Cuba. Ven­ce­dor de imposibles

Por Abel Prie­to, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 2 de enero de 2020.

Exper­to en pre­ver peli­gros y tram­pas, y en des­mon­tar todos los enga­ños, Fidel nos demos­tró (como dijo tam­bién Raúl) que se pue­de supe­rar «cual­quier obs­tácu­lo, ame­na­za o tur­bu­len­cia, en nues­tro fir­me empe­ño de cons­truir el socia­lis­mo en Cuba, o lo que es lo mis­mo, ¡garan­ti­zar la inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía de la patria!».


Duran­te este año tan ten­so, tan difí­cil, en que tuvi­mos que enfren­tar la COVID-19 y una ofen­si­va impe­rial sin pre­ce­den­tes, Fidel nos ha esta­do acompañando.

Resul­ta admi­ra­ble la res­pues­ta de Cuba a la pan­de­mia, aquí y en otros paí­ses del mun­do. Como ha reite­ra­do Díaz-Canel, en esa vic­to­ria tuvo un peso deter­mi­nan­te el pen­sa­mien­to estra­té­gi­co de Fidel en el cam­po de la Medi­ci­na y de la cien­cia, su extre­ma sen­si­bi­li­dad hacia los más vul­ne­ra­bles y su ínti­ma con­vic­ción de que nada vale más que la vida de un ser humano.

A Fidel le debe­mos la for­ma­ción a gran esca­la de médi­cos y enfer­me­ros con una pre­pa­ra­ción pro­fe­sio­nal y una éti­ca dife­ren­tes, la tem­pra­na crea­ción de un sis­te­ma de Salud que lle­gó a todos los rin­co­nes de la Isla y a cada uno de sus habi­tan­tes, la cola­bo­ra­ción inter­na­cio­na­lis­ta ini­cia­da en 1960 y que tie­ne su máxi­ma expre­sión en la ELAM y en el Con­tin­gen­te Henry Reeve, y la fun­da­ción y desa­rro­llo de cen­tros cien­tí­fi­cos de van­guar­dia en un peque­ño país del Cari­be. Ha sido esen­cial, ade­más, la par­ti­ci­pa­ción, des­de los barrios y comu­ni­da­des, del pue­blo orga­ni­za­do y cons­cien­te, pro­ta­gó­ni­co en todas las bata­llas libra­das por la Revo­lu­ción bajo su guía.

Nues­tros enemi­gos qui­sie­ron asfi­xiar­nos con el refor­za­mien­to des­pia­da­do del blo­queo y de la gue­rra eco­nó­mi­ca, y han logra­do hacer muy difí­cil la vida coti­dia­na de la pobla­ción. Pero no han podi­do que­brar la con­fian­za de los cuba­nos en aque­llos que nos diri­gen, tra­ba­jan­do día y noche para que Cuba sal­ga ade­lan­te, sin que nadie que­de desamparado.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Fidel-1959.jpg

Raúl nos recor­dó, en las hon­ras fúne­bres de Fidel, que «su auto­ri­dad y su rela­ción entra­ña­ble con el pue­blo fue­ron deter­mi­nan­tes para la heroi­ca resis­ten­cia del país en los dra­má­ti­cos años del perio­do especial».

En este 2020, jun­to a Raúl y otras figu­ras de la gene­ra­ción his­tó­ri­ca, han esta­do Díaz-Canel y muchos cua­dros de gene­ra­cio­nes más jóve­nes, muy pró­xi­mos al pue­blo, que man­tie­nen esa «rela­ción entra­ña­ble». Nues­tro Par­ti­do y nues­tro Gobierno han gana­do más auto­ri­dad y pres­ti­gio ante la com­ple­ji­dad de los desa­fíos, jus­ta­men­te cuan­do los enemi­gos se han empe­ña­do en con­se­guir lo contrario.

Este año se pro­du­jo, no por azar, una esca­la­da de accio­nes terro­ris­tas y sub­ver­si­vas, con el res­pal­do de los medios hege­mó­ni­cos, los lla­ma­dos «medios inde­pen­dien­tes» y las redes sociales.

Algu­nos de estos pro­yec­tos inten­ta­ron adqui­rir un ropa­je «artís­ti­co» para real­zar a cier­tos mer­ce­na­rios. Fue un error. Los tan­ques pen­san­tes de la con­tra­rre­vo­lu­ción olvi­da­ron que el pro­pio Fidel dise­ñó una polí­ti­ca cul­tu­ral inclu­si­va, anti­dog­má­ti­ca, uni­ta­ria, basa­da en la comu­ni­ca­ción per­ma­nen­te con los crea­do­res, que fue capaz de rec­ti­fi­car erro­res e incom­pren­sio­nes y sen­tar las bases de un víncu­lo rai­gal entre los autén­ti­cos inte­lec­tua­les y artis­tas y la Revolución.

Fra­ca­só igual­men­te la cam­pa­ña enfi­la­da con­tra el Con­tin­gen­te Henry Ree­ve. Nin­gu­na men­ti­ra, nin­gún insul­to, ha podi­do man­char el altí­si­mo ejem­plo moral ofre­ci­do por nues­tros médicos.

Fidel fue el prin­ci­pal for­ja­dor de la nue­va con­cien­cia que ger­mi­na­ría a ­par­tir del triun­fo del 59 en el pue­blo cubano, antim­pe­ria­lis­ta, patrió­ti­ca y –a la vez– gene­ro­sa­men­te inter­na­cio­na­lis­ta y soli­da­ria. Con­tri­bu­yó con su pala­bra y su ejem­plo a ges­tar la uni­dad de la nación y su espí­ri­tu de resistencia.

Exper­to en pre­ver peli­gros y tram­pas, y en des­mon­tar todos los enga­ños, Fidel nos demos­tró (como dijo tam­bién Raúl) que se pue­de supe­rar «cual­quier obs­tácu­lo, ame­na­za o tur­bu­len­cia, en nues­tro fir­me empe­ño de cons­truir el socia­lis­mo en Cuba, o lo que es lo mis­mo, ¡garan­ti­zar la inde­pen­den­cia y la sobe­ra­nía de la patria!».

Cin­tio Vitier veía, en la lucha de los cuba­nos por su defi­ni­ti­va eman­ci­pa­ción, tan­tas veces malo­gra­da, un due­lo per­ma­nen­te con­tra «el Impo­si­ble». Y vio «con el día glo­rio­so, con el 1ro. de enero, en que un rayo de jus­ti­cia cayó sobre todos», la derro­ta de aquel omi­no­so fata­lis­mo que pare­cía con­de­nar­nos a la ignominia.

1959 fue, según Cin­tio, «el año más her­mo­so, el deci­si­vo de nues­tra vida». «Comen­za­ban otros com­ba­tes; pero des­de enton­ces el deve­nir tie­ne raíz, cohe­ren­cia, iden­ti­dad. (…) Y todo lo que pare­cía impo­si­ble, fue posible».

Fuen­te: Granma

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *