Eus­kal Herria. Muchas gra­cias, Sr. Assange

Por Jesús Valen­cia, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de enero de 2021.

El nom­bre de Julián Assan­ge nos retro­trae al año 2003. La agre­sión impe­ria­lis­ta a Irak era inmi­nen­te y millo­nes de per­so­nas nos lan­za­mos a las calles para denun­ciar la bar­ba­rie que se ave­ci­na­ba; fue el mayor movi­mien­to anti gue­rra que la huma­ni­dad haya cono­ci­do. Lamen­ta­ble­men­te, nues­tros temo­res se cum­plie­ron. La inva­sión comen­zó y las noti­cias que gene­ra­ba se fue­ron incor­po­ran­do a nues­tra ruti­na dia­ria; otras preo­cu­pa­cio­nes y tareas absor­bie­ron nues­tra atención.

No la de todos. Julián Assan­ge y un redu­ci­do gru­po de acti­vis­tas deci­die­ron hacer un minu­cio­so segui­mien­to del atro­pe­llo des­de la cara ocul­ta del mis­mo. En 2006 crea­ron el espa­cio infor­ma­ti­vo Wiki­leaks y comen­za­ron a reco­ger las infor­ma­cio­nes que bus­ca­ban. Reco­pi­la­ron tes­ti­mo­nios de sol­da­dos inva­so­res que reve­la­ban des­de el ano­ni­ma­to los atro­pe­llos en los que habían par­ti­ci­pa­do; siguien­do otros sen­de­ros, con­si­guie­ron cla­ves secre­tas y se aden­tra­ron en las entra­ñas del mons­truo para cono­cer de pri­me­ra mano los regis­tros de sus escon­di­das cana­lla­das. Tra­ba­jo meticu­loso que cono­ció la luz cua­tro años más tarde.

El 22 de octu­bre de 2010, Wiki­leaks ofre­ció al mun­do el resul­ta­do de sus inves­ti­ga­cio­nes: más de sete­cien­tos mil docu­men­tos cla­si­fi­ca­dos. Infor­mes de las bar­ba­ri­da­des come­ti­das por el ejér­ci­to de los EEUU en Afga­nis­tán e Irak entre 2004 y 2009. Gra­cias a este ser­vi­cio cono­ci­mos miles de men­sa­jes que el Depar­ta­men­to de Esta­do remi­tía a sus emba­ja­das del mun­do como si de agen­cias colo­nia­les se tra­ta­ra. Wiki­leaks nos des­cu­brió las refi­na­das tor­tu­ras apli­ca­das a las pobla­cio­nes resis­ten­tes; los sui­ci­dios de muje­res ira­quíes indu­ci­dos por vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas; el inter­mi­na­ble lis­ta­do de muer­tes, muchas de ellas com­ple­men­te encu­bier­tas has­ta enton­ces; el ase­si­na­to impu­ne de civi­les des­ar­ma­dos a los que los inva­so­res cali­fi­ca­ban de insur­gen­tes para elu­dir res­pon­sa­bi­li­da­des. Así pudi­mos con­tem­plar aquel espe­luz­nan­te vídeo que reco­gía la masa­cre pro­vo­ca­da en un barrio de Bag­dad: los copi­lo­tos de dos heli­cóp­te­ros masa­cra­ron a tran­qui­los vian­dan­tes pre­via auto­ri­za­ción de su base de operaciones.

Aque­llas reve­la­cio­nes pro­vo­ca­ron un inten­so esca­lo­frío en la pobla­ción mun­dial y un ven­da­val de ira en los des­en­mas­ca­ra­dos. Los pri­me­ros pudie­ron cons­ta­tar que sus temo­res del 2003 eran fun­da­dos. Los impe­ria­lis­tas, pre­ten­di­dos líde­res demo­crá­ti­cos, rezu­ma­ban fin­gi­mien­to, cruel­dad e ira. Una vez des­nu­da­dos y sin nin­gu­na inten­ción de rec­ti­fi­car sus hábi­tos, deci­die­ron aca­bar con el men­sa­je­ro: “si ha des­cu­bier­to nues­tros méto­dos, que los sufra en car­ne pro­pia”. De esa for­ma se pro­po­nían dos obje­ti­vos: liqui­dar Wiki­leaks y adver­tir a los poten­cia­les con­ti­nua­do­res que quien jue­ga con fue­go, se pue­de quemar.

EEUU movió hilos para acti­var ser­vi­les alian­zas y macha­car a Assan­ge. Al Rei­no Uni­do le soli­ci­tó la extra­di­ción de este; al Pre­si­den­te ecua­to­riano Moreno le envió una

nota hacién­do­le saber que cola­bo­ra­ría eco­nó­mi­ca­men­te con Qui­to, si su Gobierno “resol­vía satis­fac­to­ria­men­te” el caso del aus­tra­liano asi­la­do en su Emba­ja­da de Lon­dres. A Sue­cia le pidió que man­tu­vie­ra abier­ta una denun­cia con­tra Assan­ge dan­do tiem­po a for­ma­li­zar las denun­cias que esta­ban pre­pa­ran­do con­tra él; una vez acu­mu­la­das 18 impu­tacio­nes, Sue­cia reti­ró la acu­sa­ción con­tra el perio­dis­ta acosado.

Son muchas las voces que se han levan­ta­do en todo el mun­do a favor del pro­mo­tor de Wiki­leaks: están en peli­gro su vida y la liber­tad de expre­sión. Somos muchas las per­so­nas que lo con­si­de­ra­mos un héroe. Aun­que la valo­ra­ción más con­sis­ten­te de su tra­ba­jo es la que hace el pro­pio Julián: “En esta his­to­ria he inver­ti­do toda mi vida adul­ta; es la his­to­ria que ha sido supri­mi­da, ocul­ta­da para evi­tar que sea cono­ci­da. Esta his­to­ria no exis­ti­ría si no se hace un gran esfuer­zo para expo­ner­la. Al reve­lar los hechos ocul­tos se ha podi­do recons­truir la his­to­ria de esos paí­ses y de esos pue­blos. Al reco­lec­tar estos docu­men­tos hemos cons­trui­do una gran biblio­te­ca de la rebeldía”

Hace unos minu­tos, un tri­bu­nal del Rei­no Uni­do ha recha­za­do la extra­di­ción de Assan­ge que Washing­ton exi­gía. El pue­de res­pi­rar con cier­ta tran­qui­li­dad. La liber­tad de expre­sión, también.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *