Femi­nis­mos. Belén des­pla­za­da por el “acce­so” al poder patriarcal

Por Vic­to­ria Aldu­na­te, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de diciem­bre de 2020.

En 1913, Belén de Sárra­ga, una mujer anti­cle­ri­cal y mara­vi­llo­sa, his­trió­ni­ca y con­sis­ten­te, apa­sio­na­da, inten­sa, de 40 años, médi­ca, habla en el pue­blo de Negrei­ros, Nor­te de chi­le. Cuen­tan que le colo­ca­ron unos arcos del triun­fo para reci­bir­la, simi­la­res a los que habían reci­bi­do al ejér­ci­to triun­fa­dor de la Gue­rra del Pací­fi­co… (En chi­le, el cho­vi­nis­mo crio­llo, por come­tas, fút­bol, gue­rras ‑o lo que sea- tie­ne tradición).

A Belén, la tra­jo el dia­rio “La Razón” de libre­pen­sa­do­res radi­ca­les que publi­ca­ban las con­fe­ren­cias de ella. Este dia­rio, según Luis Vita­le ‑his­to­ria­dor y acti­vis­ta popu­lar inclu­so en los 90‑, alcan­za­ba más de 10.000 ejem­pla­res. Y Reca­ba­rren, un tea­tris­ta, líder obre­ro, anar­co-comu­nis­ta, que logra­ba leer, en algo, las cla­ves femi­nis­tas de las pro­le­ta­rias de ese tiem­po, la reci­bió orgu­llo­so de sen­tar­se a su lado y poder deba­tir con tre­men­da revolucionaria.

“Pisa­gua”

Negrei­ros en ese tiem­po era una de las comu­nas de “Pisa­gua” en Tara­pa­cá. Impo­si­ble olvi­dar ese terri­to­rio y men­ción, inclu­so sin haber­lo pisa­do nun­ca. Mi abue­lo socia­lis­ta estu­vo pre­so en Pisa­gua y le qui­ta­ron todas las uñas de los pies con ali­ca­te entre las tor­tu­ras que le hicie­ron. Yo no he borra­do ni borra­ré de mi memo­ria esos rela­tos de como los que lle­gan al poder ins­ti­gan y pro­du­cen crí­me­nes con­tra los quie­nes se les oponen.

Pisa­gua fue un cam­po de Con­cen­tra­ción en los años 40 “inau­gu­ra­do” por “el trai­dor Gabriel Gon­zá­lez Vide­la”. Así y solo así escu­ché men­cio­nar a ese mal bicho en mi infan­cia, antes de abrir cual­quier men­ti­ro­so manual de His­to­ria de $hile… Oja­lá no olvi­de la gen­te ciu­da­da­na de hoy, que hay trai­do­res ahí meti­dos entre ellos, que son igual o peo­res que los infil­tra­dos de las mar­chas, por­que entre dis­cur­so y dis­cur­so, están dis­pues­tos a fir­mar “acuer­dos de Paz” pasan­do por sobre la tor­tu­ra, vio­la­cio­nes, muti­la­cio­nes y otros crí­me­nes, y lue­go se trans­for­man fácil­men­te, como cada Gobierno de estos 30 años, en gobier­nos cri­mi­na­les y per­se­cu­to­res que reabren cam­pos de con­cen­tra­ción y rei­nau­gu­ran la impu­ni­dad. Mucha ade­cua­ción ciu­da­da­na y tan­to dis­cur­so polí­ti­ca­men­te correc­to, en mi expe­rien­cia, hue­len a podri­do, siempre.

Belén femi­nis­ta, rebel­de y reve­lan­do el patriarcado

Belén se vino a chi­le, antes de la exis­ten­cia del Cam­po de Tor­tu­ras en Pisa­gua, dan­do con­fe­ren­cias de Nor­te a Sur. Vino en tren, lle­gó a Tal­ca, Chi­llán, Temu­co y Val­di­via, y fue reci­bi­da y escu­cha­da de mane­ra masi­va en Con­cep­ción y Talcahuano.

Faná­ti­cos reli­gio­sos esta­ban furio­sos con esa mujer, y lle­ga­ban a gol­pear y a ame­dren­tar a toda la gen­te que le siguie­ra. Mato­nes, como siem­pre. En su terror ante la pala­bra ver­da­de­ra y la pasión por una revo­lu­ción que pue­da lle­gar des­truir –pero de ver­dad- al Capi­tal y al Patriar­ca­do, los cató­li­cos inclu­so le die­ron popu­la­ri­dad des­de su con­ser­va­du­ris­mo. La “Revis­ta Cató­li­ca” publi­có que era una mujer escan­da­lo­sa: “divor­cia­da, mujer sin hijos, que reco­rre el mun­do fal­sean­do la his­to­ria”, “el tipo de mujer sana, sin sen­ti­men­ta­lis­mos reli­gio­sos!” (Vita­le y Anti­vi­lo 1999).

Y es que Belén, no deja de denun­ciar la vio­len­cia patriar­cal, cla­sis­ta, el mal­tra­to infan­til, la des­apa­ri­ción de niñas por obra de las Igle­sias y el poder.

Vio­len­cia estruc­tu­ral la nom­bra­mos hoy, sí, y vio­len­cia patriar­cal. Quien se crea “pre­cur­so­ra” de este habi­tar la rebel­día y la reve­la­ción del dolor colec­ti­vo de las muje­res empo­bre­ci­das, está muy des­in­for­ma­da, o es muy, post­mo y libe­ral­men­te, vani­do­sa. Belén y las demás lo dije­ron hace más de 100 años en Nues­tra Amé­ri­ca. Con­cep­tos más, con­cep­tos menos, la acción femi­nis­ta autó­no­ma y radi­cal, estu­vo impre­sa en la inten­si­dad y la pasión de muchas com­pa­ñe­ras de esos tiem­pos. De algu­nas sabe­mos sus nom­bres, de otras nada, pero estuvieron.

¿Dón­de está Adelina?

Entre otras reve­la­cio­nes (funas de hoy), denun­ció en sus foros a la con­gre­ga­ción de las Her­ma­nas de María, que ade­más de hacer nego­cios con las cos­tu­ras de las niñas huér­fa­nas y pobres que alber­ga­ban y explo­ta­ban, tenían alta­res en cada sala de cla­ses, y les obli­ga­ban, com­pul­si­va­men­te, a orar varias horas al día.

Tam­bién rela­ta que visi­tan­do un cole­gio de mon­jas, se da cuen­ta que a las niñas se les ense­ña a coci­nar “dul­ces chi­le­nos”, divi­dién­do­las de tal mane­ra que nin­gu­na niña se ente­re de la fór­mu­la del pro­duc­to ter­mi­na­do y así evi­tar que ellas pue­dan ganar­se la vida por su cuen­ta. O sea, eter­ni­zán­do­las en el lugar de mano de obra escla­va de ricos, patro­nes y monjas.

Cita al per­se­gui­do pro­fe­sor chi­leno y escri­tor Ale­jan­dro Vene­gas (Dr. Val­dés Can­ge) y sus escri­tos, espe­cial­men­te “Sin­ce­ri­dad: Chi­le ínti­mo” de 1910, reve­la­cio­nes que a Vene­gas le valie­ron aco­so de las auto­ri­da­des y por lo cual debió “jubi­lar” antes de tiem­po. Este pro­fe­sor denun­cia­ba abu­sos y la escla­vi­tud en el Semi­na­rio de los Damia­nos a los pos­tu­lan­tes pobres y a otros tra­ba­ja­do­res pobres, obli­ga­dos por los curas, a tra­ba­jar sin paga.

Y Belén gol­pea en sus con­fe­ren­cias con el caso de Ade­li­na en 1902. Una niña bra­si­le­ña que des­apa­re­ció de un orfa­na­to reli­gio­so. De Ade­li­na nun­ca más se supo, aun­que la gen­te cla­ma­ba jus­ti­cia y escri­bía en las calles: “¿Dón­de está Ade­li­na?”. Igual­men­te el Esta­do nada hizo para encon­trar­la… Belén sub­ra­yó la impu­ni­dad y cruel­dad de los Esta­dos y el poder esta­ble­ci­do institucionalmente.

Los femi­ci­dios infan­ti­les y el femi­ni­ci­dio como el geno­ci­dio que es, no ha sido –horro­ro­sa­men­te- nada nue­vo bajo el sol… No es que “nos están matan­do”, es que el Patriar­ca­do mata, y que para las Muje­res no hay Tiem­pos de Paz.

¿Y qué pasó con las rebeldías?

Fue tal la impre­sión que dejó Belén en 1913, que se for­ma­ron nume­ro­sos gru­pos femi­nis­tas auto­con­vo­ca­dos y auto­nom­bra­dos “Cen­tros de Muje­res libre­pen­sa­do­ras Belén de Sárra­ga”. Has­ta ahí todo mara­vi­llo­so, pero cuan­do Belén vuel­ve a $hile, solo 2 años más tar­de, en 1915, ya no es tan elo­gia­da para los movi­mien­tos polí­ti­cos radi­ca­les, y ni hay la gran­dio­si­dad de la pri­me­ra vez… ¿Qué había pasa­do con las rebel­días femi­nis­tas?… Que “todes” se esta­ban candidateando.

Los radi­ca­les come­cu­ras (como mi abue­lo Aldu­na­te), con sus dia­tri­bas anar­cas, ya esta­ban lis­tos para vol­ver a su cla­se, o –en su defec­to- subir un esca­lon­ci­to; se habían “com­pro­me­ti­do” para acce­der a esca­ños en el sis­te­ma polí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal. Si has­ta Reca­ba­rren se esta­ba can­di­da­tean­do por Anto­fa­gas­ta. Fue derro­ta­do, pero de ahí en ade­lan­te la vorá­gi­ne fue pasar de la fase anar­co-comu­nis­ta a la fun­da­ción de la ins­ti­tu­ción par­ti­do polí­ti­co comu­nis­ta. Tam­bién el movi­mien­to obre­ro de las Mutua­les y Socie­da­des de Resis­ten­cia pasó a “modo sin­di­cal”. Y deca­yó el “entu­sias­mo” de las muje­res por el libre­pen­sa­mien­to. Comen­zó el “sál­ve­se quien pue­da” de acce­der a esca­ños, par­ti­dos y cuo­tas. (Como aho­ri­ta mis­mo en $hile). Lo que, en todo caso, sir­vió para las cla­se­me­die­ras y sus par­ti­dos (esa es otra par­te de esta his­to­ria…), por­que para las demás vino la cri­sis del sali­tre y la mise­ria en que –siem­pre- cual­quier E$tado colo­nial, racis­ta, capi­ta­lis­ta y patriar­cal, nos hun­de, por más que nos embo­li­ne como hacen con la pobre per­diz, para matarla.

La his­to­ria $hile­na da vuel­tas en su círcu­lo de vio­len­cia patriar­cal. Muti­la­dos no solo los sue­ños sino la memo­ria, pare­ce que muchas siguen pre­fi­rien­do como en las pri­me­ras y últi­mas déca­das del siglo pasa­do, “la medi­da de lo posi­ble” que bau­ti­zó el gol­pis­ta Ayl­win y la ale­gría retó­ri­ca de todos sus gobier­nos sin dignidad.

A Belén la borra­ron de $hile las ansias de poder patriar­cal de femi­nis­tas que acce­den a los E$tados.

Fuen­te: Kaosenlared.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *