Cuba. Salud sin negocio

Por Amaury Val­di­via, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de enero de 2021.

Cuba ha prio­ri­za­do a lo lar­go de su his­to­ria recien­te el desa­rro­llo de su sis­te­ma médi­co y de su indus­tria bio­far­ma­céu­ti­ca, con resul­ta­dos reco­no­ci­dos a nivel inter­na­cio­nal. A pesar de la actual cri­sis eco­nó­mi­ca, que tam­bién afec­ta a sus cien­tí­fi­cos, la isla vuel­ve a apos­tar sus esca­sos recur­sos en ese fren­te, con la pro­me­sa de com­par­tir sus resultados.

El Ins­ti­tu­to Fin­lay de Vacu­nas, en Cuba, anun­ció el comien­zo de la segun­da fase de prue­bas para Sobe­ra­na 02, una de las vacu­nas que pre­pa­ra con­tra el COVID-19. Sobe­ra­na 01, la otra pro­pues­ta en la que tra­ba­jan los inves­ti­ga­do­res del Fin­lay, pue­de pasar a la eta­pa de estu­dios avan­za­dos en enero. Al oes­te de La Haba­na, en otra de las ins­ti­tu­cio­nes del polo cien­tí­fi­co que 40 años atrás fun­dó Fidel Cas­tro, el Cen­tro de Inge­nie­ría Gené­ti­ca y Bio­tec­no­lo­gía, se lle­van ade­lan­te los pro­yec­tos de Abda­la y Mam­bi­sa, que, jun­to con los del Ins­ti­tu­to Fin­lay, pre­ten­den ase­gu­rar para la isla una vacu­na pro­pia con­tra el nue­vo coronavirus.

“Nues­tro obje­ti­vo es no depen­der de las gran­des far­ma­céu­ti­cas”, aco­tó recien­te­men­te el vice pri­mer minis­tro y exmi­nis­tro de Salud Públi­ca Rober­to Mora­les, al salu­dar los avan­ces de los estu­dios, cer­ti­fi­ca­dos por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS). En la mis­ma cuer­da, la direc­to­ra de Inves­ti­ga­cio­nes del Ins­ti­tu­to Fin­lay, Dag­mar Gar­cía, resal­tó que esos esfuer­zos, “para los que tra­ba­ja­mos sin des­can­so des­de hace meses”, tie­nen por meta que “nues­tro pue­blo no sufra las limi­ta­cio­nes de acce­so a las vacu­nas que se verán en el mun­do duran­te 2021”.

Autar­quía necesaria

Lo que en cual­quier otro sitio pudie­ra con­si­de­rar­se para­noia, en Cuba no es más que sen­ti­do común. Sin ir muy lejos, en el comien­zo de la pan­de­mia, la isla con­si­guió apla­nar la pri­me­ra ola de con­ta­gios, echan­do mano a sus reser­vas de medi­ci­nas y a las mate­rias pri­mas gené­ri­cas que había aco­pia­do para man­te­ner fun­cio­nan­do su indus­tria bio­far­ma­céu­ti­ca. En cues­tión de días, las líneas de pro­duc­ción fue­ron recon­ver­ti­das para ela­bo­rar una vein­te­na de los cer­ca de 30 medi­ca­men­tos que la expe­rien­cia asiá­ti­ca reco­men­da­ba como fun­da­men­ta­les para com­ba­tir la infec­ción. De no haber exis­ti­do esa posi­bi­li­dad, cien­tos o tal vez miles de per­so­nas hubie­ran muer­to ade­más de las 137 que falle­cie­ron a cau­sa de la enfer­me­dad des­de el ini­cio de la pandemia.

A la esca­sez de insu­mos que por enton­ces enfren­ta­ron la mayo­ría de los gobier­nos, el de Cuba debió sumar la per­se­cu­ción refor­za­da de la admi­nis­tra­ción de Donald Trump, inclu­so con­tra dona­cio­nes envia­das des­de ter­ce­ros paí­ses. El caso más mediá­ti­co fue el del mul­ti­mi­llo­na­rio chino Jack Ma, pro­pie­ta­rio de la com­pa­ñía Ali­ba­ba, quien a fina­les de mar­zo pre­ten­dió hacer lle­gar a la isla un car­ga­men­to de mas­ca­ri­llas y prue­bas PCR, como par­te de un pro­gra­ma de asis­ten­cia coor­di­na­do por la OMS, que ya había bene­fi­cia­do a Esta­dos Uni­dos y a varios Esta­dos miem­bros de la Unión Euro­pea. Nin­gu­na aero­lí­nea se atre­vió a trans­por­tar aque­lla car­ga has­ta La Haba­na, lue­go de que fun­cio­na­rios de la Casa Blan­ca ini­cia­ran una cam­pa­ña de ame­na­zas que, en las sema­nas siguien­tes, se exten­dió a empre­sas pro­vee­do­ras de equi­pa­mien­to sani­ta­rio y mate­rias primas.

Para el 19 de agos­to, cuan­do el Ins­ti­tu­to Fin­lay noti­fi­có a la OMS sobre el comien­zo de los ensa­yos clí­ni­cos de Sobe­ra­na 01, ya la indus­tria elec­tro­mé­di­ca local tra­ba­ja­ba en la fabri­ca­ción de dos mode­los de res­pi­ra­do­res arti­fi­cia­les con los que reno­var la enve­je­ci­da plan­ta tec­no­ló­gi­ca de muchos hos­pi­ta­les de pro­vin­cia. Lo hacía, ade­más, con la urgen­cia de reem­pla­zar a pro­vee­do­res his­tó­ri­cos, como las sui­zas IMT Medi­cal y Acu­tro­nic Medi­cal Sys­tems, que, en el momen­to más gra­ve de la pan­de­mia y tras ser com­pra­das por Vyai­re Medi­cal Inc., una empre­sa esta­dou­ni­den­se, habían reci­bi­do la orden de sus­pen­der toda rela­ción comer­cial con Medi­cu­ba, la cor­po­ra­ción esta­tal cuba­na encar­ga­da de impor­tar equi­pa­mien­tos médicos.

Es una gue­rra en muchos fren­tes, expli­có ante la Asam­blea Nacio­nal, a media­dos de este mes, Eduar­do Mar­tí­nez, pre­si­den­te de Bio­cu­ba­far­ma, el hol­ding cor­po­ra­ti­vo que agru­pa a la indus­tria cien­tí­fi­ca cuba­na. “Al prin­ci­pio, se con­cen­tra­ban en cor­tar­nos las cade­nas de pro­vee­do­res y en entor­pe­cer los inter­cam­bios con inves­ti­ga­do­res de otros paí­ses, ni siquie­ra de Esta­dos Uni­dos. En los últi­mos meses, tam­bién han apos­ta­do por impe­dir que poda­mos pagar las impor­ta­cio­nes que nece­si­ta­mos, con ame­na­zas a los ban­cos y otras accio­nes por el esti­lo. Inclu­so los cua­tro pro­yec­tos de vacu­nas se han vis­to afec­ta­dos por esa persecución”.

Máxi­ma prioridad

A media­dos de los años sesen­ta del siglo pasa­do, el Ins­ti­tu­to Fin­lay abrió sus puer­tas bajo la pre­mi­sa de defen­der un mode­lo de cien­cia con­tra­pues­to al de Esta­dos Uni­dos; inclu­so des­de su nom­bre. Car­los J. Fin­lay fue un pres­ti­gio­so médi­co cubano de la segun­da mitad del siglo XIX que por déca­das luchó con­tra la fie­bre ama­ri­lla y otras enfer­me­da­des tro­pi­ca­les que diez­ma­ban a la pobla­ción del Cari­be. Lue­go de una vida de inves­ti­ga­cio­nes, logró deter­mi­nar la impor­tan­cia de vec­to­res como el mos­qui­to Aedes aegy­pti y plan­tear el mode­lo de con­trol epi­de­mio­ló­gi­co en la mate­ria que toda­vía se apli­ca en el mundo.

La con­tra­ca­ra de Fin­lay fue el esta­dou­ni­den­se Wal­ter Reed, un médi­co mili­tar lle­ga­do a Cuba duran­te la lla­ma­da Pri­me­ra Inter­ven­ción (1899), que con­ti­nuó los estu­dios del cubano, pero ter­mi­nó lle­ván­do­se el cré­di­to por sus des­cu­bri­mien­tos. Hoy, su nom­bre es el del hos­pi­tal mili­tar cen­tral de los Esta­dos Uni­dos, pre­ci­sa­men­te don­de Donald Trump fue inter­na­do para reci­bir tra­ta­mien­to por su supues­to con­ta­gio de COVID-19.

La qui­jo­tes­ca pre­ten­sión de Fidel Cas­tro al fun­dar el Ins­ti­tu­to Fin­lay sigue sien­do la del dis­cur­so ofi­cial cubano, a pesar de la difí­cil situa­ción eco­nó­mi­ca por la que atra­vie­sa la isla, a la que no esca­pan siquie­ra sus cien­tí­fi­cos. En 2018, una serie de la tele­vi­sión nacio­nal que insis­tió en mos­trar­los como per­so­nas de car­ne y hue­so sus­ci­tó impre­sio­nes encon­tra­das. Pero Adrián, un bio­quí­mi­co, ase­gu­ra a Bre­cha que la mayo­ría de aque­llas his­to­rias eran ciertas.

“Yo soy de una pro­vin­cia, y, para poder que­dar­me a tra­ba­jar en la capi­tal, tuve que pasar años vivien­do en alqui­le­res paga­dos con los que­sos que traía para reven­der en La Haba­na. Has­ta que a mi espo­sa y a mí nos die­ron un apar­ta­men­to, no pudi­mos pen­sar en tener hijos, y con los sala­rios tene­mos que hacer los mis­mos mala­ba­res que todo el mun­do. Pero como mis­mo te digo eso, tam­bién te ase­gu­ro que en mi labo­ra­to­rio la gen­te está deján­do­se la vida para que la vacu­na sal­ga, sin pen­sar en bene­fi­cios materiales”.

Una vez por sema­na, el pre­si­den­te Miguel Díaz-Canel sue­le reu­nir­se con líde­res de la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca o visi­tar la zona oes­te de la capi­tal, jalo­na­da por cen­tros bio­far­ma­céu­ti­cos. Una fuen­te cer­ca­na al Pala­cio de la Revo­lu­ción reve­ló a este repor­te­ro que las soli­ci­tu­des que lle­gan de esos cen­tros tie­nen prio­ri­dad a la hora de repar­tir los pocos recur­sos de que dis­po­ne el Esta­do. “Que­re­mos y pen­sa­mos que podre­mos con­tar con nues­tra pro­pia vacu­na antes de que ter­mi­ne el pri­mer semes­tre de 2021”, anti­ci­pó el vice pri­mer minis­tro Mora­les en un reco­rri­do recien­te por poli­clí­ni­cas de la ciu­dad de La Habana.

“Y debe­rá ser ase­qui­ble para todos los paí­ses que la nece­si­ten y dis­tri­bui­da a tra­vés de meca­nis­mos de coope­ra­ción como el que pre­ten­de­mos esta­ble­cer con la Orga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Salud”, seña­ló Díaz-Canel duran­te su par­ti­ci­pa­ción en la cum­bre de la Unión Eco­nó­mi­ca Euro­asiá­ti­ca, a la que Cuba ingre­só en cali­dad de obser­va­do­ra a media­dos de este mes. Idea­lis­mo irres­pon­sa­ble ante la cir­cuns­tan­cia de su país aco­sa­do por la esca­sez o espí­ri­tu soli­da­rio a toda prue­ba, la inter­pre­ta­ción de tal pos­tu­ra que­da a car­go de quien la ana­li­ce. Lo cier­to es que, des­de la impen­sa­ble esta­tu­ra de su sub­de­sa­rro­llo, la isla pug­na –codo a codo con las gran­des poten­cias– en la bata­lla cien­tí­fi­ca con­tra el coronavirus.

El pre­si­den­te cubano Miguel Díaz-Canel jun­to al direc­tor del Ins­ti­tu­to Fin­lay de Vacu­nas. Foto: Estu­dios Revolución

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *