Femi­nis­mos. País de lo impo­si­ble: la orga­ni­za­ción popu­lar fren­te al blo­queo en Venezuela

Por Ale­jan­dra Laprea, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de enero de 2021.

Qué sig­ni­fi­ca el blo­queo y la gue­rra no con­ven­cio­nal para la vida de las muje­res en Venezuela

En un país

Vivo en un país de lo impo­si­ble,
don­de no caen bom­bas pero pade­ce­mos la gue­rra.
Una gue­rra que exis­te solo para quie­nes habi­ta­mos este terri­to­rio.
Vivo en un país que nadie entien­de,
que poca gen­te real­men­te ve.
Don­de con­vi­ven varias reali­da­des y la ver­dad se ase­si­na a cada rato.
Vivo en un país al que se le está cobran­do la osa­día de pen­sar­se a sí mis­mo,
de desa­fiar­se a enten­der la vida de otra for­ma.
Vivo en un país de muje­res que les ha toca­do inven­tar y rein­ven­tar
una y otra vez su for­ma de vida, de resol­ver las cosas.
Vivo en Vene­zue­la una ame­na­za inusual y extraordinaria.

No pien­so que en nues­tra revo­lu­ción ya tene­mos todos los pro­ble­mas resuel­tos, tam­po­co he deci­di­do igno­rar nues­tras con­tra­dic­cio­nes y has­ta des­via­cio­nes. Solo creo que tene­mos todo el dere­cho de soñar y crear nues­tra his­to­ria, tomar nues­tras deci­sio­nes y come­ter nues­tros erro­res. Es decir, tene­mos el dere­cho, así como lo tie­nen todos los pue­blos del mun­do, a ser sobe­ra­nos y libres.

La deci­sión sobe­ra­na del pue­blo vene­zo­lano de ensa­yar otras alter­na­ti­vas a la demo­cra­cia bur­gue­sa, otras for­mas de orga­ni­zar la eco­no­mía y las estruc­tu­ras de gobierno y socie­dad ha sido per­se­gui­da por el impe­rio nor­te­amé­ri­cano des­de el ini­cio de la revo­lu­ción. No olvi­de­mos el inten­to de gol­pe de esta­do del 2002. Des­de el 2014, el gobierno de los Esta­dos Uni­dos deci­dió pasar de pre­sio­nes inter­na­cio­na­les de baja o media inten­si­dad para decla­rar la gue­rra¹. Gue­rra defi­ne a las san­cio­nes uni­la­te­ra­les y el blo­queo comer­cial, finan­cie­ro y cada vez más marí­ti­mo y aéreo, una gue­rra no con­ven­cio­nal pero siem­pre una gue­rra. Vene­zue­la es un país sitia­do por el impe­rio de Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos: Cana­dá, la Unión Euro­pea, Sui­za y gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos como Colom­bia y Bra­sil que, estoy segu­ra, trai­cio­nan el sen­tir de sus pueblos.

¿Qué sig­ni­fi­ca cui­dar en un país sitia­do?
Sig­ni­fi­ca expli­car­le a un niño o una niña que hacer “si”. Si algu­na vez caen bom­bas, si algu­na vez inva­den… Tan­to como tener que decir­les a la hora de la comi­da “es lo que hay” – o peor, tener que decir­les “no hay”.

El blo­queo, las san­cio­nes uni­la­te­ra­les y las medi­das coer­ci­ti­vas tie­nen como obje­ti­vos doble­gar­nos por ham­bre y nece­si­dad y decir al mun­do que no es posi­ble poner en mar­cha las alter­na­ti­vas. Con Vene­zue­la, se equi­vo­can. Las y los vene­zo­la­nos hemos vis­to, en estos ya casi seis años de ase­dio impe­ria­lis­ta, cómo el sis­te­ma de salud aho­ra se enfren­ta a serias difi­cul­ta­des para garan­ti­zar la salud de todas y todos. Eso pasó, por ejem­plo, con el pro­gra­ma Barrio Aden­tro, levan­ta­do en la revo­lu­ción, que has­ta algu­nos años pro­veía de exá­me­nes, medi­ca­men­tos y aten­ción total­men­te gra­tui­ta y sin res­tric­cio­nes. Las cor­po­ra­cio­nes far­ma­céu­ti­cas, en su mayo­ría con sedes en Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea, se plie­gan a las leyes nor­te­ame­ri­ca­nas de san­cio­nes extra­te­rri­to­ria­les. Si no lo hacen las cor­po­ra­cio­nes far­ma­céu­ti­cas, lo hace el sis­te­ma financiero.

Sin ir muy lejos en la memo­ria, en mar­zo del 2020, ya habien­do decla­ra­do la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud la pan­de­mia, la ban­ca pri­va­da de Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Asia impi­dió que el gobierno vene­zo­lano movie­ra sie­te mil millo­nes de euros des­ti­na­dos a la com­pra de insu­mos médi­cos para hacer fren­te a la pan­de­mia. Lo que se ha expues­to es que la cua­ren­te­na no vale para el imperialismo.

Si logra­mos supe­rar las tra­bas comer­cia­les y finan­cie­ras, toda­vía ten­dre­mos que enfren­tar el blo­queo en puer­tos, aero­puer­tos y empre­sas nava­les. Nues­tra más recien­te expe­rien­cia de blo­queo marí­ti­mo es la de los buques ira­níes de com­bus­ti­bles y quí­mi­cos nece­sa­rios para la refi­na­ción de petró­leo, que se vie­ron obli­ga­dos a via­jar por una ruta más lar­ga y peli­gro­sa para sor­tear el blo­queo, e hicie­ron toda la tra­ve­sía bajo ame­na­za mili­tar. El pri­me­ro de esos buques lle­gó a puer­to vene­zo­lano en septiembre.

¿Qué sig­ni­fi­ca para Vene­zue­la que no lle­gue esa gaso­li­na y adi­ti­vos quí­mi­cos para la refi­na­ción? La mayo­ría del trans­por­te de per­so­nas, ali­men­tos y otros pro­duc­tos es por vía terres­tre. Sig­ni­fi­ca que el pue­blo cam­pe­sino no pue­de sacar sus cose­chas a los pue­blos y ciu­da­des, cau­san­do pér­di­das para las y los cam­pe­si­nos bien como des­abas­te­ci­mien­to. Pode­mos pasar horas enu­me­ran­do cómo el blo­queo y las san­cio­nes afec­tan la salud, la edu­ca­ción, la pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de ali­men­tos, la com­pra en mer­ca­dos inter­na­cio­na­les, tan­to como afec­ta la indus­tria y la capa­ci­dad de pro­du­cir ser­vi­cios como el de ener­gía o la dis­tri­bu­ción del agua, por­que no se pue­den com­prar repues­tos o mate­ria­les para hacerlos.

En este pano­ra­ma, las muje­res somos las más exi­gi­das tan­to a nivel domés­ti­co como comu­ni­ta­rio. Somos las encar­ga­das, por man­da­to social, de los cui­da­dos y tra­ba­jos indis­pen­sa­bles para el bien­es­tar de las fami­lias. Esta res­pon­sa­bi­li­dad se pro­yec­ta sobre la sus­ten­ta­bi­li­dad de la vida en las comu­ni­da­des. Las muje­res hemos sido lla­ma­das des­de el prin­ci­pio de la revo­lu­ción a incor­po­rar­nos a estruc­tu­ras como mesas téc­ni­cas de aguas, comi­tés de salud, con­se­jos comu­na­les, comi­tés de abas­te­ci­mien­to y producción.

Son estruc­tu­ras revo­lu­cio­na­rias, pro­pues­tas de auto­go­bierno y de ejer­ci­cio del poder popu­lar, pero no han incor­po­ra­do aún la crí­ti­ca a la divi­sión sexual del tra­ba­jo, sus meca­nis­mos de fun­cio­na­mien­to y papel en la eco­no­mía y la repro­duc­ción del sistema.

Las muje­res orga­ni­zan alter­na­ti­vas
Esta­mos con­ven­ci­das que, en la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo, las muje­res somos indis­pen­sa­bles, no solo en la resis­ten­cia a los ata­ques sino tam­bién en la pues­ta en mar­cha de alter­na­ti­vas que garan­ti­zan nues­tra inde­pen­den­cia y liber­tad. Así lo demos­tra­mos: con­tra el blo­queo de las cor­po­ra­cio­nes de la salud, pone­mos en común nues­tros cono­ci­mien­tos en hier­bas medi­ci­na­les y cul­ti­va­mos en comu­ni­da­des. Con­tra el des­abas­te­ci­mien­to indu­ci­do por las san­cio­nes, pone­mos en mar­cha los comi­tés de abas­te­ci­mien­to y alian­zas entre el cam­po y la ciu­dad para dis­tri­bu­ción direc­ta de ali­men­tos. Con­tra el des­abas­te­ci­mien­to de la hari­na de maíz, recu­rri­mos a nues­tras abue­las y vol­ve­mos a hacer nues­tras are­pas sin el chan­ta­je del empre­sa­ria­do privado.

A veces me pre­gun­tan cómo, en vein­te años de revo­lu­ción, no hemos solu­cio­na­do nues­tros pro­ble­mas de depen­den­cia del exte­rior. La ver­dad es que, para rever­tir la mara­ña de depen­den­cias que ha tra­ma­do duran­te cin­co siglos el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, vein­te años es poco tiem­po. El capi­ta­lis­mo y sus pode­res trans­na­cio­na­les han impues­to víncu­los de depen­den­cia a los pue­blos de todo el mun­do. Estos méto­dos no son nue­vos. Lo hemos sufri­do en Amé­ri­ca Lati­na de for­ma decla­ra­da, espe­cial­men­te los pue­blos nica­ra­güen­se, cubano y vene­zo­lano. Vivi­mos bajo una ame­na­za cons­tan­te todos los pue­blos del mun­do que osa­mos pen­sar de for­ma dife­ren­te o pro­bar mode­los dife­ren­tes. Lo que no nos per­do­na el impe­ria­lis­mo es el “mal ejem­plo”. Nues­tro “mal ejem­plo” es que este terri­to­rio, que los grin­gos deci­die­ron que era su patio tra­se­ro, se levantó.

A pesar de la gue­rra eco­nó­mi­ca, la vio­len­cia polí­ti­ca finan­cia­da des­de el exte­rior, de inten­tos de gol­pes de esta­do, de sabo­ta­jes al sis­te­ma eléc­tri­co, de la incer­ti­dum­bre que pro­vo­ca el des­abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos, medi­ca­men­tos y gaso­li­na, en Vene­zue­la se sigue asis­tien­do a las escue­las, se siem­bra más que nun­ca, se pien­sa en ciu­da­des que pro­duz­can sus ali­men­tos, en comu­nas y for­mas de auto­go­bierno, se pien­san en modos de pro­du­cir, dis­tri­buir y con­su­mir para la vida.

Se lucha por el dere­cho a deci­dir de las muje­res sobre sus cuer­pos, des­pa­triar­ca­li­zar la socie­dad, se lucha con­tra el racis­mo y el colo­nia­lis­mo, heren­cia corrup­ta de siglos de some­ti­mien­to impe­ria­lis­ta. Este pue­blo de negras y negros cima­rro­nes, de indias e indios des­cal­zos, de mes­ti­zas y mes­ti­zos demues­tra todos los días que somos lo sufi­cien­te­men­te capa­ces para resol­ver nues­tras con­tra­dic­cio­nes y erro­res, que somos un exce­len­te “mal ejemplo”.


Este tex­to es una edi­ción del dis­cur­so que reali­zó la com­pa­ñe­ra Ale­jan­dra Laprea, de la Mar­cha Mun­dial de las Muje­res de Vene­zue­la, en el semi­na­rio vir­tual Luchas femi­nis­tas anti­im­pe­ria­lis­tas con­tra la mili­ta­ri­za­ción, la gue­rra y las san­cio­nes, rea­li­za­do duran­te la Sema­na Inter­na­cio­nal de Lucha anti­im­pe­ria­lis­ta, que se desa­rro­lló entre el 5 y el 10 de octubre.

Fuen­te: Capi­re – Foto de portada:Marcha Mun­dial de las Muje­res 2020

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *