Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Lo que hemos apren­di­do con todo esto

Por Alfre­do Ozae­ta. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de enero de 2021.

Sin apa­ren­te­men­te saber ni cómo ni por­que nos hemos encon­tra­do de sope­tón, sin pre­vio avi­so ni pre­dic­ción algu­na, con una cri­sis sin pre­ce­den­tes, inima­gi­na­ble hace toda­vía esca­sos meses y más pro­pia de las tan pro­fu­sa­men­te emi­ti­das y últi­ma­men­te de rabio­sa actua­li­dad, pelí­cu­las y docu­men­ta­les de cien­cia-fic­ción, y que nos ha resi­tua­do a gran par­te del pla­ne­ta en un papel secun­da­rio, muy ale­ja­do del pro­ta­go­nis­mo que la vani­dad huma­na con­si­de­ra­ba como propia.

Este trá­gi­co epi­so­dio en nues­tra efí­me­ra reali­dad nos recuer­da a muchos de los visio­na­rios del futu­to que fue­ron capa­ces de anti­ci­par­se a lo que esta­ba o está por venir, sin que los demás jamás nos lo hubié­ra­mos plan­tea­do o dado cré­di­to a lo que nos decían, con­ta­ban o plas­ma­ban en sus estu­dios. Como no recor­dar des­de Vitru­vio has­ta Stephen Harw­king, pasan­do por Copér­ni­co, Kepler, Leo­nar­do da Vin­ci, Gali­leo, Eins­tein, Julio Ver­ne, y otros genios que con base mate­má­ti­ca, físi­ca, plás­ti­ca y filo­só­fi­ca, dis­ci­pli­nas por cier­to rele­ga­das en favor de otras con­si­de­ra­das por nues­tros «luci­dos» gober­nan­tes de más «bene­fi­cio», nos pre­di­je­ron par­te de lo que es e iba a ser nues­tro futuro.

En poco tiem­po se han dina­mi­ta­do hábi­tos, rela­cio­nes socia­les, vidas, ocio, pará­me­tros eco­nó­mi­cos, esta­bi­li­dad emo­cio­nal, acti­vi­dad y dere­chos labo­ra­les, etc., patro­nes de vida que nos ven­dían como com­po­nen­tes esen­cia­les for­ja­do­res del esta­do de bien­es­tar y que nos ase­gu­ra­ban que su soli­dez era garan­tía de nues­tro futu­ro. Lo que se tar­dó en con­se­guir y con­so­li­dar déca­das vemos como en un lap­sus de tiem­po rela­ti­va­men­te cor­to ha des­apa­re­ci­do. Cri­sis en pri­mer lugar y sobre todo con tin­te trá­gi­co huma­ni­ta­rio y de salud, don­de se vuel­ve a reedi­tar que los más afec­ta­dos y los que más sufren son los más des­fa­vo­re­ci­dos y los mayo­res. Y tam­bién con un impac­to eco­nó­mi­co sin paran­gón cuyas con­se­cuen­cias a futu­ro están por lle­gar por mucho que se haya pues­to a pleno ren­di­mien­to la máqui­na de impre­sión de dine­ro y se haya acor­da­do su repar­to en evi­ta­ción de males mayores.

Los polí­ti­cos con su visión cor­to­pla­cis­ta, legis­la­tu­ra y ama­rre del sillón, man­tie­nen su tipo sin asun­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des ni auto­cri­ti­ca en la mayo­ría de los casos, y muy a pesar de su nefas­ta y errá­ti­ca ges­tión. Nos pre­sen­tan la vacu­na, que en bene­fi­cio de todas oja­la sea un éxi­to, su fabri­ca­ción, repar­to y su admi­nis­tra­ción, como méri­to pro­pio para dar, por mila­gros de la cien­cia, por resuel­to el pro­ble­ma, a pesar del des­co­no­ci­mien­to de su efec­ti­vi­dad real apar­te de la expe­ri­men­tal, su vali­dez para las dis­tin­tas muta­cio­nes o deri­va­cio­nes, y nume­ro de dosis u otros efec­tos como un ejem­plo más de su irres­pon­sa­bi­li­dad en las con­fu­sas e impro­vi­sa­das deci­sio­nes polí­ti­cas de esca­so rigor cien­tí­fi­co y epi­de­mio­ló­gi­co. Todo ello a pesar de con­ti­nuar en una situa­ción des­con­tro­la­da don­de el des­co­no­ci­mien­to e inca­pa­ci­dad se plas­ma en hablar de segun­das, ter­ce­ras…, olas sin toda­vía haber sur­fea­do la pri­me­ra, y con las pri­sas del que alber­ga pro­ble­mas de con­cien­cia para pasar pági­na como si aquí no hubie­ra pasa­do nada.

Y mien­tras tan­to, ¿qué? ¿Hemos extraí­do algu­na con­clu­sión del desas­tre huma­ni­ta­rio deri­va­do de una pan­de­mia? ¿Nos hemos replan­ta­do nues­tra rela­ción con la natu­ra­le­za y el pla­ne­ta? ¿Somos cons­cien­tes de que pue­de ser un toque de aten­ción a nues­tro com­por­ta­mien­to? Cuan­do vamos a refle­xio­nar acer­ca del cor­tí­si­mo trán­si­to de nues­tra irre­le­van­te exis­ten­cia, de que esta­mos de paso, de pres­ta­do, en rela­ción al medio que nos ha aco­gi­do. La natu­ra­le­za repro­du­ce el efec­to espe­jo, si le son­reí­mos nos devol­ve­rá otra son­ri­sa más radian­te y si le des­de­ña­mos nos tra­ta­ra con des­dén. Quien no es capa­za de enten­der y que hace fal­ta para com­pro­bar que todo el mal­tra­to e inten­tos de mani­pu­la­ción en la alte­ra­ción de los rit­mos y cau­ces natu­ra­les siem­pre se vol­ve­rá en nues­tra con­tra, de que si la enve­ne­na­mos nos esta­mos enve­ne­nan­do noso­tros mismos.

Otro tan­to ocu­rre con nues­tra rela­ción con los medios de pro­duc­ción y la eco­no­mía en gene­ral don­de con­ti­nua­men­te vemos que la pro­duc­ti­vi­dad y ren­ta­bi­li­dad o lo que es lo mis­mo la obten­ción e incre­men­to de ren­tas de las gran­des cor­po­ra­cio­nes o trust finan­cie­ros siem­pre está por delan­te de nues­tra salud físi­ca y dere­chos labo­ra­les, socia­les e inclu­so por enci­ma de los Esta­dos. Las des­igual­da­des se siguen acen­tuan­do y las bol­sas de pobre­za, de ham­bre físi­ca, día a día se mul­ti­pli­can. Cuan­do vamos a poner los recur­sos natu­ra­les, sis­te­mas pro­duc­ti­vos, agri­cul­tu­ra, gana­de­ría, etc., a favor de los ciu­da­da­nos y no al revés.

Cuan­do pon­dre­mos la Cien­cia e Inves­ti­ga­ción al ser­vi­cio de las per­so­nas sin dis­tin­ción de nin­gún tipo y no al de los fon­dos de inver­sión y espe­cu­la­ción finan­cie­ra, geo­po­lí­ti­ca o como arma de some­ti­mien­to y con­trol de la población.

Hemos com­pro­ba­do las mise­rias de un sis­te­ma cogi­do con alfi­le­res que se nos ven­día como garan­tis­ta, per­fec­ta­men­te estruc­tu­ra­do y con­so­li­da­do, y como esa supues­ta for­ta­le­za en esca­sos días se ha hecho añi­cos ponien­do patas arri­ba todo su andamiaje.

Segui­mos sin apren­der, ten­go mis dudas de que el humano sea un suje­to epis­té­mi­co, o lo que es lo mis­mo que ten­ga capa­ci­dad de apren­der con cono­ci­mien­to de su reali­dad natu­ral, cul­tu­ral, social con sen­ti­do para inte­grar­se en su medio para encon­trar sen­ti­do y sig­ni­fi­ca­do al mun­do. No deja tam­bién de ser un pro­ble­ma de carác­ter demo­crá­ti­co, enten­di­do como la pues­ta a dis­po­si­ción de la ciu­da­da­nía del poder de ges­tión de los recur­sos, en defi­ni­ti­va de demo­cra­cia eco­ló­gi­ca, ali­men­ta­ria, eco­nó­mi­ca y científica.

Cues­ta creer que con­ti­nue­mos en modo auto­com­pla­cien­te, de que no ha pasa­do nada y de que el tiem­po lo resol­ve­rá todo, en vez de empe­zar a estruc­tu­rar y pen­sar en los cam­bios nece­sa­rios para tra­tar de evi­tar que situa­cio­nes de este tipo se repro­duz­can y que al menos la salud y las con­di­cio­nes de vida dig­na de todas las per­so­nas no se vean mermadas.

Foto: Shut­ters­tock /​/​Mari­dav

Fuen­te: Naiz

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *