Perú. Corrup­ción polí­ti­ca como vio­la­ción del dere­cho a la vida

Jai­me Arau­jo Frias /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de enero de 2021

La corrup­ción polí­ti­ca no sola­men­te per­ju­di­ca el pre­su­pues­to públi­co, lo cual ven­dría a ser lo secun­da­rio; sino que al des­viar el dine­ro des­ti­na­do a bie­nes y ser­vi­cios públi­cos que el Esta­do está obli­ga­do a pres­tar, muchas per­so­nas —sobre todo las más pobres— son per­ju­di­ca­das en sus dere­chos fundamentales.

Si toma­mos un mapa de Amé­ri­ca Lati­na y como los médi­cos mar­can los luga­res inva­di­dos por una pes­te seña­la­mos los paí­ses infes­ta­dos por la corrup­ción polí­ti­ca, vere­mos que es un mal omni­pre­sen­te. Más letal y raro que la Covid-19.

Más letal por­que muchos infec­ta­dos por la Covid-19 no murie­ron por cau­sa de esta, sino por­que la corrup­ción polí­ti­ca les impi­dió acce­der a los ser­vi­cios públi­cos de salud. Y, más rara por­que quie­nes lo sufren no son los infec­ta­dos, sino los sanos; y, ade­más, por­que quie­nes pre­ten­den erra­di­car­la no son los sanos, sino los enfermos.

Al pare­cer, la corrup­ción polí­ti­ca, al menos en Perú, siem­pre ha acom­pa­ña­do a quie­nes decían com­ba­tir­la. El gobierno peruano decla­ró el 2019 como el “Año de la lucha con­tra la corrup­ción e impunidad”.

Sin embar­go, ese mis­mo año la Con­tra­lo­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca deter­mi­nó un per­jui­cio eco­nó­mi­co por la suma de 921 millo­nes de soles por con­se­cuen­cias de la mis­ma (Shack y Por­tu­gal, 2020).

Pero la con­se­cuen­cia prin­ci­pal de la corrup­ción polí­ti­ca no está rela­cio­na­da con lo eco­nó­mi­co, sino con la vida huma­na: mata.

La corrup­ción polí­ti­ca mata

La corrup­ción polí­ti­ca no sola­men­te per­ju­di­ca el pre­su­pues­to públi­co, lo cual ven­dría a ser lo secun­da­rio; sino que al des­viar el dine­ro des­ti­na­do a bie­nes y ser­vi­cios públi­cos que el Esta­do está obli­ga­do a pres­tar, muchas per­so­nas —sobre todo las más pobres— son per­ju­di­ca­das en sus dere­chos fundamentales.

Entre ellos, el dere­cho a la salud y a la edu­ca­ción. Los cua­les son con­di­ción de posi­bi­li­dad de la vida huma­na. Se ha dicho que el ser humano es una com­bi­na­ción de bio­lo­gía y cul­tu­ra (Mari­na y Ram­baud, 2018).

Si es así, la salud es con­di­ción de posi­bi­li­dad de per­ma­nen­cia en la vida bio­ló­gi­ca. Y la edu­ca­ción es con­di­ción de posi­bi­li­dad de per­ma­nen­cia en la cul­tu­ra: mara­vi­llo­so ins­tru­men­to que sir­ve para resol­ver nues­tros pro­ble­mas y desarrollarnos.

En otras pala­bras, en la bio­lo­gía nace­mos y per­ma­ne­ce­mos, y su cui­da­do depen­de de que se garan­ti­ce el dere­cho a la salud. En la cul­tu­ra nos cua­li­fi­ca­mos y desa­rro­lla­mos, y su impul­so depen­de de que se garan­ti­ce el dere­cho a la educación.

En suma, la salud y la edu­ca­ción son media­cio­nes prin­ci­pa­les para la vida huma­na. Enton­ces, como decía Shy­lock, el per­so­na­je de El mer­ca­der de Vene­cia: “Si me arran­can los medios con que vivo, me qui­tan la vida ente­ra” (Sha­kes­pea­re, 2001, p. 125). La corrup­ción polí­ti­ca en Perú des­de hace muchos años vie­ne qui­tan­do los medios con que muchas per­so­nas viven.

Con­clu­sión

En base a lo expues­to es razo­na­ble con­ve­nir que la corrup­ción polí­ti­ca impi­de, entre otros dere­chos fun­da­men­ta­les, el dere­cho a la salud y a la edu­ca­ción. Los mis­mos que, como se ha vis­to, son media­cio­nes prin­ci­pa­les para la vida huma­na. En con­se­cuen­cia, la corrup­ción polí­ti­ca debe ser con­si­de­ra­da como vio­la­ción del dere­cho a la vida.

Refe­ren­cias bibliográficas:

– Mari­na, J. A. y Ram­baud, J. (2018). Bio­gra­fía de la huma­ni­dad. His­to­ria de la evo­lu­ción de las cul­tu­ras. Bar­ce­lo­na: Ariel.

– Shack, N., Pérez, J., y Por­tu­gal, L. (2020). Cálcu­lo del tama­ño de la corrup­ción y la incon­duc­ta fun­cio­nal en el Perú: Una apro­xi­ma­ción explo­ra­to­ria. Lima: Docu­men­to de Polí­ti­ca en Con­trol Guber­na­men­tal. Con­tra­lo­ría Gene­ral de la República.

– Sha­kes­pea­re, W. (2001). El mer­ca­der de Vene­cia. Bogo­tá: Car­va­jal Edu­ca­ción S.A.S.


* Jai­me Arau­jo Frias es egre­sa­do de la maes­tría en Dere­cho Cons­ti­tu­cio­nal y Dere­chos Huma­nos (UNMSM-Perú). Abo­ga­do. Bachi­ller en Filo­so­fía y direc­tor del Cen­tro de Estu­dios Disenso.

—-
Fuen­te: Ibe­ro­amé­ri­ca Social: https://​ibe​ro​ame​ri​ca​so​cial​.com/​c​o​r​r​u​p​c​i​o​n​-​p​o​l​i​t​i​c​a​-​c​o​m​o​-​v​i​o​l​a​c​i​o​n​-​d​e​l​-​d​e​r​e​c​h​o​-​a​-​l​a​-​v​i​da/

FUENTE: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *