los gaz­tetxes, muchos ayun­ta­mien­tos han apos­ta­do, tras los des­alo­jos, por abrir los lla­ma­dos gaz­te­le­kus o gaz­te­to­kis, un lugar de ocio para los jóve­nes con­tro­la­do por las admi­nis­tra­cio­nes. Por el otro lado, y fren­te a los des­alo­jos, la juven­tud orga­ni­za­da ha reac­cio­na­do con nue­vas oku­pa­cio­nes, como la del gaz­tetxe de Portugalete.

“Un des­alo­jo, otra oku­pa­ción”, pro­cla­ma el clá­si­co lema del movi­mien­to oku­pa, al que se aga­rran los gaz­tetxes. A pesar de las mul­tas, los jui­cios y los derri­bos, el deseo de la auto­ges­tión siem­pre pro­vo­ca otra oku­pa­ción. Y el paso de los años lo con­fir­ma. Aun con todas las difi­cul­ta­des y las tra­bas que les pone el poder, la juven­tud es capaz de orga­ni­zar­se, ser polí­ti­ca­men­te acti­va y encon­trar espa­cios de ocio y cul­tu­ra alternativos.

Fuen­te: El Salto

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *