Eco­lo­gía social.»No hay capi­ta­lis­mo sin extractivismo»

Por Darío Aran­da. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de Enero de 2021.

Hora­cio Macha­do Aráoz es autor del libro “Poto­sí, el ori­gen. Genea­lo­gía de la mine­ría con­tem­po­rá­nea» (edi­to­rial Mar­dul­ce), don­de tra­za el víncu­lo del extrac­ti­vis­mo des­de la lla­ma­da “Con­quis­ta de Amé­ri­ca” has­ta la actua­li­dad, con ejem­plos con­cre­tos como Mine­ra Alum­bre­ra (en Cata­mar­ca). “Ser pro­vee­do­res de mate­rias pri­mas obe­de­ce a un patrón de divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo here­da­do de la épo­ca colo­nial. El extrac­ti­vis­mo es un ras­go estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo como sis­te­ma de acu­mu­la­ción mun­dial. Para que se pro­duz­ca esa acu­mu­la­ción es nece­sa­rio que haya zonas de sacri­fi­cio, colo­nia­les, que pro­vean los sub­si­dios eco­ló­gi­cos de ese con­su­mo des­igual del mun­do”, expli­ca. Inves­ti­ga­dor del Coni­cet, docen­te de la Uni­ver­si­dad de Cata­mar­ca, par­te de las asam­bleas cata­mar­que­ñas con­tra la mega­mi­ne­ría y de la orga­ni­za­ción Sumaj Kaw­say (“buen vivir”).

-Par­tien­do del libro “Poto­sí, el ori­gen”, ¿qué simi­li­tu­des hay entre ese mode­lo ini­cia­do en 1492 y el actual?

-Lo que apa­re­ce intac­to deba­jo de la diver­si­dad de for­mas del extrac­ti­vis­mo es la figu­ra del con­quis­ta­dor como pro­to­ti­po de los huma­nos y como for­ma de rela­cio­nar y con­ce­bir la rela­ción con el mun­do. El con­quis­ta­dor, des­de los Piza­rro, los Cor­tés, los Pedro de Val­di­via, son varo­nes arma­dos, vio­len­tos, en bús­que­da de enri­que­ci­mien­tos rápi­do, que miran el mun­do como puro obje­to de pose­sión y con­quis­ta, con­ci­be la vida como una carre­ra infi­ni­ta de rique­za y poder. En tér­mi­nos sub­je­ti­vos la mira­da de Colón ses­ga­da por el bri­llo del oro es la mira­da del suje­to moderno con­tem­po­rá­neo, de la racio­na­li­dad que pien­sa en la con­quis­ta de rique­zas y valo­res abs­trac­tos como el sen­ti­do últi­mo de la exis­ten­cia, esa es la matriz del extractivismo.

-¿Y las diferencias?

-Hay dife­ren­cias, gran­des y múl­ti­ples, sobre todo en los modos de pro­duc­ción, el régi­men de domi­na­ción y des­truc­ción de hoy es infi­ni­ta­men­te mayor hoy. El poder tam­bién se ha hecho más com­ple­jo, tie­ne una enor­me capa­ci­dad de seduc­ción, per­sua­sión, el modo de vida impe­rial se impo­ne como matriz evo­lu­ti­va. La capa­ci­dad de des­truc­ción aso­cia­da a la capa­ci­dad de seduc­ción es lo que Aní­bal Qui­jano lla­ma “la lógi­ca de la colo­nia­li­dad”. El modo de vida impe­rial, del con­quis­ta­dor, apa­re­ce tam­bién como desea­do por los con­quis­ta­dos y colo­ni­za­dos. Este mode­lo nos lle­vó a un umbral de des­hu­ma­ni­za­ción, a la natu­ra­li­za­ción de la vio­len­cia, vivir rela­cio­nán­do­nos con la Madre Tie­rra des­de la lógi­ca del saqueo, con los efec­tos sani­ta­rios y socio­am­bien­ta­les que ya conocemos.

-Pero tam­bién hay resistencias.

-Estos cin­co siglos de domi­na­ción extrac­ti­vis­ta colo­nial no han pasa­do en vano. No ha sido una domi­na­ción pasi­va. Hay toda una his­to­ria de luchas, un apren­der de luchas pasa­das. Semi­llas de huma­ni­dad que nos que­dan. Si que­re­mos sos­te­ner y luchar por la super­vi­ven­cia de la huma­ni­dad tene­mos que acu­dir al ban­co de semi­llas de la his­to­ria, que son las las resis­ten­cias, la lucha de los pue­blos ori­gi­na­rios, de las muje­res, la lucha de los tra­ba­ja­do­res, de todos los opri­mi­dos del mun­do. Hay ahí un ban­co de sabe­res, de cono­ci­mien­to, que tene­mos hoy dis­po­ni­ble. Todas estas luchas, dis­tin­tas expre­sio­nes con­tra la domi­na­ción patriar­cal-colo­nial-capi­ta­lis­ta, son todas nece­sa­rias pero nin­gu­na es por sí mis­ma. Esta­mos ante un gran desa­fío de una sin­fo­nía de luchas popu­la­res, es la con­cien­cia que tene­mos de la inte­gra­ción de las luchas, del eco­lo­gis­mo popular.

-¿Extrac­ti­vis­mo y capi­ta­lis­mo son sinónimos?

-No hay capi­ta­lis­mo sin extrac­ti­vis­mo. Y el capi­ta­lis­mo impli­ca la reafir­ma­ción de una estruc­tu­ra colo­nial de la eco­no­mía mun­dial. Por eso es inen­ten­di­ble que en el Siglo XXI gobier­nos que dicen que que­rían un cam­bio pro­gre­sis­ta insis­tie­ron sobre la base de un mode­lo ya falli­do, muy cono­ci­do y deba­ti­do en Amé­ri­ca Lati­na, con con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, socia­les y que con­so­li­da la depen­den­cia. Un apren­di­za­je debie­ra ser que como paí­ses here­de­ros de un régi­men colo­nial no pode­mos aspi­rar a un mode­lo de desa­rro­llo igual o equi­va­len­te al de los paí­ses indus­tria­li­za­dos. Debié­ra­mos aspi­rar a otro mode­lo, basa­do en otra matriz de pro­duc­ción y de consumo.

-Una mira­da recu­rren­te es seña­lar que el extrac­ti­vis­mo es una “con­tra­dic­ción secun­da­ria” o una eta­pa pre­via para lograr el pos­te­rior “desa­rro­llo”.

-Es una posi­ción total­men­te equi­vo­ca­da, que repro­du­ce vie­jos erro­res de la izquier­da orto­do­xa del siglo pasa­do, dela­ta una cegue­ra epis­té­mi­ca que estos sec­to­res de izquier­da tie­nen res­pec­to a la natu­ra­le­za. Siguen sin enten­der que el capi­ta­lis­mo no es solo la depre­da­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, sino que pro­du­ce la depre­da­ción de las fuen­tes de vida, la natu­ra­le­za, de las cua­les el tra­ba­jo es un aspec­to más. La vie­ja izquier­da es una izquier­da pro­duc­ti­vis­ta, pien­sa en los tér­mi­nos del capi­ta­lis­mo res­pec­to al desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, tie­ne fe cie­ga en la expan­sión de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, creen en un hori­zon­te de cre­ci­mien­to infi­ni­ti­vo. Esto, que podría ser per­do­na­ble para Marx o Engels, en el Siglo XIX, es incom­pren­si­ble en los tiem­pos actuales.

-¿Que plan­teo alter­na­ti­vo existe?

-La teo­ría social crí­ti­ca lati­no­ame­ri­ca­na nació con cues­tio­na­mien­tos por las con­se­cuen­cias de este mode­lo pri­ma­rio expor­ta­dor. Exis­tie­ron teó­ri­cos y gobier­nos que pro­pu­sie­ron un mode­lo dis­tin­to para la región entre las déca­das del 40, 50 y 60 del siglo pasa­do, muchos de ellos ins­pi­ra­dos en la lla­ma­da “escue­la de la Cepal” (Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be), don­de el eco­no­mis­ta Raúl Pre­bisch fue uno de los refe­ren­tes. Des­de hace más de medio siglo se sabe que el extrac­ti­vis­mo no es una alter­na­ti­va váli­da para el desa­rro­llo. Esa matriz extrac­ti­va tie­ne con­se­cuen­cias en mate­ria de cla­se social, gene­ra una dis­tri­bu­ción del ingre­so que tien­de a la pola­ri­za­ción social, con­so­li­da a las éli­tes y con­lle­va esca­sa redis­tri­bu­ción. No tene­mos posi­bi­li­dad de desa­rro­llar­nos en esos tér­mino, y se hace invia­ble toda posi­bi­li­dad de pen­sar e imple­men­tar otros cami­nos, que sean emancipatorios.

-¿Cómo se sale del extractivismo?

-No hay, creo, sali­das capi­ta­lis­tas del extrac­ti­vis­mo. Eso nos fuer­za a pen­sar radi­cal­men­te las alter­na­ti­vas. Como el extrac­ti­vis­mo es una dimen­sión intrín­si­ca del capi­ta­lis­mo, salir­se de él es ima­gi­nar otros hori­zon­tes civi­li­za­to­rios. Hay muchas comu­ni­da­des que viven en terri­to­rios que están fue­ra de los patro­nes del capi­ta­lis­mo, viven sobre una base de uso comu­nal de los cono­ci­mien­tos, sabe­res, tie­rras, semi­llas. En nues­tra Amé­ri­ca tene­mos muchas comu­ni­da­des que viven fue­ra de ese patrón extrac­ti­vo. Hay que comen­zar a ima­gi­nar esas salidas.

-¿Cómo serían esas opciones?

-Hay nume­ro­sas pro­pues­tas, tan­to de inves­ti­ga­do­res como de orga­ni­za­cio­nes socia­les, que están pro­po­nien­do polí­ti­cas para modi­fi­car la matriz pro­duc­ti­va, alter­na­ti­vas cons­trui­das des­de aba­jo que cons­tru­yen otras terri­to­ria­li­da­des y son fun­da­men­ta­les para salir del extrac­ti­vis­mo. Ima­gi­ne­mos socie­da­des basa­das en sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca e hídri­ca como pila­res fun­da­men­ta­les para pen­sar la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y cul­tu­ra­les. Des­de hace años que las orga­ni­za­cio­nes lo vie­nen pen­san­do y ponien­do en prác­ti­ca, como la Conaie (Con­fe­de­ra­ción de Nacio­nes Indí­ge­nas del Ecua­dor), la Red de Comu­ni­da­des Afec­ta­das por la Mine­ría de Méxi­co, el Movi­mien­to Mun­dial con­tra al Repre­sas de Meso­amé­ri­ca y la mis­ma UAC (Unión de Asam­bleas Ciu­da­da­nas). El futu­ro de la espe­cie huma­na está en poder reapen­der, vol­ver a sen­tir­nos conec­ta­dos con la vida, el aire, la tie­rra, el agua. Y des­co­nec­tar­nos del apa­ra­ta­je tec­no­ló­gi­co y finan­cie­ro que nos ha extir­pa­do del mun­do, nos ha sumer­gi­do en un mun­do de pan­ta­llas y de cone­xio­nes abs­trac­tas. Hay que salir de ahí para tener alter­na­ti­vas, para tener otro futuro.

Fuen­te: Pági­na 12.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *