Pen­sa­mien­to crí­ti­co. 2021: Nues­tro mun­do en una vacuna

Por Jor­ge Fal­co­ne, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de enero de 2021.

La bio­po­lí­ti­ca como nue­vo esta­tu­to del coloniaje

A la memo­ria inde­le­ble de Car­los O. Suá­rez, sabue­so antiimperialista.

Mien­tras comien­za a entre­ver­se un hori­zon­te post pan­de­mia, Argen­ti­na con­ti­núa hacien­do pie en el Siglo XXI median­te la amplia­ción de dere­chos. Entre ellos aho­ra figu­ra la inte­rrup­ción volun­ta­ria del emba­ra­zo, con­quis­ta civi­li­za­to­ria gana­da en las calles por las pro­ta­go­nis­tas de la “ola ver­de”. A fin de com­ple­ji­zar el aná­li­sis tan­to de intere­ses indi­vi­dua­les y colec­ti­vos como sani­ta­rios y cul­tu­ra­les, cele­brar seme­jan­te avan­ce no es incom­pa­ti­ble con repa­sar cuál ha veni­do sien­do la pers­pec­ti­va del Impe­rio en rela­ción a un tema tan controvertido.

La mira­da vigen­te del águi­la imperial

Poco antes de la caí­da de Richard Nixon a cau­sa del escán­da­lo Water­ga­te, la Secre­ta­ría de Esta­do coman­da­da por Henry Kis­sin­ger sumi­nis­tró a la Casa Blan­ca un exten­so aná­li­sis de la situa­ción demo­grá­fi­ca mun­dial con­te­nien­do pro­pues­tas des­ti­na­das a garan­ti­zar la esta­bi­li­dad de los intere­ses esta­dou­ni­den­ses vin­cu­la­dos a los recur­sos natu­ra­les que con­su­mían las indus­trias de su país. Aquel docu­men­to tras­cen­dió bajo el nom­bre de Natio­nal Secu­rity Study Memo 200.

Kis­sin­ger per­ci­bía el cre­ci­mien­to de la pobla­ción en los paí­ses del lla­ma­do Ter­cer Mun­do como «un asun­to de máxi­ma impor­tan­cia«, ale­gan­do que tal situa­ción ponía en ries­go el acce­so a mine­ra­les y a otras mate­rias pri­mas que su país pre­ci­sa­ba y que, en con­se­cuen­cia, cons­ti­tuía una ame­na­za para su segu­ri­dad eco­nó­mi­ca y política.

Por ende, la solu­ción pro­pues­ta era un exten­so con­trol pobla­cio­nal, polí­ti­ca aún sos­te­ni­da median­te la “ayu­da” inter­na­cio­nal de EEUU, sumi­nis­tra­da prin­ci­pal­men­te por el Ban­co Mun­dial hacia paí­ses dis­pues­tos a adop­tar medi­das des­ti­na­das al con­trol de la nata­li­dad. La aper­tu­ra eco­nó­mi­ca pro­pi­cia­da a par­tir del Con­sen­so de Washing­ton incre­men­ta­ría el alu­vión de capi­tal nor­te­ame­ri­cano sobre los recur­sos natu­ra­les no renovables.

Kis­sin­ger pro­cu­ra­ba así foca­li­zar las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas inter­na­cio­na­les de la posi­ble explo­sión demo­grá­fi­ca para que su infor­me apor­ta­ra pla­nes de acción esta­dou­ni­den­ses “en su mane­jo de asun­tos pobla­cio­na­les en el extran­je­ro”, prin­ci­pal­men­te en paí­ses “en vías de desarrollo”.

Aca­tar el deseo del amo

Cuan­do aquel hal­cón ela­bo­ró su plan de acción, el ago­ta­mien­to del Esta­do de Bien­es­tar y el techo al que había lle­ga­do el desa­rro­llis­mo key­ne­siano habían pro­du­ci­do un exce­den­te de capi­tal, que en lugar de ser rein­ver­ti­do en el mer­ca­do interno, encon­tra­ba mejo­res tasas de ganan­cia ubi­cán­do­se en el extranjero.

Tal polí­ti­ca de emprés­ti­tos, pues­ta en evi­den­cia en los años siguien­tes, demues­tra cla­ra­men­te que cons­ti­tu­yó una cues­tión de Esta­do y que el NSSM 200 con­si­de­ró varia­bles don­de la asis­ten­cia finan­cie­ra mul­ti­la­te­ral o bila­te­ral sir­vie­ra a los intere­ses estra­té­gi­cos esta­dou­ni­den­ses: “será dada a otros paí­ses, con­si­de­ran­do fac­to­res como cre­ci­mien­to pobla­cio­nal, la nece­si­dad de ayu­da exter­na, intere­ses a lar­go pla­zo de los EEUU, y su volun­tad de auto­ayu­dar­se«. Aban­do­nan­do el len­gua­je polí­ti­ca­men­te correc­to refe­ri­do a la “dig­ni­dad del indi­vi­duo” y a que el papel de Esta­dos Uni­dos es “tra­ba­jar estre­cha­men­te con otros (paí­ses) sin impo­ner nues­tra posi­ción”, la supues­ta volun­tad de “auto­ayu­da” de los paí­ses “en vías de desa­rro­llo” no supo­nía otra cosa que aca­tar la volun­tad imperial.

Supe­rá­vit de humanxs

Obvia­men­te, el fun­da­men­to del aná­li­sis sobre el incre­men­to de la nata­li­dad y la expec­ta­ti­va de vida en los paí­ses “en vía de desa­rro­llo”, así como las medi­das a adop­tar para fre­nar tal ten­den­cia no fue pro­duc­to del huma­nis­mo de Henry Kis­sin­ger. Más bien ocu­rre que en esos paí­ses, el cre­ci­mien­to pobla­cio­nal gene­ra ries­gos de con­flic­ti­vi­dad social y reac­cio­nes capa­ces de aten­tar con­tra los intere­ses (asun­tos de segu­ri­dad nacio­nal) norteamericanos.

El capí­tu­lo del docu­men­to en cues­tión dedi­ca­do a las “Ten­den­cias Demo­grá­fi­cas Mun­dia­les” con­sig­na que “des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial la pobla­ción mun­dial cre­ció cuan­ti­ta­ti­va­men­te y cua­li­ta­ti­va­men­te como en nin­gu­na épo­ca pre­via”. Sin ir más lejos, los indi­ca­do­res rese­ña­dos exhi­bían un aumen­to del 2% anual, el doble que antes de la gue­rra, mien­tras que entre 1750 y 1900 el rit­mo se redu­cía al 0.5% anual. “El efec­to será la dupli­ca­ción de la pobla­ción mun­dial entre los pró­xi­mos 35 a 100 años”, seña­la­ba el estu­dio, advir­tien­do que la pobla­ción esta­ba cre­cien­do a razón de 80 millo­nes de per­so­nas al año, en tan­to a prin­ci­pios del Siglo XX dicho índi­ce era de 10 millones.

Es urgen­te que las medi­das para redu­cir la fer­ti­li­dad mun­dial se ini­cien inme­dia­ta­men­te y sean efec­ti­vi­za­das en los ’70 y ‘80”, exhor­ta­ba Kis­sin­ger. En 1970 la ONU pre­veía que la pobla­ción mun­dial para el año 2000 podría osci­lar entre los 7 y 8 mil millo­nes. Sin embar­go, cul­mi­nan­do 2020 esta ascien­de a 7.800.124.000 (!)

A todas luces, las dis­po­si­cio­nes adop­ta­das en fun­ción de con­tro­lar la nata­li­dad han dado sus fru­tos. Efec­ti­va­men­te, en el año 2000 la pobla­ción mun­dial supe­ra­ba leve­men­te los 6.000 millo­nes, y com­pa­ra­da con la de 1970, en vez de dupli­car­se había cre­ci­do ape­nas el 60.76%. En con­se­cuen­cia, la tasa de nata­li­dad comen­zó a decre­cer del 2.07% a un actual 1.13% des­cen­den­te, de modo tal que el cre­ci­mien­to de 87.8 millo­nes de 1989, comen­zó a bajar, y la pro­yec­ción para 2030 podría des­cen­der al 0.6% anual.

El Secre­ta­rio de Esta­do nor­te­ame­ri­cano infor­ma­ba a su Poder Eje­cu­ti­vo que los paí­ses más difí­ci­les de con­tro­lar en rela­ción al incre­men­to pobla­cio­nal eran India, Ban­gla­desh, Pakis­tán, Nige­ria, Méxi­co, Indo­ne­sia, Bra­sil, Fili­pi­nas, Tai­lan­dia, Egip­to, Tur­quía, Etio­pía, y Colom­bia. No pare­ce­ría casual que por lo menos en cin­co de los paí­ses enu­me­ra­dos se asen­ta­ron bases mili­ta­res yanquis.

A pro­pó­si­to de la polí­ti­ca des­crip­ta, en mayo de 1997 Hillary Clin­ton feli­ci­tó al gobierno mexi­cano por su empe­ño en el con­trol de nata­li­dad y por bajar la tasa de cre­ci­mien­to pobla­cio­nal, y mani­fes­tó su orgu­llo res­pec­to a la Agen­cia para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal esta­dou­ni­den­se, que acom­pa­ña­ra a las ins­ti­tu­cio­nes de salud públi­ca azte­cas en el cum­pli­mien­to de tales cometidos.

El caso sir­ve como ejem­plo del enor­me esfuer­zo inver­ti­do por el Impe­rio de un tiem­po a esta par­te en mate­ria de pla­ni­fi­ca­ción fami­liar en los paí­ses “en vías de desa­rro­llo”. Direc­ta o indi­rec­ta­men­te, median­te orga­nis­mos ofi­cia­les o fun­da­cio­nes, EEUU finan­ció alre­de­dor de 70 pla­nes de anti­con­cep­ción en Méxi­co duran­te los últi­mos años. Más de la mitad con­ta­ron con el aus­pi­cio direc­to de las fun­da­cio­nes FordRoc­ke­fe­llerMacArthur y Hew­lett. Como con­di­ción para las ayu­das al “desa­rro­llo”, EEUU exi­ge por ley que los paí­ses bene­fi­cia­rios de dicha ayu­da inter­na­cio­nal adop­ten medi­das para fre­nar el cre­ci­mien­to demográfico.

Las cam­pa­ñas de este­ri­li­za­ción que ape­lan con enga­ños, pre­sio­nes, pro­me­sas de dine­ro o ali­men­tos tam­bién se han denun­cia­do en Perú.

Tras la huí­da a Japón del ex Pre­si­den­te Alber­to Fuji­mo­ri, en julio de 2002 el Minis­te­rio de Salud de su país hizo públi­co un infor­me de 137 pági­nas, denun­cian­do que median­te pre­sio­nes, extor­sión, ame­na­zas y ocul­ta­mien­to infor­ma­ti­vo, entre 1995 y 2000 fue­ron este­ri­li­za­das 331.600 muje­res y a 25.590 se les rea­li­za­ron vasec­to­mías, mien­tras aquel man­da­ta­rio era men­sual­men­te noti­fi­ca­do al res­pec­to por sus minis­tros de salud.

De tal modo, la “pla­ni­fi­ca­ción for­za­da” se apli­có prio­ri­ta­ria­men­te sobre pue­blos ori­gi­na­rios y zonas empo­bre­ci­das. El pro­pio gobierno se jus­ti­fi­có mani­fes­tan­do que “un 90% de las muje­res en edad fér­til están total­men­te satis­fe­chas con los méto­dos apli­ca­dos”.

La cam­pa­ña publi­ci­ta­ria enca­ra­da por Fuji­mo­ri el 28 de julio de 1995 reu­nía sig­ni­fi­ca­ti­vas coin­ci­den­cias con lo pos­tu­la­do por Henry Kis­sin­ger: pro­pa­gan­da calle­je­ra exhi­bien­do una fami­lia tra­di­cio­nal con cua­tro hijos, jun­to a la desea­ble para el ofi­cia­lis­mo, con uno o dos hijos. El docu­men­to que veni­mos ana­li­zan­do reco­men­da­ba “una fami­lia con dos hijos debe­rá ser la nor­ma en el futu­ro, y el pro­me­dio de dos hijos por fami­lia pue­de alcan­zar­se hacia 1990 – 1995”.

En su legen­da­rio fil­me “San­gre de Cón­dor” (1969), el rea­li­za­dor boli­viano Jor­ge San­ji­nés yade­nun­cia­ba un ejem­plo semejante.

Aquel influ­yen­te Secre­ta­rio de Esta­do yan­qui no sólo se ocu­pa­ría en el cita­do estu­dio de las prác­ti­cas anti­con­cep­ti­vas que debían apli­car­se sobre las muje­res en pro­cu­ra de mini­mi­zar la tasa de nata­li­dad. En rela­ción a la pobla­ción mas­cu­li­na, el tex­to destacaba:

«En la India se lle­va­ron a cabo algu­nos expe­ri­men­tos con­tro­ver­sia­les pero extra­or­di­na­ria­men­te exi­to­sos, en los cua­les los incen­ti­vos eco­nó­mi­cos, jun­to con otros meca­nis­mos de moti­va­ción, se uti­li­za­ron para lograr que un gran núme­ro de hom­bres acep­ta­ran las vasec­to­mías».

Si bien no tuvo amplia difu­sión, o al menos no tan­ta como los Docu­men­tos San­ta Fe I, II y IV, el docu­men­to en cues­tión actual­men­te con­ti­núa mere­cien­do atención.

Kis­sin­ger tam­po­co mini­mi­za­ba al abor­to como solu­ción para el con­trol de nata­li­dad en los paí­ses empo­bre­ci­dos: “Mien­tras las agen­cias par­ti­ci­pan­tes en este estu­dio no ten­gan reco­men­da­cio­nes espe­cí­fi­cas para pro­po­ner sobre el abor­to, en las dis­cu­sio­nes siguien­tes serán impor­tan­tes y debe­rán con­si­de­rar­las en el con­tex­to de una estra­te­gia glo­bal pobla­cio­nal”.

A con­ti­nua­ción, no deja lugar a dudas sobre su pun­to de vis­ta: “Nin­gún país ha redu­ci­do su pobla­ción sin recu­rrir al abor­to” (…) “De hecho, el abor­to, legal e ile­gal, se ha con­ver­ti­do aho­ra en el méto­do de con­trol de fer­ti­li­dad más difun­di­do en uso en el mun­do de hoy”.

Intere­ses en conflicto

El estu­dio en con­si­de­ra­ción ana­li­za en pro­fun­di­dad los dile­mas pro­du­ci­dos por la explo­sión demo­grá­fi­ca, fun­da­men­tal­men­te en las regio­nes de esca­sos recur­sos, pero cen­tra su aten­ción en aque­llas don­de los intere­ses eco­nó­mi­cos y de segu­ri­dad nacio­nal esta­dou­ni­den­ses pue­den resul­tar afectados.

Por ejem­plo, el apar­ta­do Poli­ti­cal Effects of Popu­la­tion Fac­tors, empie­za de este modo:

Las con­se­cuen­cias polí­ti­cas de los fac­to­res más comu­nes en los Paí­ses Menos Desa­rro­lla­dos (LDCs- Les­ser Deve­lo­ped Coun­tries) – cre­ci­mien­to rápi­do, migra­ción inter­na, altos por­cen­ta­jes de pobla­ción joven, bajo desa­rro­llo en los están­da­res de vida, con­cen­tra­ción urba­na, y pre­sión de migra­ción de paí­ses extran­je­ros -, están dañan­do la esta­bi­li­dad inter­na y las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de paí­ses en don­de los intere­ses de Esta­dos Uni­dos están más avan­za­dos, crean­do esto pro­ble­mas polí­ti­cos e inclu­si­ve de Segu­ri­dad Nacio­nal para los Esta­dos Uni­dos. En un sen­ti­do más amplio, radi­ca aquí el ries­go de daños seve­ros para los sis­te­mas eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y eco­ló­gi­cos del mun­do”.

Sin duda, el momen­to que dio mar­co al docu­men­to ana­li­za­do expli­ca en gran medi­da con qué pro­pó­si­tos se lo ela­bo­ró, ya que en 1970 Méxi­co nacio­na­li­zó su petró­leo, a prin­ci­pios de los ’70 la Repú­bli­ca del Con­go nacio­na­li­za­ría sus recur­sos natu­ra­les, en 1975 Vene­zue­la hizo lo pro­pio con su indus­tria hidro­car­bu­rí­fe­ra al cabo de más de una déca­da de inten­tar­lo, y el Gene­ral Ovan­do expro­pió en Boli­via el gas que has­ta enton­ces estu­vie­ra en poder de las empre­sas esta­dou­ni­den­ses Gulf Oil y Stan­dard Oil.

Ade­más, el pre­si­den­te socia­lis­ta Sal­va­dor Allen­de con­si­de­ra­ba que el pri­mer paso para la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de su país con­sis­ti­ría en nacio­na­li­zar el cobre, dado que éste cons­ti­tui­ría el «suel­do de Chi­le«. Tal pro­pó­si­to se con­cre­tó gra­cias a la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal apro­ba­da uná­ni­me­men­te por el con­gre­so nacio­nal median­te la ley del 16 de julio de 1971, que esta­ble­cía la expro­pia­ción de los dere­chos de las empre­sas Ana­con­da Com­pany y Ken­ne­cott Koper Cor­po­ra­tion, al igual que las minas de Chu­qui­ca­ma­ta, El Sal­va­dor y El Teniente.

Hoy es de domi­nio públi­co la inter­ven­ción direc­ta de Kis­sin­ger y Nixon en el derro­ca­mien­to de aquel pre­si­den­te chi­leno el 11 de sep­tiem­bre de 1973, fes­te­ja­do por la pren­sa mono­pó­li­ca mun­dial: “El bom­bar­deo y asal­to de su pala­cio pre­si­den­cial y la toma del poder por los Coman­dan­tes en Jefe de las Fuer­zas Arma­das de Chi­le pusie­ron un fin amar­go al pri­mer gobierno mar­xis­ta libre­men­te ele­gi­do en Occi­den­te”.

Por aque­llos años Nues­tra Amé­ri­ca se veía sacu­di­da por nume­ro­sos pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios de carác­ter nacio­na­lis­ta o mar­xis­ta, y Washing­ton no se mos­tra­ría indi­fe­ren­te ante dicho pano­ra­ma. En el memo del Con­se­jo de Segu­ri­dad, Kis­sin­ger seña­la que la pre­emi­nen­cia de la pobla­ción joven en paí­ses empo­bre­ci­dos y/​o super­po­bla­dos podía gene­rar “movi­mien­tos sepa­ra­tis­tas y accio­nes revo­lu­cio­na­rias”, con­clu­yen­do que:

“(…) Si de estas con­di­cio­nes resul­tan las expro­pia­cio­nes de intere­ses extran­je­ros, des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, no está den­tro de nin­gún tipo de inte­rés para los paí­ses inver­so­res (…)

Dicho esce­na­rio con­du­jo al autor de aquel tex­to a adver­tir que “en las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, los fac­to­res com­po­nen­tes de la pobla­ción son cru­cia­les y, a menu­do, deter­mi­nan­tes de con­flic­tos vio­len­tos en las regio­nes en vías de desa­rro­llo”. Suma­do a ello, Kis­sin­ger seña­la­ba que corres­pon­día tomar pre­cau­cio­nes polí­ti­cas y diplo­má­ti­cas para no apa­re­cer dis­pues­tos a una acción coer­ci­ti­va, ya que:

Hay allí tam­bién un peli­gro de que algu­nos líde­res de los PMDs (Paí­ses Menos Desa­rro­lla­dos) vean las pre­sio­nes de los paí­ses desa­rro­lla­dos como una for­ma de impe­ria­lis­mo racial o eco­nó­mi­co”.

“Las penas son de nosotros…”

El pro­mi­nen­te fun­cio­na­rio del Impe­rio se inte­rro­ga­ba si “¿Debe ser el ali­men­to con­si­de­ra­do como un ins­tru­men­to de poder nacio­nal?”, cues­tio­na­mien­to que no con­tes­ta­ba direc­ta­men­te, a pesar de que des­li­za­ba que todo tipo de ayu­da debía ceñir­se a aque­llos paí­ses que aca­ta­ran las con­di­cio­nes de redu­cir la tasa de nata­li­dad y garan­ti­za­ran la esta­bi­li­dad polí­ti­ca, agre­gan­do que «la des­po­bla­ción debe­ría ser la más alta prio­ri­dad en la polí­ti­ca de EE.UU. hacia el Ter­cer Mun­do«; se tra­ta­ría de un » asun­to tras­cen­den­tal para la segu­ri­dad nacio­nal de este país«, ya que la eco­no­mía de los paí­ses indus­tria­li­za­dos «reque­ri­rá gran­des y cre­cien­tes can­ti­da­des de mine­ra­les del exte­rior, espe­cial­men­te de los paí­ses menos desa­rro­lla­dos«, entre los que des­ta­ca­ba que “(…) los Esta­dos Uni­dos, con el 6% de la pobla­ción mun­dial con­su­me al menos un ter­cio de los recur­sos mun­dia­les (…)

El estu­dio en con­si­de­ra­ción, si bien hacía hin­ca­pié en el con­trol pobla­cio­nal en un mun­do pro­yec­ta­do a trein­ta años, que de sobre­pa­sar los 13.000 millo­nes de habi­tan­tes “sería ines­ta­ble y se des­ata­rían ham­bru­nas endé­mi­cas y luchas (gue­rras) por ali­men­tos”, por­me­no­ri­za­ba los ele­men­tos cru­cia­les para evi­tar que las con­di­cio­nes demo­grá­fi­cas y polí­ti­cas impi­die­ran al Impe­rio el acce­so a recur­sos natu­ra­les no renovables:

Los Esta­dos Uni­dos se ha con­ver­ti­do de for­ma pro­gre­si­va depen­dien­te de la impor­ta­ción de mine­ra­les pro­ve­nien­tes de paí­ses en vías de desa­rro­llo en las déca­das recien­tes, y esta ten­den­cia ten­de­rá a pro­fun­di­zar­se. La ubi­ca­ción de las reser­vas explo­ra­das de mine­ra­les de mayor gra­do (de pure­za) favo­re­ce la depen­den­cia de todas las regio­nes indus­tria­li­za­das de la impor­ta­ción de paí­ses menos desa­rro­lla­dos. El ver­da­de­ro pro­ble­ma del abas­te­ci­mien­to de mine­ra­les, no yace en una base físi­ca sino en modos de acce­so en lo polí­ti­co-eco­nó­mi­co”.

A lo lar­go del tex­to que veni­mos des­me­nu­zan­do cobra rele­van­cia la rela­ción adop­ta­da por EEUU con los paí­ses pro­vee­do­res de recur­sos no reno­va­bles, ya sea median­te gol­pes de Esta­do como en Chi­le, moti­va­do por cues­tio­nes eco­nó­mi­cas, o a par­tir de tra­ta­dos como el NAFTA.

A su vez, Kis­sin­ger seña­la­ba que su gobierno, a fin de “mini­mi­zar los car­gos de moti­va­cio­nes impe­ria­lis­tas”, debía insis­tir en que dichas inver­sio­nes eran para: “…el desa­rro­llo social y eco­nó­mi­co fun­da­men­tal de los paí­ses pobres don­de el cre­ci­mien­to demo­grá­fi­co es ace­le­ra­do, en tan­to cau­sa y con­se­cuen­cia del cre­ci­mien­to de la pobre­za”.

Des­de la san­ción de la Ley de Inver­sión Mine­ra 24.196, y de Reor­de­na­mien­to Mine­ro 24.226, en mayo de 1993, Argen­ti­na es un buen ejem­plo de la toma de recur­sos no reno­va­bles por cor­po­ra­cio­nes yan­quis. Barrick Gold explo­ta el mayor yaci­mien­to de oro y pla­ta del mun­do en la mina de Vela­de­ro, San Juan; la ter­cer mina de oro más gran­de del con­ti­nen­te, Bajo de la Alum­bre­ra LTD, en Cata­mar­ca (el paque­te accio­na­rio está inte­gra­do por capi­ta­les esta­dou­ni­den­ses); Beth­lehem Steel (hoy fusio­na­da con USX-US Steel con el nom­bre de Inter­na­cio­nal Steel Group), pro­duc­to­ra de arma­men­to y pro­vee­do­ra de la US Navy, dispu­ta la con­ce­sión de la reser­va de hie­rro más gran­de de Lati­noa­mé­ri­ca, el com­ple­jo mine­ro de Sie­rra Gran­de, con reser­vas sin explo­tar de fós­fo­ro y cobal­to. Cabe des­ta­car que en nues­tro país la mine­ría ha esta­do exen­ta de casi todos los impues­tos gra­cias al decre­to 41703, por tra­tar­se de empre­sas “pro­mo­to­ras de empleo”.

El lobo vie­ne por nues­tros recur­sos con piel de cordero

Con el tiem­po, un esce­na­rio mun­dial en cons­tan­te trans­for­ma­ción lle­va­ría a Washing­ton a revi­sar sus pre­ten­sio­nes: “Había­mos enfa­ti­za­do en la incor­po­ra­ción del fac­tor del con­trol pobla­cio­nal para los paí­ses en vías de desa­rro­llo para la reduc­ción de la tasa de nata­li­dad (…) Hubo una cons­ter­na­ción gene­ral y lue­go el Plan fue vapu­lea­do, lide­ra­dos por Arge­lia, con el res­pal­do de otros paí­ses afri­ca­nos, y Argen­ti­na, apo­ya­do por Uru­guay, Bra­sil, Perú e inme­dia­ta­men­te otros paí­ses latinoamericanos”.

Pero, aun­que maqui­lle sus pro­pó­si­tos, la vora­ci­dad impe­rial por los recur­sos que comien­zan a esca­sear en el pla­ne­ta es a todas luces indi­si­mu­la­ble. 

Sin ir más lejos, el agua, base de la vida en nues­tro pla­ne­ta, ha comen­za­do a coti­zar en el mer­ca­do de futu­ras mate­rias pri­mas dada la esca­sez­de este bien, cuyo pre­cio fluc­tua­rá aho­ra como lo hacen el petró­leo, el oro o el tri­go, según lo ha infor­ma­do CME Group. 

El índi­ce Nas­daq Veles Cali­for­nia Water Index, con el “tic­ker” NQH2O, se basa en un indi­ca­dor de pre­cios de los futu­ros del agua en Cali­for­nia que lle­gó a coti­zar a unos 486,53 dóla­res por acre-pie, medi­da de volu­men uti­li­za­da nor­mal­men­te en Esta­dos Uni­dos equi­va­len­te a 1.233 metros cúbicos.

Y no es el líqui­do ele­men­to el úni­co capi­tal en dispu­ta en el mar­co de la cri­sis civi­li­za­to­ria en cur­so. El capi­ta­lis­mo sal­va­je tam­bién se arro­ga la potes­tad de deci­dir sobre el dere­cho a la vida entre humanxs de pri­me­ra y de segun­da categoría. 

No nos paten­ten la vida

A fal­ta de solu­cio­nes estruc­tu­ra­les para la enor­me exclu­sión social vigen­te, mien­tras el ofi­cia­lis­mo pre­sen­ta como una epo­pe­ya la lle­ga­da de las pri­me­ras reme­sas de la vacu­na Sput­nik a nues­tro país, la orga­ni­za­ción no guber­na­men­tal Oxfam ha cal­cu­la­do que ape­nas un puña­do de paí­ses, don­de resi­de el 13 por cien­to de la pobla­ción mun­dial, ya adqui­rió por anti­ci­pa­do el 51 por cien­to de las vacu­nas anti COVID dis­po­ni­bles para 2021.

La OnG esti­ma que, de no haber cam­bios esen­cia­les en la dis­tri­bu­ción glo­bal y en la con­cen­tra­ción de mer­ca­do de dichas vacu­nas, como se per­fi­la has­ta aho­ra, dos ter­cios de la pobla­ción mun­dial (un 61%) no ten­drán acce­so a las mis­mas antes del 2022.

Un gru­po con­cen­tra­do de nacio­nes ricas ya había com­pra­do en sep­tiem­bre más de la mitad de las dosis en pre­pa­ra­ción de las vacu­nas con­tra el COVID ‑19”, infor­mó Oxfam, pre­ci­san­do que se fir­ma­ron acuer­dos de ven­ta anti­ci­pa­dos con Astra­Ze­ne­ca, Gamaleya/​Sputnik, Moder­na, Pfi­zer y Sinovac.

Esta­dos Uni­dos, con 330 millo­nes de habi­tan­tes, ya había reser­va­do en sep­tiem­bre 800 millo­nes de dosis de seis dife­ren­tes fabricantes.

La Unión Euro­pea, con 450 millo­nes de habi­tan­tes, había encar­ga­do 1.500 millo­nes de dosis y al día siguien­te de cono­cer­se el comu­ni­ca­do de Pfi­zer fecha­do el 9 de noviem­bre anun­cian­do que su vacu­na había demos­tra­do efi­ca­cia en los ensa­yos de la fase III, se aba­lan­zó para ase­gu­rar­se 300 millo­nes de dosis suple­men­ta­rias”.

Al lan­zar su cam­pa­ña inter­na­cio­nal “Exi­gi­mos que la vacu­na sea gra­tui­ta para todo el mun­do”, Oxfam ana­li­zó el mal ejem­plo de la empre­sa Moder­na, que aun cuan­do había reci­bi­do pedi­dos de dife­ren­tes gobier­nos en torno a los 2.500 millo­nes de dóla­res, optó por “ven­der a nacio­nes ricas las opcio­nes de com­pra de toda su pro­duc­ción”.

Según la ONG, el cos­to de vacu­nar a toda la huma­ni­dad será minúscu­lo pues esti­mó que cos­ta­ría menos del 1% del impac­to pre­vis­to de la pan­de­mia sobre la eco­no­mía mundial.

Pero, “la mitad de la pobla­ción mun­dial care­ce de acce­so a los ser­vi­cios de salud más esen­cia­les, así como a fuen­tes segu­ras de agua pota­ble. Millo­nes de per­so­nas viven en villas mise­ria o cam­pos de refu­gia­dos super­po­bla­dos”, aler­tó.

Para Oxfam, pese a ese esce­na­rio “muchas veces los medi­ca­men­tos se ven­den a pre­cios exce­si­vos e inac­ce­si­bles” y los dere­chos liga­dos a la pro­pie­dad inte­lec­tual son uti­li­za­dos por la gran indus­tria far­ma­céu­ti­ca para aumen­tar enor­me­men­te el valor de los mis­mos en el mer­ca­do. Los ejem­plos sobran”.

La OnG pre­ci­só que la neu­mo­nía es la prin­ci­pal cau­sa de mor­ta­li­dad de niñas y niños meno­res de 5 años – cer­ca de 2.000 por día – y exis­ten dos labo­ra­to­rios que poseen los fár­ma­cos apro­pia­dos – entre los cua­les se encuen­tra Pfi­zer – que se repar­tie­ron los dere­chos de paten­te y exi­gie­ron pre­cios exor­bi­tan­tes, lo cual cau­só la muer­te de millo­nes de niñas y niños”.

Duran­te toda esta eta­pa, esas dos mul­ti­na­cio­na­les obtu­vie­ron bene­fi­cios de apro­xi­ma­da­men­te 50 mil millo­nes de dóla­res por la ven­ta de vacu­nas con­tra la neu­mo­nía, como lo denun­ció en diciem­bre de 2019 la orga­ni­za­ción Médi­cos sin Fron­te­ras. Peque­ño anti­ci­po de lo que podría suce­der en el futu­ro con la vacu­na con­tra el COVID – 19”, fus­ti­gó la OnG.

El futu­ro mer­ca­do de la vacu­na con­tra el coro­na­vi­rus podría valer más de 10.000 millo­nes de dóla­res al año (unos 8.400 euros), según un aná­li­sis de Mor­gan Stan­ley y Cre­dit Suis­se­que publi­có el dia­rio Finan­cial Times.

La esti­ma­ción de los ana­lis­tas está basa­da en la posi­bi­li­dad de que las per­so­nas no que­den inmu­ni­za­das para siem­pre con una sola dosis de la vacu­na, sino que nece­si­ten una o dos dosis de refuer­zo cada año, como ocu­rre habi­tual­men­te con la vacu­na de la gripe.

Nun­ca estu­vo más oscu­ro como antes de aclarar

En medio de ese con­tex­to glo­bal, un infor­me recien­te del Obser­va­to­rio de la Deu­da Social (UCA) indi­ca que en Argen­ti­na la pobre­za alcan­za al 44.2% de la pobla­ción, y plan­tea tam­bién que la ayu­da esta­tal con­tu­vo la suba. No que­dan dudas acer­ca de que, en tales cir­cuns­tan­cias, la urgen­cia en reac­ti­var la inver­sión y fomen­tar el tra­ba­jo tie­ne fun­da­men­tos inob­je­ta­bles. No obs­tan­te, un gobierno pre­ten­di­da­men­te popu­lar supri­me has­ta nue­vo avi­so el pago del Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia, anun­cia el des­con­ge­la­mien­to de tari­fas de los ser­vi­cios públi­cos, maqui­lla como pro­gre­si­va una esca­la de ajus­te jubi­la­to­rio total­men­te regre­si­va (en tan­to la rela­ción entre habe­res y cares­tía seme­ja la carre­ra de la tor­tu­ga y la lie­bre), baja las reten­cio­nes a las patro­na­les del cam­po, sub­si­dia con el Pro­gra­ma de Asis­ten­cia de Emer­gen­cia al Tra­ba­jo y la Pro­duc­ción (ATP) a poten­ta­dos como Etche­vehe­re y Mag­net­to, y alar­dea con haber san­cio­na­do un “impues­to a la rique­za”… por úni­ca vez. 

Qui­zá por todo eso – y no tan solo por la irre­suel­ta situa­ción judi­cial de la Vice­pre­si­den­ta -, al cum­plir­se un año de ges­tión el kirch­ne­ris­mo puso todas las fichas en pon­de­rar al Gober­na­dor Kici­llof y no al Pre­si­den­te Fer­nán­dez.

Año difí­cil pues, el que comien­za, para afron­tar unas incier­tas PASO con Lavag­na cues­tio­nan­do al gobierno des­de su ali­nea­mien­to con Techint, Alber­to con­fe­san­do entre ínti­mos su har­taz­go de las car­tas de Cris­ti­na, cre­cien­te des­con­ten­to entre varios inten­den­tes ante el apo­yo pre­si­den­cial a Máxi­mo Kirch­ner como can­di­da­to a enca­be­zar el PJ bonae­ren­se, bue­na par­te de los gober­na­do­res enco­lum­nán­do­se detrás de Mas­sa, y el acau­da­la­do Movi­mien­to Evi­ta toman­do pau­la­ti­na dis­tan­cia de esos espa­cios en ten­sión, aca­so para abo­nar la ger­mi­na­ción de can­di­da­tos propios.

Aún así, a vue­lo de pája­ro, daría la impre­sión de que el gobierno inau­gu­ra la ter­ce­ra déca­da del Siglo XXI con un nada des­pre­cia­ble capi­tal polí­ti­co, cons­ti­tui­do por la pos­ter­ga­ción del pago de la deu­da exter­na, el alza en la coti­za­ción del pre­cio de la soja – lo cual pro­rro­ga la cues­tio­na­da matriz pro­duc­ti­va basa­da en el uso de agro­tó­xi­cos… pero con­tri­bu­ye a aho­gar el des­con­ten­to del pobre­río con mul­ti­mi­llo­na­rios pla­nes socia­les -, una inten­si­va cam­pa­ña de vacu­na­ción a lxs tra­ba­ja­dorxs esen­cia­les y la pobla­ción de ries­go, y la ame­na­za de un nue­vo con­fi­na­mien­to deter­mi­na­do por el rebro­te de la pes­te en Euro­pa, medi­da aca­so nece­sa­ria pero siem­pre fun­cio­nal a vaciar de pro­tes­tas el espa­cio públi­co… lo que pró­xi­ma­men­te podría ver­se refor­za­do por “medi­das disua­so­rias” a car­go de las fuer­zas de “segu­ri­dad”. 

¿Tum­ba­rán ese cas­ti­llo de bara­jas los sacri­fi­cios que deba­mos pade­cer cuan­do el FMI expli­ci­te sus nue­vas exi­gen­cias? Y, en tal caso, ¿alcan­za­rá con el asis­ten­cia­lis­mo para disi­mu­lar un cre­ci­mien­to inin­te­rrum­pi­do de la mise­ria, y para cerrar las fron­te­ras al esta­do de rebel­día que hoy reco­rre nues­tro continente…? 

A esta altu­ra, y aun­que due­la, corres­pon­de par­tir de la base de que la mayor par­te del movi­mien­to popu­lar en Argen­ti­na – ofi­cia­lis­ta y no tan­to – no ha veni­do estan­do a la altu­ra de la tra­ge­dia social que des­cri­ben los núme­ros de la eco­no­mía esca­mo­tea­dos por el blin­da­je mediá­ti­co. Aca­so en este inci­pien­te trán­si­to hacia la post pan­de­mia corres­pon­da mate­ria­li­zar cami­nos alter­na­ti­vos, fun­da­men­tal­men­te ancla­dos en for­mas de pro­duc­ción no capi­ta­lis­tas, más que lle­nar­se la boca con bra­va­tas en cada efe­mé­ri­de patria.

Por lo pron­to, van apa­re­cien­do algu­nos indi­ca­do­res dig­nos de ser toma­dos en cuen­ta, como el que opor­tu­na­men­te seña­la­ra el perio­dis­ta de La Nación Clau­dio Jac­que­lin: «La baja par­ti­ci­pa­ción en las elec­cio­nes de Río Cuar­to abre un inquie­tan­te inte­rro­gan­te sobre la repre­sen­ta­ti­vi­dad y capa­ci­dad de con­ten­ción de las fuer­zas polí­ti­cas cons­ti­tui­das, como son las dos coa­li­cio­nes que domi­nan la polí­ti­ca nacio­nal. ¿Habrá sido solo un fenó­meno local o pue­de extra­po­lar­se a otras zonas del país? La duda empie­za a expan­dir­se y a gene­rar nue­vas incer­ti­dum­bres.«

Hay que creer o reven­tar que la His­to­ria se toma sus lar­gas sies­tas. Has­ta que un día despierta.-

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *